¿Y ahora qué? Reflexiones en torno a los resultados electorales del 24-M

Para la siguiente reflexión partiré del artículo de Jorge Vilches, columnista de Libertad Digital, titulado: Católicos contra el Papa, en el que analiza la postura de León XIII frente al Carlismo, y en general respecto a la actuación política de los católicos españoles de los finales del siglo XIX. He de recordar que el artículo contiene importantísimas inexactitudes y falsas interpretaciones, muy fácilmente refutables, pero también contiene referencias a unos hechos concretos que sí sería importante abordar, y en cuanto sea posible – a ciento y treinta años de distancia, a pesar de tantas diferencias entre las sociedades de entonces y la contemporánea, es sorprendente constatar la existencia de una fuerte analogía entre el esquema mental utilizado por sectores determinantes de las dos épocas -, deducir de los mismos aplicaciones a nuestra situación actual.

leon_xiii_2

Afirma Vilches:

Un sector no soportó que el papa León XIII (1878-1903) quisiera que los católicos europeos aceptaran el liberalismo y participaran en la política sin cuestionar el régimen; es decir, que separaran política y religión. Atrás quedaba la encíclica Quanta Cura (1864) y su apéndice, el Syllabus, obra de Pío IX, en el que se condenaba, entre otras cosas, el liberalismo y la autonomía de la sociedad civil.

 

El integrismo se resistió a aceptar la sociedad de su tiempo, la mentalidad y la cultura de la época. Las libertades de expresión, reunión, asociación, manifestación, imprenta o cátedra, el ejercicio de los derechos individuales y hasta el mismo sufragio universal, la democracia, todo eso le parecía un conjunto de elementos perniciosos para el ser humano; una fuente de corrupción y condenación.

La afirmación del primer párrafo es simplemente falsa. León XIII seguía condenando el régimen liberal, o la constitución de los estados al margen de los derechos de Dios y de la Iglesia, como no podía ser de otra forma; basta consultar su encíclica Libertas, sobre la libertad y el liberalismo, o Inmortale Dei, sobre la constitución cristiana de los estados, junto a otros documentos suyos capitales. La continuidad de su magisterio con la de Pío IX era notoria. León XIII, así como su sucesor, Pío X, eligieron el encierro voluntario dentro de los muros vaticanos en protesta por la pérdida de los Estados Pontificios y las pretensiones liberales. Durante los dos pontificados mencionados, los católicos en Italia seguían teniendo por reseña: ni elegidos, ni electores; es decir, la total abstinencia de la participación en la vida política de aquel régimen promovido por los carbonarios. Los católicos italianos podían participar en la sociedad solamente ejerciendo su labor profesional, o desde las asociaciones benéficas y culturales. Lo sorprendente es que al final de ese periodo, tampoco le fue tan mal a los católicos: los liberales más moderados tuvieron que solicitarles apoyo frente al incipiente comunismo.

Pero, para España, León XIII no quiso que los católicos se abstuvieran de su implicación política, incluso si esta implicara la participación y militancia en los partidos parlamentarios que defendieran los derechos de Dios y de la Iglesia. Pero eso no quería decir que León XIII aceptara la democracia, tal cual, sino que asumía que esa, y no otra, no la del Antiguo Régimen, era la situación de Europa de aquellas años en los que a Él le tocó guiar la Iglesia siendo su cabeza visible en la Tierra. Es decir, la postura de León XIII era sencillamente prudencial, debido a la situación y circunstancias de su tiempo. En otras palabras, el Papa dirigía a los católicos como mejor le parecía, dadas las complicadas relaciones políticas decimonónicas.

La Revolución Francesa todavía era muy reciente, y sus implicaciones y consecuencias funestas y rabiosamente anticlericales, presentes por doquier. Atrás quedan, y no tanto en los años, y mucho menos en la mente, largos destierros de Roma, – no de meses, sino de años – de los papas Pío VI y Pío VII. Europa había cambiado radicalmente, y los papas, asistidos por la luz del Espíritu Santo en su misión, no podían no verlo. No era tiempo, pues, de estériles nostalgias de tiempos pasados, sino de abrazar la amarga cruz del presente. Es cierto que la Iglesia es indefectible, y que las Puertas del Infierno no prevalecerán, pero según se actúe de una u otra forma, millares de almas pueden perderse en el Infierno para siempre. Y esa es la realidad, y esa es la tremenda responsabilidad de cada uno de nosotros, y de los papas elevada a la enésima potencia. Si hay que rezar por alguien en este mundo, es por el papa.

Por lo tanto, el Papa no había aceptado el liberalismo, ni el Nuevo Régimen, ni la libertad de conciencia, ni la democracia, como absurdamente Vilches pretende mostrar o tal vez convencerse a sí mismo, sino sencillamente quería que los católicos asumieran que este es el nuevo campo de la batalla al cual habían sido arrojados, y en el cual tenían que actuar, aunque sea en contra de su voluntad. Que la democracia no puede traer nada bueno, ya se encargaron de mostrar y Platón, y Aristóteles, definiéndola como corrupción de la República. Con argumentos tan simples como pesados y ciertos de la elegancia y elocuencia de la lógica clásica: un gandul no puede tener la misma consideración que un trabajador, ni el “voto” del primero se ha de tener en cuenta; así como de las personas viciosas, frente a las virtuosas. Son los sabios, y además mayores de cincuenta años cuando ya las pasiones les pueden menos, los que deben, según Platón, gobernar la República. La democracia es dar gusto al pueblo, hasta despilfarrar todo patrimonio legítimo de la polis.

 

Si a estas reflexiones clásicas añadimos los datos que proporciona la razón iluminada por la fe revelada, la conclusión no puede ser más clara: la concupiscencia hará que la mayoría, en tantísimos casos por no decir siempre, opte por lo degradante. Y si no, tiempo a tiempo. De allí que, los Vicarios de Cristo tenían que pensar lo que pensaron y enseñar lo que enseñaron. De hecho, el intento de algunos intelectuales católicos franceses, comprometidos con el movimiento Le Sillon, al cual intentaron promover y exportar como partido y experiencia política, fue frenado en seco por Pío X: las ideas de Le Sillon (a cuyos miembros sí se reconocieron buenas intenciones – en sus comienzos – y desvelos por los marginados mostrados por amor a Jesucristo), promovían, entre otros errores, descansar y emanar la autoridad pública del pueblo, la utopía de la sociedad igualitaria, etc. Más clara condena del sueño democrático, no pudo existir. Como no podía faltar, la encíclica Notre charge apostolique, del 23 de septiembre de 1910, sobre los errores de “Le Sillon” y la democracia, estaba repleta de citas del magisterio de León XIII (en concreto, de Diuturnum illud – 1881, Graves de Comuni – 1901).

 PIO-X

[ Debo realizar aquí un parrón. La clarividencia de San Pío X en su condena a Le Sillon fue impresionante. Basta reproducir algunos, no párrafos, sino frases de la Encíclica para evidenciar su increíble actualidad en nuestros días. Incluso, me atrevo a decir, que nosotros podamos y mejor entenderla y mejor aplicarla que aquella generación de los católicos en víspera de la primera guerra mundial. Además, podremos reconocer algún que otro personaje:

  1. La “Junta democrática de Acción Social” propicia una imposible y peligrosa mezcolanza de religiones y convicciones.

He aquí, fundada por católicos, una asociación interconfesional para trabajar en la reforma de la civilización,…

Esto supuesto, ¿qué pensar de la promiscuidad en que se encontrarán colocados los jóvenes católicos con heterodoxos e incrédulos de toda clase en una obra de esta naturaleza? ¿No es ésta mil veces más peligrosa para ellos que una asociación neutra? ¿ Qué pensar de este llamamiento a todos los heterodoxos y a todos los incrédulos para probar la excelencia de sus convicciones sobre el terreno social, en una especie de concurso apologético, como si este concurso no durase ya hace diecinueve siglos, en condiciones menos peligrosas para la fe de los fieles y con toda honra de la Iglesia católica? ¿Qué pensar de este respeto a todos los errores y de la extraña invitación, hecha por un católico, a todos los disidentes para fortificar sus convicciones por el estudio y para hacer de ellas fuentes siempre más abundantes de fuerzas nuevas?”

