¿Kasper habla solo, o en comunión con Francisco?

Parto de la siguiente información aparecida en Infocatólica (y luego reproducida en Adelante la Fe):

EN UN LIBRO SOBRE EL SANTO PADRE

El cardenal Kasper dice que Lutero forma parte de la «gran tradición» de la Iglesia en la que se incluye el Papa Francisco

L’Osservatore Romano ha publicado varios extractos de un nuevo libro del cardenal Kasper, dedicado al papa Francisco. El Papa, según el purpurado alemán, es un radical en el sentido de poner énfasis en las raíces del mensaje del evangelio y el gozo que le acompaña. El Santo Padre, asegura «no defiennde una postura liberal sino radical» y no es «tradicionalista ni progresistas». Kasper situa al actual pontífice en una lista de santos y doctores de la Iglesia entre los que incluye al heresiarca alemán Martín Lutero.

20/02/15

lutero

Ver también

(Catholic Culture/InfoCatólica) Citando a Nietzsche, Sartre, Heidegger y otros escritos de los siglos 19 y 20, el cardenal Kasper asegura que el hombre moderno carece de alegría. El mensaje del Evangelio, que trae renovación y alegría, es la fuente de la que brota «toda doctrina cristiana y la disciplina moral».

Así como el Evangelio es la fuente de la doctrina, la caridad es la fuente de la vida moral, indica el purpurado. El énfasis del Papa sobre las raíces del Evangelio y de la caridad, sin embargo, no «elimina la así llamada verdad secundaria o incómoda,» ni muchas verdades «desechadas como menos vinculante.»

El cardenal Kasper añade que el énfasis del Papa en la centralidad de la proclamación del mensaje del evangelio y la vida de caridad, le sitúan dentro de una «gran tradición» que incuye, de diversas maneras, a San Agustín, San Francisco, Santo Domingo, Santo Tomás de AquinoMartín Lutero y el Concilio Vaticano II.

Opinión de Lutero sobre el Concilio de Trento

Martín Lutero dijo lo siguiente sobre Concilio de Trento, que ratificó la doctrina católica que negaban los protestntes:

“Habría que hacer prisionero al Papa, a los cardenales y a toda esa canalla que lo idolatra y santifica; arrastrarlos por blasfemos y luego arrancarles la lengua de cuajo y colgarlos a todos en fila en la horca… Entonces se les podría permitir que celebraran el concilio o lo que quisieran desde la horca, o en el infierno con los diablos”.

Tomado de “Lutero y la unidad de las Iglesias (Card. Joseph Ratzinger)”

———————————————————————————————————-

Pues bien, comento la citada noticia, lo cual “naturalmente” no sale publicado:

“Kasper tiene razón, desde su concepción de la Iglesia, claro.

Kasper está en perfecta comunión con Francisco, que actúa, y a veces habla, según pensamiento compartido con Kasper, al cual ha nombrado uno de sus más estrechos colaboradores.”

En la misma notica publicada en Adelante la Fe, la comentarista Maite C dice entre otras cosas:

“No hay que cerrarse en banda con Kasper, tan sólo es la punta del iceberg. Sí el Vicario de Cristo no estuviera conforme con lo que dice el cardenal alemán, claramente estaría ya suspendido.”

Poniendo el dedo en la llaga y señalando con claridad el problema. Pero le contesto:

“Maite C, estás equivocada. El Vicario de Cristo no puede estar de acuerdo con Kasper.”

Y luego añado, aclarando porque me parecía conveniente, contestando también a ricardo de Barcelona:

“ricardo y Maite C, he sido muy directo: si Francisco está de acuerdo con Kasper, podemos creer que está confundido; y en tal caso debe ÉL MISMO rectificar. Si no lo hiciera, quedaría planteada la pregunta SI EN TAL CASO (o sea el caso que estamos viviendo) realmente tenemos un Vicario de Cristo, o no. ”

Y este último comentario, el más doloroso y el más grave de los anteriores, todavía no ha sido publicado en la noticia. Sea publicado o no, es precisamente esto sobre lo que quería hablar.

Es obvio que en la esfera política un ministro no puede tener declaraciones ajenas a la política defendida por el presidente o primer ministro. Si ocurriese tal hecho, el ministro o rectifica, o dimite. Y si ni rectifica ni dimite, es porque en realidad es un alter ego de la máxima autoridad.

Eso lo entiende todo el mundo, así se funciona y esa es la forma habitual de funcionamiento en la política, y en general en la transmisión de cualquier opinión emitida desde una autoridad o institución. Así, y con razón, lo han entendido y Maite C y ricardo de Barcelona, porque es pura lógica tal proceder.

Y allí aparece el problema, muy grave, ante el cual e Infocatólica y Adelante la Fe, amén Religion en Libertad, etc., nombrando páginas que proclaman ser ortodoxos en la fe, y todos los sacerdotes y simples católicos que van detrás, enmudecen. O, mejor dicho, esconden la cabeza en la arena. Porque no se atreven a dar el siguiente paso, a realizar la siguiente reflexión necesaria.

Esta reflexión es: ¿Francisco está en comunión con Kasper, o no? Hace poco puse por escrito una reflexión respecto a la rectificación de Juan XXII respecto a su temeraria exposición, en tres homilías, de una doctrina extraña a la contenida en la Revelación, sobre la visión beatífica de los justos después de la muerte. Pues bien, Juan XXII que a pesar de que, como señalé, en ese momento no pronunció herejía alguna, aunque sí una opinión equivocada (contradecía y la Escritura y la Tradición, aunque todavía no fue definido como dogma el tema que él abordaba), tuvo que rectificar. ¿Y por qué tuvo que rectificar? Porque, de alguna manera, le obligaron. Porque el Vicario de Cristo no puede, con pertinacia, defender algo equivocado.

Francisco ha nombrado a Kasper, de cuya “teología” señalé errores capitales en este largo ensayo (Una mirada a la teología de Walter Kasper), uno de sus más estrechos colaboradores. Es notoria su calificación de la “teología” de Kasper como “teología de rodillas”. Ciertamente, también debemos preguntarnos cómo es posible que Juan Pablo II lo nombre obispo en 1989; cardenal en 2001, conteniendo su “Jesús, el Cristo” (entre otros), escrito antes de ser obispo siquiera afirmaciones miserables; en 1994 fue nombrado co-presidente de la Comisión Internacional para el diálogo luterano-católico; en 1999 fue nombrado Secretario del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. ¿Cómo es posible que este hombre sea miembro de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, para las Iglesias Orientales? ¿Consejos Pontificios para la Cultura, para el Diálogo Interreligioso? Etc. Colaborando y no siendo extraño durante todo este tiempo ni al cardenal Ratzigner ni a Benedicto XVI. Algún día todas esas preguntas serán respondidas.

