La cara oculta de Medjugorje (y VII)

Cuando empezaron las apariciones, yo tenía 19 años ya, o sea, nada de jovencito. Mi cogieron justamente cuando estuve de permiso mientras hacía el servicio militar. Desde entonces puedo decir que han marcado significativamente mi vida, porque debido a esas apariciones plantee mi vida cristiana influido por aquel fenómeno. Tengo que reconocer que era un impulso en mi vida cristiana, pero también había ejercido una cierta influencia negativa, que duró más bien poco tiempo, y consistía fundamentalmente en una vida “espiritualista”. Pronto vi que con eso no se va a ninguna parte, pero para buscar un “equilibrio”, tomé de aquel fenómeno lo que se pudo aprovechar, oración, sacramentos, etc. De forma que sencillamente lo aparqué de mi vida, lo utilicé como un impulso para la vida interior y cristiana, y punto. En ese sentido lo recomendaba. También es verdad que tal vez el principal forjador del fenómeno de Medjugorje, fra Slavko Barbaric, especializado en logoterapia de V. Frankl, y dominando varios idiomas en sus homilías pasaba olímpicamente de los mensajes de la “Virgen”, y si los mencionaba, eran aquellos que se podían oír. Fra Jozo Zovko acuño aquella expresión de las cinco piedras: conversión, Escritura, ayuno, confesión, misa. Para los más sanos defensores de Medjugorje, eso era Medjugorje.

Las multitudes venían a Medjugore motivadas por la curiosidad, por el gusanillo de los secretos y el signo que se espera, otros han oído que allí se había aparecido la Virgen y que se trata de la continuación de Fátima. Eso es lo que sabían las multitudes, y el que dirigía allí la oración a Dios omnipotente, el que dirigía allí la oración a la Inmaculada, siempre Virgen, Asunta al Cielo en cuerpo y alma, a la Reina del Cielo, pues el Señor se compadecía de los que lo buscaban para que les curase sus dolencias, aunque su intención no era muy clara.

Sin embargo, el Señor no se rendía a las multitudes porque sencillamente era aclamado. Al pretender proclamarlo rey, se aparta decididamente, habla claro de cual es su misión, les habla de su Cuerpo y su Sangre y los escandaliza con su verdad. Incluso a los apóstoles les dice “¿vosotros también os queréis ir?”. El Señor no vende la verdad, allí no cede, y la Iglesia que es del Señor, tampoco puede hacer diferente. Atenderá a los que buscan al Señor por la razón que sea, pero aclarará cuál es la verdad.

Los problemas teológicos

Los que ya hemos mencionado, tendrían que ser más que suficientes. La desobediencia proviene del Rebelde, aquí se rompe la autoridad de los sucesores de los apóstoles dada por Cristo. Pero parece que no era suficiente lo que contamos de los frailes Vego y Prusina. Por eso pondré más detalles. Los mencionados franciscanos estaban con la gente que, el 21 de septiembre de 1980, agredieron (en una ocasión fueron agredidos a pedradas, no sé si fue en esta) a unos sacerdotes seculares que, por mandato del obispo, iban a hacerse cargo de una iglesia en la nueva parroquia dependiente de la iglesia catedral (la parroquia prevista en el decreto Romanis Pontificibus, de Pablo VI). El día 9 de octubre el obispo Zanic comunicó al General de la Orden franciscana que les ha sido retirada la misión canónica en la diócesis. El 29 de abril de 1981 fra Onorio Pontoglio, el Vicario General de la OFM despide de la orden franciscana a fra Ivan Prusina. A estos la “Virgen” les dice que se queden en Mostar (!!!)Luego, Dios dijo por medio de san Pablo (1ª Cor 12) “primero los apóstoles, luego profetas…”, aquí según explicábamos en “El obispo tiene que creer” teníamos la situación en la que del obispo tendría que ir detrás de los videntes diciendo beeeee.
Indicaremos más casos.

