¿A qué se debe la noticia de la niña rubia encontrada en el campamento gitano?

¡No te alejes mucho de casa, que te van a llevar los gatari consigo!, me metían el miedo cuando era pequeño con el fin de quedarme quieto. Los gatari era el nombre que en Yugoslavia daban a los gitanos nómadas que de vez en cuanto pasaban por los pueblos y ciudades, normalmente dedicados a la mendicidad. Se rumoreaba que a veces raptaban algún niño o niña con el fin de usarlo para mendigar. Las autoridades hacían lo que podían, pero los gatari constituían un grupo humano difícil de controlar. Eran poco numerosos, cambiaban de lugar de residencia con mucha frecuencia y la intervención social en su colectivo era muy ardua. Otros gitanos tenían sus barrios en los que se dedicaban normalmente a la artesanía, que luego vendían en los mercados, o llevando a hombros. Dedicarse a música era otra actividad favorita. Pero estos eran un tema aparte, y los mismos gitanos recelaban de ellos. En definitiva, solamente su escaso número justificaba no haber sido proclamados un problema serio para abordar. Pero estaban allí siempre, y sus problemas también.

Estos días fue encontrada una niña rubia en un campamento gitano, nada menos que en Grecia. Como dije, no creo que el asunto sea la primera vez que ocurra. Pero la noticia apareció en las portadas de todos los periódicos y telediarios de Europa. ¿A qué se debe tanto interés?

Recientemente el ministro de interior galo está ocupado del tema de la expulsión de gitanos del territorio francés. Según el periódico ABC, el 80% de los lectores de Le Figaro apoya la decisión de Valls. Hasta ahora, la canción que se tocaba era distinta, y la gente, como es lógico, la aprendió. De allí que algunos sectores que todavía no se han enterado de que la música y la dirección de la orquesta ha cambiado, ha protestado enérgicamente, dentro de sus posibilidades, por el tema de la expulsión.

Pero ahora toca aprender otra canción, y la música está servida. Toc, toc, toc, toca el telepresentador llamando la atención. Ahora aprenderemos esta melodía. Y presentan la imagen de la niña rubia encontrada en un campamento gitano. ¿Y a qué viene eso? Porque Valls no es para bailar en solitario. Toca el baile de Valls, y no podemos dejarlo solo. Hay que comprenderlo y compartir su inquietud.

Hablando en plata: toca la reprogramación. ¿Y eso? Porque Le Pen ha ganado hace unos días, y parece que podría ganar al año que viene, en sendas elecciones que se celebren, europeas y municipales, o las que sean. El colmo es que el mismo electorado de izquierda y de derecha se ha volcado con Marine. De allí que Hollande y su séquito deben apresurarse a asegurar su cosecha, que está que se va.

Hasta Cebrián prepara su tropa, nada ya de discurso de dedo acusador asqueado de la leprosería a la vista. Así se explica el ascenso de Marine en El País:

Para muchos electores, este partido dice la verdad sobre la inmigración o Europa; habla de sus preocupaciones

Así, se estableció una especie de complicidad, a costa de la derecha, entre los dos enemigos que son la izquierda y la extrema derecha. Fue este el cerrojo que saltó durante las elecciones del pasado domingo en Brignoles: allí, a pesar de la alianza republicana de todos los partidos de cara al Frente Nacional, este último ha ganado las elecciones. Ello quiere decir que para muchos electores, este partido dice la verdad sobre la inseguridad, la inmigración, Europa, etcétera. Que habla de sus preocupaciones. A base de, sobre todo, provocar miedo, se ha convertido, bajo la dirección cosmética de Marine Le Pen, en un partido respetable y serio a ojos de millones de electores. ¿Por qué?

Dos razones fundamentales: los electores no aceptan más el chantaje que les obliga, so pretexto del respeto a los valores republicanos, a retarse con la extrema derecha, ya que derecha e izquierda han retomado la retórica securitaria del Frente Nacional. Prefieren el original a la copia. Segundo: derecha e izquierda han desertado del terreno de lo social y nunca, desde los años ochenta, los sacrificios pedidos a las capas más pobres de la población han sido tan grandes. La decepción con respecto a la izquierda en el poder alcanza un nivel excepcional. Los ciudadanos franceses tienen un inmenso sentimiento de abandono, de injusticia, de opresión. Se trata de una crisis de representación de la Nación, de sus esperanzas, de su cohesión. Es esta percepción la que manipula con destreza Marine Le Pen, dando para colmo la imagen de una militante “¡republicana!”. Y es esto lo que hace de la Francia de hoy el país más explosivo de Europa.

Pues bien, esta es la razón por qué la niña rubia ha sido la portada. Los poderosos quieren mantener el poder, y para eso, por enésima vez, si hay que cambiar y la chaqueta y el discurso y el baile, pues se cambiarán las veces que haga falta, en definitiva, la democracia es esto.

Ahora la pregunta es, ¿y donde nos situaremos nosotros? ¿Estaremos otra vez entre todos? ¿O adaptaremos el discurso un poquito, un poquito solamente?

¿O nos daremos cuenta con más facilidad por todo lo que está pasando que el Decálogo es lo que hay que proponer por encima de toda democracia y todo régimen? Unas leyes inmutables, pocas pero válidas y reales, que el Creador ha puesto en el corazón de cada ser humano y a las que se debe someter, y es justo exigir que se someta, sea este gitano, o blanco, o árabe o chino. Naturalmente con un lenguaje algo más atractivo, como el de Orban de otro día, por ejemplo, diciendo que los rojos y los verdes acosan sin cesar a  la Iglesia y la familia.

¿U optaremos por formar un PCN (Partido Católico de Nenas) con su moderadodiscurso de aburrimiento eterno?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s