Cardinal Martini, archbishop of Milan, guides a march during the meeting of world religions in Milan in 1994

bergoglio-hanukkah-december-2012

  • El “Sillonismo” pretende ser una nueva religión.

Nos tememos algo todavía peor. El resultado de esta promiscuidad en el trabajo, el beneficiario de esta acción social cosmopolita no puede ser otro que una democracia que no será ni católica, ni protestante, ni judía; una religión (porque el sillonismo, sus jefes lo han dicho… es una religión) más universal que la Iglesia católica, reuniendo a todos los hombres, convertidos, finalmente, en hermanos y camaradas en “el reino de Dios”. “No se trabaja para la Iglesia, se trabaja para la humanidad”.”

38 Deforman el verdadero Evangelio y a Cristo, descartando su divinidad y acentuando sus virtudes sociales.

Cuando se aborda la cuestión social, está de moda en algunos medios eliminar, primeramente la divinidad de Jesucristo y luego no hablar más que de su soberana mansedumbre, de su compasión por todas las miserias humanas, de sus apremiantes exhortaciones al amor del prójimo y a la fraternidad.”

Porque, si Jesús ha sido bueno para los extraviados y los pecadores, no ha respetado sus convicciones erróneas, por muy sinceras que pareciesen; los ha amado a todos para instruirlos, convertirlos y salvarlos. Si ha llamado hacia sí, para aliviarlos,
los, a los que padecen y sufren, no ha sido para predicarles el celo por una del igualdad quimérica. Si ha levantado a los humildes, no ha sido para inspirarles el sentimiento de una dignidad independiente y rebelde a la obediencia. Si su corazón desbordaba mansedumbre para las almas de buena voluntad, ha sabido igualmente armarse de una santa indignación contra los profanadores de la casa de Dios, contra los miserables que escandalizan a los pequeños
…”

Ha sido tan enérgico como dulce; ha reprendido, amenazado, castigado, sabiendo y enseñándonos que con frecuencia el temor es el comienzo de la sabiduría y que conviene a veces cortar un miembro para salvar al cuerpo. Finalmente, no ha anunciado para la sociedad futura el reino de una felicidad ideal, del cual el sufrimiento quedara desterrado, sino que con sus lecciones y con sus ejemplos ha trazado el camino de la felicidad posible en la tierra y de la felicidad perfecta en el cielo: el camino de la cruz. Estas son enseñanzas que se intentaría equivocadamente aplicar solamente a la vida individual con vistas a la salvación eterna; son enseñanzas eminentemente sociales, y nos demuestran en Nuestro Señor Jesucristo algo muy distinto de un humanitarismo sin consistencia y sin autoridad.]

Dicho todo esto, queda evidente que la afirmación de Vilches no supera el más mínimo criterio histórico, ni por supuesto teológico: es falso lo que dijo en cuanto al magisterio de León XIII. Pero sí recordó un hecho histórico cierto, y no discutible: León XIII no apoyó a los Carlistas en su rebelión política contra el Régimen, sino quiso la participación de los católicos en la vida política española del final del XIX, o sea, en el Nuevo Régimen. El apoyo de León XIII al partido Unión Católica liderado por Alejandro Pidal era manifiesto y notorio. Pero, recuerda Vilches,

 carlismo caricatura

[Una caricatura de los carlistas en la revista satírica La Flaca, 1873]

Esto era inaceptable para el catolicismo integrista. Los carlistas, dirigidos por Cándido Nocedal y los periódicos El Siglo Futuro (Madrid) y El Correo Catalán, iniciaron una campaña para impedir la colaboración del catolicismo con el régimen de la Restauración. Su objetivo era crear un movimiento católico contra el liberalismo y la UC. Y lo consiguieron organizando una romería a Roma a principios de 1882.

La maniobra carlista fue criticada por los obispos, por lo que el Papa decidió que no hubiera una peregrinación nacional, sino varias regionales, dirigidas por los episcopados. Esto enconó aún más los ánimos de los integristas, y en consecuencia se repitió el conflicto en la celebración de los centenarios de Santa Teresa y Murillo. Los insultos en la prensa a la UC eran continuos; les llamaban “mestizos” y “liberales”, que a su entender eran sinónimos de malos católicos y enemigos de la Iglesia.

La frase que acabo de resaltar me recuerda, a la postura de algunos simpatizantes de AES, por ejemplo, o incluso ahora mismo a la cerrazón de algunos miembros de VOX: no soy capaz de votar otra cosa; y peor aún: no es cristiano no votar a nuestro partido; el que no lo hace, es un traidor, etc. Naturalmente, hay un mar, hay un océano mejor dicho, entre la Unión Católica de Pidal, y el PP, para ser más concreto. Pero este tema lo abordaremos ya al final. Mientras, hemos de recordar un hecho irrefutable: “La situación llevó a que Alejandro Pidal viajara a Roma en diciembre de 1883 para pedir instrucciones a León XIII sobre el futuro de la UC. El Papa le dijo que integrara ésta en su partido más afín, el liberal-conservador de Cánovas. Así las cosas, Pidal entró en el gobierno canovista el 18 de enero de 1884, como ministro de Fomento. Esto irritó al tradicionalismo,…

¿Cómo es posible esto? ¿Qué un papa, que había condenado con total claridad los postulados esenciales de la democracia que prescindía de Dios y se establecía en el árbitro supremo de lo que es bien y de lo que es mal, ahora sugiera la colaboración de un partido católico con otro que no lo era, y además participando con todas las de la ley en el Nuevo Régimen, tan denostado? Simplemente: porque esta era la realidad. Nuestros sueños y anhelos no pueden devolver una sociedad cristiana. La sociedad en la que los católicos estaban inmersos era esa, y ninguna otra. Una característica esencial del espíritu cristiano es el realismo, pisar firmemente el suelo, aquí y ahora y en ninguna otra parte; aquí, donde se gana el cielo. Aquí y ahora, con lo que te ha tocado.

Los carlistas no podían aceptarlo. Su idea era más importante, y lo demostraron en la práctica con toda contundencia: no quisieron colaborar con la UC, prefiriendo que cayera el gobierno conservador de Cánovas para que le sustituyera uno liberal, de Sagasta. Tal cual.

