Guerras como instrumento contra las que combatir

Webster Griffin Tarpley es un historiador americano (Doctor en Historia por la Universidad Catóica de Amércia), escritor, periodista, crítico sobre todo de la política exterior estadounidense. Entre otras cosas es miembro de la “Conferencia mundial anti imperialista” Axis for Peace,

En esta entrevista que data de periodo inmediatamente anterior al acceso al poder por Obama, da las claves y el proceder de la estrategia de los poderes que están detrás de Obama. Obama es un superhéroe preparado para liberar a América y el mundo

Eso es lo que pone en el envoltorio del producto, pero en la realidad es una herramienta para asegurar la permanencia en el poder por otros cien años más de la actual elite financiera y de poder de este mundo.

Transcribo las palabras de Tarpley a continuación del vídeo, es un análisis corroborado por los acontecimientos ocurridos en los años posteriores. Lo deseable es que no lo sea de todo:

“…Pero estoy tan alarmado por el fenómeno Obama, que este año he escrito no un libro sino dos, ahora sale otro libro llamado “La biografía no autorizada de Obama”, En términos de política estadounidense mi tarea básicamente es llamar la atención hacia la operación cubierta más peligrosa que jamás haya sucedido. Desde 2001 hasta 2007, que cubre el periodo completo del mito del 11-S y el intento de comenzar guerras: la guerra de Afganistán, la guerra de Iraq y por un tiempo la guerra de Irán, hasta mediados… Julio o Agosto del 2007, fue un gran peligro así que me dediqué a cubrir esto. Ahora este peligro está cambiando radicalmente. El mayor peligro es ahora una operación secreta alrededor de la candidatura de Obama, una especie de golpe de estado político que está sucediendo ahora en los EEUU con bastante peligro para el mundo porque la política que Obama representa es más agresiva, más militarista y generalmente hablando más catastrófica que cualquier cosa que los neoconservadores tengan. No hay nada bueno que decir acerca de McCain, simplemente hay perores cosas que decir sobre Obama. Obama es un desastre mundial en proceso de fabricación. Sería una tragedia si Obama se convirtiera en presidente. Obama es una marioneta de la Comisión Trilateral y en particular de Zbigniew Brzezinski. Estos son un grupo de banqueros que llevaron a cabo la administración de Jimmy Carter. Mucha gente hoy no recuerda la desastrosa que fue la administración de Carter pero fue una terrible época, tanto económicamente como estratégicamente y ahora este mismo grupo ha preparado otra marioneta, esta vez con más preparación y con más indoctrinación. Este es el momento donde estos banqueros deciden hacer entrar en escena una nueva cara y esta vez no de la derecha, no un neoconservador, sino un demagogo de la izquierda que prometa esperanza y cambio pero que realmente representa una política cuantitativamente peor y más destructiva. Además con la habilidad de manipular Europa como peones, como marionetas, como bienes disponibles porque el proyecto para la siguiente administración en EEUU, si es Obama, será, no tanto sobre guerras en Oriente Medio, sino guerras a mayor escala, porque Brzezinski dice: “El centro del poder del mundo no está en Irán, es Moscú y Pekín”, por lo que Brzezinski está decidido esencialmente a aplastar Rusia y China durante el próximo periodo para permitir así que el dominio británico-estadounidense mundial continúe por otros cien años. Este es el proyecto y es mucho más ambicioso que el de cualquier neoconservador, es más intrépido y más peligroso. En Europa mejor que despierten de esa absurda ilusión romántica que tienen sobre Obama porque va a ser suicida para ellos si no entienden esto. Hay derechistas que no saben como atacar Obama, yo atacaría a Obama en la manera que he dicho. Es una marioneta del capital financiero de los peores círculos posibles, D. Rockefeller, George Soros y este grupo… y su proyecto es extrema austeridad, salvajes