Sungenis, apologeta americano que hizo que la CE de los EE.UU. cambiara la edición de catecismo; la idea de creación en Santo Tomás

La semana el periódico digital croata y laico dnevno, reprodujo la entrevista a Robert Sungenis, aparecida en primer lugar en un medio digital católico katolik.hr. El entrevistador con un estilo muy croata, es decir, exagerado en los calificativos entre otras cosas pero muy directo, y Sungenis más Sungenis que americano, han hecho una entrevista muy interesante y formativa. La reproduzco a continuación:

Este destacado apologeta laico americano durante años inquieta la comunidad científica, pero también ala Iglesia. Conozcansus opiniones principales.

Dr. Sungenis, creo que no exageraré si afirmo que es usted uno de los apologetas modernos de los más activos, preparados y fructíferos de nuestro tiempo. También es usted padre de una familia numerosa de once hijos. ¿Cómo consigue encontrar tiempo suficiente para su trabajo apologético y vida familiar? ¿Cuál es su “secreto”?

¿Secreto? Pues, primero hay que decir que tengo una sed insaciable para aprender lo más que pueda sobre la creación de Dios y al mismo tiempo un deseo muy fuerte de transmitir lo aprendido a los demás para ayudarles conocer a Dios y de esa forma vivir una vida mejor. Es lo que me empuja. Tengo siempre presente mi trabajo y en mi vida es lo que tiene la mayor prioridad. Eso quiere decir que necesariamente tengo que limitar mi tiempo libre y participación en determinadas actividades. Lejos de que sea un hombre solitario, pero limito bastante mi actividad social que me podría apartar de mi trabajo. Otro “secreto” se encuentra en el hecho de que estoy bendecido con una buena esposa y con hijos obedientes. Como dice el Libro de Sabiduría, “buena mujer es un don del Señor”. Pues bien, Dios me ha bendecido por encima de todas mis expectativas. No podría dedicar tanto tiempo a mi trabajo si mi mujer no me lo permitiera, disfrutando en ello al mismo tiempo – de lo que yo aprendo ella también, así como nuestros hijos. Mi esposa es una mujer muy entregada y santa. Igual que yo, ella también tiene un único fin en la vida: hacer aquello que Dios le pide. En ese sentido ella entiende que Dios me ha confiado un trabajo particular para su Reino, y está dispuesta a hacer lo necesario para que ese fin se realice. Por último, yo soy un trabajador autónomo y así ejercí durante la mayor parte de mi vida. Eso me permite una gran libertad y posibilidad de tener mi propio horario. La ayuda financiera recibo de mis patrocinadores quienes valoran la tarea que llevo a favor dela Iglesiay están dispuestos asegurarme medios suficientes para continuar con mi trabajo y manutención de mi familia. Después de veinte años de actividad apologética he conseguido una gran red de personas que me apoyan.

Si he entendido bien, usted ha sido educado en la Iglesia Católica, para abrazar luego a los 19 años el protestantismo. Casi veinte años más tarde, usted ha vuelto a la Única, Católica y Apostólica Iglesia. ¿Por qué necesitaba tanto tiempo?

Puede usted también preguntar por qué Moisés necesitaba tanto tiempo para conducir a los israelitas de Egipto. Moisés creció en Egipto y asumió sus costumbres. A los 40 años mató a un egipcio y huyó al desierto. Allí pasó 40 años hasta que Dios lo llamó para sacar a los israelitas de Egipto. En ese tiempo Moisés tuvo 80 años y se hizo el hombre más humilde de la tierra (comp. N 12). Lo tomo como ejemplo para destacar que hacía falta bastante tiempo para que esté en condiciones de escuchar la llamada de Dios y esté preparado para volver a la Iglesia Católica.Tuve que aprender que los protestantes no tienen nada de lo que la Iglesiano podría tener, y para eso necesitaba 18 años de intentos y errores. Un día me llamó un amigo llamado Gerry, un converso al catolicismo desde el protestantismo. Lo curioso era que me llamó por equivocación, es decir, quería llamar a otro amigo común de los dos que también se llamaba Bob. Como no teníamos noticias uno de otro durante bastante tiempo, conversamos un rato sobre cosas en general. Entonces Gerry empezó a hablar sobre su nueva fe católica. Antes de que me diera cuenta, pasó una hora, y todavía quería escucharlo. Al final de nuestra conversación, Gerry inició el tema sobre la doctrina católica de la comunión de los santos. Mientras él hablaba, me invadía una sensación extraña. Sentí como si una veintena de santos rodea paredes de la habitación en la que estuve, flotando en el aire y rezando por mí. Cuando le comenté esa sensación a Gerry, este no se confundió para nada: “Sí, estoy hablando de eso. ¡Eso es la comunión de los santos!” Al día siguiente mi amigo por fin dio con ese otro Bob. Los dos vinieron a verme y me trajeron una caja llena de libros y cintas sobre el catolicismo. Para no parecer un entusiasta exagerado, solamente les dije que me dejen esa caja al lado de la puerta y le echaría un vistazo en cuanto pueda. De forma que esa caja estuvo allí casi todo el día. Al día siguiente, eché mano de uno de los libros. Un pequeño libro rojo, no parecía nada peligroso. El libro era La fe de nuestros padres, del Card. Gibbons. Así empecé a leer ese libro y por alguna razón no pude dejarla de leer. El estilo del autor era de tal manera que te llamaba a una lectura continuada (como escritor suelo reconocer un buen estilo en cuanto le eche una ojeada), y el tema era precisamente lo que necesitaba – una apologética convincente de la doctrina católica. Leí ese libro durante siguientes tres días. Crean o no, al cabo de esos tres días decidí otra vez ser católico. Lo demás es historia.

