Reflexiones del Arz. Fulton Sheen sobre la contraiglesia

iudicamedomine” es un “efecto Francisco“. El editor era un típico católico de Novus Ordo Missae desde la más temprana edad, que al salir Jorge Mario Bergoglio al balcón de la Basílica de San Pedro vio que algo no andaba bien. No puso límite a sus preguntas, no dijo “es imposible que no sea papa”. Tampoco funcionaba aquello de “no dijo nada ex cathedra que le comprometiera”: la enseñanza de Jorge Mario era inconfundible y no dejaba lugar a dudas. Al mismo tiempo, iudicamedomine inició una reflexión sobre toda la crisis posconciliar… como largamente se puede comprobar en este sitio.

Porque, en efecto, Francisco dio el tono, dio la forma a la más rabiante oposición al sentir católico. Un párroco de los años setenta, que una década antes se tuvo que aguantar ante tantas cosas contrarias a lo que pensaba y sentía, que en el oportunidad presentada por fin se destapa; un religioso liberacionista, traidor de la inocencia verdaderamente religiosa de sus votos; clero secularizado, laicos clericalizados dándose aquellos festines de promesas podemitas de la revolución del mundo… todo aquello que entonces consiguió engañar miserablemente a tantos, ahora bajo el aspecto de inaguantable trasnoche todo eso sale a la superficie en la figura de Francisco…

Un mal gusto indescriptible; grosero, maleducado, chabacanero, patán – todo eso al margen de no enseñar la fe católica, está ahora sentado en el trono de Pedro humillando a la Esposa de Cristo hasta en las formas.

Abro la ventana, cogiendo aire fresco estoy mirando más allá del horizonte; veo tiempos eternos de fe, y desde allí, con la frescura de la verdad que nunca fallecerá, sacio mi sed. Los hombres creyentes de todos los tiempos, vieron la época en la que estamos, la que tenemos el privilegio de vivir. Mil veces más fuertes y más santos hemos de ser en este tiempo podrido en el que hay que mantener vivas la mecha de la fe, esperanza y caridad. El Señor debe encontrar la fe cuando vuelva, y hemos de ofrecer nuestro empeño, sin mirar el coste. Él ha prometido – su palabra no puede fallar – que su ayuda no faltará incluso en estas situaciones.

Los santos pastores, cuyas almas al estar en contacto con el Eterno son conductores eficaces de su sabiduría, vieron nuestro tiempo, y nos advirtieron. Uno de ellos, muy próximo a nosotros, Arzobispo Fulton Sheen nos escribió una carta (su libro: Comunismo y la conciencia del Occidente, 1948), señalándonos los rasgos principales del falso profeta y del Anticristo. Acompaño sus palabras con las imágenes oportunamente elegidas, con comentarios eventualmente añadidos.

fulton sheen

Una última consideración. ¿Estoy afirmando acaso que Francisco sea el Anticristo? ¡Naah! Como dice un amigo mío, “no le da el cuero para tanto”, pero sí que es uno de esos falsos profetas que hace su papel preparatorio, no me cabe duda alguna.

Las palabras de Arzobispo Sheen (en color), lúcidas como solamente la verdad bien explicada lo puede ser, hacen repicar nítidamente la campana de bronce pesado colocada al margen del tiempo, encima de nuestras cabezas, desvelando el misterio:

“Estamos viviendo en los días del Apocalipsis – los últimos días de nuestra era…. Las dos grandes fuerzas del Cuerpo Místico de Cristo y el Cuerpo Místico de Anticristo están empezando a elaborar las líneas de batalla para el concurso catastrófico.”

(Discurso del Arzobispo Fulton Sheen de 1950, citado en Flynn T & L. El Trueno de la Justicia. Maxkol Comunicaciones , Sterling, VA , 1993 , p . 20 )

“El Falso Profeta tendrá una religión sin cruz .

logo franjo usa

Una religión sin un mundo por venir. Una religión para destruir las religiones. Habrá una iglesia falsa. La Iglesia de Cristo [la Iglesia Católica] será una. Y el Falso Profeta va a crear otra. La falsa iglesia será mundana, ecuménica y mundial.

bonny sello

Va a ser una federación de iglesias. Y las religiones formarán algún tipo de asociación global. Un parlamento mundial de iglesias. Vaciadas de todo contenido divino y será el cuerpo místico del Anticristo. El cuerpo místico en la tierra hoy tendrá su Judas Iscariote, y él será el falso profeta. Satanás lo reclutará de entre nuestros obispos.”