Todas las religiones son iguales ante Dios. Eso fue la respuesta de la aparición el día 1 de octubre del 1981. Textualmente: “Todas las religiones son iguales ante Dios. Dios las gobierna como el rey en su reino…. En el mundo todas las religiones no son iguales, porque los hombres no siguen los mandamientos de Dios, sino los rechazan y tuercen.”
¿De quién se trata? ¿De la Reina de la Paz o Sibila de Delfos? [Delfos, la ciudad cercana a Atenas, dedicada a dios Atolón todavía en 1100 años antes de Cristo. En el siglo VI antes de Cristo allí fue construido el templo a Atolón, que según la leyenda mató a la serpiente pitón. De allí Pitia. Allí estaba una gran roca, partida por la mitad, y en la grieta la boca de la profecía. Era un santuario pagano internacional. Esas profecías tenían una gran influencia en la religión griega, economía y política. Los romanos lo conquistaron 190 años antes de Cristo y le dieron gran importancia. Todavía en el año 360 d.C. el emperador Julián, el apóstata, consultó a Pitia. Delfos fue destruida por el emperador Teodosio en el 390. Existía durante unos 1500 años. Las profecías tenían lugar casi cada día. La profetisa Pitia se colocaría en la aquella grieta y en el éxtasis pronunciaba sonidos extraños y palabras, traducidos por los sacerdotes. Los hombres creían que se trataba de las palabras del dios Atolón. Aquellos que pedían respuestas ordinariamente se le daban respuestas incomprensibles y ambiguas. Por ejemplo, pregunta un jefe del ejército si volverá vivo de la guerra. Ella contesta con una construcción liosa: Aio te, Aeacida, Romanos vincere posse, lo cual se puede traducir como “te digo,… , que puedes vencer a los romanos. Y al revés: “te digo,… , que los romanos pueden vencer a ti” (Aeacida era Pir).] Pues así estamos, al final esto quedará en ridículo.

El dichoso signo y los dichosos secretos. Esto es ya bochornoso. Podría escribir sobre esto unas veinte páginas por lo menos, pero vamos al grano.
No comunican ni el signo ni los secretos a nadie. Nada más esto es el motivo de mandarlos a su casa. Sencillamente nadie sabe cuáles son los secretos, nadie los tiene. La primera comisión todavía intentó que se lo dieran, pero oídos sordos. Lo que se sabe es el signo forma parte del tercer secreto. Respecto al signo del que informó Ivan, esto es lo que dijeron los videntes el día 16 de marzo de 1985 (¿ese es el signo o hay que esperar a otro?):
Vicka: El signo es visible, duradero e indestructible en el lugar de las apariciones. ¡La Virgen lo mostró!
[Es decir, lo ha visto, “estaba” allí, aunque en la visión.]
Ivanka: ¡La Virgen dejará un signo duradero y visible!
[Es decir, no estaba, ¡pero estará! Hay que esperar. ¡Un poco más de paciencia!]
Marija: ¡No!
[Es decir, ¡no! Un no decidido y categórico.]
Jakov: ¡No debo decir nada!
[O sea, sigue siendo un secreto.]

Antes de que hablemos de la información respecto al signo dada por Ivan, veamos lo que dice Mirjana, eso sí que es bueno. Resulta, muy resumidamente, que la “Virgen” le dio un pergamino en el que están escritos los diez secretos, que solamente ella puede leer. Ese pergamino es de tamaño A4, pero es de una materia blanquecina e ¡indestructible! Solamente Mirjana puede leer esos secretos. La “Virgen” le comunicará con diez días de antelación que debe comunicar los secretos al mundo. Él que los comunicará será un sacerdote elegido por Mirjana, fra Petar Ljubicic. Naturalmente, Mirjana le dirá de qué se trata. No tengo fuerzas para comentar esto.