reducciones en la calidad de vida y básicamente el empobrecimiento de EEUU. En términos de política exterior, se trata de este plan de EEUU. En términos de política exterior, se trata de este plan de crear un enfrentamiento global con Rusia y China. Ahora, para esto necesitan tener cubierta la izquierda. Los derechistas no saben cómo atacar esto, tratan de argumentar que Obama es un comunista, lo cual no es preciso porque es siervo del capital financiero, ¿cómo va a ser comunista? O de ser musulmán porque se llama Hussein. Él vivió en Indonesia por un tiempo y él pudo haberse considerado musulmán en algún momento de su vida, de todas formas, yo tomaría nota de sus padres. El primero de Kenia, su padre biológico, que le abandonó, un hombre llamado Barak Hussein Obama Sr y luego un indonesio llamado Lolo Sotero, ambos padres me parece a mí, eran mas devotos de Johnnie Walter Scotch Whisky etiqueta negra que del Islam, así que no creo que la conexión musulmana tenga sentido. El tipo es una marioneta de los peores círculos del imperialismo, en otras palabras, está interesado en el mismo proyecto imperialista llevado a cabo en una manera mucho más inteligente y efectiva aunque al final de manera mucho más enferma. Veamos el caso de Irán: el neoconservador ve Irán y dice, alguien como McCain dice “queremos bombardear Irán”. Brzezisnki dice “Estás loco, no puedes hacer eso, estás muy débil, dice  Brzezinski “yo no quiero  Irán en guerra con EEUU, quiero Irán en guerra con Rusia. Utilicemos Irán como herramienta como una marioneta y pon Irán contra Rusia”, Brzezinski dice “yo te explico cómo. Yo pues Afganistán contra los soviéticos y los destruí”. Si miras Siria, el neoconservador ve Siria y dice “ataquemos Siria”, Brzezinski dice “¡estás loco! Haz un trato con Siria”. Hay una importante base naval rusa en el Mediterráneo, en Tartus.  Brzezinski acaba de pasar por Irán, fue a un meeting de la Corporación RAND, el objetivo: sacar a los rusos de Tartus y tratar de poner a Siria contra los rusos si es posible. Así que en vez de atacar a los musulmanes ellos se convierten en fuego de cañón para el proyecto contra Rusia y China. Cojamos por ejemplo Turkestán en China, hay una minoría musulmana ahí los Uighurs. ¿Cuáles son los planes de Brzezinski para ellos? Pues hacer que luchen y se rebelen en algún tipo de insurrección como ya tiene otra insurrección en Tibet. La idea es: olvídate de la lista de objetivos que conoces, es mucho mayor. Voy a añadir un par de ellos a la lista. Veamos Sudán, país árabe, liga arábica, ¿por qué está Sudán como objetivo? ¿Qué hay detrás de Darfú? ¿Por qué están haciendo esto? ¿Están realmente preocupados por una emergencia humanitaria? No. Están preocupados porque el 7% del crudo chino viene de Sudán. Están buscando un pretexto para entrar en Sudán, reemplazar al General Bashir y cortar ese petróleo que va desde Sudán. Veamos ahora el grande: hasta ahora todo el mundo ha estado concentrado en Irán. ¿Atacará EEUU Irán o atacará Israel Irán? Yo digo no, no lo harán. EEUU y los británicos no atacarán. No puedo descartar algún loco israelí…

La entrevista sigue en su parte 3 y 4. Básicamente en lo que sigue argumenta que se busca provocar el enfrentamiento entre dos potencias mundiales Rusia y China con el fin de debilitar toda competencia económica y estratégica posible a la dominación anglo americana. Tal enfrentamiento se debe producir como consecuencia del estrangulamiento de la economía china al ser cortado a esta el suministro de petróleo, haciéndole dependiente únicamente del petróleo procedente de Siberia por cuyo control se podría desatar el conflicto entre esos dos países.

Hasta aquí este análisis hecho hace cuatro cinco años. La cuestión que se plantea ahora es ¿sigue esto válido todavía?

¿Es la administración Obama la única que sigue este hilo de la cuestión? Antes de abordar el tema de este artículo, veamos por donde van ahora los candidatos republicanos más destacados.