“El Anticristo no será llamado así; de lo contrario, no tendría seguidores. Él no va a vestir de rojo, ni vomitar azufre, ni a llevar un tridente ni agitar una cola con forma de flecha como Mefistófeles en el Fausto. Esta mascarada ha ayudado a convencer a los hombres que él diablo no existe. Cuando nadie lo reconoce, más poder que ejerce. Dios se ha definido a si mismo como “Yo soy el que soy “, y el diablo como “yo soy el que no soy.”

En ninguna parte de la Sagrada Escritura hallamos justificado el mito popular de que el Diablo es un bufón que se viste principalmente de “rojo”. Más bien se le describe como un ángel caído del cielo, como “el príncipe de este mundo”, cuya misión es que nos diga que no hay otro mundo. Su lógica es simple: si no hay cielo no hay infierno, y si no hay infierno, entonces no hay pecado, y si no hay pecado, entonces no hay ningún juez, y si no hay juicio entonces el mal es bueno y lo bueno es malo. Pero por encima de todas estas descripciones, Nuestro Señor nos dice que va a ser tan parecido a sí mismo que engañaría aun a los escogidos – y ciertamente ninguna imagen del diablo visto en libros jamás podría engañar aun a los escogidos. ¿Entonces cómo va a entrar en esta nueva era para ganar adeptos a su religión?
La creencia de Rusia pre – comunista es que él vendrá disfrazado como un Gran Humanitario; él hablará de paz, de prosperidad y de abundancia no como medios para llevarnos a Dios, sino como fines en sí mismos. . . .

Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”.

educación

. . . La tercera tentación en la cual Satanás tentó a Cristo para adorarlo y que todos los reinos de la tierra serían suyos, se convertirá en la tentación de tener una nueva religión sin una cruz, una liturgia sin un mundo por venir, una religión para destruir la religión, o una política que es una religión – una que hace que se le de al César, incluso las cosas que son de Dios.

nwo

[El discurso de Joe Biden, 08/04/2013: “La tarea que tenemos ahora es de crear el nuevo orden mundial”]

En medio de todo su amor aparente para la humanidad y su verborrea de la libertad y la igualdad, tendrá un gran secreto que él le dirá a nadie: él no va a creer en Dios.

Aquí vamos a parar un rato. Francisco, como acabamos de decir, no es el Anticristo, pero en lo que cree Francisco, eso es un misterio. Propiamente hablando, es posible que no lo sepa ni él. Pero con sus formas y declaraciones heréticas prepara el camino al Anticristo. Esa es la idea, y esa era la finalidad de todos los que atentaron contra la fe a lo largo de la historia.

Me llamó la atención la expresión del Arz. Sheen: “él no va a creer en Dios”, que me recordó sobremanera a una expresión de Francisco (homilía en Santa Marta, 9 de octubre 201): “¡Dios no existe!” Esta frase está envuelta en otras que la disimulan, que procuran quitarse el peso y el escándalo, pero queda el hecho de que esta persona suelta este disparate. Merece la pena  considerar todo el contexto para formar un juicio más adecuado. En primer lugar, cabe subrayar que este malsonante blasfemo ni siquiera se atrevieron a incluir en los comentarios publicados respecto a la homilía en vatican.va:

Es esta, resaltó el Papa, la dinámica de la oración, que «se hace con el amigo, que es el compañero de camino de la vida, se hace con el Padre y se hace en el Espíritu Santo». El amigo verdadero es Jesús: es Él, en efecto, «quien nos acompaña y enseña a rezar. Y nuestra oración debe ser así, trinitaria». Se trata de un relieve importante para el Papa Francisco quien, al concluir, recordó un típico diálogo que tuvo muchas veces con los fieles: «Pero ¿usted cree? Sí, sí. ¿En qué cree? ¡En Dios! Pero, ¿quién es Dios para usted? ¡Dios, Dios!». Un concepto un tanto general, abstracto, que para el obispo de Roma no corresponde a la realidad. Porque, afirmó, «existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: son personas, no son una idea en el aire». En resumen, precisó, «este Dios spray no existe: ¡existen personas!».