Por lo tanto, no se puede decir que Francisco desdice, en este punto al menos, a Juan Pablo II o a Benedicto XVI. Pero ahora estamos con esta situación apremiante, y la misma debe ser abordada con toda seriedad y gravedad. Porque nadie puede criticar, desde la postura “oficial” al menos, a un “católico” que comparte las ideas de Kasper. Por eso mismo Francisco debe pronunciarse. Porque un Vicario de Cristo no puede defender esta “línea”.

Se puede objetar que el silencio de Francisco, o la falta de declaración explícita en apoyo de la “teología” (lo de “teología de rodillas” es tan solamente un acto de “buena educación” y exigencia de una “oratoria protocolaria”) y afirmaciones de Kasper, se interpreta como que él no piensa necesariamente como Kasper, y en tal caso realmente no se pronuncia. Sin duda, es el juego de siempre. Dejo caer las cosas y posturas, pero no me pillo los dedos. Se me entiende a perfección, pero yo no me pillo los dedos. Y entonces aparece una tal “línea de Francisco”, la vimos reflejada en el Diario de Sevilla con ocasión del ataque preparatorio a Padre Santiago:

diariosevilla

¿Ha entendido esta “línea” el sacerdote, de la diócesis de Sevilla, que en la misa por la Duquesa de Alba daba comunión a una pareja conocida de hábitos notorios?

Comunión sinodal

Victorio y Lucchino 2

victorio_lucchino

Etc., etc. ¿Qué está pasando aquí? El problema de esta “línea” lo abordaré más adelante, ahora voy a terminar con la cuestión propuesta. Debemos recordar que un hereje puede administrar válidamente los sacramentos, consagrar, ordenar, etc. Por ejemplo, un obispo hereje puede ordenar válidamente a otros obispos. Que eso da lugar a un cisma, por ejemplo, es otro asunto, pero el sacramento puede ser válido. Sin embargo, el papado no es un sacramento. Aquí ocurre que Jesucristo mismo entrega las llaves de la Iglesia a tal persona, concediéndole la gracia para ser su Vicario. Con lo cual, la enseñanza (esta debe ser constante y reafirmada, no cualquier dicho ocasional) del Vicario de Cristo, es la enseñanza de Cristo. Pues bien, ¿me quieren decir que Cristo enseña, o da a entender estas cosas sobre la comunión de los divorciados vueltos a casar, etc., etc.? Afirmar esto sería blasfemar.

Alguno puede recordar: prima sedes a nemine iudicatur”, pero de alguna manera a Juan XXII sí le juzgaron sus cardenales exigiéndole rectificar. Pablo sí juzgó a Pedro en Antioquía porque no actuaba según la verdad del Evangelio. En ese sentido sí se puede juzgar.

Con lo cual, habiendo pasado ya dos años  largos en los que Francisco ocupa la silla de Pedro, es de exigir que Francisco claramente señale su postura. Porque si esta no es católica, Francisco no es papa, ya que Cristo no puede enseñar otra fe.

Anuncios

28 thoughts on “¿Kasper habla solo, o en comunión con Francisco?

  1. No acabo de entender que si la postura del Papa no es católica cien por cien este se convierta en un antipapa. Tuvimos el papa Borgia que tenia muchas amigas y engendró hijos saltándose a la torera los votos y nadie lo ha descalificado de papa, e incluso fue el que instituyó el rezo del Ángelus. Además por más inri el papa Borgia envenenó a sus cardenales oponentes. Por muchos defectos dogmáticos y de vida personal que tenga un papa si ha sido elegido por el Espíritu Santo en el Conclave es el papa legítimo, guste o no guste. Luego cuando excátedra tenga que promulgar unos dogmas a bien seguro debe ser infalible porque lo hace como cabeza del colegio apostólico. Es que si se tuviera que echar fuera a Kasper también tendrían que largarse de la Iglesia la mayoría de sacerdotes y obispos de Austria y Suiza que según tengo entendido están en rebelión contra Roma. Creo que el papa actual pretende conseguir un equilibrio para que no estalle un cisma a nivel mundial aceptando a Kasper con sus diferencias. Es bueno que existan diferencias de criterio dentro de la Iglesia, es normal y humano, pero para no romper la comunión debemos aceptar al papa de turno. Se habla hoy día de otra forma de papado que pudiera englobar a los protestantes también y puede ser que por ahí vayan las líneas de Francisco. Pues leyendo las 101 herejías de Juan Pablo II que se encuentran en la Red quedo asombrado, los papas ya no hablan como antes. En una de estas “herejías” dice el papa Juan Pablo II que las sectas heréticas (protestantes) tienen misión apostólica. Más claro imposible.

    Me gusta

    • No, Silveri. Has comentado varias incorrecciones.
      Comentaremos de lo más importante: el papa Alejandro VI (Rodrigo Borja, en italiano Borgia) tenía siete hijos con dos mujeres, tres con la primera y cuatro con una dama romana Vanozza, con la que tenía cuatro, entre ellos César, Lucrecia y Juan de Gandía. Pero dejó de tener relaciones con la mujer (y cualquier otra) doce años antes de ser nombrado papa.
      En cualquier caso, la vida moral imperfecta o pecadora no es motivo por la que un papa no lo sería, o que una persona no sea nombrada papa. Incluso hay un anatema para el que afirmase que eso no podría ser posible. Preparo un ensayo sobre algunas cuestiones relacionadas.
      Pero como papa hizo bastante bien, bastante mejor que los papas de su época más próxima.

      La cuestión es la enseñanza, esencialmente. Un papa no puede enseñar de forma pertinaz la doctrina que no sea de Cristo.

      Me gusta

  2. Silveri Garrell comete Vd. un error de bulto al afirmar:
    ¨
    “Por muchos defectos dogmáticos y de vida personal que tenga un papa si ha sido elegido por el Espíritu Santo en el Conclave es el papa legítimo, guste o no guste”.

