„Mero Islam“ y la Masacre de Münich

Traducido de Raymond Ibrahim, Front Page Magazine (24/07/16)

Un mucho alemán de 18 años, de origen iraní llamado Ali Sonboly originó un tiroteo el viernes pasado. Según los informes, dirigido hacia niños pequeños, matando nueve personas en total.

mun1

Este incidente es un recordatorio de que la constante terrorización de Occidente no se limita al Estado Islámico (ISIS), a las interpretaciones “extremistas” wahabíes o salafistas del Islam, o a los terroristas que se hacen pasar por refugiados entrando en el Oeste.

Ali Sonboly no era nada de eso. Nació y se crió en Alemania y, en base a su nombre y a sus rasgos iraníes, era más probable de fondo chiíta.

Pero era un musulmán. Lanzó el antiguo alarido de guerra del Islam “Allahu Akbar” durante su asalto y, de manera menos significativa, lanzó su ataque en un día de la semana en el que ocuren muchos ataques islámicos premeditados contra los no musulmanes:  viernes.

[Lamentando cómo los musulmanes a menudo se salen de quicio contra los “infieles” durantesermones semanales de las mezquitas los viernes en Egipto, un cristiano copto dijo una vez: “Déjeme decirle que … [los cristianos] sabemos que todos los viernes son un día de la muerte; que el día después del viernes, el sábado, vamos a ser llevados a la morgue! “]

Y esa es la gran lección de la masacre de Munich. Mero Islam – tomando prestado el concepto del famoso libro de C. S. Lewis acerca de los muchos elementos comunes compartidos por la mayoría de las denominaciones cristianas – es responsable de la terrorización en curso en Occidente.

Si lo duda, sólo tiene que recurrir a un estudio reciente.

mun2

Está comprobado que los musulmanes de todas las sectas, razas y las circunstancias socio-políticas, no sólo “ISIS” -son responsables de la persecución de los cristianos en 41 de los 50 peores países para ser cristiano en elos mismos:  Irán chiita es la novena peor nación; “wahabí” Arabia Saudita es el nº 14, mientras que los países “moderados” como Malasia e Indonesia están clasificados en los puestos 30 y 43, respectivamente.

El denominador común de todas estas naciones es el Islam, sin tener que clarificar nada.

Incluso el tratamiento aberrante de ISIS hacía los cristianos y otros no musulmanes sólo es un reflejo extremo de lo que los musulmanes en general están haciendo a los no musulmanes de todo el mundo. Ver “La persecución de los cristianos musulmanes,” informes que he estado recopilando todos los meses durante cinco años – y en concreto para este mes, y podrá comprobar la discriminación sin parar, la persecución y matanza cometida contra los cristianos por  los musulmanes „cotidianos“, desde las más altas autoridades a las turbas más bajos . Cada informe mensual (actualmente hay 58) contiene docenas de atrocidades, cualquiera de los cuales si son cometidos por los cristianos contra los musulmanes recibiría una cobertura total , de 24 horas durante 7 días a la semana.

Mientras que los medios inventan cualquier cantidad de mentiras para disipar la naturaleza islámica del ataque de Münich – una estrategia habitual, especialmente aquella en la que se menciona „respuesta por agravio“ (Cruzadas, etc.)

mun3

– el hecho es: para todas las diferencias y tensiones entre las poblaciones nativas y musulmanes de Europa, los cristianos perseguidos por los musulmanes son a menudo idénticos a sus perseguidores en la raza, el origen étnico, la identidad nacional, la cultura y el idioma. No hay discusión política, ni disputa de tierras. Tampoco ocurre que estas minorías cristianas carentes de poder y condenadas a ostracismo están ejerciendo ningún poder político – es decir, no hay motivo alguno para „agravios“ de los musulmanes.

Así que ¿por qué son odiados y perseguidos? Porque son cristianos sencillamente, es decir, los fieles no-musulmanes –  y esa es la verdadera razón por la que los occidentales están siendo aterrorizados por los musulmanes, más recientemente (o por lo menos a partir de este artículos) en Munch.

Fea o no, esta verdad, que es el mero Islam – no “ISIS”, “salafismo”, “wahabismo”, o “chiísmo” el que promueve el odio y la violencia contra los no musulmanes (“El rapto de mujeres y la destrucción de iglesias es el Islam real”, Gran Ayatolá de Irán)

mun4

nunca será remediada que hasta aquellos en posiciones de liderazgo en primer lugar no lo reconozcan. Y, con la notable excepción de Donald Trump, están muy lejos de hacerlo.