He remarcado en negrita las palabras pronunciadas por Francisco, y transmitidas por vatican.va. Evidentemente, el mismo editor se asustó de sus palabras, y no las puso todas. Pero eso no es. Porque se saben estas palabras, entre otras cosas, y primero: lo suyo sería que las desdiga el que supuestamente debe confirmar a sus hermanos en la fe. Radio vaticana en cambio, sí las trae todas:

“Él es quien nos acompaña y nos enseña a rezar. Y nuestra oración debe ser así, trinitaria. Muchas veces: ‘¿Pero usted cree?’: ‘¡Sí! ¡Sí!’; ‘¿En qué cree?’; ‘En Dios’; ‘¿Pero qué es Dios para usted?’; ‘¡Dios, Dios!’. Pero Dios no existe: ¡no os escandalicéis! ¡Dios así no existe! Existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: son personas, no son una idea en el aire… ¡Este Dios spray no existe! Existen personas”.

Me podrán decir en defensa de Francisco: “esto es una forma coloquial de expresarse”. Objeto: me temo que expresa lo que piensa, refleja una falta de forma de su pensamiento. De donde, no puede enseñar lo católico a nadie. Recordemos, lo que Francisco no puede omitir ni despertándolo a las dos de la madrugada y obligándolo a hablar, el símbolo atanasiano  (s. V, p. 1-4):

Quicúmque vult salvus esse, ante ómnia opus est, ut téneat cathólicam fidem. Quam nisi quisque integram inviolatamque servaverit, absque dúbio in ætérnum períbit. Fides autem cathólica hcec est: ut unum Deum in Trinitáte, et Trinitátem in unitáte venerémur. Neque confundéntes persónas, neque substántiam separántes.

Todo el que quiera salvarse, es preciso ante todo que profese la fe católica. Pues quien no la observe íntegra y sin tacha, sin duda alguna perecerá eternamente. Y ésta es la fe católica: que veneremos a un solo Dios en la Trinidad Santísima, y a la Trinidad en la Unidad. Sin confundir las Personas, ni separar la substancia.

Y sigue el símbolo hasta el final con la misma claridad. En eso hay que imbuirse, y de eso no salir. Alguien ocupando el lugar de Pedro no puede hablar con otras palabras, y si las prefiere, debe decir lo mismo. Las palabras de Francisco reflejan un pensamiento que no confirma. Al contrario, puede confundir a los que se descuiden y dejen llevar por su hablar.

fulton

[“Busca la iglesia que, en épocas de fanatismo, los hombres digan de ella que debe ser destruida en el nombre de Dios como Cristo fue crucificado mientras sus enemigos pensaban estarle haciendo un favor a Dios. Busca la iglesia rechazada por el mundo por sostener ser infalible, como Pilato rechazó a Cristo porque Él se llamó a sí mismo La Verdad.]

Otro ejemplo, y corto por no ser exhaustivo: el 3 de diciembre de 2015 concede la entrevista a la revista Credere, la publicación oficial del “Año Santo Extraordinario”. La entrevista ha sido reproducida en zenit.org, y en la versión inglesa trae la tendenciosa y cero teológica, pregunta del entrevistador:

E: Según la Biblia, el lugar donde la misericordia de Dios mora es el vientre, las entrañas maternales de Dios, que se conmueven hasta el punto de perdonar el pecado. ¿Puede el Jubileo de la Misericordia ser la ocasión para redescubrir “la maternidad” de Dios? ¿Existe también un aspecto más “femenino” de la Iglesia para apreciar?

Francisco responde (también en la versión española): “Él mismo lo afirma cuando dice en Isaías que si una madre se olvidase de su hijo, también una madre puede olvidar… “yo en cambio no te olvidaré jamás”. Aquí se ve la dimensión materna de Dios. No todos comprenden cuando se habla de la “maternidad de Dios”, no es un lenguaje popular –en el buen sentido de la palabra–, parece un lenguaje un poco elegido; por eso prefiero usar la ternura, propia de una madre, la ternura de Dios, la ternura nace de las entrañas paternas. Dios es padre y madre“.