    El Espíritu Santo no elige Pontífice, actúa com un “buen maestro” pero no dicta candidato tal como aseguró en 1997 el entonces Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, cardenal Joseph Ratzinger.


    Dentro ya de la Capilla Sixtina, el momento en que los cardenales se estremecen es el canto del “Veni, Creátor, Spíritus”. Significa que ha llegado la hora de la verdad, de dejarse dominar por una Presencia mayor, por lo divino.

    Pero no es automático. Según explicó el cardenal Joseph Ratzinger en 1997 a la televisión de Baviera, «yo no diría que el Espíritu Santo elige al Papa, pues no es que tome el control de la situación sino que actúa como un buen maestro, que deja mucho espacio, mucha libertad, sin abandonarnos».

    El entonces prefecto de la Doctrina de la Fe, recordó con toda sencillez que, mirando a lo sucedido a lo largo de la historia de los 264 sucesores de Pedro, «hay muchos Papas que el Espíritu Santo probablemente no habría elegido».

    En su opinión, «el papel del Espíritu Santo hay que entenderlo de un modo más flexible. No es que dicte el candidato por el que hay que votar. Probablemente, la única garantía que ofrece es que nosotros no arruinemos totalmente las cosas». Era una visión de fe, que integraba perfectamente dos grandes milagros en la vida sobrenatural: el de la gracia y el de la libertad.

    Me gusta

  3. Mejor que comentar a favor o en contra de… “lo que todos debemos hacer es rezar intensamente” por el Papa, los cardenales, obispos y sacerdotes. Déjense, pues, de críticas y a pedir todos por la Iglesia sin que nadie la ofenda. No olvidemos que es el Cuerpo Místico de Cristo.

    Me gusta

    • Por supuesto: rezar es lo “más importante”, lo que no quita que pongamos negro sobre blanco cuando sea necesario e imprescindible. Sobre todo frente a hechos y palabras que escandalizan, crean confusión y desestabilizan justamente a la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo.

      Me gusta

  4. Beata Ana Catalina Enmerich: Dos papas enfrentados.
    S. Francisco de Asís: En los últimos tiempos será elegido No canónicamente… (fraude en el cónclave como indica Antonio Socci, en su libro: No es Francisco, la Iglesia en la tempestad).
    Arzobispo Fulton Scheen: de la verdadera Iglesia saldrá la falsa iglesia del anticristo.
    La Virgen en la Salette: el anticristo se apoderará de Roma.
    La Virgen en Garabandal: a la muerte de Juan XXIII, ya solo quedan cuatro papas, y comienza el fin de los tiempos.
    2 Tes 2. Catecismo 675. Apocalipsis 13 y 14.

    Me gusta

    • Alejandros, los argumentos deben ser teológicos. Socci cometió varios errores importatntes, el mismo Benedicto salió al paso.

      Pero los argumentos teológicos son muy fuertes. No podemos comulgar con las ruedas de molino, ni hay dos fes, ni dos revelaciones, sino una sola.

      Me gusta

  5. Se trata del Padre Kramer. Sí, proclamó la Sede vacante debido a que decía que, por decir Francisco en EG 247 que la Antigua Alianza no ha sido revocada, ha caído en la herejía.
    El problema es el de siempre: el lenguaje ambiguo, Lo que pasa es que hay parte de la Antigua Alianza que sigue siendo válida, como la de Abraham, pero propiamente esta tiene su cumplimiento en Cristo, por lo tanto tampoco es cierto que tal cual sigue siendo válida. Es válida en Cristo, es decir, prescindiendo de Cristo no puede ser válida. Esto último es lo que no se especifica, con lo cual, al faltar precisión en EG digamos que existe, o se puede ver una “escapatoria”. Sin embargo, volvemos al argumento de este artículo: Francisco debe especificar.

    Más detalles sobre la cuestión:
    Evangelii Gaudium, n. 247 dice: ” Una mirada muy especial se dirige al pueblo judío cuya Alianza con Dios jamás ha sido revocada “.

    El error de Kramer consiste al afirmar lo siguiente:

    “Este texto es una profesión de su herejía, se opone directamente a la definición dogmática solemne del papa Eugenio III y del Concilio Ecuménico de Florencia, y a la doctrina enseñada por el magisterio supremo del Papa Benedicto XIV en Ex Quo Primum, que establece en varias ocasiones y de forma explícita, citando la definición de Florencia, que la Alianza mosaica ha sido “revocada” y “abrogada”.”

    La alianza de Moisés sí ha sido revocada, pero la de Abraham sigue… pero en Cristo. No sin Cristo. Y eso no se especifica. Pero no se puede hablar así.

    Me gusta

  6. Estimado:

    Comprendo muy bien su preocupación. En efecto, dice mucho el hecho de que el Papa Francisco, teniendo a disposición gente tan buena y capaz, haya escogido rodearse de verdaderos traidores. Peor aún. La utilización del primer Angelus para recomendar públicamente la teología de Walter Kasper podría ser indicio de la puesta en marcha de un plan preconcebido por un grupo de clérigos ante la inminencia de la renuncia de Benedicto XVI y del cual el Cardenal Bergoglio habría sido visto como el hombre adecuado para llevarlo a cabo. E incluso la misma introducción del debate acerca de la comunión sacrílega podría tratarse de una suerte de cortina de humo para desviar la atención de otras cuestiones más delicadas, como podría ser la reforma a la Curia y del Papado. En fin. Son muchas las cosas que aquí se pueden elucubrar, pero creo que permanecerán, al menos por un tiempo más, en el plano del enigma para los fieles de a pie como nosotros.

    Por ello considero apresurado y poco prudente pronunciarse públicamente acerca de la ilegitimidad del Papa Francisco sin considerar algunos aspectos y dificultades que parecen de sentido común y muy a tener en cuenta ante la eventualidad de tener un “Papa hereje”. Y aquí sin entrar en la opinión de algunos de los doctores que han tratado este asunto, me parece oportuno señalar lo siguiente:

    1. Que el Papa tendría que imponer formalmente y a toda la iglesia una enseñanza manifiestamente herética, es decir, contraria a un dogma de fe que haya sido expresamente definido por la Iglesia (no basta un mero error teológico ni una ambigüedad que dé lugar a interpretaciones contrapuestas). Y para esto me parece que no es suficiente lo señalado en calidad de doctor privado ni lo que ha sido dicho confusamente por medio de discursos, homilías, catequesis y encíclicas que muchas veces, a raíz del tenor con el que acostumbra a expresarse el magisterio postconciliar, contienen enseñanzas contrapuestas. Al menos en apariencia. Por esto mismo creo que aquí dependemos en gran medida del nivel de explicitación y de imposición de la enseñanza herética.