El candidato republicano con más opciones de ser el representante oficial de este partido, el mormón Mitt Romney,

Sale curiosamente con una opción más descarada, una opción anti rusa con diferencia, pero esta vez no escondida en absoluto. Claramente llama en su campaña electoral a Rusia como “el adversario número uno de los EE. UU.” Según puntualizó el ex gobernador de Massachusetts en una entrevista a Fox News, Moscú tiene un rumbo “totalmente opuesto” a los intereses de EE. UU. “La nación que siempre se opone a nuestras acciones en la ONU es Rusia. Por supuesto no somos enemigos, no luchamos por vía militar. Aquí no hay Guerra Fría, pero Rusia es nuestro adversario geopolítico”, dijo Mitt Romney. Asimismo, el candidato a la Presidencia criticó al mandatario actual Barack Obama por actuar demasiado suavemente en la palestra mundial, haciendo demasiadas concesiones a Moscú. Romney cree que Obama no tiene buenos mecanismos para influir en el presidente ruso, Vladímir Putin, algo posible solo aplicando fuerza. Hace unos días Mitt Romney impactó al mundo con la declaración de que en caso de ganar en las elecciones aplicará fuerza militar contra Irán para acabar con su programa nuclear. En este contexto cabe precisar que los índices de popularidad de Obama y Romney casi se igualaron. Según Gallup, al mandatario actual le apoya el 46% de los ciudadanos y a su rival, el 45%. Las elecciones presidenciales en EE. UU. se celebrarán en noviembre. La voz de los que “quieren imponer al mundo la hegemonía estadounidense” No es la primera declaración de ese tipo de Romney. “Este país [Rusia] está en el lado de las más terribles potencias mundiales y representa un peligro considerable para EE. UU. Cuando el líder sirio por ejemplo mata a sus ciudadanos, vamos a la ONU y ¿quién defiende siempre allí a los peores regímenes del mundo? Siempre es Rusia, a menudo con el apoyo de China”, proclamó el candidato republicano en marzo pasado. En respuesta el entonces presidente ruso Dmitri Medvédev señaló que estas ideas “huelen a Hollywood”  y aconsejó al político “usar la cabeza” con más frecuencia. El jefe del Comité del Parlamento ruso sobre Asuntos Exteriores, Alexéi Pushkov, comentó que estas palabras “expresan la posición de los círculos de EE. UU. a quienes les falta guerra y que desean imponer al mundo la hegemonía estadounidense”. El miembro de la Cámara Pública rusa sobre actividad internacional, Alexánder Sokolov, a su vez comparó a Romney con los vaqueros de Marlboro, unos “tipos duros para quienes existen solo los ‘intereses de Norteamérica’, y el resto de los países son sus enemigos o, como mínimo, competidores”.

 

Es fácil percibir en este discurso de Romney la idea plasmada de Tarpley de hace unos años; a diferencia de que ahora es un republicano que la defiende, además de forma descarada (los republicanos siempre han sido menos enrevesados en apariencia).

En resumen, gane el que gane entre estos dos candidatos se va a llevar a cabo la opción exigida por los resortes del poder señalados. Ya lo hemos visto muchas veces. Tanto Schröder como Merkel son, en definitiva, del mismo bando y del mismo club.

Vamos a dedicar unas líneas a Santorum. Este hombre elogiable por su defensa de la vida y familia, es un marido y padre ejemplar. Un católico de la misa en latín, próximo al Opus Dei, defensor de lo que podemos llamar valores tradicionales, sin duda suscita simpatías de muchos de nosotros. Sin embargo, él tampoco anda muy lejos de esta belicosidad “oficial”. Consideremos por un momento un aspecto importante en su campaña electoral:

El nuevo anuncio de la campaña presidencial de Rick Santorum, el primero de una serie titulada “Obamaville” o “Pueblo Obama”, predice cinematográficamente un futuro apocalíptico para EE. UU. si el Partido Republicano no gana las elecciones presidenciales. El nuevo anuncio de la campaña presidencial de Rick Santorum, el primero de una serie titulada “Obamaville” o “Pueblo Obama”, predice cinematográficamente un futuro apocalíptico para EE. UU.  En este primer video de una serie de ocho se hace uso de todo el cliché del Apocalípsis. Escenarios grises, barrios desolados, parques infantiles en ruinas, bebés llorando y los pasillos de hospitales oscuros se muestran mientras una sombría narración predice un futuro sin esperanza para el 2014. John Brabender, asesor de Santorum, habló del anuncio en una entrevista con medios estadounidenses: “Ilustra cómo cambiará radicalmente la vida para el estadounidense promedio, cuando estén fuera del control los precios de la gasolina, sintamos el impacto total del ‘Obamacare’ y la pesadilla diaria de un Irán con armas nucleares”, afirmó Brabender. A los cuarenta segundos (en este vídeo comentado por un periodista va desde el segundo 25), el anuncio muestra en un televisor la imagen intermitentes del presidente Obama y el iraní, Mahmud Ahmadineyad, mientras el narrador advierte que “un enemigo jurado de EE. UU. se convierte en una amenaza nuclear”. Para concluir, se afirma que Obamaville “más que un pueblo, será una historia con moraleja”. El resto de la serie será publicada en la página web de la campaña de Santorum.

A Rockefeller no le gusta la competencia, excepto si controla los dos lados de la ecuación. Pero no terminaremos en absoluto de una forma catastrofista, inclusive con este candidato.

Llegados a este punto, vamos a hacer un inciso, una reflexión importante. Abordaremos el tema de la lucha pro vida y pro familia tan extendida en los EE. UU. enarbolada especialmente por este último político.

Algunos se preguntan, ¿cuál es la diferencia entre la “derecha” americana y la “derecha” europea? Antes de responder, recordemos que las corrientes americanas “anti vida”, “pro al revés” tienen patrocinadores  muy pudientes y poderosos. Recientemente, el cineasta y productor de Hollywood, Aaron Russo, narró como Nicholas Rockefeller

intentó que Russo entrara en el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), ante su éxito cinematográfico, por lo que se hicieron muy amigos y le llegó a confesar (http://www.youtube.com/watch?v=-oxchndJ6QU&feature=relmfu) que “Rockefeller creó el movimiento feminista para impedir que los niños se criaran con sus madres y consideraran al Estado, su padre”.

Más o menos lo que se puede percibir con poco que mires a tu alrededor. Desde la escuela, programas oficiales, cultura, cine, prensa,… Dinero el que haga falta para mostrar que lo que te han dicho no es verdad, para dar la vuelta a la sociedad como a un calcetín.

“Precious”, una película premiada con Oscar y todo,

presenta a una chica obesa, totalmente marginada por su historia personal atroz – violada reiteradamente por su padre con el que tiene varios hijos, una madre loca que encima le reprocha por “haberle quitado a su hombre”, le intenta matar como una bruta – encuentra la salida gracias al trabajo de una educadora social, negra como ella, atractiva, dulce, comprensible, solícita, intrépida y lesbiana. Ese es el machaque al que está sometido todo el que se mueve.

Sin embargo, contra viento y marea, contra todo pronóstico, surge a partir de los setenta (en concreto, desde que en 1973 el Tribunal Supremo norteamericano dictaminara que la Carta Magna “protege la actividad del Estado en contra de la privacidad, incluido el derecho garantizado de la mujer a finalizar su embarazo”)  el  movimiento pro vida americano, que con el paso de tiempo se ha ido estructurando cada vez más. Dispone ya de un ejército de voluntarios (en el Congreso de Familias celebrado en Madrid escuché al presidente de una organización pro vida que opera en Noreste de EE. UU. que cuentan ya con ¡100.000 voluntarios!) y sus contrincantes reconocen abiertamente su empuje, fuerza, influencia y alcance.

Según el lobby abortista Naral, el 51 % de los votantes estadounidenses menores de 30 años considera muy importante el voto a favor de la vida.