Pondré el testimonio de Mirjana al respecto: “Antes de que aparezca el signo tendrán lugar las advertencias, llamadas de atención a la humanidad. Las advertencias serán los acontecimientos que tendrán lugar en la tierra. Diez días antes del suceso determinado fra Petar y debemos reunirnos y entonces le comunicaré lo que ha de ocurrir. Siete días pasaremos en la oración y ayuno a pan y agua. Tres días antes fra Petar tiene el deber de revelar al mundo lo que ve en el pergamino, lo que debe ocurrir. Fra Petar ya no tiene elección, ha aceptado la misión y la debe cumplir tal y como es la voluntad de Dios.”

Os debo el asunto de Ivan, por si os quedan las fuerzas.
Desde el principio de las apariciones los videntes decían que la “Virgen” dejará un signo, visible a todos, como prueba de sus apariciones. Vicka en su diario escribe que Gospa dijo: “Será pronto.” (27 de agosto de 1981)
“Un poco más de paciencia.” (29 de agosto de 1981)
“Solamente un poco más de paciencia” (31 de agosto de 1981)
Fra Tomislav Vlasic escribe en la Crónica, el 16 de marzo de 1982: “Vicka dice que ellos saben el día en el que la Virgen dejará un signo visible; eso es todavía un secreto.”
Cuando el vidente Ivan estaba en el seminario menor en Visoko (Bosnia-Herzegovina, cerca de Sarajevo), los miembros de la primera comisión (82-84), por la indicación del obispo, quisieron comprobar la narración sobre el signo. Preguntaban a todos los videntes lo siguiente:
1) ¿De qué signo se trata?
2) ¿Cuándo ocurrirá?

Los cinco restantes no quisieron responder, diciendo que la “Virgen” se lo prohíbe. Entonces visitan a Ivan, que responde a las preguntas el día 9 de mayo de 1982, afirmando que la “Virgen” no le prohibió nada al respecto. La declaración se hizo en dos copias, una llevada al obispado y otra la guardó Ivan. Delante de la segunda comisión, Ivan afirmó que esa declaración no contiene texto alguno (¡?). Sin embargo, había puesto el siguiente texto:
La Virgen dijo que dejará el signo ese signo os lo digo y confió a vosotros el signo es: que habrá un gran santuario en Medjugorje en honor a mis apariciones y el santuario a mi Imagen.
¿Cuándo ocurrirá el signo?
El signo ocurrirá en el mes de junio

Ivan, el 9 de marzo de 1985 dice a fra Slavko Barbaric: “Te lo tuve que decir antes, porque la Virgen me dijo que han abierto el sobre y que en ella encontraron algo. Pero eso no es el signo, eso no es lo que la Virgen me dijo”

Ese mismo día preguntó a la aparición respecto a este asunto. La respuesta: “Yo sé que ese signo no lo has dejado por escrito en ningún lugar, porque no puedes sin mi aprobación.”
Vamos al siguiente punto:

La biografía de la Virgen.

Algunos videntes afirman que la “Virgen” les había dictado su vida. Eso no sería nada grave, otras personas en la Iglesia, santos incluidos, habían recibido dictados sobre la vida de Jesús y María (santa Brígida, beata Ana Katerina Emmerich,… ). Estos escritos se pueden estudiar y la Iglesia puede emitir un juicio sobre los mismos. Hasta aquí bien. Pero aquí la novedad es: a Vicka y a Ivanka la “Virgen” le dicta su vida en unos signos incomprensibles, que solamente ellas pueden leer. ¿De qué signos se trata? Mejor no seguir sobre esto.