    2. Con prescindencia de lo que particularmente podamos ver los fieles y del juicio que tengamos ante tal eventualidad, me parece que es necesario que se levante una voz autorizada en la Iglesia para señalar, como mínimo, su preocupación acerca de la manifestación herética del Papa en su Magisterio, es decir, que exista una constatación de la misma por parte de un grupo de obispos y de cardenales que gocen de buena fama doctrinal.

    3. Si se llega a constatar la herejía por medio de alguna autoridad eclesiástica, parece de sentido común que el Papa que haya expresado tal enseñanza herética tenga derecho a un proceso justo en donde se determine qué era exactamente lo que quería expresar y –lo más importante– si adhiere formalmente o no a tal enseñanza herética (al menos que dé una explicación), para proceder a la defenestración y escoger un nuevo Papa. O al menos, que manifieste pública e inequívocamente su adhesión a tal herejía, en caso de que no sea posible someterlo a un proceso, por las razones que sean (p.e. que nadie puede juzgar al Papa). En cuyo caso el Papa herético se haría responsable ante Dios de provocar un cisma, pues los cardenales fieles tendrían la obligación de escoger otro Papa.

    Entonces pienso que hay que confiar en Dios y esperar el pronunciamiento de la autoridad legítima ante el intento de imposición de una doctrina herética a la Iglesia universal por parte de un Papa que solo dejaría de serlo en el caso de que se tenga constancia de su adhesión formal (no sólo material) a aquella doctrina que trata de imponer. Y para esto parece necesaria la autoridad. De lo contrario la Iglesia podría irse fragmentando en decenas de iglesias particulares acéfalas, todas sospechando unas de otras, lo cual supondría serias dificultades para la conservación de la fe y la administración de los sacramentos.

    Por lo pronto parece oportuno manifestar nuestro descontento junto con exigirle al Papa Francisco que se pronuncie, como ha hecho en repetidas ocasiones el Cardenal Burke.

    Pero sobre todo no dejemos esperar en Nuestro Señor, que no nos va a dejar huérfanos. Y que Él mismo se encargará de suscitar a quienes den testimonio en el momento adecuado.

    Saludos

    Me gusta

    • Estimado SBV,
      le responderé al punto 1 que me parece más importante, en los demás no hay problemas.
      ¿Dónde pone que el papa es un hereje notorio solamente si intenta imponer una doctrina?
      Será un hereje notorio, da igual si se trata de magisterio ordinario o extraordinario, si es evidente y manifiesto lo que piensa, defendido por él con convicción y pertinacia,

      Uno es hereje cuando lo es, cuando lo que dice y afirma, sin duda alguna manifiesta lo que está pensando. Y si tal cosa no está de acuerdo con la Revelación, no hay que seguir. No hace falta ninguna declaración de la Iglesia para tener tan postura. Si uno dice que en la Eucaristía no está el Señor realmente presente, con su Cuerpo, Sangre y la Divinidad, por poner un ejemplo, y se reafirma y tal postura, no necesito más.

      Por lo demás, nadie puede juzgar al Pontífice, sería absurdo. Pero lo que dice, sí. Si lo que dice no es coherente con la Doctrina de la Iglesia, ya está.

      Finalmente, su postura, puede ser peligrosa (en otro extremo entiendo que sería un sedevacantismo “por oficio”). En la práctica podría dar lugar a que el que esté en el trono de Pedro pueda decir cualquier cosa, y como nadie interviene, pues todo vale. Más o menos es lo en parte lo que estamos viendo. Y para no decir que Francisco no habla con corrección, hacen mil malabarismos para señalar su “ortodoxia”. Cuando a veces tal tarea es muy difícil, simplemente no hablan del tema.

      Me gusta

      • Estimado:

        No solamente respecto del Papa sino hacia cualquier católico parece justo hacer, al menos, la distinción entre la difusión de su herejía y su adhesión a la misma, pues muchas veces las personas actúan movidas por motivaciones que los hacen pasar por encima de sus convicciones o no tener bien asentadas las mismas. Por ejemplo, cuando un joven X cree internamente que Jesucristo es verdadero Dios, pero sin embargo frente a sus amigos protestantes niega y difunde explícitamente esa creencia con el único fin de agradarles y conservar su amistad. Podría también darse el caso de una persona que por defecto de formación y por negligencias personales cree y enseña doctrinas no católicas o heréticas sin por ello tener la intención de desvincularse de la enseñanza de la Iglesia, pues cree firmísimamente que lo que profesa es lo que manda y enseña la Iglesia (o al menos que se tolera dentro de ella), como sucede con muchísimas personas que colaboran en las parroquias.

        Tratándose, pues, de una cuestión tan delicada, existen asimismo muchos otros matices a considerar, si lo que se pretende es llegar a la certeza de que una persona ha adherido formalmente a la herejía. De ahí la existencia de tribunales para determinar estas cuestiones y, en nuestro caso, la necesidad de la autoridad cardenalicia, que actuará cuando Dios así lo disponga, para preservar la indefectibilidad de la Iglesia, que no admite Pontífices herejes.

        En cuanto al pensamiento de Francisco, tengo clarísimo que ha proferido frases gravísimas e incluso heréticas, como sucedió con la negación del cielo como lugar y la proclamación de la salvación universal de todos los hombres. Pero aquí parece justo insistir en la necesidad de la autoridad para determinar si Francisco es o no es hereje (formalmente hablando), pues el Papa y cualquier ser humano tiene como mínimo derecho a dar una explicación acerca de la significación exacta de sus palabras. Esto lo digo refiriéndome a lo que es menester para llegar a la certeza de su ilegitimidad, pues mientras esperamos que la autoridad se pronuncie, está clarísimo de que todos los católicos estamos obligados a resistir a tales enseñanzas en razón de la obediencia a una autoridad superior, que está por sobre el Pontífice. Pero más que eso no podemos hacer. Defenestrar a un Papa es algo que está fuera de nuestra competencia.