¿A que les suena esto? ¿No prefieren, salvando la inmensidad de la distancia – aunque una adecuada escala puede arreglar algunas cuantas cosas – algunos a Podemos frente al PP? Sí, lo prefieren, de hecho, pero de esto otra vez me ocuparé en las reflexiones finales.

 carmena

[Manuela Carmena y Eduiardo Leira fueron casados por Jesús Aguirre en agosto de 1967 en Madrid. ÁLBUM FAMILIAR. El Padre Jesús Aguire dejó el sacerdocio años más tarde, casándose con la duquesa de Alba. El marido de Carmena le pidió: “Quisimos que nos casara en nombre de los hombres y no de Dios”]

rita_maestre

[Rita Maestre (Podemos), portavoz de los asaltantes a la capilla de la UCM en 2011, tendrá escaño y previsiblemente una concejalía en Madrid, como ‘número 3’ de Carmena, que podrá pactar con el PSOE.]

asalto capilla

Aquí es justo, desde la perspectiva teológica e histórica, considerar otras cosas muy, muy importantes, algunas de las cuales Vilche omite, o tal vez incluso desconoce:

Primero, para contextualizar: el gobierno de la Iglesia no está sujeto a la infalibilidad. El papa podía haberse equivocado al no apoyar a los carlistas, tal vez. Sin duda alguna, a ciento y treinta años vista, la colaboración y participación de los católicos en los regímenes liberales ha supuesto solamente un plano inclinado… hacia abajo, y además de forma constante. Tal vez hubiera sido mejor invitar a los católicos unirse y apoyar decididamente la causa carlista. Tal vez, no lo sabemos. En pro de esta idea podría mencionarse, aunque no sea lo mismo, pero algo creo que tiene que ver, la postura de la Iglesia frente a los cristeros en primer lugar, y respecto a la guerra civil española. A los cristeros se les apremiaba a deponer las armas en el momento en el que no estaban mal militarmente; la situación estaba status quo. Se pretendió posiblemente una salida conciliadora. No resultó de las más felices. Por eso, no me extrañaría que estos sangrientos acontecimientos de las primeras décadas del siglo XX hicieran a la Iglesia mirar con otros ojos la situación de la guerra civil española.

 cristero sacerdote fusilado cristeros colgados cristeros_misa_amp cristo rey 27

Segundo, puede que no te guste la orientación que dio el papa, pero en esto hay que actuar como un soldado: la orden con la que no estás conforme, debes de obedecer. Es el papa, el Vicario de Cristo, la cabeza visible de la Iglesia, un papa verdadero, y no como el que hoy se presenta por papa, que yo no le veo papa por ningún lado, ustedes verán. Un papa que, como no puede ser de otra forma, enseña la doctrina católica, pastor supremo de los fieles, y allí ha de mostrarse la docilidad de un fiel decente: obedeciendo. Además, desde la perspectiva incluso práctica, los carlistas tenían que haber pensado que si el papa no te apoya, no esperes la adhesión de las masas de católicos a tus acciones. Es inútil.

En cambio, lo que sí pudo ser muy útil, no lo podemos juzgar ya que no ocurrió, podía haber sido la colaboración efectiva y de corazón – ¡el papa lo pidió! -, de los carlistas con la UC. Sería más que posible que tal estrategia hubiera supuesto y la conservación – paradójicamente -, del pensamiento carlista, y la evitación del gobierno liberal de Sagasta. Quién sabe cuántas decepciones se podía haber evitado la nación española, e incluso la hispanidad, y cuánto provecho podía haber recibido Europa entera de este proceder. Pero no sucedió.

Tercero, el portavoz, el nuncio de León XIII en España era… el Cardenal Rampolla.

rampolla2

Todo parece indicar, los datos históricos salidos a la luz después de décadas lo hacen muy creíble, que el cardenal Rampolla era masón. Sin duda, su comportamiento y acciones eran conciliadores con las ideas liberales. No buscaba la confrontación, sino la participación de los católicos en el Nuevo Régimen. Su influencia entre la alta jerarquía era enorme. El solo hecho de haber sido casi elegido pontífice en 1903, a expensas del veto efectuado y entonces canónicamente permitido, del Emperador del Imperio Austro-Húngaro, Francisco José, lo confirma sobradamente. El nuevo papa, Pío X, lo intentó alejar lo máximos posible de los puntos vaticanos claves, pero no lo tenía nada fácil. La influencia de los modernistas la deja por escrito con su puño y letra el mismo papa en la Encíclica Pascendi. Un prelado allegado y en la órbita de Rampolla, Gasparri, llega a ser cardenal en 1907, y posteriormente secretario de estado bajo el reinado de Benedicto XV. Otro patrocinado por Rampolla fue el obispo Tedesci, mentor del joven seminarista Roncalli, futuro Juan XXIII. El mismo nombrará cardenal a Montini, futuro Pablo VI, a pesar de expresa voluntad de Pío XII de no hacerlo. Es decir, las ideas de la participación católica en la vida pública, respetando la legítima autonomía de lo temporal, tan presentes en el Vaticano II tuvieron su germen en el último cuarto del siglo XIX bajo las acciones y sugerencias diplomáticas de Rampolla.

 giovane_roncalli

Pero repito, puede ser que los carlistas tuvieran razón, y todo lo que tú quieras, pero el papa, al final y al cabo, había pedido una determinada postura a los católicos españoles, y los simpatizantes del movimiento carlista no le obedecieron. Creo que no faltaré a la verdad si digo que fue por la falta de humildad. Y también que las consecuencias de tal obstinación fueron desastrosas.

APLICACIÓN A LA ACTUALIDAD

 

¿Qué acción realizo cuando doy mi voto a un partido? Antes que votar a favor de un determinado programa, participo en la democracia, tal cual es en estos momentos. Si es mala, es decir, autosuficiente, autocomplaciente, legitimando o no a fuerza del conteo de los votos a cualquier ley, por muy depravada que esta esté, la asumo. Participo en la misma aunque, y ojalá, metafísicamente esté en contra de la misma por las razones expuestas.

 nuevo concejal

[¿Nuevo concejal?]

De forma que, a mi voto le puedo dar, personalmente, para mi conciencia, el valor de un testimonio. Pero yo a mí mismo. Lo que también ocurre en la realidad es que mi voto forma parte del cómputo general capaz de condicionar resultados bien diferentes. Diríamos, yo voto, sentimentalmente o por convicción si se prefiere, por alguna determinada idea conocida principalmente a mí mismo, pero al mismo tiempo voto por el resultado de la votación también causada por mi voto. Esta es la realidad, se quiere aceptar o no.

El voto a AES en Madrid está en extinción, menos de mil personas han votado a este partido de más de una década de efímera existencia. Sus resultados son cada vez más insignificantes. Algunos dicen que representan el voto simbólico o testimonial a favor de la vida, familia, raíces cristianas, etc. Naturalmente, al menos no consta en su programa, no pretende explícitamente prohibir el divorcio, o la libre circulación de ideas heréticas, etc. Es decir, procura hacer el máximo bien posible, aunque consiente implícitamente con muchas cosas que no fueron siquiera toleradas por la Unión Católica de Pidal. Es decir, todavía podríamos metafísicamente sacarle muchos defectos. Sus simpatizantes lo defienden como la mejor opción posible en la actualidad. Esperan tal vez que sea el germen de la regeneración española, y siguen aguardando su momento. Otros simplemente lo tienen por plataforma con la que expresar un rechazo a la cultura de la muerte, etc., aunque me imagino que les gustaría sacar al menos algo más de votos. En definitiva, electoralmente AES no se puede tener en cuenta, no afecta a nadie ni en una dirección ni en otra. Es un “partido político” con una pérdida galopante de votos.

VOX en cambio es capaz de obtener resultados más significativos. Y más de lo que se podría esperar, y más de lo que reconocen sus propios dirigentes. Por ejemplo, en Murcia la mayoría absoluta del PP se ha perdido por mil votos. Si los de VOX les hubiesen votado, no existiría el riesgo del gobierno de los aliados de Podemos. En Madrid otro tanto. La alcaldía se ha perdido por los votos que se fueron a VOX. Esperanza es el problema de España; y en vez de Esperanza, habrá tomates plantados en los jardines madrileños, para que te lo comas, si quieres cultivar alimentos ecológicos, claro está. Aunque quizás dispongan del abono de caca de perro, rezumados con el mercurio de las pilas tiradas, pero vamos, serán tomates que te los podrás llevar a casa. Y si te cansa cultivarlo, pues tendrás alimento gratis de Carmena, no te preocupes, ¿para qué vas a trabajar, al menos mientras dure?

