Homeopatía y ocultismo

“Muchos de los que habían usado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos” (Hechos 19, 19)

Adelantaré en primer lugar las conclusiones de mi reflexión respecto a homeopatía, para luego desarrollarlo de forma más completa posible dentro del espacio limitado de internet.

1º Materialmente hablando, se trata de una pretendida medicina sin efecto probado alguno, además, no puede tenerlo porque sencillamente no se puede saber ni qué sustancia material o qué proceso químico o físico puede generar mejoras alegadas. En definitiva, la homeopatía no tiene ningún argumento racional que justifique su uso.

2º No es que una persona que recurra al tratamiento homeopático realice necesariamente actos de ocultismo o algo parecido, sobre todo porque compra ciertos productos homeopáticos simplemente porque se venden en una farmacia, o incluso su médico se lo recomiende, pero tal persona debe saber:

a)      los principios directores de un método homeopático están basados en que lo similar cura lo similar, un principio presente en así denominada magia blanca –magia al final y al cabo, y agitación mediante la cual no se sabe a qué apunta, en qué se basa.

b)      El iniciador de homeopatía, el médico alemán Hohnemann de principios del siglo XIX, un masón de alto grado, sostenía que mediante la agitación la sustancia en tratamiento se ponía en contacto o se revestía de energía cósmica que era causa de la “eficacia” del tratamiento homeopático.

c)      A su vez, estos tratamientos no pocas veces recurren a conceptos indefinidos y esotéricos como fuerza vital y similares.

En definitiva, al no tener claro – más bien existe la claridad en otra dirección:

[Citando de una página de medicina alternativa, “Samuel Hahnemann, el fundador de la homeopatía moderna, expresó el concepto de la salud de esta manera: “En el ser humano el estado de salud se constituye por la fuerza vital y espiritual. Es llamado cuerpo material (organismo) y ánima (espíritu). Éste es el cuerpo completo. Éste cuerpo completo conserva todas las partes en admirable armonía y vital funcionamiento, incluyendo los sentimientos y las acciones, de modo que nuestra morada (el cuerpo y la mente de la que estamos dotados) es libre y puede servir al propósito más elevado de nuestra existencia.” (Órganon de la Medicina, & 9)]

cuál es el principio material del método homeopático, uno se abre lo quiera o no a un principio no material, desconocido  y se puede decir oculto (¿espiritual?) que está detrás de la homeopatía, de forma que como mínimo abre la ventana hacia un mundo con claros tintes esotéricos e irracionales. Como veremos, ni la astrología es ajena a este tratamiento.

Por todo lo cual, considero inapropiado este tratamiento para cualquiera, desde la perspectiva material, pero más todavía con vistas desde la fe. No se puede dar aprobación ni asentimiento a unos principios que se basan en ciertas energías de cuño desconocido, esotérico e irracional. En el fondo, afecta con sutileza y a veces abiertamente, al primer mandamiento del Decálogo.

Procedemos, pues, a analizar el primer punto de este trabajo.

1º ANÁLISIS MATERIAL DE LOS PRODUCTOS HOMEOPÁTICOS

Todo empezó con una receta médica para un fármaco homeopático que recomendaron a mi mujer. Lo compramos felizmente, confiando en el consejo médico, notando, eso sí, que el supuesto medicamento era bastante caro, sobre todo teniendo en cuenta que presuponía la continuidad en su uso. Al poco tiempo, vimos un programa en televisión sobre homeopatía, mostrando las fases de elaboración de estos productos y el interés reciente de las autoridades en su comercialización. Un interés que surgió en muy poco tiempo y evidentemente por motivos económico; el gobierno se podía llevar un tanto en los impuestos, a pesar de que el mismo gobierno tenía sobre la mesa un informe de hace dos años que claramente desaconsejaba el uso de productos homeopáticos porque no se podía asegurar su eficacia “en ningún caso”.