        Respecto al rol de los distintos medios de comunicación, me parece comprensible que no quieran hablar de los problemas de este pontificado, pues se encuentran en una situación dificilísima en donde cualquier exceso o defecto de prudencia podría ir en detrimento de la fe de algunas personas que viven en una realidad papolátrica creada por estos mismos medios (de ahí sus malabares para justificar la ortodoxia de Francisco), además de atraerles la persecución de una jerarquía que en su mayoría parece estar muy contenta con este Papa.

        Vivimos tiempos muy difíciles. Y por lo mismo parece atinado esperar pacientemente un poco más. Sobre todo cuando vemos que hay cosas que nos invitan a la esperanza, pues no sólo la palabra “herejía” (Müller y Sarah) ha hecho su aparición, sino que la resistencia católica ya tiene un rostro visible: Burke, que reaccionará –no lo dudemos– cuando Dios se lo inspire.

        Me gusta

  7. Estimado SBV,
    pues precisamente de eso se trata: de que Francisco debe hablar claro. A un pontífice no se puede ni debe resistir. Eso no es católico. En la bula “Unam Sancatam”, Bonifacio VIII indica claramente que todo católico debe someterse al pontífice. Ahora bien, al Juan XXII no se sometieron; al menos no lo entendieron literalmente, sino objetaron con toda claridad: oiga, debe rectificar esto y lo otro.

    Nosotros podemos juzgar las FRASES, no al pontífice. Si la frase ni el párrafo ni nada está de acuerdo con la doctrina de la Iglesia (para eso esta se da para que la conozcamos y tengamos en cuenta; una afirmación no puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo), no le hacemos caso y exigimos, sí, exigimos un lenguaje correcto.

    “No solamente respecto del Papa sino hacia cualquier católico parece justo hacer, al menos, la distinción entre la difusión de su herejía y su adhesión a la misma, pues muchas veces las personas actúan movidas por motivaciones que los hacen pasar por encima de sus convicciones o no tener bien asentadas las mismas. Por ejemplo, cuando un joven X cree internamente que Jesucristo es verdadero Dios, pero sin embargo frente a sus amigos protestantes niega y difunde explícitamente esa creencia con el único fin de agradarles y conservar su amistad. ”

    Se trata justamente de eso: usted es Pedro, dice serlo. Pues enseñe como tal, mejor dicho como Vicario de Cristo. Cristo no enseña lo que usted está diciendo, punto.

    En mi caso es muy fácil, soy un laico. Pero si fuera un obispo, también lo tendría claro: no obedecería a Francisco mientras no vea una doctrina católica. Porque tal vez estoy ante un impostor, lo siento mucho.

    ¿Ha visto esta noticia en Infocatólica?:

    DECLARACIÓN DEL CARDENAL SARAH SOBRE EL SÍNODO
    «La Iglesia en África se opondrá firmemente a cualquier rebelión contra la enseñanza de Jesús y el Magisterio»

    Pues eso. Por otra parte, si seguimos la línea que expone, podríamos tener caso de una persona que sentada en la silla de Pedro le de un beso a Bafomet y todos tan tranquilos: “es que hay que averiguar lo que piensa”. Mire, que no. Sabemos lo que es la doctrina de la Iglesia, y lo que no. El Vicario de Cristo no puede predicar el error. Le pongo otro ejemplo, que pasó en la historia aunque no se trate de ningún papa. Un día Zwinglio en la misa se da la vuelta a los fieles diciendo que él no cree en la presencia real. ¿Qué debo pensar sobre su intención? No necesito ninguna declaración de la Iglesia para saber que no debo comulgar. Mire, SBV, que no nos mareen.

    Me gusta

  8. Encima:

    “Continuamente estoy haciendo declaraciones, dando homilías… eso es lo que yo pienso, no lo que los medios dicen que pienso”

    http://www.infovaticana.com/2014/12/07/continuamente-estoy-haciendo-declaraciones-dando-homilias-eso-es-lo-que-yo-pienso-lo-que-los-medios-dicen-que-pienso/

    En insider:

    ¿Cambia la «doctrina tradicional»?

    «Siempre hay temores, pero porque no leen las cosas, o leen una noticia en un diario, un artículo, y no leen lo que decidió el sínodo, lo que se publicó. ¿Qué es lo que vale del sínodo? La relación post sinodal, el mensaje post sinodal y el discurso del Papa… Yo no tengo miedo de seguir este camino, que es el camino de la sinodalidad. No tengo miedo porque es el camino que Dios nos pide. Es más, el Papa es garante, está ahí para cuidar eso también».

    «Voy haciendo lo que tengo que hacer. Sería anormal que no existieran puntos divergentes»

    http://vaticaninsider.lastampa.it/es/reportajes-y-entrevistas/dettagliospain/articolo/francesco-francis-francisco-37934/

    Me gusta

    • Es gravísimo. Si no tiene miedo a seguir ese camino quiere decir que el cisma para él es un mero daño colateral que hay que sufrir para purificar la Iglesia de los “tradicionalistas”. Confiemos en que Dios suscitará a los suyos en su debido momento.

      Me gusta

  9. Estimado SBV, una cosa es la infalibilidad pontificia, y otra la cuestión de herejía. Repito, esta no está ligada a un documento que pretenda ser infalible, sino a la persona del hereje, en lo que él piensa.

    No obstante, y repito, este pensamiento debe ser contumaz, pertinaz. San Pedro mintió en el patio ante una criada, pero se recuperó. No pasa nada. Lo que no puede ser es que uno se mantenga decididamente en una cuestión que choca con la doctrina que es muy clara. Por eso debe rectificar. Si no, a un papa no se le puede resistir y todos deberíamos hacer lo que hace Francisco, por ejemplo, recibir a un Diego o Diega, decirle que lo (la) aceptamos como es, etc. Esto no puede ser. De otras cosas ya hablaremos.

    Me gusta

  10. Estimado SBV,
    ciertamente, los hechos de Asís son muy graves, cosas parecidas han ocurrido con Pablo VI y Benedicto XVI, pero ahora mismo no estamos en esa época, sobre cuyos hechos pienso exactamente lo mismo que ahora: estos hechos tenían que ser reclamados, corregidos. Si no, a nadie se en virtud de coherencia con el magisterio de Juan Pablo II se le puede reprochar que, por poner un ejemplo, deje un Buda encima del sagrario como se hizo en Asís. Todos estos hechos tendrán que ser abordados un día, con todo rigor.