Desde VOX pintan, con graves omisiones, los resultados de esta forma:

voxconcejales

Ciudadanos, señores, se sitúan en el “centro”, o “centro izquierda” donde hay mucho voto. Sí, hay muchos que no les importa un pimiento el Concordato que, como problema principal de España, debería ser revisado. O el problema de España es la Guardia Civil, que debería ser desmilitarizada, siempre según Cd’s. O la prostitución debe ser legalizada. Para todo ello hay mucho voto. El voto de VOX, en cambio, es a la derecha del PP, como máximo a lo que puede aspirar es al hundimiento del PP, para ocupar su lugar. Pero ese lugar ya no existirá. Antes de eso, la oposición no socialista será neutralizada. El mismo PSOE será absorbido por las arenas movedizas de podemos que lo tragarán como por un embudo. Y luego podrá haber comités en los barrios, y controles, y muchas más cosas. Antes de que VOX pueda hacer algo, toda España podrá sucumbir en el caos. Esa es la realidad, querido amigo, y no tu gráfico.

Tu voto tal vez contribuya a otros tantos miedos y desastres:

laconcejalpp

Y si llevas a tus hijos a los colegios concertados de los influenciados por el liberalismo del Opus, pues quizás tengas que buscar otro colegio porque estos a lo mejor se queden sin concierto; o sea, que los lleves a esos públicos, donde tus hijos tendrán oportunidad de convivir con los jóvenes de tantas etnias y nacionalidades distintas y donde podrán aprender tantas cosas divertidas. Y a lo mejor vuelva tu hijo un día y te dice no sé qué cosa de la masturbación y no sé qué más. En fin, todo ello.

 franco

[Un consejo del “otro lado”]

Por último: ¿puede un católico ser militante del PP? En la situación actual de una España pagana, creo que sí. “Os saludan todos los santos, especialmente los de la casa imperial”, decía San Pablo a los filipenses (Fil. 4:22), refiriéndose a los cristianos funcionarios en una corte de paganos. Funcionarios del Imperio que sancionaba leyes de la columna de desecho, en la que las mujeres podían dejar a la intemperie la criatura nacida no deseada.

Esa sociedad cambió por la predicación del Evangelio, y por la conversión de sus emperadores.

¿Tú crees que tu voto es el reflejo de tus convicciones? Tu voto es una rayita en el conteo, eso es lo que es tu voto. Y tu voto hará que gobierne uno u otro, Cánovas o Sagasta. Con tu voto tú o reconoces la democracia, o es una simple herramienta para ti, como si fuera la calle por la que transitas. Como la calle es un medio para llegar al lugar al cual te diriges, si es que puedas elegir dónde dirigirte, así es la situación política en la que te ha tocado vivir, en concreto, la democracia.

Dejaos del mesianismo político y fatuas esperanzas de cambio mediante el proceso democrático. La liberación de la Civitas humana del lastro de sus pecados no va a venir jamás por la acción política, sino por la predicación de la Palabra de Dios. La liberación del pecado puede venir solamente de Dios. Y Dios lo hará algún día, si lo tiene a bien. No sé si la historia humana, antes de que venga el Hijo del Hombre en su gloria, verá un periodo de paz y armonía, dirigida por las leyes de Dios, inscritas en los corazones de los hombres en toda la Tierra, no habiendo sociedades cristianas por un lado y paganas por el otro, sino siendo aceptado Jesucristo como el Rey del Universo en toda la redondez del globo. Esto tendrá que ser acción solamente del Espíritu Santo, y no nuestra, y mucho menos de nuestras democracias.

 

Pero en este tiempo que tenemos nosotros delante, en función de cómo hagamos, el reino de satanás se extenderá más o menos, más almas irán al infierno, o menos.

Otro día oí un muy buen análisis de un periodista opositor venezolano sobre el paralelismo entre los acontecimientos de su país con los de España. Ellos también partieron de una situación de gran corrupción política durante el anterior gobierno. Pero decía el periodista: “el voto del castigo es muy peligroso, ya que no tiene forma, y al no tenerla, puede desembocar en un ambiente destructivo generalizado si este tiene lugar”. Y lo tuvo, y lo tiene en España. A la objeción de que España no llegará a ser como Venezuela, este contestó: “hace quince años nosotros decíamos que no llegaremos a ser como Cuba”.

Y añadió: “¿saben ustedes que nosotros tenemos un día solamente a la semana para comprar alimentos, que carecemos de lo más básico, que hay cuarenta asesinatos diarios en Caracas?

Esta es la pregunta que se tienen que hacer todos aquellos que dicen: “yo voto en conciencia, no puedo votar otra cosa”. No señor, al votar, que es lo que has hecho como si no, tu cuerpo está en este régimen aunque no lo esté tu alma, tú votas a favor o en contra de los soviets, de los pimientos en los jardines,

jardines ninosoviets soviets

de la apatía con todas sus consecuencias negativas incluidas, violencia incluida, del fin de los conciertos para el colegio de tus hijos, de las filas para comprar leche, etc.

¿Qué  no te importa? Sigue bailando al son de la flauta de tus posibles concejales:

flauta

APÉNDICE

 

De la Conclusión de Notre Charge Apostolique sobre los errores de Le Sillon:

Vosotros, Venerables Hermanos, proseguid activamente la obra del Salvador de los hombres con la imitación de su mansedumbre y de su energía. Inclinaos a todas las miserias, ningún dolor escape a vuestra solicitud pastoral, ninguna queja os halle indiferentes. Pero predicad también denodadamente a grandes y pequeños sus deberes; a vosotros toca formar la conciencia del pueblo y de los poderes públicos. La cuestión social estará muy cerca de su solución cuando unos y otros, menos exigentes de sus derechos, cumplan exactamente sus deberes.

Mas cuiden esos sacerdotes de no dejarse extraviar en el dédalo de las opiniones contemporáneas por el espejismo de una falsa democracia; no tomen de la retórica de los peores enemigos de la Iglesia, y del pueblo un lenguaje enfático y lleno de promesas tan sonoras como irrealizables; persuádanse que la cuestión social y la ciencia social no nacieron ayer;… porque los verdaderos amigos del pueblo no son ni revolucionarios ni innovadores, sino tradicionalistas.

Anuncios

Arte extraño en el logotipo del Jubileo de la Misericordia

Jubilee-Mercy-Logo

El logotipo del Jubileo de la Misericordia es obra de Jesuita Marko Ivan Rupnik.

A primera vista, ¿qué es lo que ven? ¿Les conmueve, les produce compunción espiritual, una elevación del espíritu hacia las cosas de Dios, qué les parece?