Pero lo chocante era el método de preparación, ahora lo diré así con toda convicción, de estos auténticos brebajes de insultante pretensión. Voy a describirlo de la forma más sencilla posible, pero resaltando lo esencial en este proceso:

Se parte de un compuesto que provoca la dolencia que se pretende curar, por ejemplo con 100 gramos de este compuesto. Se toma una de las cien partes de esta sustancia y se la mezcla con 99 partes alícuotas de agua, agitando fuertemente en un mecanismo para tal fin. Luego, de esa dilución se toma una de las cien partes, y se repite el proceso,… y así treinta o más veces. ¿Sabéis lo que significa eso? Si del primer frasco de 100 gramos se hicieran otros cien diluidos en proporción 1:100 y luego de cada uno de estos otros cien, hasta “nada más” que treinta veces repitiendo este proceso, ¿tendríamos suficiente con agua de todos los océanos para obtener frascos de la última dilución? Aquí entra de lleno la potencia de la función exponencial que produce resultados increíblemente grandes en pocos pasos: no solamente que no sería suficiente el agua de todos los océanos, sino podríamos obtener un gigantesco globo de agua con centro en la Tierra y el radio como cien veces hasta la primera estrella, Alpha Centauri. En efecto, eso es lo que se necesita para albergar los 10^60 gramos resultantes de dilución.

Obviamente, en esos frascos no quedará ni una única molécula del compuesto inicial. Tal vez a alguno le quedará más claro teniendo en cuenta el número de Avogadro de moléculas en un mol de sustancia (en 100 g de una sustancia orgánica de ordinario hay solamente una fracción de un mol), que es aproximadamente 6,022·10^23 moléculas, es decir, las moléculas desaparecen mucho antes que consiguiendo diluciones de nivel 10^60. Máxime, teniendo en cuenta que el agua es un disolvente natural que tendería a descomponer las moléculas de otros compuestos contenidos en la disolución. En fin, queda claro, y lo reconocen todos enterados del asunto, sean homeópatas o no, que en los frascos homeopáticos no queda ni el rastro de la sustancia original.

¿Con qué principio material pues, “cura” el “medicamento” homeopático? Los homeópatas arguyen mediante razonamientos nada científicos, ni comprobados, sí estrafalarios y estrambóticos: el agua tiene memoria al estar sometida a agitación con las partículas de la sustancia original. Increíble, pero eso es lo que dicen y afirman. Pero eso tendría que ser comprobado de alguna manera, y hoy en día es bastante sencillo hacer tales análisis. Esas diluciones y ese proceso de agitacióntendrían que producir alguna propiedad medible en los compuestos. Pues de eso, nada de nada.

Investigando sobre este fenómeno, busqué alguna información adicional aparte de mis reflexiones, y encontré mucha y de buena calidad en la página del famoso sacerdote católico indio, James Manjackal MSFS.

El enlace contiene como 60 páginas de texto en A4 el cual me leí con mucho detenimiento, seccionándolo en partes específicas para facilitar su lectura y separar unos temas y planteamientos de otros. Lo dejo indicado en otro blog auxiliar que me sirve de almacén de cierta información que pueda utilizar en algún momento. La recopilación contiene tanto trabajos científicos como teológicos. En este primer punto del tema que nos ocupa, haré reseña de la crítica técnica y medicinal de la homeopatía realizada por expertos competentes.

Empezaré señalando en primer lugar que Los médicos españoles se rebelan contra la homeopatía (La Organización Médica Colegial española ha aprobado una declaración en respuesta al borrador de Sanidad para regular los medicamentos homeopáticos. http://www.libertad.digital.com 2013-12-17). Entre otras cosas su comunicado afirma:

“el ejercicio de la Medicinaes un servicio basado en el conocimiento científico aplicado, en la destreza técnica y en actitudes y comportamientos éticos,…”, recordando que:

“todos los médicos están obligados a emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente”, poniendo énfasis en que:

“no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida (art. 26.2 del Código Deontológico)”.