¡Stop, stop, stop! No, señor. Dios no es madre. Otra cosa es que Dios nos ama como una madre, e infinitamente mejor que una madre. Ese es el sentido del verso de Isaías 49, 15: “¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.” (No viene mal tampoco recordar Mt 23, 37: “¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!”) Pero, lo siento, Dios se ha revelado A SÍ MISMO como Padre (Mt 28, 19: “Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,”). Tampoco es de fe decir que Dios es más Padre que Madre. Nuestro Señor Jesucristo (¿le vamos a objetar, enseñar nosotros a él?) se refiere a la Primera Persona de la Santísima Trinidad como Padre (Mc 14, 36: ¡Abba, Padre!,…; Mt 11: 25 “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios e inteligentes, y las revelaste a los niños”, y nos enseña a hacer lo mismo, Mt 6:9, “Vosotros, pues, orad de esta manera: Padre nuestro,… ”), ¡y no como Madre!

Esto no es ninguna redundancia, ni superficialidad. Estamos tocando las mismas raíces de la teología, estudio racional de las verdades dadas por Dios mismo. Si nos alejamos de lo instruido por Dios mismo, no tenemos salida alguna; descarrilamos irremediablemente.

Y en cuanto a la Madre, especialmente en este tiempo de Navidad, Dios nos ha dado su propia Madre (Jn 19: 26-27), ¿qué más podíamos querer? La Madre que es el modelo para las vírgenes, esposas y madres, y de la que nunca es suficiente hablar. Más quisiéramos oír hablar de la Virgen, además como Dios manda, todos los días si pudiera ser. Sin duda, a ella es a la que tenemos que acudir con ansia en lo que está pasando…

No obstante, hay que subrayar y advertir a tantos incautos e ingenuos, que la idea de que Dios es también Madre no es nueva de Francisco: Juan Pablo I la lanzó en el Ángelus del 10 de septiembre de 1978. Lo reproduzco completo, tuvo lugar después del famoso encuentro en el Camp David, en el cual se anunciaba la paz entre Israel y los palestinos:

juan pablo i

“Me ha causado muy buena impresión el hecho de que los tres Presidentes hayan querido manifestar públicamente su esperanza en el Señor a través de la oración. Los hermanos en religión del Presidente Sadat suelen decir: «en una noche negra, hay una piedra negra y sobre la piedra, una hormiga insignificante; pero Dios la ve, no la olvida». El Presidente Carter, que es cristiano fervoroso, lee en el Evangelio: «Llamad y se os abrirá, pedid y se os dará. Ni un cabello de vuestra cabeza caerá sin la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos» Y el Premier Begin recuerda que el pueblo hebreo pasó momentos difíciles y se dirigió al Señor lamentándose y diciendo: «Nos has abandonado, nos has olvidado». « No», respondió Dios por medio del profeta Isaías: «¿Puede acaso una madre olvidar a su hijo? Pero si sucediera esto, jamás olvidará Dios a su pueblo».

Los que estamos aquí tenemos los mismos sentimientos; somos objeto de un amor sin fin de parte de Dios. Sabemos que tiene los ojos fijos en nosotros siempre, también cuando nos parece que es de noche. Dios es Padre, más aún, es madre. No quiere nuestro mal; sólo quiere hacernos bien, a todos. Y los hijos, si están enfermos, tienen más motivo para que la madre los ame. Igualmente nosotros, si acaso estamos enfermos de maldad o fuera de camino, tenemos un título más para ser amados por el Señor.”

O sea, la temática de Francisco no viene ni sola, ni por casualidad. ¿Quién eligió a Albino Luciani (Juan Pablo I)? Juan Pablo I no pudo decir semejante barbaridad de pronto ni por casualidad, ni sin apoyo. Luciani no estaba enfrentado al sector modernista. Participó en la comisión formada todavía por Juan XXIII para dar el criterio moral respecto al uso de las píldoras anticonceptivas. En abril de 1968 escribió y presentó un informe a Pablo VI en el que expresaba su parecer favorable a que la Iglesia apoyara el uso de la píldora anovulatoria (David Yallop, In God’s Name, p. 32, 191).