Este auge pro vida ha hecho replantearse a la propia líder de Naral, Nancy Keenan, su futuro al frente de la asociación. Hace dos años Keenan comprobó en Washington lo jóvenes que eran los participantes en la Marcha por la Vida. “Madre mía, pensé: cuántos hay y qué jóvenes son”, dijo. Por eso anunció que en 2012 abandonará la presidencia de Naral. Pero lo hará “para dejar la dirección a gente más joven”. Nada de conversión provida.

En los últimos tiempos se han producido en Estados Unidos algunos casos especialmente llamativos a favor de la vida. Uno de ellos lo protagonizó la profesora de la Universidad de Harvard Mary Ann Glendon, que renunció en abril de 2010 al galardón que le iba a dar la Universidad de Notre Dame. El motivo: la mujer se negaba a avalar la concesión del doctorado honoris causa en la misma ceremonia al presidente Obama. Para Glendon, una universidad católica “no debería dar honores” a un político partidario del aborto y de la investigación con células madre embrionarias.

Como ella señala, lo que convierte al movimiento pro vida “en el movimiento de base más grande de nuestro tiempo es su empeño por seguir adelante aunque no tenga el apoyo de los ricos y poderosos”.

Otra iniciativa pro vida que viene de EE. UU. “Crossroads”. Se trata de una asociación de jóvenes que cada año recorre a pie Estados Unidos para pedir el fin del aborto. En cada ciudad por la que pasan acuden ante las puertas de clínicas abortistas para hablar con las madres dispuestas a perder a su hijo. Su ejemplo ha llegado a España, donde este verano los Jóvenes de San José organizan una marcha desde Barcelona hasta Santiago de Compostela.

“A pesar de la inspiración norteamericana, las diferencias entre las asociaciones españolas y las estadounidenses en cuanto a volumen son enormes. Por ejemplo, Hazte Oír -financiada con donaciones privadas- recibió en 2011 1,4 millones de euros procedentes de las cuotas de sus 5.300 socios y las donaciones de miles de personas. Según su presidente, Ignacio Arsuaga, en los últimos tres años recibieron 17.000 donaciones. Una cifra que está muy lejos de los 30 millones de dólares que maneja la norteamericana Alliance Defense Fund.

En el plano político también se han sucedido algunas acciones favorables en materia pro vida. Algunos países europeos han tomado medidas en el asunto. En Hungría, se modificó la Constitución para introducir en un artículo que la vida debe protegerse desde su concepción; en Suiza se votó una propuesta ciudadana para eliminar el aborto de la financiación pública; y en Rusia dos parlamentarios propusieron que se obligase a las mujeres que quisieran abortar escuchar los latidos de su feto y a ver la ecografía de su embarazo” (Javier Torres, Grupo Intereconomía).

Hemos iniciado esta última reflexión con la pregunta ¿en qué se diferencian principalmente la derecha europea y americana? Yo responderé con pocas palabras: en Jesucristo. Ellos creen y no lo esconden, lo comunican y se les nota. Voy a poner un par de ejemplos más. Uno es de padre Norman Weslin, que estuvo preso más de 70 veces por protestas no violentas fuera de las clínicas de aborto, murió 16 de mayo en una casa de retiro en Traverse City. Tenía 81 años. Antes de ordenarse sacerdote estuvo casado y perdió a su esposa en un trágico accidente automovilista. Después de este hecho ingreso al seminario y fue ordenado sacerdote en 1986 como sacerdote misionero, con los Oblatos de la Sabiduría.

Él padre Norman Weslin creía que “El lugar de un sacerdote no está detrás de su pueblo, está en el frente, liderando el camino.” Como resultado, el padre Weslin pasó muchos días y noches en la cárcel. Esa escena en Notre Dame, hace tres años se prueba a sí misma como un momento de orgullo y de definición para la Iglesia Católica en Estados Unidos. Da igual las  leyes que saque Obama, no pararán.

