La memoria que sigue

La memoria que sigue

Hace poco tuvimos la fiesta de Sagrado Corazón. Hay un hecho muy significativo ocurrido en España relacionado con esta fiesta, y que no puedo dejar de lado. Recordemos lo principal: S.S.Benedicto XV consagró España al Sagrado Corazón de Jesús en el monumento al S. C. el día 30 de Mayo de 1919. En el recinto del monumento fueron asesinados cinco jóvenes católicos que lo defendían de posibles ataques al inicio de la Guerra Civil, el 23 de julio de 1936. Cinco días más tarde milicianos rojos fusilaron literalmente la estatua del S. C. Tras ello, el ayuntamiento de Getafe rebautizó el lugar como “Cerro Rojo”. Cada vez que alguien presente al bando republicano de la Guerra Civil como la genuina expresión de la causa de la libertad, es preciso recordar este lugar, fiel testimonio del talibanismo laicista.

Pero no es el recuerdo de este hecho en sí lo que quiero comentar como algo aislado, anecdótico.

Quiero hablar de la memoria posterior, del discernimiento de la ideología que hace disparar balas incluso en contra de una imagen religiosa. Oí que algunos los llamaron iconoclastas del siglo XX. El nombre no está bien elegido. Los iconoclastas destruían imágenes porque estas, según ellos, iban en contra de Dios, o sea pretendían defender lo “espiritual”.

Estos, en cambio, por ir en contra de Dios, destruían las imágenes. La diferencia es evidente.

Y para comprender mejor la insinuación eterna del padre de la mentira, quien es la causa espiritual de estos actos, el dirigente máximo de la guerrilla que no acaba en contra de Dios y su Enviado, unas veces tomando una forma, otras otra, recordaré otras concreciones de su pensamiento, relacionados con otras latitudes.

Los partisanos de Tito, especialmente los de la zona de Dalmacia e Istria, llevaban una gorra, prohibida en el 1944 (un año antes del final de la Segunda Guerra Mundial), conocida por su diseño consistente en destacar los tres cuernos. Por si había lugar a duda y por si sonaba poco a las imágenes de la Bestia apocalíptica, prestaron sus diligencias en crear versos inconfundibles:

Nosim kapu sa tri roga,

Jer se borim protiv Boga.

(Llevo una gorra con tres cuernos, porque lucho contra Dios)Uno se podría preguntar, ¿se arrepentirán ya de todo eso? Algunos, gracias a Dios, sí. Otros, no. Demasiados. Desafiantes, celebran la memoria de Tito, con la gorra incluida:

Y por aquí, ¿se arrepienten acaso de la palabra e idea socialista? Pues vemos que no, el puño no falta:

Y ahora viene lo que quiero decir. Muchas veces me han dicho, comentando mi forma contundente al hablar sobre estos asuntos, que nosotros como hemos sufrido la dictadura comunista, pues pensamos así por motivos sociológicos. Porque todas las dictaduras… ¡y ya estamos!

¿Cómo llamaré a los que tienen la memoria de un pez? ¿Malos? No, no me corresponde a mí juzgar así, ese juicio corresponde solamente a Dios, y ese juicio es irreemplazable.

Pero me parece que hay que ser tonto. Hay que ser tonto para no verlo, si te llamas cristiano. Porque lo que sufrió la Iglesia en España, se ha sufrido en pocos sitios. No ha sido la Iglesia en los Balcanes más perseguida que en España. Tal vez en la duración, pero en la intensidad lo dudo. Por lo tanto, bien tendríais que comprender lo que es marxismo y sus derivados, condenados solemnemente una y otra vez por los pontífices. Y si la fe no arroja bastante luz, aquí pongo unas palabras razonables deChurchil: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, la predica de la envidia, su misión es distribuir la miseria de forma igualitaria para el pueblo. “, y también me permitiré las palabras de Thatcher, ahora bastante comprensibles: Thatcher: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero…. de los demas

¿Qué hacer, cómo responder a todo esto, los cristianos, qué remedio poner? (Al dragón rojo de las siete cabezas, diez cuernos y siete diademas en la cabeza (Daniel 7; Apocalipsis 12-20), que con la cola arrastra tras sí a la tercera parte de las estrellas del cielo y las hace caer y en verdad os digo que caen más abajo de la tierra, y que persigue a la Mujer, oponed, como también a las bestias del mar y de la tierra que muchos, demasiados, al estar seducidos por sus aspectos y prodigios, adoran, oponed, digo, mi Ángel volador que surca el cielo llevando el Evangelio eterno bien abierto, para que los hombres puedan salvarse, por su luz, de las roscas de la gran serpiente de las siete fauces, que quiere ahogarlos en sus tinieblas… y a mi regreso encuentre todavía la fe y la caridad en el corazón de los perseverantes, y sean éstos más numerosos que lo que, por la obra de Satanás y de los hombres, cabría esperar. De la obra de M. Valtorta)

Y cómo no: ¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman! Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con los que El es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.

Creo que muchos coincidirán conmigo que la Izquierda Latinoamericana cogió tanto auge porque no fue suficiente combatida desde la fe de los que tuvieron que enseñar. Porque más que el socialismo, si cabe, el enemigo es el Instigador, es el ateismo, que quiere confundir, si pudiera, a los hijos de la luz. Ayer de una forma, hoy de otra. Que no se deje confundir el rebaño del Señor, mantengámonos firmes en la fe, que no falla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s