¿Cuál es su opinión respecto a la importancia y el papel de la apologética y apologetas laicos en nuestra época?

Después de mi conversión bajo el impulso de un libro de apologética católica, me di cuenta de la potencialidad de la apologética. Por ese motivo decidí dedicar el resto de mi vida a esa vocación. Durante veinte últimos años actúo como apologeta independiente. Aunque pronto experimentaré un cierto cambio. Estoy invitado tomar posesión como profesor de apologética en Fisher-More Collage en Ft. Worth, Texas, a partir de otoño de 2014. Apologética es muy importante debido a que el mundo se puede presentar muy confuso y en esa confusión podemos estar expuestos a muchos interrogantes sobre las cosas en las que fuimos instruidos. Apologética tiende hacia la eliminación de la confusión y presentación de respuestas a cuestiones teológica de una forma clara y precisa. Sin apologética, la gente seguiría evidentemente en sus confusiones. Una vez que las cuestiones están aclaradas, se prepara el terreno para un discurso racional y lógico que puede llevar hacia la decisión de conversión al catolicismo.

En enero de 2008 ha llamado la atención de los medios de comunicación por su confrontación pública con la Conferencia Episcopal de EE. UU. con ocasión de la publicación del Catecismo para adultos. ¿De qué se trataba?

El problema se encontraba en la frase del Catecismo para adultos publicado en el 2006. En la página 131 constaba: “Por lo tanto, la alianza que Dios hizo con el pueblo israelita por medio de Moisés mantiene para ellos su eterna validez.” Seamos sinceros. Cualquiera que tiene nociones básicas de teología católica y con la Sagrada Escritura sabe que esta frase es herética hasta la médula. ¿Cómo entonces es posible que se encuentre como tal en un catecismo católico? Esto es buen ejemplo en el cual se puede ver que el principio caveat Emptor[principio jurídico según el cual el comprador asume el riesgo en el caso de un producto defectuoso] se puede aplicar hasta a los documentos católicos oficiales, especialmente si los escriben obispos católicos liberales que de hecho forman gran parte del episcopado actual. Ya desde la fecha en la que el escritor judío Jules Isaac, en 1948, escribió el libro Jesús e Israel, en la Iglesia Católica existe el movimiento que acusa a la Iglesia y al Nuevo Testamento como antisemitas. Ese nuevo movimiento intentaba adaptarse a la religión judía y hacer de ella una cuestión actual de forma permanente. Eso ha llegado hasta el punto que los liberales católicos empezaron públicamente enseñar que los judíos tienen su propia alianza con Dios según la cual se pueden salvar, y que por eso mismo ellos no deben ser meta de la evangelización cristiana (esto consta por ejemplo en el documento sobre la liturgia publicado en 1998, editado por la Conferencia Episcopal de EE. UU. y en la declaración Reflexiones sobre la Alianza y misiones firmada por el Cardenal William Keeler de Baltimore). Por supuesto, no ayudó mucho una afirmación bastante controvertida y ambigua del Beato Juan Pablo II, de 1981, según la cual “la Antigua Alianza nunca ha sido revocada por Dios”, y la que, sin atender su verdadero significado, ha sido aprovechada por los liberales como un trampolín para enseñar que los judíos tienen su propia relación con Dios y que el judaísmo y catolicismo son religiones más o menos hermanadas que dependen una de otra. Era pues solamente cuestión de tiempo cuando el catecismo oficial (Catecismo de EE. UU. de 1996) recogerá el relevo y repetir lo que en los círculos liberales se decía desde hace ya tiempo. Incluso el Catecismo de la Iglesia Católica de 1994 decía que “la Antigua Alianza nunca ha sido revocada”, aunque del contexto queda claro que “la Antigua Alianza” se refiere a los libros de Antiguo Testamento, y no a la alianza de Moisés. Según lo cual, aunque la afirmación prima facie es imprudente, por lo menos no es herética. Pero cuando alguien afirma que la ley de Moisés es irrevocable en sí y que los judíos actuales lo pueden invocar y por el mismo ser salvos, entonces eso llega a ser una herejía que lo penetra todo de dimensiones enormes.