Pero Juan Pablo I no era “malo”. Creía sinceramente en esas ideas innovadoras y triunfantes del Concilio Vaticano II que lo invadían todo y prometían el oro y el moro, para terminar en lo que son: una debacle en toda regla. El modernismo es así: mezcla lo bueno y lo malo para crear la confusión y pillar a casi todos en mal pie, sin equilibrio y aprovecharse de esa desventaja. Falta luego hacer un leve empujón, y vences. Tanto es así que Juan Pablo I era sincero e ingenuo, que le costó la vida su intento de poner en regla las finanzas del Vaticano. En aquellos días del 78, Mino Pecorelli, antiguo miembro de la Logia P2, provocó un escándalo mayúsculo con el artículo “La Gran Logia del Vaticano”,

op

[La cubierta de la revista “OP” (Osservatore Politico), del 12 de septiembre de 1978. Contenía el nombre de 121 altos prelados.]

en el que señalaba los nombres de 121 supuestos masones infiltrados en la curia principalmente. La lista estaba, en buena parte, compuesta por cardenales, obispos y otros prelados que ocupaban cargos significativos en la jerarquía. Nada menos que el nombre del secretario del Estado del Vaticano, Cardenal Jean Villot, estaba en la lista.

Jean-Marie_Villot_1978

Lo mismo que de Paul Marcinkus, presidente del banco del Vaticano:

marcinkus

como de Pasquale Macchi, su secretario personal, estrecho colaborador todavía de Montini cuando era Arzobispo de Milano:

machi

Juan Pablo I no estaba involucrado en ninguna conspiración, ni nada por el estilo. Teológicamente el Cardenal Luciani estaba empapado de modernismo, pero era transparente y bien intencionado en la gestión económica de la Santa Sede. Posiblemente quería hacer limpieza de todos los cargos salpicados de escándalo de P2, pero estos eran muy peligrosos y poderosos. Su poderío lo hicieron patente no solamente con muy probable envenenamiento de Juan Pablo I, sino especialmente con el asesinato ritual del Presidente del Banco Ambrosiano, Roberto Calvi.

calvi

[Calvi huyó del país y fue encontrado colgado del puente “Blackfriars” (monjes negros), en Londres, el 18 de junio, muerte que se atribuyó a la masonería por el simbolismo que entrañaban ciertos detalles, habida cuenta que Calvi había sido miembro de una logia masónica que presidía Licio Gelli, Propaganda  Due, o P2, cuyos miembros se referían a sí mismos como frati neri o “frailes negros”. En otras palabras, que habría sido asesinado como advertencia masónica para los demás debido al simbolismo asociado con la palabra ´Blackfriars´” Más de veinte años después se reabrió la investigación judicial, que apunta a la mafia como responsable de la muerte (Murder squad revisit Roberto Calvi, The Telegraph, October 4, 2003).]

Con este acto, criminal y atroz, la masonería mostraba dos cosas: que no perdonaba a los que le llegaban a menos, y a su vez que tenía tanto poder y determinación que era capaz, a pesar de tantas medidas de seguridad que podría tener una personalidad de rango de Calvi, primero de raptarlo, para a continuación infringirle una muerte ritual.

Nos creemos que vivimos en unos tiempos de transparencia institucional en Occidente y en el Vaticano, pero hemos sido testigos de la lucha inusual en todo el alrededor, no solamente eclesiástico, de la Silla de Pedro. La virulencia de estas décadas ha superado la época de Napoleón, por ejemplo, cuando Pío VI y Pío VII tuvieron que respectivamente huir de la Ciudad Eterna debido al antojo del recién estrenado emperador. La diferencia con aquellos años radica en el hecho de que la Iglesia estuvo combatida salvajemente desde fuera, pero quedó intacta como una roca. No había grietas como hoy en el interior, e incluso la ambición napoleónica hizo desaparecer la tentación de galicanismo. De modo que al final, Napoleón fue al destierro, mientras que Pío VII volvía triunfalmente a Roma. Ahora en cambio, presenciamos la extraña muerte de Juan Pablo I, pronto atentado contra su sucesor que sobrevive de milagro el día de la Virgen de Fátima, y la impenetrable dimisión de Benedicto XVI. Luego viene Francisco con sus escandalosos discursos, entrevistas, charlas al borde del avión, gestos que provocan vergüenza entre los católicos y hasta estupor. Los sectores más tradicionales y fieles apenas contienen el pánico; creo que sacerdotes y sacerdotes, de los mejores, intercambias miradas de incredulidad entre sí, y en secreto comentan alguna punta de iceberg, dando a entender con ese lenguaje en clave, la gravedad y el misterio de la situación que estamos viviendo.