A su vez, y con más fuerza, Los médicos ingleses dicen que la homeopatía es brujería (La homeopatía es “brujería” y el Servicio Nacional de Salud (NHS) no debería pagar por ella, ha declarado la British Medical Association (BMA). Publicado en The Daily Telegraph, 15-05-2010) Recuerdan que:

“La medicina alternativa, que comenzó en el siglo XVII, está basada en una teoría que dice que las sustancias que causan los síntomas en una persona sana pueden, cuando están muy diluidos, curar los mismos problemas en una persona enferma.

Los defensores dicen que el remedio resultante contiene una “memoria” del ingrediente original -un concepto desechado por los científicos.

Las últimas cifras muestran que 54.000 pacientes son tratados cada año en cuatro hospitales homeopáticos del NHS en Londres, Glasgow, Bristol y Liverpool, con un coste estimado de 4 millones de libras.”

Aquí esta asociación de médicos británicos apunta a una de las principales causas de la promoción de homeopatía: se trata de un negocio muy lucrativo, del que los gobiernos se pellizcan un tanto. Además, unas disoluciones cuya elaboración es muy sencilla y barata, se venden a precios muy altos para lo que cuesta elaborarlos. Y encima añadiendo esta obsesión de acortar gasto público como sea, se presentan estos brebajes como diciendo, “anda, cúrate con eso, más te vale”, y así pretenden obtener una “cura” a bajo costo. Será que quieren que duremos bien poco y así hagamos menos gasto sanitario. Siendo lo peor de todo esto, la promoción de aceptación generalizada de unos principios irracionales, en realidad esotéricos. Hay que tener en cuenta que uno de cada tres españoles ha recurrido a algún producto homeopático. Y que en España hay tan solamente tres farmacias que se niegan por cuestión de principios vender estos productos.

Seguimos: Punto de vista de las compañías médicas profesionales.

El consejo médico permanente dela Comunidad Europea(que reúne a las organizaciones médicas de los países dela UE) clasifica a la hemopatía como un método cuyos principios no están justificados científicamente. En Belgirate (Italia) en 1992, los ejecutivos de las compañías farmacológicas europeas tuvieron sobre la homeopatía puntos de vista negativos. Partiendo de la base del análisis de los principios homeopáticos y de estudios clínicos, muchos profesionales de las compañías médicas no aceptaron la homeopatía por ser un método amateur irracional.

Así ha sido hasta hace relativamente poco tiempo, tan solamente unos meses. Sin embargo, en la actualidad homeopatía se abre paso día a día, a pesar de serias objeciones como seguiremos indicando. Por eso, los profesionales competentes no se cansan en repetirlo: La única medicina es la que cura, recuerda José Ramón Azanza / Dtor. de Farmacología Clínica de /la Clínica Universidad de Navarra – en ABC, 15/12/2013. Apunta: “Pues bien, este es el proceso mediante el que se fabrican los llanados productos (¿medicamentos?) homeopáticos, diluyendo casi hasta el infinito sustancias químicas, cuya eficacia ya es incierta cuando se utilizan sin diluir.”

Como señalé antes, no hasta el infinito, es que desaparece toda sustancia de la que se parte, sin saber siquiera para qué ella misma, como bien subraya este experto. Se limita a hacer preguntas benignamente, pero es palpable su indignación:

“¿Creen ustedes que los médicos que nos pasamos la vida estudiando, íbamos a privar a nuestros pacientes de cualquier opción terapéutica que haya mostrado su eficacia para curar o aliviar una enfermedad, llámese como se llame?  Y entonces, ¿por qué la gran mayoría no utilizamos estos productos? ¿Será sólo por ignorancia? ¿O será precisamente por lo contrario?”