Y de esa forma en 2008 la Conferencia Episcopal de EE. UU. ha decidido eliminar esa problemática (suavemente dicho) frase. ¿Afirmaría usted que eso era fruto de su intervención?

Sí, porque nadie más en el mundo no levantó por eso ni el más mínimo ruido. Todo el mundo o lo ignoraba, o me decían que me callara, o me llamaban antisemita porque me he atrevido criticar la religión y la política judía. Con el fin de frenar la difusión de mencionada herejía, escribí una carta de 15 páginas y un ejemplar mandé a la CEde EE. UU. y el otro a la Congregaciónpara la Doctrinade la Feen el Vaticano. También publiqué un largo artículo en la revista Cultur Wars (enero de 2008) en el cual he desenmascarado la herejía del disputado Catecismo. En los siguientes seis meses los obispos americanos convocaron una reunión extraordinaria en la que por votación (243 en contra de 14) decidieron eliminar la ofensiva frase del Catecismo. Al año siguiente (2009), el Vaticano ha mandado la recognitio ala Conferencia Episcopal de EE. UU aceptando y confirmando la corrección. Por supuesto, inmediatamente he sido denigrado por parte de muchos grupos católicos pro judíos por haber promovido esta intervención – lo cual se ha hecho una práctica habitual cada vez que alguien enla Iglesia empiece a tratar de forma seria cualquier asunto relacionado con los judíos. Pero el hecho permanece, he ayudado salvaguardarla Iglesia de la difusión de una abominable herejía. Estoy seguro de que Dios me premiará por haberme expuesto de esta forma. Lo he hecho por Él. (Comentario de Milenko: estas dos frases de Sungenis me parecen fatales; hijo, di: “soy siervo inútil, hice lo que tuve que hacer”. Pero el fin, gran apologeta llegará a ser, por la gracia de Dios es lo que esperamos, humilde algún día.)

Después de esos acontecimientos, le han acusado con frecuencia de antisemitismo. ¿Qué le dice hoy a los que le acusan por esa razón?

¿Que qué les digo? Primero les pido que me definan qué significa para ellos que una persona sea antisemita. En la mayoría de las veces, no recibo contestación a esa pregunta, porque eso significa que tendrían que descubrir su juego. Hace muchos años, el antisemitismo fue definido como un odio irracional hacia los judíos. En otras palabras, alguien era antisemita si odiaba a un judío por se judío. Por supuesto, eso es una definición correcta de antisemitismo y según ella, le aseguro, yo no soy un antisemita. Pero hoy en día el concepto de antisemitismo ha llegado a ser una expresión peyorativa con la que se marca a cualquiera que critica cualquier asunto relacionado con los judíos, incluyendo su religión, la política de Israel y sus actividades militares, dominación judía en las actividades inmorales como el aborto y la industria porno de Hollywood, o formula la pregunta cuántos judíos realmente fueron asesinados en los campos de concentración nazis. Un buen ejemplo de abuso de concepto de “antisemitismo” es Abe Forman (Anti-Defamation League) o Southern Poverty Law Center.

Usted también es conocido como uno de los promotores de geocentrismo. ¿Por qué considera que esa cuestión es tan importante?