Juan Pablo II era un hombre de oración; pasaba noches enteras delante del Santísimo, durante las cuaresmas perdía kilos de peso. Era sincero. Benedicto XVI nos trajo a tantos la esperanza e ilusión con su idea de la hermenéutica de la continuidad, creíamos incluso que esto iba camino de arreglo seguro en cuestión de unos cuantos años… Pero luego explotó todo delante de nuestros ojos como si fuera una burbuja. La apostasía silenciosa que corroía principalmente por la Iglesia en Occidente mostró toda su cara: no había desaparecido o en vías de desaparecer como ilusoriamente nos creíamos iba a suceder.

No había nada que hacer: la enseñanza desde la Silla de Pedro estaba vinculada al Concilio Vaticano II, y ese era el camino. Pero lo que estamos viendo es como la prueba por reducción al absurdo: vista la contradicción del resultado final, se deduce la incoherencia y falsedad del punto de partida. Por si no se veía con claridad tal inconsistencia ya en el mismo punto de partida.

En resumen, ahora estamos con Francisco. Y Francisco llega hasta proliferar blasfemias. Sí, sí, hasta eso. No diré “blasfemar”, porque daré el beneficio a la duda ya que no puedo juzgar las intenciones, pero materialmente era una blasfemia pronunciada en la homilía en la fiesta de la Sagrada Familia: Jesús – según Francisco – pidió disculpas a sus padres por haberse quedado en el Templo de Jerusalén.

Por su «aventura», probablemente también Jesús tuvo que pedir disculpas a sus padres. El Evangelio no lo dice, pero creo que lo podemos suponer. La pregunta de María, además, manifiesta un cierto reproche, mostrando claramente la preocupación y angustia, suya y de José.”

Jorge Mario, María, la Virgen, sabía que Jesús era Dios. Tanto lo sabía que sin concurso del varón había quedado embarazada del Hijo de Dios. ¿Comprendes? Así como era embarazada del Verbo, así y más que eso sabía que Jesús era Dios. Cosa que de ti evidentemente no se puede decir. Porque si tú creyeras que Jesús es Dios (“tendrá un gran secreto que no lo dirá a nadie: él no va a creer en Dios”), no dirías eso, seguro. A Dios, Jorge Mario, no se le reprocha, la Virgen lo sabía. Pero te viene bien recordar el texto del Doctor de la Iglesia San Alfonso María de Ligorio, de Las Glorias de María, p. 181, que viene a cuento:

Dolíase la desconsolada madre al verse alejada de Jesús, a la vez que su humildad, dice Lanspergio, le hacía pensar que no era suficientemente digna de tenerlo a su lado para cuidarlo y poseer tan rico tesoro. ¿Pensaría que no le había servido como se merecía? ¿Habría cometido alguna negligencia por la cual la había abandonado? Lo buscaban, dice Orígenes, temerosos de que los hubiera dejado. Y cierto que no hay sufrimiento más grande para un alma que ama a Dios que el temor de haberlo disgustado. Por eso María en ningún otro dolor se lamentó como en éste, quejándose amorosamente cuando lo encontró: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando” (Lc 2, 48). Con estas palabras María no quiso reprender a Jesús, como dijeron ofuscados algunos herejes, sino que quiso manifestarle el dolor que había sentido por su pérdida teniéndole el amor que le tenía. No era reproche, dice Dionisio Cartujano, sino queja de amor.

La Virgen podía no entender, [de hecho, San Ligorio comenta en el pasaje inmediatamente anterior: “La segunda razón es que en los demás dolores María entendía la razón y el fin de los mismos, es decir, la redención del mundo y el divino querer; pero en este caso no sabía el porqué de la ausencia de su Hijo.”] como no entendió al Arcángel San Gabriel cuando este le dijo que sería Madre del Hijo de Dios. No es que no podía creer en la omnipotencia divina, sino… “¿es que Dios ya no quiere que siga siendo virgen?”, se podía preguntar la Virgen tal cosa, y San Gabriel le explicó lo conveniente porque la singular santidad de la criatura más excelsa no implicaba entenderlo todo sin la Revelación de Dios.