Ya a primera vista me echaba para atrás, ya me despertaba sospechas. Dirán, “ah, es que a ti todo te parece bajo sospecha, siempre estás buscando tres patas al gato”, o algo parecido. No obstante, miremos un poco mejor. Es de observación inmediata que Jesús tiene una postura no habitual, hasta indigna por tener toques casi vulgares: parece que el Señor esté rulando sobre patines. ¿Sobre qué, sobre qué “artilugio? Sobre dos tablas colocadas en un ángulo no demasiado grande, algo así como un compás masónico:

sestar

Las manos y las mangas, con un color amarillento, del hombre llevado por Jesús a sus hombros, recuerdan la antorcha, otro conocido detalle masónico. La antorcha está en la mano de la Estatua de la Libertad regalada por los francmasones a los EE. UU., en señal de origen e intención. Los padres fundadores de los EE. UU. eran miembros de las logias que veían necesario emprender un nuevo proyecto para la civilización humana precisamente en una inmensa tierra libre de las pesadas tradiciones europeas.

kip slobode

Los masones “marcan” su “territorio” y consecuciones según simbología que les es propia, aunque siempre con un halo de misterio, pero el cual es bien conocido a los instruidos. Con todo, a todos los demás queda claro y comunicado quién es el jefe allí. Prácticamente todas las instituciones de importancia en los últimos dos siglos llegan bajo su dominio. La antorcha está en la mano del corredor olímpico cada cuatro años, a la gloria del hombre y de sus logros:

olimpijska baklja

Está sobre el tejado de la Biblioteca Central de Los Ángeles:

knjiznica

¿De dónde proviene el símbolo de la antorcha? La Masonería no es un conjunto de hombres poderosos que, aburridos por tener más dinero de lo que puedan gastar, o tiempo que ocupar, digan: “venga, vamos ahora a mover algo a provecho y capricho nuestro”. Habrá de todo, pero eso no les es esencial, ni lo que les da la razón de ser. La Masonería es antítesis del cristianismo. En el cristianismo Dios es el don que se da desde arriba, viene al encuentro al hombre por la gracia que se da por medio de la fe en Jesucristo; la Masonería renueva el antiquísimo engaño gnóstico, cuya raíz está en el diablo mismo, consistente en el esfuerzo del hombre en su ascensión hacia arriba por sus propias fuerzas, cual si fuera una criatura que ha de divinizarse por sí misma, que alcanzar debe el conocimiento de la Luz. Es decir, el acento está en el hombre, frente a Dios. Pero ese acento solamente puede llevar al abismo. “Seréis como Dios”, habló el diablo a los primeros hombres en el paraíso terrenal. El engaño siempre usa de palabras engañosas que presentan la mentira como si fuera verdad. Hasta el final de los siglos el diablo intentará arrancar al hombre a Dios, porque envidia el destino del hombre que, aunque la naturaleza humana fuese inferior a la angelical, siempre puede esperar, por la decisión divina y habiéndose arrepentido de sus pecados, la vida en la gloria de la eternidad. No así el diablo, porque su pecado fue realizado por la malicia que destruyó por completo su naturaleza con la que Dios la había dotado, mientras que el hombre fue seducido.

El diablo pues envidia al hombre hasta la médula de su ser destruido, y lo desea inconteniblemente a su lado, bajo su zarpa. Le desea convencer que es igual a Dios, que Dios es su enemigo y que su liberación viene ya por Lucifer, que le entregará la luz para ver. Esa luz es la que busca el masón, por medio de un perfeccionamiento gradual, y el conocimiento de una ciencia para selectos, escondido a simples mortales; y esa luz tendrá que ser dada a las masas y en ella instruido el resto de la humanidad. Así traerá a Lucifer la totalidad de la humanidad. Por eso ellos serán siempre los “ilustrados”, que por el principio y práctica jacobina harán “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Los brutos deben ser guiados; si con la ayuda de , mejor que mejor.

Es la rebelión a la que incita el diablo levantarse contra la ley de Dios, intentando llevado por la desesperación y el odio tirar al hombre al fango, habiéndolo presentado como divinidad en él mismo.

Moisés recibe las Tablas de la Ley con los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí. “Los derechos del hombre”, por lo tanto, tienen su origen en el cumplimiento y vida de las obligaciones hacia el Creador, y en consecuencia amando a todos los hombres como creados por la bondad de Dios.

moises

¿Y qué es el hombre según los Ilustrados?

mason nuevo hombre

El nuevo hombre nacido de la Revolución Francesa. El hombre con la pala de albañil y mandil, es un “masón libre” o “francmasón”. Apoyado sobre la columna con dos tablas en las que está grabada la “Declaración de los Derechos Humanos y de Ciudadano”, cuya intención es sustituir las Tablas de los Diez Mandamientos de Dios. Apoyado sobre esta “Declaración”, que es base de un Estado Ateo, el Nuevo Hombre pisa y mata al sacerdote, un hombre presentado como ruin y triste, asustado y sin amor, tirando al suelo la Tiara y Corona papal. Él, el hombre lleno de adelanto y majestuosidad. Pero en realidad el hombre que odia, el destructor.  Encima, con grandes letras está escrita el lema de la Masonería: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

El símbolo del Fuego arrebatado y alcanzado por el hombre, de la Antorcha de la luz del conocimiento, es prestado del gnosticismo mitológico griego en la figura del Prometeo que intenta arrebatar la luz a los dioses y entregarlo al hombre:

prometej

La Masonería no se corta lo más mínimo hasta dónde ha llegado su posición y penetración. Altivamente, sin pudor, con despecho y con toda claridad vacilará Prometeo en la fuente del Centro Fockefeller,

prometej 2

En la fuente está escrito con letras grandes: “Prometeo, el maestro de todo arte, el portador de ese fuego que debe ser probado en todo hombre”.

La Antorcha de la Luz de Lucifer está irremediablemente presente en la figura, elaborada con la minuciosa presencia de los signos esotéricos, de Bafhomet – con la antorcha encima de su cabeza -, ídolo adorado por los masones en sus más altos grados.

bafomet

Muchos pensarán que es exagerado considerar la antorcha como un símbolo satánico, pero por desgracia se equivocan. Según los escritos del mismo Antonio Lavey – fundador de la iglesia de Satán -, la doctrina satánica se resume en el enaltecimiento y exaltación del hombre como si fuera Dios. La creencia que va hasta el punto de que el satanista se considere en posesión del poder realizar su propia voluntad sin ningún miedo frente a Dios, o de las consecuencias de sus actos. En el 1861, el ocultista Ephis Levi en el libro “Dogmas y Rituales de Alta Magia”, ha realizado una ilustración de Bafhomet, que acabamos de presentar. El dibujo presenta distintos principios esotéricos, entre los que destaca la antorcha de la iluminación.

Para la plebe, junto con las palomitas en el subconsciente de los a domar, por medio de Columbia Pictures

columbia

entra y empieza a ser conocida una luz que ni en los sueños se podía pensar que existe y para lo que existe.

Echemos ahora un vistazo al óvalo en su posición horizontal

merciful logo horizontal

¿A qué les suena? Tiene forma del ojo que todo lo ve, del ojo de Oziris presente en el vértice de la pirámide gnóstica. También lo encontramos en los billetes de un dólar. Todo junto:

oko skupa

Fijémonos ahora en la cabeza de Jesús y del hombre al que lleva en los hombros. ¿Cuántos ojos podemos ver? Tres, uno pertenece y a Jesús y al hombre llevado. En la página oficial del Jubileo, se encuentra la siguiente explicación de este motivo:

Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo. Así, cada hombre descubre en Cristo, nuevo Adán, la propia humanidad y el futuro que lo espera, contemplando en su mirada el amor del Padre.

¿En Cristo descubrimos la propia humanidad? ¿Para qué quiero yo mi humanidad? Yo necesito a Dios, y Jesús es Dios. Yo necesito ver a Dios en Cristo, como lo es, no a sí mismo ni a mi humanidad. ¡Cuidado!: en Cristo no existe la persona humana, sino es una única Segunda Persona Divina, hecha carne, que en la misma Persona tiene dos naturalezas, divina y humana. En otras palabras, en Cristo no veo a sí mismo, sino al Redentor quién no lo sería, si no fuera Dios. En Cristo puedo ver no a sí mismo, sino mis pecados que Él ha redimido con su sangre y esa Redención se aplica a mi alma y a la alma de cada uno en cuanto estemos preparados arrepentirnos y hacer penitencia por nuestros pecados.