Otro es de Gianna Jessen, cuya milagrosa y providencial supervivencia al aborto cuando era un feto de siete meses inspira la nueva película pro vida “October baby”. En este vídeo da el testimonio de su lucha en un lugar institucional, y lo remarca, y por eso mismo dice “estoy aquí por Jesucristo, sé que no es habitual mencionar su nombre en esta sala, pero es así. Quiero ser, no me importa ser odiada como él, porque él fue odiado…”

Sí, Gianna, en el madero está la madurez, está la fuerza y la felicidad. Machado en La Saeta describe la huida y la inmadurez:

¡Oh, oh no eres tú mi cantar!

¡No puedo cantar, ni quiero

a ese Jesús del madero

sino al que anduvo en el mar!

Tú, en cambio, te has enfrentado al dolor y de allí tu arranque y arrastre. Aquí está su valioso testimonio:

Su política (americana) más liberal es consecuencia de su convicción religiosa. No se puede abordar su posicionamiento político al margen de sus convicciones. Proceder así sería como una esquizofrenia a la que uno se agarra irrenunciablemente. Si se quiere analizar un fenómeno en una determinada sociedad, no puede hacerse al margen de la consideración de qué pasta está hecha esa sociedad.

Según las encuestas hechas en la última década, aproximadamente (y va en aumento) el 42% de la población americana cree que el hombre ha sido creado directamente por Dios (datos de la página de Ensayos sobre Evolución Biológica, el autor se queja de que el 50% de los británicos rechace la evolución, mientras que en España el porcentaje de su aceptación es de los más altos de Europa, un 70% – con todo un alto 30% la rechaza, mientras que la aceptación de la evolución es más alta en Islandia, un 80%. Para el autor se trata de una esquizofrenia el hecho de que la teoría de evolución sea tan altamente rechazada en general y, sin embargo, no se pregunta si el esquizofrénico es él por no admitir la realidad). Es fácil darse cuenta de que no habrá muchos demócratas con estas convicciones, y que seguramente, por poner un ínfimo muy ínfimo, al menos un 90% de estas personas no son de bando demócrata. Pero es obvio que si uno es creacionista, es porque cree en Dios, es una redundancia. Pero no parece tan redundante para muchos analistas que no quieren ver lo evidente y que siguen empeñados en analizar la actuación política solamente desde la perspectiva de partidos sin ninguna referencia a la trascendencia, como si las creencias de las personas que están detrás no pintaran nada. La idea es sencilla: son pro vida porque son religiosos.

La tradición cristiana supo muy bien valorar lo mejor de cada momento, sin olvidar jamás que la forma de gobierno es solamente un vehículo que debe permitir la apertura a la trascendencia de los súbditos o gobernados. No puedo no mencionar aquí la admiración del autor sagrado del Primer libro de los Macabeos respecto a la forma de gobierno de los romanos. Si alguien tendría que estar apegado al gobierno de un rey, esos tendrían que ser los israelitas que en el rey David tenían una figura de gobernante por antonomasia. Sin embargo, es conmovedor leer este elogio por parte de alguien que relata la lucha de los israelitas por pura supervivencia y libertad de culto:

“Están en el apogeo de su poder. Sin embargo, ninguno de ellos se ciñe la corona ni se reviste de púrpura para engrandecerse. Antes bien, han creado un Senado, donde cada día sesionan trescientos veinte senadores, que deliberan constantemente sobre los asuntos del pueblo, a fin de asegurar el orden público. Cada año confían a un solo hombre el poder y el dominio sobre toda la nación, y todos le obedecen, sin que haya entre ellos envidias ni celos.” 1ª Mac 8, 13-16.