¿Capici? Por eso ni la Virgen reprochó al Señor, su Dios y Señor, ni su Hijo le tuvo que, ¡válgame Dios!, pedir perdón… salvo que su hijo fuese un simple hombre, que poco a poco llegaba a entendimiento de cosas de Dios, como se desprende de las enseñanzas de los neoarrianos que pululan por la viña del Señor tan a sus anchas… porque se les permite.

Eso es, Jorge.

“Debido a que su religión será la hermandad sin la paternidad de Dios, va a engañar aun a los escogidos. Él creará un anti- iglesia que será el mono de la Iglesia, porque él, el diablo, es el mono de Dios.”

simio

“Contará con todas las notas y características de la Iglesia, pero a la inversa y vaciado de su contenido divino. Será un cuerpo místico del Anticristo que en todas las cosas externas parecerse al cuerpo místico de Cristo…
…Pero el siglo XX se unirá a la anti iglesia porque afirma ser infalible cuando su cabeza visible habla ex cathedra de Moscú sobre el tema de la economía y la política, y como pastor principal del comunismo mundial.” (Arzobispo Fulton J. Sheen, el comunismo y la conciencia de Occidente [Bobbs – Merril , Indianapolis, 1948] , pp 24-25).

¿Arzobispo Fulton Sheen era un profeta? Un pastor verdadero que en la intimidad de Dios oyó el mensaje que los santos y sabios son capaces de oír con el fin de transmitírnoslo para estos días que hemos de sobrellevar con las lámparas encendidas…

Anuncios

10 thoughts on “Reflexiones del Arz. Fulton Sheen sobre la contraiglesia

  1. Cita: ” Todo el que quiera salvarse, es preciso ante todo que profese la fe católica. Pues quien no la observe íntegra y sin tacha, sin duda alguna perecerá eternamente. Y ésta es la fe católica: que veneremos a un solo Dios en la Trinidad Santísima, y a la Trinidad en la Unidad. Sin confundir las Personas, ni separar la substancia.”.—————— Contesto yo que no recuerdo de quien es este parrafo pero solo el Evangelio pone algo parecido que dice de quien no se bautiza que se condenará, pero más bien se “interpreta” como una amenaza para despertar a los dormidos. Muy bien sabemos que entre los musulmanes y gentes de todas las religiones existen buenas personas de corazón puro que por nada Dios los puede meter al Infierno por no haberse bautizado, es de sentido común más elemental. El Cristianismo deberia ser la religión del Sentido Común antes que la religión del “sálvese quien pueda”.

    Me gusta

    • Muy estimado Silveri, sabe que le aprecio mucho, aunque no estoy seguro de su religión.
      Pero lo que afirma el Símbolo Atanasiano es la fe católica. No se puede conscientemente rechazar la fe revelada.
      San CIpriano también dijo: “no puede tener a Dios por Padre, el que no tiene a la Iglesia por Madre”.
      Nuestro Señor: “el que a vosotros escucha, a mí me escucha”, y: “el que que crea y se bautice, se salvará…”.
      Hay Una sola Iglesia, no varias, Silveri. No se puede rechazar querer estar en el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Otra cosa es la ignorancia no culpable, pero en ese tema no entro.

      Me gusta

      • Pero el parrafo mencionado no dice “rechazar la Fe” solo menciona ser creyente para salvarse pero es que muchos por limitaciones humanas no llegan a ser creyentes.. Cierto que quien rechaza la Fe siendo consciente de que el Espiritu Santo le toca el alma, este se condena, pero existen los que no creen por falta del don divino, la Fe es un don. En este caso cuando Jesus dice “quien no sea bautizado se condenará” debemos entenderlo como quien rechaza el don de la Fe cuando tiene pruebas de que el Espiritu le llama, resumiendo es pecar contra el Espiritu Santo. Por tanto la letra sola del evangelio mata, debe ir junto con el Espiritu.