Y una curiosidad:
El aleman T. Kolberg escribe al obispo Zanic el 18 de octubre de 1981, indicando nueve puntos de advertencias amistosas. En un punto indica esto: “En Medjugorje la aparición es con un vestido gris (según el testimonio de los videntes). Eso despierta las dudas. En todas las apariciones reconocidas la Madre de Dios lleva un vestido puro (limpio), blanco como un signo visible de su pureza y de tratarse de la Inmaculada. Desviación del blanco limpio hacia el turbio (sucio) gris es significativa humillación de la Inmaculada.
También otros (no sé si el mismo autor) llaman la atención sobre el hecho de que la “Virgen” está sobre una nube, de forma que no se le ven los píes. Algo que no se ha visto en apariciones reconocidas.
Llama la atención su pelo oscuro, como en Garabandal; allí también ocurrió que la “Virgen” en una aparición se presentó con signos indescifrables (ver el apartado de la biografía de la Virgen).

Los pronunciamientos de la Iglesia.
Ya en agosto de 1981 el obispo Zanic se pregunta públicamente: “queda la pregunta más importante, ¿es esto una experiencia subjetiva de los videntes o algo sobrenatural?”
El 14 de enero de 1984 el arzobispo de Zagreb, cardenal Kuharic, prohíbe a los videntes hacer cualquier exposición sobre los acontecimientos en las iglesias de su diócesis hasta que la Iglesia no dictamine su juicio. (Ya habían empezado, apoyados por parte del clero, a hacer conferencias y declaraciones en alguna iglesia.)
El 24 de marzo de 1984 la primera comisión no aprueba que algunos sacerdotes y laicos organizan peregrinaciones (“oficiales”) a Medjugorje antes de que se exponga sus conclusiones.
El 11 de octubre de 1984 la comisión informa su decisión de proseguir con la investigación del fenómeno aunque ya ahora observa algunas dificultades de carácter disciplinar y teológicos.
El 12 de octubre de 1984 la Conferencia Episcopal de Yugoslavia advierte que no se pueden llevar a cabo peregrinaciones oficiales a Medjugorje antes del dictamen final.
El 30 de octubre de 1984 el obispo Zanic expone (no oficialmente) la postura de su ordinariato presentando en 15 puntos aspectos y hechos negativos relacionados con el fenómeno de Medjugorje.
El 8 de marzo de 1985 la tercera comunicación de la Comisión: “La Comisión considera el mayor problema la desobediencia eclesiástica de dos capellanes de Mostar…”
El 18 de abril la Conf. Ep. de Yugoslavia otra vez dice lo mismo de antes.
El 23 de mayo de 1985 la advertencia de la Congregación de la Doctrina de la Fe a la Conf. Ep. Italiana respecto a la organización de las peregrinaciones a Medjugorje.
El 31 de mayo de 1985, la cuarta comunicación de la Comisión, en resumen, problemas disciplinares y teológicos.
Y así hasta el 10 de abril de 1991, cuando la Conferencia Episcopal Yugoslava emite la breve declaración que tiene tres partes:
Primero: no consta la sobrenaturalidad.
Segundo: atender pastoralmente a las personas que visitan a Medjugorje. Hay que promover la sana devoción hacia la Madre de Dios.
Tercero: En ese sentido los obispos publicarán las directrices pastorales y litúrgicas específicas. De la misma manera por medio de sus Comisiones seguirá observando e investigando todos los acontecimientos en Medjugorje.

La guerra interrumpe esas comisiones. Se disuelve la Conf. Ep. de Yugoslavia. Se forma la Conf. Ep. de Bosnia-Herzegovina. En el 1995 el obispo Peric pide a la Santa Sede que dictamine el veredicto final respecto al asunto.

Es obvio que de las indicaciones de los obispos, comisiones, conferencias episcopales, etc., “el pueblo de Dios” como lo llaman algunos, pasaba como del cementerio turco.