Es de suma importancia porque en las mismas bases de la mentalidad moderna está el principio copernicano, es decir, la convicción de que nsostros los hombres no somos nada en especial, que no tenemos ninguna posición especial en el cosmos y que al final y al cabo somos solamente un producto de tiempo y de casualidad. Si conseguimos demostrar que la Tierraocupa un lugar especial y que realmente está en el mismo centro del universo, entonces eso significaría que Alquien, con A de mayúscula, la ha colocado allí, porque no es posible estar de casualidad en el centro. Una vez aceptada esa concepción, cambiaría necesariamente la visión del mundo. Tengamos en cuenta que la mentalidad actual es de un materialismo práctico que deriva de la cosmología de Big Bang y de multiuniverso, mano extendida de la teoría de evolución de Darwin. La vuelta al geocentrismo confirmaría que la Iglesia Católicatenía razón al condenar a Galileo y el sistema heliocéntrico. Eso renovaría la fe en la Iglesia, es más, la misma Iglesia podría renovar su fe en el hecho de que Dios siempre la guía cuando sale con una doctrina oficial y obligado asentimiento. El Espíritu Santo no se fue de vacaciones en el tiempo en el que la Iglesiase ocupaba del caso de Galileo. Eso también significaría que no tengamos que tener miedo de leer la Escrituracon total confianza en su inhabilidad. La Bibliadice que la Tierrano se mueve. Esto es igual de cierto como cuando Jesús dice en la Biblia“Esto es mi cuerpo”, lo cual significa que Jesús está físicamente presente en la Eucaristía. Unavez cuando aceptemos a toda la Bibliacomo verdadera en todo lo que dice, entonces podemos de nuevo construir la sociedad sobre esa base – la sociedad que hoy ha perdido la confianza en la Sagrada Escritura.Todo el movimiento liberal en el catolicismo que se inició en los 1800 y dejó la Iglesiadel siglo XX y XXI hecha un solar, hereda su empuje de la revolución que procedió del hecho de que estos creyeran que la Iglesiade la época de Galileo se equivocó al condenar a él y a su modelo. Si la Iglesiapudo cometer un error tan inmenso en el caso Galileo, pensaban, ¿en qué otra cosa podía errar más? De forma que empezaron a buscar “errores” de la Iglesiaen cada rincón. Así se llegó a la situación en la que todo lo que no gustaba al catolicismo liberal fue considerado un “error”. En el año 2009 el Papa Benedicto XVI ha visitado a Escocia. Allí podía ver el mural en el que una mujer vestida de sacerdote sostiene el cáliz y la hostia. A su derecha e izquierda están las imágenes de Galileo y Copérnico con las palabras “OOPS!”.

Es evidente el mensaje que contiene: la Iglesiaque se equivocó con Galileo al mismo tiempo se equivoca en el tema del sacerdocio femenino. ¿Cuántas veces hemos oído que los críticos de la Iglesiadicen: “La Iglesiase equivocó con Galileo. ¿Qué otra cosa errónea enseña?” El caso Galileo servía durante demasiado tiempo para acallar la Iglesia. Talcomo Slote dijo a Natalie en la novela Vientos de la guerra (Herman Wouk), “El cristianismo es muerto y tirado en la cuneta desde el momento en el que Galileo le cortó el cuello.” Es momento para enseñar, por medio de la ciencia, que la Iglesia tenía razón, y que Galileo estaba equivocado. Como escribió el reverendo Waler Brandmüller, destacado historiador vaticanista, en su libro Las luces y las sombras(2009), “Las investigaciones científicas más modernas justificanla Iglesia de1633.” La declaración de este prelado no puede ser más verdadera.

A la mayoría de las personas de hoy les suena totalmente increíble que en el siglo 21 puedan existir personas instruidas que seriamente afirme que el sol gira alrededor de la Tierra y que todo el universo una vez al día gira sobre la Tierra inmóvil. ¿No ha demostrado inconfundiblemente la ciencia que geocentrismo es totalmente equivocado?

No, todo lo contrario. Tal y como escribió historiador Lincoln Barnett en su libroUniverso y el dr. Einstein, lo cual fue acogido por el mismo Einstein, “No podemos sentir nuestro movimiento a través del espacio, ni tampoco ningún experimento físico jamás ha demostrado que la Tierra realmente se mueve”. He invertido los últimos diez años en el intento de comprobar que lo que afirma el Sr. Barnett es verdadero o no. He llegado a la conclusión impresionante que no solamente que esa declaración era verdadera, sino también que la ciencia moderna se hizo un considerable esfuerzo para acallar ese hecho sobre la inmovilidad de la Tierra. Mis esfuerzos han dado como resultado un libro en tres volúmenes, Galileo Was Wrong: The Church Was Right(Galileo estaba equivocado: la Iglesia tenía razón), que estos días tendrá su novena edición. En el libro, mediante un análisis científico cuidadoso, se muestra que la Tierra no solamente está fija en el espacio sino que se encuentra en el centro del universo alrededor del cual todo está girando. En la actualidad llevo un proyecto de presentar a la opinión pública una película de calidad con el título Principle, la cual espero emitir en los cines americanos en la primavera de 2014. Para el resto del mundo será disponible en DVD. También estamos preparando otra película en DVD que tendrá una orientación más técnica, con el título Viaje al centro del universo, que debería salir al mismo tiempo que Principle.

En el tercer volumen de su libro Galieo estaba equivocado: la Iglesia tenía razón, usted expone un análisis profundo y detallado del caso Galileo, así como de los decretos que la Iglesia dictó contra el heliocentrismo. ¿Diría usted que el geocentrismo sigue siendo todavía parte de la doctrina oficial de la Iglesia?