        ————

        Comentario de iudicamedomine: dije que existe lo que se llama “ignorancia no culpable”. Cada uno tiene que verlo delante de Dios, con toda sinceridad.

        Me gusta

  2. El Cisma ya está en marcha porque ya renunció el papa legítimo provocado por el cardenal Daniels y sus acólitos. (Ultimos Tiemos-Alberto Villasana).
    Si un papa es presionado en su renuncia, la tal no es válida y el elegido en el cónclave no es legítimo. Por ello Bergoglio es el usurpador de la 2ª de Tesalonicenses 2, y 1ª bestia del Apocalipsis 13, o falso profeta del anticristo.
    El cisma va por etapas, la primera fue con la renuncia del papa Benedicto XVI. La 2ª con el motu proprio de las nulidades bergoglianas, la 3ª con el documento definitivo del sínodo de la familia, que según dicen saldrá en febrero. La última cuando el papa legítimo se oponga a las herejías descritas en dicho documento bergogliano. Y es cuando nacerá oficialmente la falsa iglesia del anticristo.
    Y aún falta que quien dirige a Bergoglio aparezca en la escena pública. El cual se encuentra agazapado entre la curia vaticana. Muy pronto Bergoglio se apartará para que el anticristo o 2ª bestia del Apocalipsis 13, se siente en el trono sagrado. (El dragón). Este pondrá en marcha el chip de la bestia (666), para que todos los que rechazaron a Cristo se lo dejen colocar y se condenen, Apocalipsis 14.
    Feliz Navidad y que Dios nos proteja en este nuevo año que comienza.

    ———–

    Comentario de iudicamedomine: no estoy de acuerdo con esa interpretación. Como dije a Silveri, no creo que Francisco tenga las llaves de Pedro. ¿Cómo entonces podría enseñar estas cosas? Pero esas otras interpretaciones no las comparto.

    Me gusta

  3. Estimado: si tan radical eres en cuanto a ciertos párrafos heredados de papas anteriores que consideras papas “perfectos”, tu mismo te contradices cuando criticas fuertemente a otros papas que no son perfectos según tu criterio. Criticar al Papa debería ser pecado según la teoría básica de la obediencia católica. Ser católico se basa en gran parte en la “obediencia” al Papa de Roma al cual debemos reverencia, E incluso seria pecado según tus principios católicos el alardear de católico “inteligente” que sabe más que el papa actual. En la orden religiosa de los cartujos en la cual he pasado una temporada tienen prohibido entre ellos hablar de religión para no provocarse divisiones doctrinales entre los miembros de la comunidad. Por tanto un católico que crea a rajatabla en el parrafo que discutimos deberia temblar de miedo antes de meterse a discutir o escribir de religión, por temor a engendrar divisiones (ejemplo de Lutero y otros).

    —————–

    Comentario de iudicamedomine: tienes razón, Silveri, pero no te das cuenta que mi crítica se basa en el hecho de que no crea que este hombre tenga las llaves de Pedro.

    Me gusta

  4. ¡¡Excelente artículo con el que me he sentido muy identificada!!! El Señor nos ayude a los que queremos estar firmes en la fe. La confusión en que nos encontramos es tremenda. Muchos católicos sinceros no quieren verlo ya que humanamente es difícil y requiere muchísima formación. Este es el reto que tenemos delante.

    Me gusta

  5. En ningun momento digo que Bergoglio tenga las llaves de Pedro, no entiendo tu respuesta.

    ————–

    Comentario de iudicamedomine: no comparto esa teoría sobre la dimisión de Benedicto XVI. Él mismo la rechazó.

    Me gusta

  6. JP2 rezando muchas horas frente al Santísimo…….
    ay ay ay..
    que verso, pues se ve que no le srivió de nada, pues igual TRAICIONÓ A LA CAUSA DE FÁTIMA.
    viejo traidor cobarde
    jp2 era tremendo modernista ¿a quién quieren engañar?

    ————-

    Es un hecho que rezaba y se mortificaba, perdía kilos en cuaresma.

    Pero sí tenía posturas influenciadas por el modernismo.
    Pío XII sí consagro a Rusia al Corazón Inmaculado de la Vírgen. Hay una constitución apostólica al respecto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s