Juan Esteva de Sagrera – Catedrático de la Facultadde Farmacia de la Universidadde Barcelona, no se queda corto: “La homeopatía, una reliquia”, se titula un artículo en el que muestra su oposición al método homeopático, dejando clara su incomprensión cuando no indignación por el espacio que se ha abierto homeopatía en la sociedad moderna, y la aceptación que goza entre no pocos médicos, algo que ni comprende ni comparte, más bien critica severamente con pocas y concisas palabras:

“La homeopatía es una reliquia farmacoterapéutica, el último residuo, y el único que sigue vigente, de la terapéutica anterior a la revolución farmacológica realizada por Claude Bernard y Paul Ehrlich, entre otros autores del siglo XIX.

La homeopatía se basa en teorías no demostradas e incluso indemostrables, formuladas por Samuel Hahnemann, un reformador de la medicina del siglo XVIII que formuló unos principios básicos o leyes homeopáticas que regulan la cura por similares mediante grandes diluciones y la potenciación de las diluciones homeopáticas. El resultado es la utilización de soluciones acuosas en las que no hay moléculas, por haberse superado el número de Avogadro, diluciones que los homeópatas suponen más potentes cuanto más diluidas.”

“Esta forma de argumentar (de los homeópatas) irrita a quienes consideran a la homeopatía una teoría ajena al pensamiento científico, que debería ser erradicada, pero lo cierto es que la homeopatía es una veterana de la resistencia, que siempre se ha mostrado capaz de soportar las críticas que se le dirigen: que sus leyes no son tales; que sus medicamentos son agua, no contienen moléculas y carecen de eficacia.”

[Curso de Homeopatía impartido en Brasil por uno de los famosos homeópatas actuales, Vithoulkas]

Señala un gran peligro de la homeopatía – que termine siendo aceptada sin razón alguna: “Lo curioso de la homeopatía es que, siendo como es una teoría ajena a todos los avances de la biología molecular, de la bioquímica y de la farmacocinética, sigue siendo aplicada por médicos en ejercicio. Su destino lógico serían los libros de historia del medicamento, pero sigue ahí, en el consultorio de los homeópatas y en los estantes de las farmacias. Como profesor de historia, al explicar sus fundamentos no puedo dejar de sentir sorpresa al explicar a los alumnos la teoría homeopática para añadir a continuación que muchos médicos siguen practicándola.”

Carlos Zepeda va con más precisión y apunta las 10 razones para no creer en la homeopatía; en Ensayos clínicos y registro de fármacos homeopáticos, la médico eslovaca Emília Vlcková, habiendo pasado por cursos de homeopatía y practicándola ella misma como doctora y madre, sobre cuyo testimonio hablaremos más adelante, trae a colación que “En el prestigioso diario médico Lancet (vol 344 – 1994) El Dr. Reily, un homeópata, presentó un estudio sobre la eficiencia de las drogas homeopáticas en la terapia del catarro alérgico. Afirmaba que los fármacos homeopáticos eran más eficientes que el placebo. Sin embargo, en el siguiente número de esta revista (vol. 345 -1995) se publicó un artículo afirmando que este ensayo tenía errores significativos que podían falsear completamente sus resultados.”

Los siguientes artículos ya entran en el análisis más técnico de la ineficacia homeopática, a su vez, desmontan los pretendidos argumentos científicos esgrimidos a su favor.

Físico Arturo Quirantes, el 5 de diciembre, 2013 en el artículo “Las bases físicas de la homeopática: el artículo de Louis Rey, analiza un trabajo favorable a homeopatía, publicado en la revista Nature, dejando en evidencia la falta de rigor y conclusiones de este artículo, aireado por los laboratorios Boiron, uno de los principales productores de productos homeopáticos. No faltaría más cuando en el mismo artículo se indica la procedencia de las muestras para el estudio: nosotros preparamos, por cortesía de BOIRON LABORATORIES, diluciones ultra-altas”. Con eso ya se ha dicho mucho, por no decir todo.