La idea cristiana no tiene una forma política intrínseca sino en cada tiempo se adapta a las estructuras existentes procurando purificarlas desde el Evangelio. Dice Benedicto XVI en Jesús de Nazaret (pág. 52):

“Aquí se produce un proceso muy importante que ha sido captado en todo su alcance sólo en la edad moderna, aunque poco después se ha entendido también de un modo unilateral y falseado. Las formas jurídicas y sociales concretas, los ordenamientos políticos, ya no se fijan literalmente como un derecho sagrado para todos los tiempos y, por tanto, para todos los pueblos. Resulta decisiva la fundamental comunión de voluntad con Dios, que se nos da por medio de Jesús. A partir de ella, los hombres y los pueblos son ahora libres de reconocer lo que, en el ordenamiento político y social, se ajusta a esa comunión de voluntad, para que ellos mismos den forma a los ordenamientos jurídicos. La ausencia de toda la dimensión social en la predicación de Jesús —una carencia que, desde el punto de vista judío, Neusner critica de manera totalmente comprensible— entraña y al mismo tiempo esconde un proceso que afecta a la historia universal y que, como tal, no se ha producido en ningún otro ámbito cultural: los ordenamientos políticos y sociales concretos se liberan de la sacralidad inmediata, de la legislación basada en el derecho divino, y se confían a la libertad del hombre, que a través de Jesús está enraizado en la voluntad del Padre y, a partir de Él, aprende a discernir lo justo y lo bueno.

 

Eso no quiere decir de ninguna manera que el Evangelio no se “materializa” de uno u otro modo en las estructuras de la sociedad. Contra esa equivocación también advierte el Papa (ídem, 54):

“Por otro lado, está el rechazo de Moisés y los Profetas, del «Antiguo Testamento», formulado por primera vez por Marción en el siglo II; es una de las grandes tentaciones de la época moderna. No es casual que Harnack, como principal representante de la teología liberal, exigiera que diera cumplimiento finalmente a la herencia de Marción para liberar así al cristianismo del lastre del Antiguo Testamento. También va en esa dirección la tentación, tan extendida hoy en día, de interpretar el Nuevo Testamento de un modo puramente espiritual, privándolo de toda relevancia social y política.”

 

Y concluye (ídem, 56): “Así, también el cristianismo deberá reelaborar y reformular constantemente los ordenamientos sociales, una «doctrina social cristiana»”.

Y ahora vamos a volver al tema de los belicismos, el uso de las guerras como instrumento. Al igual que en el tema del aborto los cristianos supieron dar la talla y poco a poco organizarse desde casi nada a ser un referente incómodo, así también, Dios mediante, ocurrirá, debe ocurrir, con un tema tan importante como es la paz y la justicia. No podemos dejarnos engañar con un procedimiento digno de ser caracterizado por la “voluntad de poder” de Nietzsche como la describe en El estado griego: “A fin de que haya un suelo amplio, profundo y fértil para un desarrollo del arte, la inmensa mayoría ha de someterse en régimen de esclavitud al servicio de una minoría, que explotará más allá de la medida de sus necesidades individuales y de lo necesario para la vida”.

Pues, esta petición, esta necesidad que apremia, este reclamo no es ninguna idealización ni utopía. Es más, otra vez es punto de lucha crucial de la parte más conservadora, y para mí más noble, de los EE. UU. Ronald Ernest “Ron” Paul

que, según Keith Poole, un politólogo de la Universidad de Georgia, cosecha votos más conservadores que ningún otro miembro del Congreso desde 1937 (ha sido llamado el “padrino intelectual de Tea Party), aboga claramente por una oposición clara y decisiva a la instrumentalización de las guerras, además con otras propuestas que chocan a menudo con los dirigentes de los partidos republicano y demócrata, por ejemplo nada menos que la de disolución de Reserva Federal. En este acto avisa, con toda serenidad del mundo, del peligro de un atentado de falsa bandera:

De momento esto no se ve con tanta claridad y apremio incluso en círculos que libraron batallas en el campo pro vida. No obstante, cada día que pase, esta posición ganará aceptación y militancia.

No puedo querer otra cosa. Pero estoy convencido que igual que el movimiento pro vida ha venido para quedarse y a ganar batallas, partiendo de un principio claro de la defensa irrenunciable de la vida, empujado especialmente por los que creen, de la misma forma, una vez vista con claridad la necesidad apremiante de una paz basada en la dignidad del ser humano, la dignidad de un hijo de Dios, la lucha por la paz, que no es pacifismo, no conocerá tregua. Dios lo haga.

Pax!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s