Anuncios

Roberto de Mattei yerra otra vez: Haec Sancta de Constanza no fue firmada por el Papa. Lo cual no es paralelismo con el CVII

El argumento de Roberto de Mattei es el siguiente: en 1415 el Concilio de Constanza firma la Declaración Haec Sancta, una declaración herética ya que defiende la doctrina de conciliarismo, según la cual el Papa en definitiva está sometido al Concilio.

const1

Y [la asamblea] declara, en primer lugar, que congregada legítimamente en el Espíritu Santo, formando concilio general y representando a la Iglesia católica, recibe la potestad inmediatamente de Cristo. Todos, de cualquier estado o dignidad que sean, incluso papal, están obligados a obedecerla en aquellas cosas que pertenecen a la fe y a la extirpación de dicho cisma y a la reforma de dicha Iglesia, tanto en la cabeza como en los miembros.

Declara, además, que todo aquel, de cualquier condición, estado o dignidad que sea, incluso la papal, que tercamente rehusara obedecer a los mandatos, determinaciones, ordenaciones o preceptos de este santo sínodo o de cualquier otro concilio general congregado legítimamente, en relación con lo que se ha hecho o debe hacerse en el futuro, si no entra en razón: se le someta a una penitencia conveniente y se le castigue con la pena debida; y se recurra (si fuera necesario) a otros medios que presta el derecho.

Concilio de Constanza, 6 de abril de 1415.
const2.jpg

Primera observación que hemos de hacer es la siguiente: esta declaración todavía no se pudo considerar formalmente herética, ya que conciliarismo no fue definido todavía como herejía. Pero esta observación es menos importante.

Pero lo más importante es que en aquel entonces, en el que el trono papal fue reivindicado por tres “papas” (uno solamente lo fue, Gregorio XII), y de los que Juan XXIII era muy pronto desechado y calificado como antipapa por todos, ni Gregorio XII, ni Benedicto XIII (apoyado en su causa por San Vicente Ferrer – en su causa de canonización tenía más de 850 milagros reconocidos -, aunque éste contribuyó decisivamente a la superación del cisma), no prestaron pues su firma a tal declaración: 

En julio de ese mismo año, con la presencia ya de los cardenales de Gregorio XII, se reabrió el concilio (de Constanza), que aceptó la renuncia de Gregorio. La postura de éste, que no había admitido la doctrina de que la autoridad conciliar estuviera por encima del Papa, sería finalmente confirmada por concilios posteriores.

Gregorio XII (que es lo que más importa) por medio de sus delegados sí firmo otras declaraciones, como por ejemplo la condena al hereje Jan Hus (que negaba, entre otras cosas, la validez de los sacramentos en función de la santidad, o mejor dicho ausencia de ella, de los ministros consagrados), etc., todas ortodoxas e incuestionables. Pero la de conciliarismo… ¡no!

const3

Y para más inri, el mismo pontífice elegido en Constanza, Martín V, con toda claridad no firmo Haec Sancta:

El mismo Papa electo por el Concilio de Constanza, Martín V rechazó, al terminar el concilio, estos cánones, manteniendo así intacta la perpetua fe católica sobre el primado de Pedro y sus sucesores. Fue un momento muy excepcional de la historia de la Iglesia cuando se aprueban estos ya que el papado era disputado por tres candidatos.

Por lo tanto, la afirmación de de Mattei:

Martín V, elegido al solio pontificio en Costanza en 1417, reconoció con la bula Inter cunctas del 22 de febrero de 1418 la ecumenicidad del Concilio de Costanza y todas las decisiones que éste había tomado, aunque fuera con la fórmula genéricamente restrictiva: «in favorem fidei et salutem animarum».“,

es radicalmente falsa.

Y por la misma lógica de los acontecimientos, si ni siquiera Gregorio XII o Benedicto XIII, con todas las presiones habidas y desde la debilidad circunstancial de sus situaciones, han firmado Haec Sancta, ¿cómo lo va hacer Martín V? Es llamativa la omisión que hace Roberto de mencionar a Gregorio XII.

¿A qué apunta, hablemos claramente, Roberto de Mattei? Está claro: al Concilio Vaticano II.

De Mattei quiere decir: tal y como fue en Constanza, también está pasando ahora, un concilio puede proclamar doctrinas incluso heréticas.

Sí, señor, sí, puede… ¡pero no con el Papa! Porque, y bien lo debes saber, un concilio entero se puede equivocar… pero sin el Papa.

Te estoy diciendo la doctrina católica.