Por otro lado, ¿desde cuándo tres ojos pertenecían a la simbología cristiana? Desde nunca, tal vez entonces tampoco. Pero los tres ojos son una simbología masónica y cabalística:

oka tri

Están presentes desde que el hombre sobre la tierra empezó hacer altares a los ídolos, enseñado en su ignorancia por el mismo diablo, según clarísimas palabras de San Pablo a los gentiles bautizados (1ª Cor 10, 20-21): “No, afirmo sencillamente que los paganos ofrecen sus sacrificios a los demonios y no a Dios. Ahora bien, yo no quiero que  entréis en comunión con los demonios. No podéis beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios; tampoco podéis sentaros a la mesa del Señor y a la mesa de los demonios.” En el fondo, es el demonio y la causa de existir los ídolos y la de sus cultos y teorías. Por lo demás, en el mundo esotérico se explican como el camino hacia el autoconocimiento, alta conciencia o “superconciencia”, la conciencia de lo “espiritual”.

En el hinduismo es archiconocido en la frente de Shiva:

shiva 3

¿Cómo se explica que este motivo esté presente en la antigüedad en las regiones tan distantes unas de otras, como es la frente de Shiva en la India y el ojo de Oziris en Egipto? Por la misma causa e inspiración.

Además, llama la atención aparte esta otra imagen de Shiva, en la que está presentado como carga en sus hombros al cadáver de su amada Sati, por la que llora desconsoladamente dando vueltas por la tierra:

shiva sati

Fíjense en la posición de las piernas, de la inclinación de la cabeza, así como del cuerpo sujetado con las dos manos. Toda la postura es bastante parecida a aquella del logotipo.

CONCLUSIÓN

 

rupnik

¿Rupnik es masón? No lo diré, porque ciertos indicios o analogía con los motivos y simbología masónica no son prueba que el autor de una determinada obra sea masón. Sin embargo, si lo fuera, sería posible que hiciera precisamente de este modo. Pero, soy de otro parecer. Un hombre, un pensador especialmente y por lo tanto también el artista, puede hasta tal punto embeberse de determinada ideología sin percatarse siquiera, de forma que acto seguido plasme su convicción asimilada en su obra. ¿Acaso justifico tal proceder? Dios me libre. Este arte (de este logotipo, no quiere decir de todas las obras de Rupnik; realmente, en las demás de las que pueden ver una muestra haciendo el clic sobre este renglón, no me he percatado de algo similar a lo que estamos comentando) refleja conceptos no cristianos que no allí no deberían estar; ese no es su lugar. Son una expresión posible de conceptos confusos o distorsionados, de dejar de lado la visión y estética cristiana tradicional. Son el testimonio de la penetración de los nuevos pensamientos e ideas, extraños al cristianismo.

Rupnik no es el único. Miren el ojo del óvalo en la Aula de la Audiencia de Pablo VI:

oko audijencija

Así como la escultura tétrica de la “Resurrección de Cristo” en la parte frontal de la misma Aula:

skulptura p vi

skulptura p vi 2

Cuando la escultura fue presentada al público en el año 70, se la describió algo así como “Jesús Resucitado después de la catástrofe nuclear”, o algo así. A mí me parece un fantasma de Halloween, flotando entre las ramas de un gigantesco árbol de una ciénaga, en medio de calaveras humanas colgando. Algunas veces iluminada con una luz fantasmagórica, con tonalidades inquietantes de una violeta fuerte. Perdonen mi realismo al comentar estas obras, pero si hubiera visto algo agradable, no tardaría en elogiarlo. Al menos al final dejaré un broche digno de mención.

Volvamos otra vez al ojo común de Jesús y del hombre. ¿Cristo ve con el ojo de Adán? “Perfectus Deus, perfectus homo” (Símbolo Atanasiano), verdaderos Dios y verdadero hombre, pero no dos personas, sino una, la Segunda Divina; un único sujeto, Dios Hijo. Ese Dios asumió la carne, la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros, no es eso un hombre divinizado, sino Dios encarnado. “…su palabra corroe como gangrena.”, advierte Pablo a Timoteo (2ª Tim 2, 17) en contra de la influencia de los desviados. La “teología” neoarriana de la negación de la divinidad de Jesús, considerándolo solamente un hombre, por encima de cualquier otro pero al final y al cabo solamente hombre; o la herejía nestoriana que enseña dos personas, la humana y la divina presentes en Cristo, se han extendido sobremanera a lo largo de los seminarios especialmente occidentales. Uno de los principales exponentes de esa corriente es el Cardenal Kasper, cuya “teología” el mismo Francisco llamó “la teología de rodillas”, que no siendo ni molestado ni impedido por nadie, y que también en el tiempo en el que todavía no era cardenal (ha sido promovido por Juan Pablo II el 21 de febrero de 2001) difundía abiertamente sus enseñanzas heréticas negando prácticamente los milagros de Jesús sobre el mundo material, diciendo que aquellas descripciones de los mismos son un añadido realizado según la fe que “evolucionaba” de la primera comunidad cristiana, afirmando que los Evangelios no son una descripción de los hechos históricos entre otras cosas, sino expresión de la comprensión de la fe de los primeros cristianos; citando las “teorías de la visión” como la “teoría de la Resurrección” más difundida, no indicando la fe de la Iglesia tal y como siempre se confesaba; para él “la cuestión de la virginidad de María es al menos teológicamente abierta”; presentando la resurrección de Lázaro como si fuera una fábula, una construcción literaria cuyo fin sería “edificar” la fe, etc. Sobre el particular he profundizado en el trabajo Una mirada a la teología de W. Kasper.

¿Qué hay de extraño entonces que cuando la cabeza está envenenada con estos conceptos y convicciones no cristianas, que la misma empiece a balbucear, y en ese balbuceo exprese el engaño del autor de esas mentiras? Ningún milagro que se presente tal evento, eso sí que no es ningún milagro. Al contrario, es lógico que así sea. Y en algunos asuntos se va más allá de toda medida. ¿Dónde quiere el diablo penetrar con más saña y gana? En la Iglesia, a la que no puede derrotar desde fuera, pero si está infiltrado dentro, puede hacer estragos indecibles. Este sagrario en una iglesia en Italia parece tener enrollada una serpiente preparada para morder su presa. Al que odia insaciablemente desde su encadenamiento en el abismo. Es incomprensible que algo así sencillamente se pueda encontrar en alguna iglesia:

Padergnone-56

Y por eso, como dije, Rupnik no está solo. Son pléyades de Rupnik, y más que eso. Miren la última tarjeta de felicitación de la Santa Sede para la Navidad 2014:

felicitacion 14 2

felicitacion 14

¿Qué ven? Un burro negro en medio de la tarjeta, y con la parte trasera dirigida hacia aquel que la mira. Como si el diablo se nos riera en la cara a todos. Y precisamente ese burro negro. ¿Pero por qué no lo diriges con su cabeza hacia la Sagrada Familia, y lo colocas allí, de color gris en un rincón, donde siempre más o menos se colocaron el buey y el burro? ¡Pero no eran jamás los protagonistas de la escena unas bestias! Eso sí, parece que hay que dar un “toque” especial, un “algo”. Mira, búrlate de mí, pero no de Dios.