Sí, forma todavía parte de la doctrina oficial de la Iglesia, debido a que la doctrina oficial no puede ser cambiada, y la Iglesianunca lo revocó. Geocentrismo supone un consenso absoluto entre los padres de la Iglesiay los teólogos medievales. Como le dijo Cardenal San Bellarmino a Galileo invocando el concilio de Trento, si los padres de la Iglesiatienen consenso sobre una determinada doctrina, entonces debemos creerla. Las condenas contra Galileo y heliocentrismo emitidas en 1616 y 1633 durante los pontificados de Pablo V y Urbano VIII nunca fueron revocadas mediante un acto oficial de la Iglesia. Sepodría incluso decir que geocentrismo es inequívoco debido a que se trata de un magisterio consecuente del Magisterio Ordinario de la Iglesia. Porsupuesto, la doctrina “no oficial” de la Iglesiaactual, si es que esa expresión tenga algún sentido, es heliocentrismo, debido a que la mayoría de los fieles católicos en la actualidad es muy liberal y bajo la influencia de una idea equivocada de que la ciencia ha refutado geocentrismo y que la Iglesiade 1600 se equivocó en la condena a Galileo. Más todavía, hace solamente un año el Papa Benedicto XVI ha declarado (Com. Milenko: el enlace disponible en la página de la Santa Sede) que uno de los motivos principales para la convocatoria del Concilio Vaticano Segundo fue el caso Galileo. En otras palabras, los obispos liberales consideraban que, teniendo en cuenta que la Iglesiase equivocó en el juicio a Galileo, es necesario purificar el aire y de nuevo unir la Iglesiacon las ideas del mundo porque el mundo ha demostrado que Galileo tenía razón, y la Iglesiade 1600, no. Como señaló David Woten en su libro Galileo: observador de los cielos, de 2010, “otro problema con la mentalidad liberal católica es su total ausencia de la crítica de cualquier afirmación pronunciada en el nombre de la ciencia moderna”. Es un hecho lamentable que la mayoría de los obispos enla Iglesia tiene un conocimiento trágicamente escaso en el campo de las ciencias, y también hay muchos interesados en mantenerlos incompetentes en ese campo. La finalidad es mantener el principio copernicano a toda costa.

Con frecuencia escribe y da conferencias sobre la doctrina tan atacada de la inerrancia de la Biblia. ¿Qué les dice a aquellos que afirman que la Biblia es inerrante solamente cuando habla de temas que se refieren a la fe y la moral?

¡Allí está! La razón principal porque gran parte dela Iglesiaha aceptado esta creencia modernista quela Bibliaes solamente verdadera cuando habla sobre la fe y la moral es precisamente el caso Galileo. Esta razón se cita en muchos libros sobre la hermenéutica católica. Siendo verdad que se cree quela Iglesiade 1600 se equivocó al interpretarla Escriturade forma que implicaba geocentrismo, se deduce de forma lógica quela Sagrada Escriturano es de fiar cuando habla de temas que tratan de historia o de ciencia.La Iglesia, por supuesto, jamás ha enseñado esa visión de inerrancia. Cada declaración oficial quela Iglesiahaya dictado respecto a la cuestión de la inerrancia sostiene que todala Bibliaes inerrante, y no solamente las expresiones que se refieren a la fe y la moral. En el fondo, esa visión limitada de la inerrancia han creado los liberales católicos procedentes del Concilio Vaticano Segundo. Han sacado una parte de la frase de Dei Verbum, ‘para nuestra salvación’ (11) ¡y le han dado la vuelta de forma que ella afirma quela Bibliaes inerrante solamente cuando nos habla de la salvación! En la realidad, la expresión ‘para nuestra salvación’ significa que todala Escrituraes inerrante precisamente para que tuviéramos un guía absoluto y seguro que nos guía hacia la salvación – totalmente contrario de lo que afirman los liberales católicos. Por desgracia, esta doctrina liberal se ha extendido en profundidad porla Iglesiade forma que incluso algunos papas y cardenales la acogieron de forma no oficial. Todo eso ilustra bastante bien el daño que el caso Galileo ha hecho ala Iglesiaen el momento en el quela Iglesiaha dado la espalda a los padres, los teólogos medievales y a los papas que condenaron a Galileo y el heliocentrismo. Precisamente esa es la razón por quéla Iglesiade hoy está en un caos tan grande.

¿Cuál es la diferencia principal entre la interpretación protestante y católica de la Escritura? ¿Cómo deberían leer la Escritura los católicos?