En un artículo anterior (23/03/12), “Desmontando el informe suizo sobre la homeopatía”, el mismo autor aborda un tema tan interesante como la cuestión de un referéndum suizo en el cual se decidía si incorporar productos homeopáticos en la cobertura de la seguridad social. El referéndum aquí ya es un tema aparte, lo principal es un informe que se presentó al gobierno suizo para tal ocasión. Sobre el particular, Quitantes subraya: “Se trata de esto: el informe del gobierno suizo sobre la homeopatía … no es del gobierno suizo. No es un informe realizado por expertos del gobierno, ni encargado por el gobierno. De hecho, aunque la mayoría de los autores son suizos, los dos editores del estudio son alemanes.

El Informe Bornhöft/Matthiesen (a partir de ahora, “el Informe”) es, sencillamente, un estudio realizado por homeópatas dentro de una evaluación llamada Programa de Evaluación sobre Medicina Complementaria.

Es decir, con el dinero vas a todas partes, y consigues los informes que quieras, y produces efectos que te interesan.

Ante la falta de argumentos convergentes y convincentes (demasiado fino estoy hablando), Quirantes apunta, analizando los pseudoargumentos del informe que: “Los autores… tienen la desfachatez de afirmar que “la ausencia de pruebas no es prueba de ausencia.”  Es decir, citan a Sagan para convencernos de que, aunque no tengamos prueba de la existencia del dragón homeopático, lo que es haberlo, haylo.  Tamaña osadía casi me tira de espaldas, pero estoy repuesto y subo la apuesta.  Señores de la homeopatía: afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias. Si ustedes pretenden hacerme tragar que un dragón invisible e incorpóreo existe en su garaje, ya pueden empezar con las pruebas.”

Digan lo que digan los defensores de homeopatía, esta se enfrentará a resultados nefastos de su aplicación. Algunos ejemplos: recientemente, La Sociedad Españolade Neurología ha revisado la eficacia de los tratamientos no farmacológicos en el tratamiento de las cefaleas, (19/02/2014) diciendo claramente que “La homeopatía no cura el dolor de cabeza”.

Por último, señalo algunos casos graves en los que las personas que fueron sometidas al tratamiento homeopático llegaron a perder la vida por no querer seguir un tratamiento tradicional en situaciones con cierta gravedad, pero con el método clásico tendrían una cura fácilmente al alcance de la mano: “Cuando la medicina alternativa mata bebés”,

Muere un niño al que su madre trató con hierbas homeopáticas
(Una mujer canadiense de Calgary afronta cargos criminales por la muerte de su hijo de siete años por supuesta negligencia, ya que en vez de llevarlo al médico le suministró medicina homeopática).

Pasamos a continuación al punto segundo:

2º RELACIÓN ENTRE HOMEOPATÍA Y OCULTISMO

 

Vamos a ir exponiendo gradualmente esta relación. En primer lugar, debo decir que a los autores del documento muy valioso sobre todas las cuestiones relacionadas con la Nueva Era, “Jesucristo, portador del agua de la vida”, no se les olvida incluir en el apartado 2.2.3 “Salud, una vida dorada”, lo siguiente:

“Hay una notable variedad de enfoques que promueven la salud holística, derivados unos de antiguas tradiciones culturales, conectados otros con las teorías psicológicas desarrolladas en Esalen durante los años 1960-1970. La publicidad relacionada con la Nueva Era cubre un amplio espectro de prácticas, tales como la acupuntura, el biofeedback, la quiropráctica, la kinesiología, la homeopatía, la iridología, el masaje y varios tipos de « bodywork » (tales como ergonomía, Feldenkrais, reflexología, Rolfing, masaje de polaridad, tacto terapéutico, etc.), la meditación y la visualización, las terapias nutricionales, sanación psíquica, varios tipos de medicina a base de hierbas, la sanación mediante cristales (cristaloterapia), metales (metaloterapia), música (musicoterapia) o colores (cromoterapia), las terapias de reencarnación y, por último los programas en doce pasos y los grupos de auto-ayuda. Se dice que la fuente de la sanación está dentro de nosotros mismos, que la podemos alcanzar cuando estamos en contacto con nuestra energía interior o con la energía cósmica.