    Porque si no, ocurrirá como está ocurriendo ahora mismo, que en la Catedral de Santiago se ha permitido el año pasado bailar y hacer sus cultos a unos santoistas japoneses. Eso es una profanación en toda regla. Y sin embargo se alienta desde la misma Iglesia. Eso es un crimen. Uno reclama estas cosas y te dirán que eres un exaltado, sedevacantista, integrista, etc. Y lo que uno reclama es que una y toda catedral esté dedicada solamente a culto católico, nada más. Es el mundo al revés. No tienen derecho a estas cosas, el papa tampoco.

    No obstante todo ello, se ha procedido a la canonización de Juan Pablo II. Por lo que la Iglesia lo propone como un modelo de vida cristiana. De allí que sus actos son imitables. Pues evidentemente que no, como algunos señalados, otros sí, pero un pontífice no puede tener puntos flacos o turbios en la doctrina.

    Bien, pero ahora estamos con Francisco, promovido a cardenal junto con Kasper por Juan Pablo II en 2001 (el mismo día) y no estando “lejos” Ratzinger. Entonces, principalmente me ocupo de esta cuestión.

    En cuanto a los papas anteriores, ya puntualicé en el caso de Juan XXII que este no defendió ninguna herejía, ya que esta no era definida dogmáticamente como tal hasta el momento, pero se opuso a lo contenido en la Escritura y Tradición, con lo cual cometió un hecho gravísimo, pero rectificó.

    Respecto a Liberio y Honorio debo decir que es muy difícil juzgar desde esta distancia. Hay datos contradictorios sobre los casos. De todas formas parece que se podría tratar de poca advertencia en el primer caso, y en el segundo de poca claridad. Motivos por los que Bellarmino no los consideró antipapas, ya que estos deberían tener ocasión para o rectificar o expresar su contumacia. No parece que la advertencia estuviera presente en los dos, no obstante, reprobable su actuación. Y de hecho, fue reprobada con posterioridad. Pero aquí tenemos toda una actuación que dura sin cesar, y ya está bien. Se trata de toda una línea que chirría con lo revelado y enseñado desde el principio de la Iglesia. No se puede seguir así.

    “Vuestro hablar que sea sí, sí; no, no.” “Una fuente no puede hacer brotar agua salada y dulce.” Dice el Señor y luego Santiago. Hoy se podría preguntar, ¿oiga, con qué agua nos quedamos? Se sabe cómo es el agua transparente de la fe.

    Me gusta

  11. De El País, 21 02 15:
    http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/21/actualidad/1424540682_473382.html
    El Papa Francisco revisa la teología del infierno

    “Francisco está llevando a cabo una revisión de la Iglesia para acercarla a sus raíces históricas.

    El último golpe de gracia lo ha dado en un momento un poco más solemne que en sus charlas habituales con los periodistas. Esta vez ha aprovechado, días atrás, su discurso a los nuevos cardenales para recordarles que el castigo del infierno con el que la Iglesia ha atormentado a los fieles no es “eterno”.”

    Quicumque:

    39. Y los que hicieron el bien gozarán de vida eterna, pero los que hicieron el mal irán al fuego eterno.
    40. Esta es la fe católica, y quien no la crea fiel y firmemente no se podrá salvar.

    Pero aquí no pasa nada, nadie protesta, nadie reclama,… ¿qué es esto?

    Me gusta

    • El texto que trae nos induce a pensar que el Papa cree, fundado en su pésima formación postconciliar, que la eternidad del infierno es un añadido posterior y ajeno a la Revelación cristiana.

      En cuanto a su pregunta, podría tratarse de la Pasión del Cristo Místico.

      Me gusta

  12. Creo que conviene considerar y meditar el siguiente texto del Compendio de moral Salmaticense:

    De la herejía, y apostasía

    P. ¿Qué es herejía? R. Que es: Error voluntarius, et pertinax contra aliquam veritatem fidei jam susceptae. Dícese error, por ser su asenso falso: voluntarius, porque sin voluntad no hay culpa: pertinax, esto es, que sabiendo la definición de la Iglesia, no asiente a ella, sino que disiente: contra aliquam veritatem; pues si fuese en cuanto a todos el error, sería apóstata; fidei jam susceptae; porque si antes no la recibió, será pagano, o judío.

    P. ¿El que por miedo o sin él ofreciese incienso a los ídolos, o hiciese otra cosa contra la fe, pero sin error interior, sería hereje? R. Que no, porque no hay herejía sin disenso voluntario, y error interno acerca de la fe. Por la misma razón no lo es tampoco el que padece involuntariamente graves tentaciones contra la fe, o de blasfemia contra Dios, y sus Santos. El mejor modo de vencerlas es despreciarlas absolutamente, o divertir el pensamiento a otras cosas.

    P. ¿Es hereje el que duda en la fe? R. Que la duda puede ser positiva o afirmativa, y negativa o suspensiva. La primera se da, cuando sabiendo que la Iglesia ha definido alguna verdad como de fe, duda de su certeza. La segunda es, cuando ocurriendo duda, se suspende el juicio. En el primer caso será herejían el dudar de de la verdad definida; porque el que así duda, juzga virtualmente no ser infalible el testimonio de Dios, o que la definición de la Iglesia no es regla cierta de nuestra fe. En el segundo no lo es; porque no hay asenso contrario a la verdad revelada, sino una suspensión [187] del asenso. Para resolver con prudencia en los casos particulares, se ha de mirar a la condición de la duda, y de la persona. No dar crédito a la revelación privada, si se conoce ciertamente ser de Dios, es herejía, bien que el que la negase, no se reputaría en el fuero externo como hereje, ni quedaría sujeto a las penas impuestas por la Iglesia contra los que lo son, porque en el fuero externo no se oponía a su definición, ni a las verdades que ella propone. El que negase una proposición deducida de otra inmediata de fe, no sería hereje, v. g. negar esta: Christus est risibilis, que se deduce inmediatamente de esta otra de fe: Christus est homo, por no ser aquella inmediatamente revelada; pero debería ser castigado como hereje, por dar suficiente fundamento para ser reputado por tal.

