La ruta del Éxodo. “El monte Sinaí está en Arabia.” (Gal. IV, 25)

Sina enim mons est in Arabia

El monte Sinaí está en Arabia. (Gal. IV, 25)

Es llamativa esta afirmación de San Pablo contenida en su epístola a los gálatas. ¿Pero es que no está el monte Sinaí en la península de Sinaí, que de este monte seguramente recibió el nombre? Sin embargo, San Pablo inconfundiblemente sostiene que el monte Sinaí está en Arabia, y lo hace como el que se refiere a algo conocido sobre todo a los judíos de su tiempo:

“Hay en todo esto un simbolismo: estas dos mujeres representan las dos Alianzas. La primera Alianza, la del monte Sinaí, que engendró un pueblo para la esclavitud, está

representada por Agar, porque el monte Sinaí está en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, ya que ella con sus hijos viven en la esclavitud.” Gal. IV, 24-25

Aclara más esta circunstancia la traducción de la Casa de la Biblia:

 

“Esto es una alegoría, pues las dos mujeres simbolizan las dos alianzas: una proviene del monte Sinaí y engendra hombres para la esclavitud; es la simbolizada por Agar(notad que Agar hace referencia al monte Sinaí, que está en Arabia) y corresponde a Jerusalén de ahora que, junto con sus hijos, sigue siendo esclava.”

En una dirección similar va la siguiente traducción croata:

“Poque Agar signfica el monte Sinaí que está en Arabia” (traducido al español de una traducción croata).

Esta aclaración la Vulgata la presupone y se corresponde más con la primera traducción:

“quæ sunt per allegoriam dicta. Hæc enim sunt duo testamenta. Unum quidem in monte Sina, in servitutem generans, quæ est Agar : Sina enim mons est in Arabia, qui conjunctus est ei quæ nunc est Jerusalem, et servit cum filiis suis.”

Sin embargo, la siguiente traducción de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra más bien expresa la incredulidad de que San Pablo dijera que el monte Sinaí está en Arabia, sino utiliza una expresión que permite no afirmar tal cosa y seguir creyendo (porque se cree que es lo correcto), de que el monte Sinaí realmente está en la actual península de Sinaí:

“Todo esto tiene un sentido alegórico, porque estas mujeres representan los dos testamentos: uno, el del Monte Sinaí, que engendra esclavos, es Agar. La palabra “Agar” en Arabia designa el monte Sinaí y corresponde a la Jerusalén actual, que es, en efecto,  esclava junto con sus hijos.”

De aquí, en efecto, no se concluye necesariamente de que el monte Sinaí está en Arabia. Y esto es, no obstante, lo que sin ninguna duda afirmó San Pablo. O sea, Dios, que es el autor de la Sagrada Escritura.

De acuerdo, dirán algunos, ¿y tú qué propones? ¿Qué realmente está en Arabia? ¿Qué se han ido allá en la alfombra de Aladín? Pues para no creer eso, tendrás que aportar algunos indicios de que tal circunstancia realmente se corresponda con la verdad.

Pues de eso, en efecto, se trata en este trabajo.

Descargar el archivo en pdf en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s