Penetran muchas cosas en la Iglesia, impuras, opacas. Lleva cuidado, amigo, ¡somos seres racionales! No puedes tomar por bueno cualquier cosa que oigas, que te llegue a los oídos. A mucha gente devota (quedan todavía), les pasa que en cuanto vean a un sacerdote vestido de casulla y con estola, ya les vale todo. Cualquier cosa que diga o haga, les vale. Así en general, aunque la gente no está loca y tienen ojos, pero en asuntos espirituales los fieles se dejan guiar con facilidad por los sacerdotes. Así es como tendría que ser, y los que tienen la primera obligación de instruir a los fieles, son precisamente los sacerdotes. Si los seminaristas recibieran una doctrina cien por cien segura, sin vacilación alguna y todo cristalino, todo embebido de buen sentido y fe pura, en una única generación todo sería arreglado y tantos problemas en la Iglesia, resueltos; por no decir todos.

Pero cuesta tanto. En la renovación carismática se ha extendido la aplicación de algunas costumbres, que sin embargo deberían ser puestas bajo el interrogante, y al menos, bajo una gran reserva, cuando no un rechazo abierto según los casos. Por ejemplo, el así llamado “descanso en el Espíritu”. El sacerdote (no estoy seguro de que no pueda ser un laico; entre los protestantes lo hacen lideres que no tienen sacramento alguno) impone las manos sobre los fieles, y estos caen como segados. Estos casos están difundidos hoy en todos los meridianos:

 

¿Por qué se caen? ¿Dios hace que caigan? ¿Qué es lo que ocurre? ¿Alguna energía, acción divina, qué es lo que está pasando? No sabemos, es la verdadera respuesta y la más honesta. El sacerdote reza, impone las manos, los fieles se caen (no precisamente todos) como segados. Eso es lo que vemos. ¿La causa? No sabemos.

¿Tenemos ejemplos de algo parecido en la Escritura? Tenemos alusiones directas al hablar en lenguas, pero estas casi siempre alguien las entiende. Es verdad, San Pablo habla de dones y carismas, pero ninguna es extraña, rara, siempre al servicio de la fe y entendible. Todo el mundo entiende lo que significa rezar por alguien imponiendo las manos, y si ese alguien se cura, que eso ocurre, en condiciones digamos decentes, por la acción de Dios. Las profecías si son tales, discernidas y con sentido, lo mismo. ¿Habla San Pablo de “descanso en el Espíritu”? No, hermanos, no habla.

Sigamos entonces según la razón, o si se prefiere, por el método científico. ¿Se dan estas cosas entre los protestantes? A montones, y entre ellos la situación es propiamente desagradable, y me quedo corto. Parecen más sesiones de imposición de manos y otros fenómenos, de forma que en más de una ocasión los resultados se asemejan más a las posesiones diabólicas que a un don de Dios.

Pero lo peor de todo, es que esta práctica, muy semejante en la forma a lo mostrado, ¡existe entre hinduistas! Lo cual se puede observar en el siguiente vídeo. Los seguidores de estas corrientes caen como segados hacia atrás cuando el guru les imponga la mano sobre la frente. ¿Cuál es la causa espiritual de estas caídas?

Por ello insisto que la práctica religiosa debe ser pura como el rocío, y todo lo que no me cuadra, lo que no concuerda con la secular tradición de la Iglesia, lo que inconfundiblemente no está apoyado por la Sagrada Escritura y la razón, les ruego, pasen de mí. Para resumir, cuanto más a la antigua usanza, mejor. Y solamente que aclare una cosa: hay entre sacerdotes carismáticos tales que van a los países más hostiles al cristianismo,  tan enemigas en lo institucional a Cristo como lo serían Arabia Saudita, Bahrein o Yemen, predicando en los mismos a precio de su vida. El sacerdote carismático indio, James Manjackal, personalmente ha bautizado en la Iglesia Católica a miles de saudíes en su propio país. Fue envenenado por ello, pasando largos meses en la coma entre la vida y la muerte. ¿Tengo algo en contra de esas predicaciones? ¿Es que no hizo en su tiempo San Pablo lo mismo y que yo ahora me oponga? No lo quiera Dios. Lo que está bien, está bien. Comprobadlo todo, rechazad lo malo, quedaos con lo bueno, no apaguéis al Espíritu, Pablo nos lo recuerda de nuevo. Lejos de mí que no lo atienda.

Comprobadlo todo. Estas cosas son razón suficiente para ello. Muchas prácticas no de recibir fácilmente son aceptadas. El Cardenal Jorge Mario Bergoglio, arrodillado ante un predicador protestante en Buenos Aires, recibiendo una tal “bendición” Eso no molestó ni al predicador papal, Raniero Cantalamessa, por lo demás conocido sacerdote carismático que estaba presente, allí mismo, a dos metros de distancia.

bergoglio cantalamessa protestantes

¿Saben qué? Yo no apruebo esto. La plenitud de la verdad está en la Iglesia Católica, querido amigo mío. Tú ama a todo el que se mueva, da tu vida por todos, pero debes saber con toda claridad dónde está el depósito de la fe. Por lo demás, ¿qué bendición intentas recibir? ¿Es que Dios no te da todo lo que necesitas para tu santificación? ¿Crees en ello?

Luego, las costumbres continúan, no cesan de un día para otros. En una reunión reciente con los pentecostales, Francisco reza y recibe la “bendición” (¿será eso?) a modo pentecostal.

papa-francisco-y-evangelicos

Hacer esto no lo suscribo, y digo que no está bien hacerlo.

Termino este pequeño viaje por nuestra actualidad religiosa. Dije comentar algo bonito al final. Eh, sí, hay un pintor en una parte del sur de España, Raúl Berzosa es su nombre, para más gracia un pintor joven, y que vale. Mira qué frescos pintó en el techo de la iglesia de la Hermandad de las Penas en Málaga:

hermandad de las penas

plafon herm

¿A quién no le gusta esto? ¿Para quién esto no es espiritual? ¿A quién esto no invita a la oración, a la compunción, a la esperanza, a cambiar de vida, a quién esto no le da consuelo por la belleza divina y de lo que Dios tiene preparado para el hombre? ¿Te gusta ir a una iglesia así, o a una – qué triste -, iglesia-almacén en alguna parte de Austria?

donau austria

…ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, … (Mt. 7,6)

Llama la atención este verso en el sermón de la montaña. Parece que desentona esta severa amonestación de las sublimes invitaciones al amor hacia los enemigos y a las heroicas gestas de inquebrantable determinación de no ceder un ápice a desidia en la lucha por vivir santamente cada instante de nuestra existencia: si tu mano te hace pecar, más te vale que la cortes… no juzguéis… confiad en la providencia… Y ahora, de pronto, se habla de perros, cerdos, refiriéndose a los que no respetan cosas santas, que son de Dios, y no nuestras. Parece que esto es precisamente el quid de la cuestión, lo que marca la radical diferencia: tú te puedes entregar hasta el extremo, pero a lo que es de Dios, no tienes derecho.

En efecto, es el mismo Dios que dijo aquello y lo primero, es el mismo autor, cuya intención explica y da sentido a los dos tipos, lo diré de esta forma, de exhortaciones. No cabe duda alguna que este rompedor Mt. 7, 6 se ha tenido muy en cuenta durante los veinte siglos de la historia de la Iglesia… hasta nuestras décadas infelices, que no tienen si sentido ni tacto ni oído para lo santo, revistiéndolo y humillándolo con profana vulgaridad.

reina paz alem 2

El sentido de estas palabras es, sin bien no se puede pecar contra amor, tampoco se puede ser imprudente. Si amor es enseñar a los que no saben, levantar a los cansados, dar nuevas alas a los que, por muchas razones, las tienen rotas o quebrantadas, es imprudente revelar las verdades eternas a los que son indignos de ellas, contagiados del espíritu del mundo y tal vez del otro peor todavía. Es ofender a Dios, y de allí ningún bien puede venir a nadie, ni a los cerdos ni a los imprudentes con las cosas de Dios. Porque las verdades eternas son como perlas, con las que los cerdos, que prefieren las bellotas y una masa fétida a las perlas, después de pisotearlas y ser burlados por no saber apreciar lo que vale, no sabrían hacer otra cosa que arremeter contra los necios.