Esto es un tema muy interesante que da mucho de sí. Por ejemplo, los liberales católicos actuales utilizan la palabra “fundamentalista” en el sentido peyorativo en contra de diferentes protestantes que pretenden interpretar la Bibliade forma literal, como por ejemplo cuando entienden que el primer capítulo del Génesis hay que leerlo como el que enseña la creación del mundo en seis días. Y siendo el hecho de que los liberales católicos aceptaron como verdaderas afirmaciones científicas no probadas las que a su vez promueven la evolución, heliocentrismo y relatividad, estos se burlan de los protestantes (como de los católicos tradicionales) porque interpretan el Libro de Génesis contradiciendo estas afirmaciones científicas modernas. Irónicamente, esos mismos católicos interpretan de forma literal la Escrituraal leer en Mt 26, 26: “Esto es mi cuerpo”, o en Jn 3, 5: “si el hombre no renace del agua y el Espíritu”, o en Jn 20, 23: “aquellos a los que perdonáis sus pecados, les serán perdonados”, o St 5, 14 “llevadle la unción y será salvo”. Ellos lo hacen porque la Iglesia Católicasiempre entendió esos versos en el sentido literal. Consecuentemente, esos clérigos, si desean permanecer católicos, tienen la obligación de enseñarlos literalmente – porque al contrario no podrían ser ministros válidos, porque los sacramentos se fundamentan sobre la interpretación literal de la Biblia.¡No es curioso esto! Católicos liberales se ríen de los protestantes porque estos interpretan el primer capítulo de Génesis de forma literal, y los católicos son aquellos que interpretan Mt 26, 26 literalmente. No extraña tampoco que los protestantes se rían de los católicos porque interpretan Mt 26, 26 de forma literal, porque les gusta más creer que Jesús hablaba sobre su presencia simbólica, no real, en la Eucaristía. Asíparece que la basura de un hombre es el tesoro del otro, ¡en ambos lados! Finalmente, tenemos que preguntarnos ¿quiénes son verdaderos “fundamentalistas”? Los primeros “fundamentalistas”, si es que queremos utilizar esa palabra para señalar a los que leen la Escritura, ¡han sido los católicos! La ciencia estaba en contra de la idea de que un trozo de pan puede cambiar su sustancia y ser Cuerpo de Cristo, pero los santos padres insistían que si Jesús había dicho “esto es mi cuerpo”, no tenemos elección sino entenderlo en el significado de su verdadero cuerpo físico que se hace presente en la Eucaristía. Poreso, como puede ver, la palabra “fundamentalista” una espada de doble filo. Hoy en día y los protestantes y los católicos eligen que citas de la Sagrada Escrituravan a interpretar de forma literal, y esa elección es condicionada por sus premisas metafísicas. Al final el asunto se traduce a lo siguiente: según la doctrina de San Agustín, repetida por el Papa León XIII en la encíclica Pfovidentissimus Deus, y de nuevo en el Catecismo dela Iglesia Católica del 1994,la Sagrada Escritura ha de interpretarse de forma literal, excepto en el caso en el cual existe una razón suficiente y de peso para desistir de tal interpretación.

¿Por lo tanto, ese principio se aplica también al primer capítulo del Génesis?

Sí, así fue enseñado en todala Tradicióndela Iglesia Católica.Por desgracia, los católicos liberales piensan que los conocimientos científicos van en contra de la creación en seis días y del universo geocéntrico, y por lo tanto consideran que existe “una razón lo suficientemente fuerte” para abandonar la interpretación literal. Yo y mis compañeros que piensan como yo estamos aquí para decirles que la ciencia no solamente que no ha conseguido demostrar sus tesis [en contra de la creación en seis días y universo geocéntrico], sino que casi todos los hechos científicos inducen hacia la creación no evolutiva y universo geocéntrico. Lamentablemente, la mayoría de los liberales que encuentro rechazan hablar sobre la ciencia, sea porque no la conocen lo suficientemente, sea porque rechazan atender interpretaciones alternativas que van en contra de las premisas metafísicas que han acogido.

¿Le gustaría dirigir alguna palabra a nuestros lectores croatas?

Todo lo que les puedo decir es que mantengan la doctrina tradicional dela Iglesia Católicay que crean que Dios nos habla sin confusión en toda la escritura. En ese camino no pueden equivocarse.

Bien, la entrevista termina aquí. A continuación expongo unas citas de Santo Tomás de su tratado sobre la creación del mundo corpóreo. Como no podía ser diferente para la mente de tal genio como lo es Doctor Angélico, Santo Tomás aborda el argumento de una creación gradual (para lo cual no tuvo que esperar a Darwin, según dice afirmaron algunos…), y la juzga metafísica y teológica imposibles, como vemos en las siguientes citas:

I, q.65, a.3:

Por otra parte, dice la Escritura: Al principio creó Dios el cielo y la tierra; por los cuales se entienden las criaturas corporales. Luego éstas han sido producidas inmediatamente por Dios.

Respuesta: “Afirmaron algunos que las cosas proceden de Dios gradualmente, de manera que la primera criatura procede inmediatamente de Dios, y ésta produce otra, y así sucesivamente hasta llegar a las criaturas corporales.- Pero semejante afirmación es imposible, porque la producción primera de las criaturas corporales es por creación, por la cual es producida la misma materia. Lo imperfecto es primero que lo perfecto en su producción. Es, pues, imposible la creación de ninguna cosa, si no es por Dios.”