    P. ¿En qué consiste la pertinacia necesaria para la herejía? R. Que en disentir de la verdad de la fe después de propuesta suficientemente; y así no se requiere detención de tiempo, pudiendo en un instante verificarse el disenso. S. Tom. 2. 2 q. 11. art. 2. De aquí se infiere, que será hereje el que disiente de las verdades de la fe, propuestas por el Obispo o Inquisidor como reveladas; porque una vez que se propongan como tales por esos ministros distinguidos de la Iglesia, se han de tener por suficientemente propuestas. Ni bastará para excusar de serlo al que disienta de su fe, el decir, que no las reputa en tal caso por suficientemente propuestas; porque él mismo está manifestando su pertinacia en no creer; y si dicha excusa valiese, no habría hereje que no pudiese con ella sanear su herejía.

    http://www.filosofia.org/mor/cms/cms1186.htm

    División y penas de la herejía

    P. ¿De cuántas maneras es la herejía? R. Que en primer lugar se divide en material y formal. La material es, cuando alguno cree o pronuncia alguna cosa contra la fe, ignorando que lo sea. Esta propiamente no es pecado de herejía, aunque alguna vez podrá haber en ella culpa; como si un católico ignorase venciblemente alguna verdad de fe, y por esta ignorancia errase acerca de ella. La formal se verifica, cuando alguno cree o habla alguna cosa contraria a la fe, sabiendo serlo.

    Lo segundo se divide la herejía en pure interna, pure externa, y mixta de interna y externa. Si el error queda sólo en la mente, sin que en manera alguna se manifieste en lo exterior, será pure interna. Si se manifiesta en lo exterior error que no hay en la mente, será pure externa. Y finalmente será mixta de interna y externa, cuando el error interno se manifiesta suficientemente en lo exterior del modo que después diremos. [189]

    Lo tercero puede ser la herejía manifiesta per se y oculta per accidens, y manifiesta omnibus modis. Esta última se verificará, cuando el error mental se manifiesta a la presencia de alguno o algunos, y aquélla cuando aunque se manifieste exteriormente, no hay testigo alguno de esta manifestación; como si Pedro estando a solas cerrado en su aposento dijese en voz sumisa, y sin que nadie le oyera: Cristo no es verdadero Dios, y así lo creyese en su mente.

    […]

    P. ¿Excusa la ignorancia de la herejía, y de la excomunión? R. 1. Que la ignorancia crasa y supina excusa de esta culpa, y de la excomunión que se incurre por ella, porque el que así ignora no se opone con pertinacia a la autoridad de la Iglesia, ni a las verdades reveladas. R. 2. Que no excusa de la censura la ignorancia afectada, si proviene de una voluntad prava de errar más libremente en la fe, y oponerse más desembarazadamente a la autoridad de la Iglesia; porque el que así quiere ignorar, repugna sujetarse a ésta, y desprecia su autoridad; y por consiguiente es hereje. Mas si la dicha ignorancia sólo procediese de tedio o negligencia en saber la verdad, excusará de la herejía, y excomunión, por cuanto el que la tiene no se declara pertinaz contra la autoridad de la Iglesia, sino que antes bien se supone dispuesto para deponer su error, y abrazar su doctrina, en entendiendo ser ésta de fe.

    http://www.filosofia.org/mor/cms/cms1188.htm

    Me gusta

  13. Estimado SBV,
    esto se entiende perfectamente para un fiel; menos para un clérigo. Pero el papa no se puede permitir esto. “Y tu (Pedro), una vez convertido, confirma en la fe a tus hermanos”. O sea, el que tiene que confirmar a sus hermanos contradice el Evangelio (su gusano no pasará, fuego eterno, concilios dogmáticos, anatemas… ¿por tener una “mentalidad” posconciliar?

    Volvemos a lo mismo: el Vicario de Cristo no puede enseñar el error (para la enseñanza se pide convicción). Han pasado ya dos años. ¿Algún cambio?

    Una pregunta, SBV. ¿Usted está en comunión con Francisco? ¿Cree lo que él? Yo no, Yo veo lo que dice y hace, y como no es católico, no estoy en la comunión. Tendría que rectificar y todo decir en católico para que diga que estoy en comunión. Yo no doy mi aprobación ni comparto tantas cosas que él dice.

    Me gusta

  14. Estimado SBV,
    primero, no soy un sedevacantista, pero tampoco tengo postura antisedevacantista. Admito la posibilidad real de que en estos mismos momentos podamos tener ese caso. Por lo que:
    1º No veo al papa en Francisco.
    2º Del hecho de que yo no lo vea, no quiere decir que él no lo sea; por eso me abstengo de una afirmación firme. Pero dudo, me hago preguntas. No puedo seguir a este hombre. Y si fuera un pontífice, debería.
    3º Por lo tanto, pienso que es necesario que lo tengamos claro, él debe declarar su postura sin fisuras. Y en muchos casos. Por ejemplo, lo de los castigos eternos. Hay una sola respuesta a esto: SÍ, O NO. Debe decir con claridad lo que piensa.

    Otro ejemplo: « Yo fui a Turquía como peregrino, no como turista. Cuando fui a la mezquita no podía decir: “¡Ahora soy un turista!”. Vi aquella maravilla, el gran muftí me explicaba muy bien las cosas, con mucha humildad, me citaba el Corán, cuando habla de María y de Juan el Bautista. En ese momento sentí la necesidad de rezar. Le pregunté: “¿Rezamos un poco?” Y él me respondió: “Sí, sí”. Yo recé por toda Turquía, por la paz, por el muftí, por todos y por mí… Dije: “¡Señor, acabemos con estas guerras!” Fue un momento de oración sincera. » (Conferencia de prensa en el avión de regreso de Turquía el 30 de noviembre de 2014 : http://www.news.va/es/news/dialogo-unidad-y-paz-entre-los-temas-tratados-por)

    « Compartir nuestra experiencia de cargar la cruz para arrancar de nuestros corazones la enfermedad que envenena muestras vidas: es importante que hagan eso en sus reuniones. Los que son cristianos, con la Biblia; los musulmanes, con el Corán. La fe que vuestros padres os han inculcado siempre os ayudará a avanzar. » (Dirigiéndose a inmigrantes recibidos en una parroquia romana por la Jornada mundial de los inmigrantes, el 19 de enero de 2014 : http://www.romereports.com/pg155489-francis-to-refugees-christian-or-muslim-the-faith-your-parents-instilled-in-you-will-help-you-move-o-enhttps://www.youtube.com/watch?v=Oe1gl_rxFZc

    « La religión tiene derecho a expresar su opinión al servicio de las personas, pero Dios nos ha creado libres: la injerencia espiritual en la vida de la gente no es posible. » (Entrevista con el Padre Antonio Spadaro s.j. director de la Civiltà Cattolica el 19, 23 y 29 de agosto de 2013 – Cf. p. 14: https://www.aciprensa.com/entrevistapapafrancisco.pdf)