Se enumeran algunas características de estos métodos, homeopatía incluida, sin explicarlo con más detalle. Pero ponen al lector sobre aviso, sobre todo subrayando estos dos conceptos: la fuente de la sanación está en nosotros mismos y la alcanzamos por medio de contacto con la energía cósmica.

Vamos a ir entrando gradualmente en más detalles y sinrazones de esta pretendida disciplina y su relación con lo oculto. En el artículo “¿Homeopáticos u homeomágicos?” el autor (analista técnico de laboratorio químico-biológico, doctor en Biotecnología médica por la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad de Padua (Italia), se especializó en ontogénesis viral humana, tecnologías del ADN recombinante. Tiene estudios de filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma y es miembro del Grupo de estudio sobre la Neurobioética del mismo Ateneo), después de advertir que “Podríamos citar las muchísimas publicaciones científicas que destruyen en manera definitiva los presuntos “fundamentos” de la homeopatía. Se puede consultar, por ejemplo, todos los estudios de “meta-análisis” comparadas de: Lancet, vol. 350, del 20 de septiembre de 1997, pp. 834-843; Lancet, 341, pp. 1601-06, 1994; Lancet vol. 345, 28 de enero de 1995; British Journal Clinical Pharmacology, n. 27, 1989, pp.329-335; Lancet, 5 de marzo de 1988, pp.528-529; Lancet, 1° de enero de 1983 pp. 97-98; etc.”, va más allá haciendo suyas las palabras de otro experto: “la práctica médica alternativa de la homeopatía representa uno de los máximos problemas de la medicina actual que requiere una discusión racional para aclarar los puntos más equivocados y de tinieblas”, concluyendo: “Por amor a la misma persona humana de cada paciente es importante volver a la unidad del cuerpo y alma (Gaudium et Spes, n. 14), unidad de racionalidad y voluntad, a una visión objetiva de la realidad, sin misticismos dañinos, ni creencias mágicas, peligrosas y destructoras.”

Otros detalles interesantes apunta un documento de Nature llamado “El fraude de homeopatía” y va en caballo entre las dos secciones mencionadas aquí:

Documental de Nature, en el que se entrevista a diferentes personas del mundo científico y no científico, críticos y no, de la homeopatía. Podremos ver varios experimentos siguiendo el metodo científico, con el mayor rigor posible, con el objetivo de demostrar que la homeopatía es un fraude. (Documental dividido en 5 partes de 10 minutos cada una)

Es importante conocer datos significativos sobre la vida del iniciador de homeopatía, Samuel Hahnemann. Él ya sienta dos principios básicos que forman base de la homeopatía hasta nuestros días: similia similibus curentur (lo similar cura lo similar) y el principio de la dinamización o de la potenciación (diluciones agitadas hasta no dejar rastro de la sustancia original). Llega a afirmar en su libro fundamental, Organon (2:12), que “la curación proviene del poder cósmico transferido al remedio por medio del ritual de potenciación”.

Iniciado a la masonería a la edad de 22 años, muestra clara aversión y desprecio hacia Jesucristo. Para finales de su vida, en su carta a su discípulo Stapf (Brief an Stapf, Kothen 1830) escribió refiriéndose a Jesucristo:

“Considero el hecho de que hoy leamos a Confucio como un signo importante de nuestra era. Pronto lo abrazaré en el reino de las almas felices. Abrazaré al benefactor de la humanidad quién nos estuvo guiando por la senda correcta hacia la sabiduría y a Dios, seis siglos y medio antes que el soñador”.

Ese hombre del dolor, que le hablaba al ladrón en la cruz, es inaceptable para Hahnemann. Es en realidad un insulto para quién ama la sabiduría esotérica (A. Fritsche, “Hahnemann – Die Idee der Homeopatie”)

El artículo “Homeopatia – O Medicamento da Nova Era” (en portugués) del PastorDavid L. Brown, Ph. D. ahonda en la relación homeopatía-ocultismo y las corrientes esotéricas de Nueva Era. Acentúa el carácter Aude Sapere (quiro ser sabio) masónico de Hahnemann, como de sus mentores e inspiradores:

-Emanuel Swendenborg (1688-1772), quien enseñaba a sus seguidores entrar en el estado alterado de conciencia y comunicarse con espíritus buenos (o sea, diablos); de allí procede Swendenborgianismo, acogido en las últimas décadas por el Parliament of World Religions.