“Pues bien, la creación es la producción de una cosa en toda su substancia, sin presuponer cosa alguna, sea increada o sea creada por alguno. De aquí, pues, que nadie puede crear nada sino Dios, que es la primera causa. Por esto Moisés, para declarar que todas las cosas habían sido creadas inmediatamente por Dios, dijo: Al principio creó Dios el cielo y la tierra.

I, q.65, a. 4:

Ahora bien, en la primera producción de las criaturas corporales no se ha de considerar ninguna transmutación de la potencia al acto, y por eso las formas corporales que en su primer origen tuvieron los cuerpos fueron producidos inmediatamente por Dios, a quien obedece la materia como a su causa primera.Por esto antepone Moisés a cada una de las obras de Dios: Dijo Dios: Hágase esto o aquello, para expresar la formación de las cosas por el Verbo de Dios, del cual, según San Agustín, procede toda forma y también la trabazón y la concordia de las partes.

Reflexiones últimas y notas:

Como bien dice el Santo Doctor dela Iglesia, para la bienaventuranza son necesarias dos cosas: la naturaleza y la gracia.

Es decir, si no hay Adán, no hay Cristo. Hay Jesús de Nazaret, Jesús histórico y nada más, un iniciado, tal vez el más sabio, pero no el Verbo. Por eso el concepto de creación es tan importante.

Sin la fe en creación, en definitiva hay gnosis. El hombre asciende, su aparición sobre la faz de la Tierra se debe a un proceso en el cual Dios tal vez está, o tal vez no. Como se dice ahora, nadie tiene la posesión absoluta de la verdad, todo es relativo. Pero nosotros sabemos que “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, conocemos esa verdaddescendida desde el cielo, y la que debemos comunicar a todos.

Pero si hay evolución, no hay Adán, con todo lo que ello conlleva, según hemos dicho. Entonces es lógico afirmar que Adán es un mito. Eso mismo se escapó a todo un cardenal de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Cardenal Pell, en un debate televisivo con Dawkins. Era de esperar que Dawkins pase en contraataque y saque la lógica conclusión, “entonces no hay pecado original tampoco, ni sentido tiene la redención de Cristo, ni sentido tiene la religión cristiana”, lo que hizo que el Cardenal Pell se de cuenta del disparate que había dicho y se tenga que callar, ante ese mismo Dawkins que se tuvo que callar ante creacionistas que no hablaron dela Biblia con él, sino de su teoría fraudulenta, de la evolución, señalándole las faltas de coherencia y pruebas en la misma, por lo que ese famoso y militante ateo les tuvo que dejar prohibido hablar con él.

Bien, anécdota aparte, pero es sangrante a lo que lleva este tema tan espinoso hoy para tantos católicos, aunque no sé por qué, y cuando en realidad debe ser abordado con toda seriedad y en continuidad con la doctrina de la Iglesiade siempre. No porquetengamos necesidad de una teoría compatible con nuestra fe, sino porque esa es la realidad. No podemos basar nuestra fe en absurdos, en descendencia de ratas, que dicen, son el árbol genealógico común para todos los mamíferos, caballos, burros, monos, hombre,… Piensa enla Tierra en la que lo más complicado que puedas ver son las ratas, y estas ratas cruzándose dan a lugar, un buen día, gradualmente claro está, a los hombres. ¿Cuántos años, un millón? No, ponle ochenta, para que no falte. Hombre, deja eso para Dawkins y sus necesidades de ateo. Déjalo también si quieres a Rajoy de 83-84 cuando justificaba mediante evolución la desigualdad social: “El hombre es desigual biológicamente, nadie duda hoy que se heredan los caracteres físicos como la estatura, color de la piel… y también el cociente intelectual. La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social.” Deja esas cosas para ellos.

Así que, cuando en la calle o en el campo veas una rata, que te sirva para saber que no es tu prima carnal; y cuando mires el cielo, que sepas que teoría alguna puede cambiar la realidad que estás viendo; toda entera hecha para ti, por Amor. Un Amor que solamente enla Cruzse hace más manifiesto.

Notas:

Sobre la evidencia de la creación prácticamente instantánea dela Tierra, puede leer en este artículo que escribí hace varios meses sobre la aportación de Robert Gentry.

Sobre el tema de geocentrismo, puede consultar mi blog Geocentrismo, y el de Juan Carlos Gorostizaga, con innumerables comentarios técnicos de toda clase.

Sobre estos temas largamente hemos escrito en el libro Sin embargo no se mueve.

Centro católico Kolbe para los estudios de Creación.