    En fin, para qué seguir. Todo esto es notorio y al alcance de cualquiera. Repito que para saber si uno es hereje, hay que conocer su pensamiento, no si lo enseña “obligando” a aceptarlo porque se trata de un pontífice. Jesucristo no puede dar las llaves del Reíno de los Cielos a uno que no enseñe su doctrina. Repito, el papado no se recibe por un sacramento, mediante la Iglesia (la elección en un cónclave es una simple condición), sino es el mismo Jesucristo el que da las llaves. Por eso un obispo puede ser hereje, pero el papa no. Si lo es, no puede ser papa. Porque no puede cumplir la misión de enseñar. De allí se deduce el error de la herejía conciliarista. Un concilio no puede deponer a un papa, ya que no ha sido el concilio o los obispos o algún obispo que le ha entregado las llaves, sino Cristo mismo. Por eso un papa tiene autoridad superior a todo el concilio. Es él el que tiene las llaves. La Iglesia solamente puede constatar de que estamos ante una persona que no puede ser papa.

    Después de la elección, nosotros confiamos de que Jesús le ha entregado el papado, pero si con la enseñanza o con los hechos mediante los cuales esta persona realiza su cometido, contradice lo revelado… es necesario aclarar el asunto de forma clara y definitiva.

    Me gusta

  15. Como detalle curioso que tuve noticia hace mucho tiempo y que usaron los abogados del Diablo para desacreditar la santidad de Juan Pablo II, es el detalle de que en una de sus misas celebrada en África en su visita de viaje, se permitió salir a leer unas lecturas a una mujer nativa con los pechos al descubierto. Lo he googleado y no lo he podido volver a encontrar pero si recuerdo haberlo leído hace unos cuantos años.

    Me gusta

  16. Estimados,
    Silveri, esa anécdota tiene el peso en cuanto la inconveniencia, lamentable y no deseable, pero para ir más allá, ni se puede ni debe. Lo de Asís fue grave, originó muchos problemas en la Iglesia. Teológicamente insostenible por completo, pero justificado de alguna manera en Nostra Aetate:
    https://iudicamedomine.wordpress.com/2014/11/07/en-torno-a-nostra-aetate/
    lo cual no es ninguna justificación. Pero insisto, estamos en esta situación actual que es la que prima.

    SBV, mire este artículo:
    http://www.panodigital.com/articulo/p-iraburu-a-pamplona-o-al-pozo
    El P. Iraburu insiste en confundir mientras se empeña en aclarar

    El autor cita un artículo del Padre Iraburu, señalando lo siguiente:

    “Y aún hay otros que, siendo católicos ortodoxos, sufren angustia al leernos, e incluso desesperación. Están de acuerdo con lo que decimos; totalmente de acuerdo. Pero no aceptan que barbaridades doctrinales como las que denunciamos y refutamos se sigan proclamando impunemente, y procedan incluso a veces de Obispos y Cardenales. Sufren lo indecible al conocer, con ocasión de nuestros combates doctrinales, los atroces errores que se difunden a veces en parroquias, catequesis, noviciados, seminarios, facultades de teología, universidades católicas, editoriales y universidades «católicas», sin que se vean combatidos eficazmente. Se exasperan al comprobar que no pocos maestros de graves errores contra la fe son incluso promovidos a cargos importantes en la Iglesia. Aseguran en sus comentarios que avanzamos derechos hacia el abismo, y que, si Dios no lo impide, estamos en el umbral de un cisma de proporciones incalculables. Algunos anuncian la inminencia del Anticristo. No son lefebvrianos ni filolefebvrianos. No cargan contra el Concilio Vaticano II y contra el Papa actual y sus predecesores. No; hasta ahí no llegan… Pero están tremendamente desconcertados y doloridos, angustiados y desesperados… ¿Qué haremos nosotros al comprobar un día y otro esas reacciones?”

    Luego el autor continúa:

    “¡Claro que no cargan contra el Papa ni contra el Concilio! a Dios gracias no son lefebvrianos… dice Iraburu. Lo que quiere decir que ven todo lo que deben ver, menos sus causas primeras, las que explican el resto de lo que ven.

    Y de allí su angustia y hasta desesperación… Porque sus maestros, personas como el venerable p. Iraburu, no les permiten ver aquello que sería su solaz y consuelo. Esto que ocurre no es imposible sea obra de papas (y otros, obviamente) pero además está profetizado.

    Estos papas han sido malos gobernantes, flojos o heterodoxos en doctrina, en diverso grado, y están produciendo un cisma, a ojos vista. Sobre los tiempos del Anticristo, es materia de opinión, pero no de desesperación para las personas con Fe. Más bien huir asustado de esta posibilidad es muestra de poca Fe.

    ¿Cómo puede un hombre inteligente y erudito como el P. Iraburu realizar una negación tan obtusa? ¿Es que acaso no son los papas mencionados los responsables finales de todos estos desastres? ¿Acaso y de un modo evidente no son ellos los promotores de muchos de estos males, no habilitaron lo que sucedió luego con sus palabras y su ejemplo?”

    Señala un problema que se debe resolver y abordar. Más de uno busca enfrentarse al mismo. Y es justo lo que debemos hacer.

    Yo por supuesto que no estoy desesperado, sino dolido por la situación de la Iglesia. Me gustaría no escribir sobre estas cuestiones, ni dejarlo en público, pero lo hago. Me parece absurda esta actuación: “Santidad, siga usted diciendo lo que le plazca, yo decidiré lo que es para escuchar y lo que no”. Más o menos es su postura. Usted y no pocos como usted considera al papa como si fuera una especia de cáscara, simplemente está allí, y es un “modernista”, que “no tiene claras ciertas cosas”, etc. ¿Pero cómo puede ser esto? Eso es intolerable.

    Me gusta

  17. SBV, usted parece que comparte el argumento con Williamson: “mejor un papa malo, que ninguno”.
    O sea, siempre hubo malos papas. A decir la verdad, estos eran más bien una exigua minoría (muy pocos hubo indignos, habla en estos términos el catecismo de San Pío X). No obstante, no es esa la cuestión. No es la cuestión si uno es un mal católico, sino si es un no-católico en el caso más grave, o más sueve si piensa como uno que no es católico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s