Esto es lo que dice y enseña el Señor.

No veo en lo que hace Francisco, en unos cuantos ejemplos que voy a mostrar, respeto y tacto por lo sagrado.

¿No debo hablar de ello? ¿Es falta de respeto de mi parte? Lo sagrado es lo primero, y Dios está por encima de todo. En lo sagrado no me callo, pido cuidado con lo santo, pido que se lo trate como las cosas de Dios deben ser tratadas.

Unos peregrinos presentan a Francisco una reliquia de Santa Teresa (estamos en el año teresiano, 500 años del nacimiento de esta Santa Doctora de la Iglesia), el bastón que utilizaba la santa para recorrer España a píe fundando conventos en los que vivir y enseñar el amor de Dios, soportar con la oración y penitencia la evangelización de la Iglesia. ¿La vieja andaba con esto?, pregunta Francisco. No puede llamar de esta forma a una santa (seg. 21 del vídeo).

En pocos días de diferencia pudimos presenciar otro encuentro muy triste precisamente por llevar notas de muy poco encuentro, escucha, atención, empatía… acogida y defensa de la causa tan reclamada por doquier. Ignacio Arsuaga, en su esfuerzo por aliviar la situación de los cristianos paquistaníes, y en concreto intentando procurar la liberación de Asia Bibi, con todo lo que eso significaría para la comunidad cristiana, de la injusta y calumniosamente acusada de ofender (¿blasfemar?) el nombre de Mahoma y condenada, desde hace años ya, a la pena de muerte; procura Ignacio pues, acompañado del marido y de la hija de esta pobre mujer cristiana, ser recibido en audiencia por Francisco si fuera posible y obtener el apoyo mediático importantísimo para la causa. Vamos, creo que eso sería el objetivo de Arsuaga; pero en cambio, el encuentro con Francisco fue de segundos, no pudiendo el activista evitar la expresión de desazón en su cara. ¿Y qué le vamos a decir al marido y a la hija de Asia?

Tiene tiempo Francisco de recibir a Angelina Jolie:

angelina

También para recibir, otra vez, a Diego Maradona:

maradona

Para estas cosas Francisco sí tiene tiempo, está más que claro. En cambio, Francisco pasa al lado de un monaguillo, que pobrecito por una vez que uno lo procura hacer bien y mantener la compostura digna de un acto litúrgico, juntando las manos en oración bien enseñado por sus instructores o padres, y parece que no soporta verlo así. ¿Tienes las manos encoladas?, le dice las separa como para ver, presentando eso como una broma. ¿Una broma, cerca del altar, ahora, en estos momentos…?

Lo sagrado debe provocar una conmoción espiritual interior, movido por el don de piedad y de santo temor de Dios que trata las cosas de culto con veneración porque su finalidad está en Dios y están hechas para nuestra salvación que a Cristo le costó sangre y su santa pasión. Es de Dios de donde bebe nuestra alma y este alimento sobrenatural vierte luego en las acciones de verdadero e íntegro bien para todos los hombres.

La mujer tiene la misma dignidad que el hombre, pero Cristo lavó los píes a sus apóstoles, ni siquiera a su Santísima Madre o a Magdalena, la pecadora convertida. Podía haberlo hecho, pero no lo hizo. Y, como es Dios, quiso con eso enseñarnos. En primer lugar, lo hizo cuando instituyó y el sacramento de la Eucaristía y el de Orden. De allí que ese acto está estrechamente, diríamos intrínsecamente ligado a lo sagrado. No es un acto de solidaridad o un símbolo de acogida o de cualquier otra acción humana o incluso cristiana por muy buena y santas que fueran (acciones cristianas, y no símbolos, tendrás que hacer siempre en la vida misma, en su momento y en su contexto; la liturgia tiene otra finalidad bien distinta). El lavatorio de los píes está pues ligado a lo santo, a lo sagrado, a lo sacramental. No se le puede desnaturalizar, privarle de su finalidad y apuntamiento a lo sagrado, al culto divino. Esto hay que decirle a Francisco.

lavatorio presos

En esta misma línea, el periodista italiano, Antonio Socci, interpela a Francisco respecto a su reciente petición:  “¡Cuánto quisiera que fieles se arrodillaran ante los pobres!”, diciendo: “SI ADORA DIO, CARO PAPA BERGOGLIO, NON GLI UOMINI”.

socci adora Dio

Gustos extraños tiene Francisco. Una de sus pinturas favoritas, “La Crucifixión blanca”, confesadas por Jorge Mario Bergoglio en el libro El Jesuita, 2010, es del pintor Marc Chagall, creyente judío, según las mismas palabras del Cardenal Bergoglio, realizada con motivo de la noche de los cristales rotos en Alemania Nazi:

lo que mas le gusta a francisco

El cuadro presenta a ¿Cristo? crucificado, cubierto de atuendos judíos. Aleteia.org, una página católica nada sospechosa, diríamos, y siempre en la línea “oficial”, reconoce la visión polémica de esta obra:

Una posible interpretación de la pintura, compartida por varios críticos de arte, es que el Cristo ahí representado no sería el mesías de los cristianos, sino la imagen del hombre judío perseguido durante este horrible periodo. La crucifixión remitiría por tanto a los dolores sufridos por el pueblo de Abraham.

En el libro El Jesuita, edición en español en 2010, se relata de una broma, anécdota ficticia de, no voy a decir mal gusto, sino inaceptable para un cristiano. Abreviando, a un niño judío se le hace portarse bien en un colegio católico si no quiere terminar como este judío en la cruz, refiriéndose a Nuestro Señor:

el jesuita

Sin embargo, y tal omisión es significativa, en la edición inglesa del mismo libro siendo ya Francisco elegido papa, esta anécdota está omitida:

el jesuita esp

el jesuita ing

el jesuita ing 2

¿Sería humanamente admisible, o sería llanamente criminal sin más, que a un niño judío amenace en el caso de no portarse bien, con llevarlo a una cámara de gas como esta en la que los inhumana y diabólicamente ejecutados pasaron sus últimos momentos arañando las paredes con sus uñas hasta que se les paralizasen los pulmones?:

izgreban zid auschwitz

Hace nada, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, transmite en su twitter el comentario de Francisco según el cual los argentinos son tan creídos que esperaban que él hubiese tomado el nombre de… ¡Jesús II!… Francisco, por favor. No tomes el nombre de Dios en vano, nunca, y menos para un… ¿chiste?

La cruz… a Francisco no le importa que en la cruz esté ¿Cristo? vestido con atuendos judíos, no le parece grave bromear con el Crucificado en el contexto de una advertencia a un niño (judío), y a esta misma cruz tampoco le importa esconderla en la presencia de aquellos que por lo visto la siguen tomando por escándalo:

esconde cruzesconde cruz 2

Francisco, tú deberías enseñar esas palabras: “Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres” (Mt. 10, 32-32).

Francisco, yo temo al juicio de Dios. Y, temiendo, escribo lo que escribo. Creo que debo hacerlo. Recuerde que todos seremos juzgados. Dios tenga piedad de nosotros y nos haga hacer su santa voluntad.

Francisco, Elton John le quiere canonizar. Yo no. Como el profético Arzobispo Fulton Sheen pienso que la Iglesia no puede ser querida por el mundo.

fulton sheen

Pero le digo: estos “amigos” no son buenos, Francisco. Y, en esta entrega, le pido esto: respeto por las cosas santas.