-Paracelso (1493-1541), (Paracelsianismo), médico y filósofo ocultista suizo, que combinaba esoterismo de Cabala con los hechos y fantasías científicas.

-Franz Mesmer (1733-1815) (Mesmerismo), médico suizo que fundó la doctrina demagnetismo animal;

todo ello junto con la inspiración en el animismo, hinduismo, Confucionismo y religiones orientales.

¿Será esto cosa de pasado y esoterismo de Hahnemann solamente? ¿O tal vez ideas similares están presentes en algunos homeópatas famosos en la actualidad? Las siguientes citas lo confirman:

“algunos homeópatas importantes han confesado que la energía que ellos afirman manipular en la cura de las personas es indistinta de energía ocultista en general, la cual ha pasado por una amplia variedad de nombres a través de la historia” (Ankerberg 7 Weldon; p. 324 )

Brown dice que lo que más asusta es el hecho de que un médico homeópata“Vithoulkas”

revele públicamente que el verdadero propósito de homeopatía es “ayudar a abrir los más elevados centros (del cerebro) para el influjo espiritual y celestial” (Jane D. Gumprecht, Holistic Health: A Medical and Biblical Critique of New Age Deception,  Moscow, ID: Random Press, 1986; p. 150). Mejor dicho, espiritual e infernal.

La última cita que dejo de Brown: Otros homeópatas admiten una conexión ocultista. Una autoridad en homeopatía, James Kent,

“http://2.bp.blogspot.com/-X-mjKsGiXII/U2znAh_AzNI/AAAAAAAABpE/22TRfbl3cNo/s1600/kent.jpg” align=”” alt=”” title=”” />

declara que existen dos mundos: el físico y el invisible. Él afirma que toda homeopatía está conectada al mundo invisible, el cual es inseparable del mundo espiritual del reino ocultista.” (James Tyler Kent, Lectures on Homeopathic Philosophy,RichmondCA :North Atlantic Books, 1979; p. 75-76 )

Finalmente, es muy interesante como revelador el testimonio de una pediatra y madre, médico católica eslovaca Dr. Emília Vlcková.

Ella misma recibió formación homeopática y llegó a aplicar a sus propios hijos tales productos. Comenta que al principio Estaba muy entusiasmada con este tratamiento. Pensaba que les estaba dando inocentes pastillas hechas con hierbas medicinales.” Pero, No obstante, más tarde, mis hijos comenzaron a tener diversos problemas de salud, los cuales no los podía explicar en absoluto. Los problemas  eran más bien de naturaleza psicológica que de tipo físico.” Fue una llamada de atención para observar con objetividad este fenómeno, al cual abordó desde la perspectiva científica como cristiana.

Al inicio de ese proceso, “Leí incluso el punto de vista sobre la homeopatía de la Conferencia de Obispos Eslovacos (publicado en un periódico católico eslovaco en 1996); lo percibí como si la Iglesia estuviese de acuerdo con mis métodos terapéuticos. No obstante mi conciencia me decía “¡no cures!”. Esto es por lo que yo rehusaba a tratar a desconocidos. Sólo trataba a mis amigos y administraba fármacos homeopáticos exclusivamente a mis hijos. Eran como una especie de conejillos de indias para mí.”