Por último, una pequeña pregunta. La cita bíblica de Josué 10:

Yahveh los puso en fuga delante de Israel y les causó una gran derrota en Gabaón: los persiguió por el camino de la subida de Bet Jorón, y los batió hasta Azecá (y hasta Maquedá).

Mientras huían ante Israel por la bajada de Bet Jorón, Yahveh lanzó del cielo sobre ellos hasta Azecá grandes piedras, y murieron. Y fueron más los que murieron por las piedras que los que mataron los israelitas a filo de espada.

Entonces habló Josué a Yahveh, el día que Yahveh entregó al amorreo en manos de los israelitas, a los ojos de Israel y dijo: «Deténte, sol, en Gabaón, y tú, luna, en el valle de Ayyalón.»

Y el sol se detuvo y la luna se paró hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está esto escrito en el libre del Justo? El sol se paró en medio del cielo y no tuvo prisa en ponerse como un día entero.

No hubo día semejante ni antes ni después, en que obedeciera Yahveh a la voz de un hombre. Es que Yahveh combatía por Israel. (Josué 10, 10-14)

¿es literal o simbólica? ¿Dijo alguna vez la Iglesiaque era solamente simbólico o alegórico? Sugerencia: Galileo dijo que eso en efecto ocurrió en apariencia, pero se debió al cese de la revolución dela Tierra, lo cual implicó el cese de la revolución dela Luna (lo cual es absurdo). Pero el Santo Doctor dela Iglesia, San Bellarmino, el que lo juzgaba, le decía, no amigo, no te puedo consentir que interpretesla Escritura diferente de su sentido primario, y en contradicción con los comentaristas griegos y latinos (Padres dela Iglesia), de lo que no podemos apartarnos tal y como nos lo recuerda el Concilio de Trento que acabamos de celebrar.

Yo tampoco.

Porque, “solamente un necio podría olvidar las hazañas del Señor a favor de Israel” como siete siglos más tarde, Habacuc (3: 11) se referirá a este hecho con esa interpretación.

El hecho que por otra parte formaba la parte de la memoria colectiva de Israel, y, cómo no, del nuevo Israel:

¿Quién antes de él tan firme fue? ¡Que las batallas del Señor él las hacía!

¿No se detuvo el sol ante su mano y un día llegó a ser como dos?

El invocó al Altísimo Soberano, cuando los enemigos por todas partes le estrechaban, y le atendió el Gran Señor lanzando piedras de granizo de terrible violencia.(Eclesiástico 46, 3-5)

Nota: BENEDICTO XVI, ENCUENTRO CON LOS PÁRROCOS Y EL CLERO DE ROMA (Jueves, 14 de febrero de 2013)

“Así pues, fuimos al Concilio no sólo con alegría, sino con entusiasmo. Había una expectativa increíble. Esperábamos que todo se renovase, que llegara verdaderamente un nuevo Pentecostés, una nueva era dela Iglesia, porquela Iglesiaera aún bastante robusta en aquel tiempo, la práctica dominical todavía buena, las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa ya se habían reducido algo, pero aún eran suficientes. No obstante, se sentía quela Iglesiano avanzaba, se reducía; que parecía una realidad del pasado y no la portadora del futuro. Y, en aquel momento, esperábamos que esta relación se renovara, cambiara; quela Iglesiafuera de nuevo una fuerza del mañana y una fuerza del hoy. Y sabíamos que la relación entrela Iglesiay el periodo moderno, desde el principio, era un poco contrastante, comenzando con el error dela Iglesiaen el caso de Galileo Galilei; se pensaba corregir este comienzo equivocado y encontrar de nuevo la unión entrela Iglesiay las mejores fuerzas del mundo, para abrir el futuro de la humanidad, para abrir el verdadero progreso. Estábamos, pues, llenos de esperanza, de entusiasmo, y también de ganas de hacer nuestra parte para ello. Me acuerdo que se consideraba el Sínodo Romano como un modelo negativo. Se decía —no sé si era cierto— que habían leído enla Basílicade San Juan los textos ya preparados, y que los miembros del Sínodo habían aclamado, aprobado aplaudiendo, y así se había celebrado el Sínodo. Los obispos dijeron: «No, no hagamos así. Somos obispos, y somos nosotros mismos el sujeto del Sínodo; no queremos únicamente aprobar lo que se ha hecho, sino que queremos ser el sujeto, los portadores del Concilio. Así, hasta el cardenal Frings, famoso por su fidelidad absoluta al Santo Padre, casi escrupulosa, dijo en este caso: «Estamos aquí con otra función. El Papa nos ha convocado para ser como Padres, para ser Concilio ecuménico, un sujeto que renuevela Iglesia. Asíqueremos asumir este encargo nuestro».”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s