Otro desacierto de Roberto de Mattei. ¿Otro tranquilizante?

En cuanto mal hecho, inadecuado, mal apuntado, históricamente incompleto e incorrectamente aplicado.

Abordé aquí el primer mal intento sonado de Mattei, analizando su artículo sobre Juan XXII, el papa que cayó en herejía, argumentando la obviedad de la equivocación del tan prestigiado historiador. Pero aquí también los presupuestos ideológicos han jugado muy mala pasada al autor, viciando de raíz su reflexión. Otro argumento se hallaba subyacente en el escrito: queda claro que de Mattei quería transmitir el siguiente mensaje: estate tranquilo, pueblo fiel, lo que ocurre con Francisco, o sea, el hecho de que esté soltando herejías por donde pasa, ya pasó en el pasado, en concreto con Juan XXII.

Pues bien, señalé que Juan XXII no pronunció ninguna herejía – recordemos su definición según el Catecismo Mayor de San Pïo X como un error culpable del entendimiento por el que se niega con pertinacia alguna verdad de fe. En resumen, aunque pronunció su parecer erróneo en tres homilías diferentes en dos meses (cosa que no tenía que haber hecho, evidentemente) sobre la visión beatífica de los santos después de muerte, no pronunció ninguna herejía ya que la correspondiente verdad de fe todavía no fue definida, entre otras cosas, y no menos importante porque decía que “estaba dispuesto a corregir si hasta un niño o una mujer le indicaran estar errado”. Por lo tanto, cometió la imprudencia de lanzar unas opiniones erradas, aunque fuera y en el mejor de los casos para debatirlas; eso no procede para un pontífice y rectificó en el lecho de su muerte, y quedó libre de sospecha de defender un error, y más todavía de una herejía, tal y como posteriormente señaló el mismo doctor de la Iglesia, San Roberto Bellarmino.

Así que, los dichos y gestos de Francisco necesitarán otro arreglo al parecer, querido de Mattei. Así que, vamos a dejar a Juan XXII y centrémonos en Francisco, que aquí Houston sí que tenemos un problema. O tal vez una oportunidad magnífica para ver y comprobar y sentenciar ciertas cosas.

Ahora bien, con el último artículo El Sínodo del adulterio… ¿a qué apunta ahora de Mattei? Que el problema es el “Sínodo” del 2015 que se nos presenta, igual que hubo en el siglo VIII-IX otro sínodo que intentó conformar la doctrina cristiana con las apetencias sensuales de un emperador. Y que en tal sínodo se levantó valientemente, sin duda alguna lo que tuvo que hacer, San Teodoro Estudita, y como el que más se opuso, siendo un clérigo de menor rango, al intento destructor incluso de jerarcas de más alto nivel, de corromper la doctrina de Nuestro Salvador y Redentor.

Mal, Roberto, mal. Omites algo gravísimo: en aquel tiempo en Roma estuvo reinando un papa santo, San León III, del que los padres sinodales pasaron como del cementerio turco. Esa es la gran diferencia. Una diferencia como una montaña, y corta se queda.

Señalemos lo esencial: ese sínodo no tuvo que ver nada con el papa, y este… querido Roberto, muchísimo tiene que ver con Francisco. Este sínodo del 2015 es el sínodo de Card. Kasper y de su “teología de rodillas” de la “misericordia”, de Card. Marx y de su camino independiente de cada conferencia episcopal según el contexto de sus regiones, de Card. Maradiaga, de Card. Tagle y de su escuadra en el escudo de armas (abajo, a la derecha),

escudo tagle

de invitados Card. Danneels y de cachondo Bonny, tan revolucionario él… todos hombres de Francisco. Este sínodo es de Francisco, está orquestado por él, querido por él, urgido por él, las peores proposiciones son incluidas y queridas estar por él.

Por él, que proclama su humildad (humildad calculada, según este artículo de The Atlantic) a cuatro vientos (subiendo las escaleras de 40º con un maletín – al que hizo que se lo trajeran – pero sin hacer genuflexión en la consagración. Dicen que no puede, que tiene problemas en las rodillas.):

sube avion

que en la tierra, tierra tierra, tiene a sus hombres como arz. Osoro

osoro angel

diciendo comentando su comprensión con Carmena: “La entrevista en el diario ariete del lobby homosexual no podía concluir sin desautorizar al Obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, por sus palabras contra el lobby LGTB: «Yo practico esas estaciones que el Papa Francisco nos pide en el año de la misericordia: no condenar, perdonar siempre, no juzgar y dar.Y no soy nadie para juzgar».” (¿parece un chiste, verdad?). Estos son los hombres de Francisco en la tierra. Los hombres del que, siendo todavía cardenal, aplaude al rabino Skorka diciendo este que sigue esperando a Mesías;

que en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (§ 247 à 249), afirma que la Antigua Alianza «no ha sido nunca revocada», que no debe considerarse al judaísmo talmúdico actual, estructurado en oposición a Cristo y a la misión evangelizadora de la Iglesia, como a «una religión extranjera» ni decir que los judíos estén llamados a « convertirse al verdadero Dios», puesto que juntos creemos «en el único Dios que actúa en la historia» y «acogemos con ellos la común Palabra revelada.»;

que tal vez por eso no le importaba compartir con ellos la fiesta de Janucá,

bergoglio-hanukkah-december-2012

que tiene su origen en una leyenda talmúdica según la cual el aceite de la lámpara no se consumió durante ocho días y por eso se celebra entendiendo que las promesas para ellos siguen siendo válidas… (aunque… cosas como estas casi que ya no escandalizan a los católicos; en sus catedrales, incluida la de Santiago, han visto ya de todo…);

que dice que Jesús fue un pecador que no pecó (si no me crees, está en Zenit: “Jesús tendió la mano a todos, haciéndose uno de nosotros, como nosotros: pecador como nosotros pero sin pecado, manchado por nuestros pecados. Y esa es la cercanía cristiana.”); que hace nada, el 23 de agosto del presente, interpreta el texto eucarístico de Juan 6 sin mencionar la presencia real en la eucaristía (“aludiendo así claramente al sacrificio de su misma vida”.

¿Es por eso porque, ya como cardenal, distribuía la sagrada comunión de esta forma tan lamentable, ni siquiera diciendo “El Cuerpo de Cristo” (min. 8:00 del vídeo), de una manera tan bochornosa, tan de dolor, que uno termina preguntándose: cómo lo eligieron para ser papa?:

¡No señor, eso lo dirían Lutero y Calvino, pero es un texto que claramente habla de la presencia real de Cristo, su cuerpo, sangre, alma y divinidad en la eucaristía!),… y tantas cosas.

Este es el hombre del Sínodo del 2015, Roberto. Esta es la enorme y esencial diferencia, querido Roberto, despierta y atrévete por una vez.

En una cosa estoy de acuerdo contigo: necesitamos a un San Teodoro Estudita… para mandarlos de paseo a todos estos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s