¿Por qué cuajó Medjugorje?
Hay una curiosidad, entre otras cosas cuajó porque al principio los comunistas no permitían reuniones religiosas en lugares públicos. La gente en los primero días de las apariciones acudía en masa al monte, miles de personas. Esto les puso nerviosos, hace un año murió Tito, empezaron los disturbios en Kosovo, se creían que esto era organizado por ustashi, etc. Entonces, para atender a la gente pastoralmente, el párroco de Medjugorje de entonces, fra Jozo Zovko, empieza a decir la misa por la tarde, acogiendo a la gente en la iglesia. Las celebraciones se hacían con gran fervor religioso y bastante bien. A la gente le impactaba esa devoción, y desde entonces empezaron a venir, día tras día, año tras año.

Frutos.
Medjugorje es como una tela tejida por las fibras buenas y malas, malas y buenas. Que no se cansen los partidarios fanáticos de Medjugorje, la Iglesia no lo puede aprobar, por todo lo que dijimos. Pero la Iglesia es Madre, no quiere perder ninguna oportunidad en la que sus hijos se encuentran con su Padre Dios. Por eso los quiere atender espiritualmente, pero bien. No aprobará jamás una devoción que se base en supuestas apariciones ocurridas en Medjugorje, pero no creo que va a prohibir ir allí, si la gente, como ovejas sin pastor, van a Medjugorje y se encuentran con Dios. Pero no dará nunca el carácter sobrenatural a esas apariciones. Tengo que añadir a mi modo de ver, por respetar el veredicto final de la Iglesia, pero creo que vemos claramente cuál va a ser y por dónde va a salir.
Los fanáticos de Medjugorje hacen trampa, utilizan los frutos buenos, para hacer el mal. Los frutos buenos son de Dios, pero ellos lo quieren utilizar para dar veracidad a unas apariciones que abundan en sin sentidos. Porque, si la Virgen puede aconsejar a desobedecer a unos franciscanos, ¿por qué no hacer la Confirmación recurriendo a un obispo cismático de los viejos católicos (los que no aceptan el Concilio Vaticano I)? En Capljina, a 15 km de Medjugorje, confirmaron así a más de 600 jóvenes.
Dicen que no se hable de esto, pero de esto hablan no solamente para el bien, sino para el mal, para reírse de los católicos. No creo que eso favorezca la evangelización. En septiembre de 1993 el periódico croata Slobodna Dalmacija (Dalmacia Libre) informó (de lo que ya fue titular de prensa italiana) que la vidente Marija Pavlovic-Lunetti está de viaje de novios en la Costa Azul y que el matrimonio vivirá en un palacio de seis pisos.
También iríamos hacia una Iglesia de los videntes, una Iglesia donde valdría la “beatitud”: “dichosos los que ven, porque creerán”. Una Iglesia de sentimentalismo y de búsqueda de la verdad neo gnóstica, de “hilos directos”. Ese gusanillo siempre atrae masas, puede incluso acercar personas a Dios, primero mediante una curiosidad humana o malsana, y luego puede derivar en una fe sólida, si hay alguien que guíe adecuadamente a esos fieles y los separa de lo falso. Dios se puede servir de todo, no hay mal que por bien no venga, dicen en España, pero ese mal no se puede consentir, se debe advertir y eliminar, si no, al final puede ser peor.
No me importa que Medjugorje sea un centro de espiritualidad desvinculado de las apariciones. Un centro en el que a Koko se le podría recordar al santo cura de Ars que vino a un pueblo medio pagano de 300 habitantes, pero que al final de su vida confesaba a 10.000 personas al año. O donde Eduardo recordaría la obediencia de padre Pío. Cosas que por lo demás, deberían ser recordadas en todas las iglesias de Europa.
Que nuestra Madre de Dios, Inmaculada, concebida sin pecado original, Asunta al Cielo en cuerpo y alma, coronada como Reina del Cielo y de la Tierra, la Madre de la Iglesia, nos enseñe una espiritualidad que pisa la tierra y que nos lleve al Cielo por la gracia de Dios, en un culto que es obsequium rationabile (Rom 12,1).

FIN DE LA SERIE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s