Seguía investigando sobre el particular: “El primer libro con el que me topé me lo compró mi marido; era una carta pastoral  de la Conferencia Toscanade Obispos “Magia, Adivinación e Influencia del Demonio (Enero 2001).“Conferenza Regionale dei Vescovi della Toscana, A proposito di magia e di demonologia, Nota pastorale, 1994″. En la introducción se explica algo muy interesante: existe un tipo de magia imitativa mediante la cual cosas similares engendran a su vez cosas similares. En ese momento recordé el primer principio de la homeopatía –cosas similares se curan a través de una cosa similar (lo similar cura lo similar) – y comprendí que los principios de la homeopatía están basados en la magia. Mi decisión sobre la homeopatía fue clara: nada de homeopatía en absoluto. Ni siquiera la dela Escuela Francesa. Esto es algo  mágico ¡magia blanca! No tiene nada que ver con hierbas o minerales.”

Decidió cortar con toda práctica homeopática, y a pesar de ello, una hija suya llegó a ver a un demonio en el sueño, aún después de dejar de suministrarle productos en cuestión. ¿Qué es lo que estaba pasando? Todavía tenía un “aparato” homeopático(1.600 €), pero que funcionaba en base de astrología, partiendo de la fecha de nacimiento de la persona. Lo destruyó y pidió a Dios liberación del demonio de homeopatía. Cesaron problemas con sus hijos.

Vlcková concluye con unas reflexiones que comparto plenamente: “Cuando tomé parte de los cursos de formación en homeopatía, no se me requirió tener  ningún grado ni licenciatura en medicina. La homeopatía no es una disciplina médica de estudio y por lo tanto no se trata en la universidad. Esta cura no es una cura lege artis (según las recomendaciones de los métodos científicos). Si los médicos desatienden los métodos de curación recomendadas científicamente y prescriben una cura homeopática, podrían ser demandados por ello. La Compañía HomeopáticaEslovaca acepta oficialmente a médicos y a farmacéuticos, pero sólo por el hecho de que quiere establecerse en el negocio médico. Pero hasta ahora no ha logrado su objetivo (debido a su método no científico).
Aporto esta contribución debido  a que quería señalar la esencia espiritual oculta de la homeopatía. Muchos médicos no tienen ni la menor idea sobre ello. En las clases de los cursos de formación se usan diversas formulaciones pseudocientíficas: energía vital, información, etc. Los médicos que estudien a fondo la homeopatía comienzan practicando el método EAV, la medicina china, etc. pueden llegar a caer en las trampas del ocultismo. Sus puntos de vista comienzan a cambiar gradualmente, y no es nada fácil el liberarse a uno mismo de todo esto…”

Termino con las palabras de la Escritura Santa: “y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia.” Ef 5, 11

Anuncios

2 thoughts on “Homeopatía y ocultismo

  1. ENFERMEDADES INVENTADAS. LOS INVENTORES DE ENFERMEDADES
    http://www.revistafusion.com/2005/marzo/temac138.htm

    Léanse este libro:
    Los inventores de enfermedades. Cómo nos convierten en pacientes. R.Jorg Blech.
    Destino, Barcelona (2005)

    Medicalización de la vida
    http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1699-695X2011000200011

    La medicalización de la vida o el triunfo de la medicina
    http://www.elsevier.es/es-revista-revista-sociedad-andaluza-traumatologia-ortopedia-130-articulo-la-medicalizacion-vida-o-el-13134517

    Medicalización de la vida. «Etiquetas de enfermedad: todo un negocio.»
    http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656713001844

    -John Virapen, Ex-CEO de Eli Lilly and Company denuncia a la industria farmacéutica.

    Parte 1.-http://www.youtube.com/watch?v=hEzmZcc_UYE
    Parte 2.-http://www.youtube.com/watch?v=PMog-YAo5iw&feature=relmfu
    Parte 3.-http://www.youtube.com/watch?v=gnMjUg1Fi4g&feature=relmfu

    Y aquí les dejo la interminable y creciente lista de trastornos. ¿Quién no padece muchos de estos trastornos enumerados? Si tu crees que eres una persona sin trastornos o sana es porque no te has analizado bien.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Manual_diagn%C3%B3stico_y_estad%C3%ADstico_de_los_trastornos_mentales#Clasificaci.C3.B3n_de_los_diferentes_trastornos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s