Pero, querido, aquí aparece el problema (solemne firma del Decreto de Nostra Aetate, a modo de ejemplo):

Haec omnia et singula quae in hac Declaratione edicta sunt, placuerunt Sacrosancti Concilii Patribus. Et Nos, Apostolica a Christo Nobis tradita potestate, illa, una cum Venerabilibus Patribus, in Spiritu Sancto approbamus, decernimus ac statuimus et quae ita synodaliter statuta sunt ad Dei gloriam promulgari iubemus.

Romae, apud S. Petrum die XXVIII mensis octobris anno MCMLXV.

Ego PAULUS Catholicae Ecclesiae Episcopus

Sequuntur Patrum subsignationes.

Todas y cada una de las cosas contenidas en esta Declaración han obtenido el beneplácito de los Padres del Sacrosanto Concilio. Y Nos, en virtud de la potestad apostólica recibida de Cristo, juntamente con los Venerables Padres, las aprobamos, decretamos y establecemos en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios.

Roma, en San Pedro, 28 de octubre de 1965.

Yo, PABLO, Obispo de la Iglesia católica.

const4

El Concilio, con Pablo VI, manda creer y sostener lo anteriormente – y siempre – reprobado por la Iglesia.

Por ejemplo:

Haec Vaticana Synodus declarat personam humanam ius habere ad libertatem religiosam. (Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Dignitates Humanae; 1, 2)

Y antes:

Gregorio XVIMirari Vos (1832): “De esa cenagosa fuente del indiferentismo mana aquella absurda y errónea sentencia o, mejor dicho, locura, que afirma y defiende a toda costa y para todos, la libertad de conciencia. Este pestilente error se abre paso, escudado en la inmoderada libertad de opiniones que, para ruina de la sociedad religiosa y de la civil, se extiende cada día más por todas partes, llegando la impudencia de algunos a asegurar que de ella se sigue gran provecho para la causa de la religión. ¡Y qué peor muerte para el alma que la libertad del error! decía San Agustín.” Etc.

Pío IX, Quanta cura (1864) y Syllabus:

“Con cuya idea totalmente falsa del gobierno social, no temen fomentar aquella errónea opinión sumamente funesta a la Iglesia católica y a la salud de las almas llamada delirio por Nuestro Predecesor Gregorio XVI de gloriosa memoria (en la misma Encíclica Mirari), a saber: «que la libertad de conciencia y cultos es un derecho propio de todo hombre, derecho que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida;”

“XV. Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que guiado de la luz de la razón juzgare por verdadera.

Y otros tantos documentos, con toda claridad hasta Pío XII, guste o no.

Roberto, esto sí que es un problema.

Tres meses y sesenta y cinco días

bolchevikes_alexandr_solzhenitsyn

[“Has  de entender que  los dirigentes  bolcheviques que gobernaron Rusia no eran rusos. Ellos odiaban a los rusos. Ellos odiaban a los cristianos. Llevados por el odio étnico torturaron y esclavizaron a millones de rusos sin el más mínimo rastro del remordimiento. No se puede  pasar por encima de esto. Bolchevismo cometió mayores matanzas contra los seres humanos  de todos los  tiempos. El hecho  de que  la mayoría del mundo es ignorante o despreocupado respecto a este enorme crimen es la prueba de que  los medios de comunicación  globales están en las manos de los perpetradores.”]

Conocía muy bien a una persona anciana de antigua Yugoslavia cuya vida era un poema, llena de anécdotas escritas por proyecciones  de la Historia que le tocó vivir, con trazado grueso. Uno las vive, y las hace. El cuerpo y la mente y la vida  no dan para más. A algunos les podrá tocar escribir sobre ello porque esas historias no merecen morir, ni ser relegadas al olvido. Como están escritas en un lenguaje eterno, siempre servirán.

Esta mujer nació entre guerras (primera y segunda guerra mundial) y al término  de la gran contienda todavía era muy jóven. Tenía varios  hermanos que  participaron en el conflicto: uno fue movilizado por los comunistas, y otros dos (otros hermanos aparte de estos no tenían todavía la edad de tomar armas) formaron parte de los ustashi, facción facista croata. El que estuvo con los partisanos, y uno con los ustashi, murieron  durante la guerra. El otro que quedaba se escondía, junto con otros tantos, en los inexpugnables montes de alrededor. Las chicas como la que estoy describiendo se encargaban de llevarles lo neceario para sobrevivir.

Al acabar la guerra, los partisanos se dedicaban a la caza de los prófugos, pero necesitaban información de su paredero. La solución era obtenerla de las pastoras como estas.

Pues bien, primero siguieron las palizas, y como estas no daban resultado, la encerraron en un aljibe seco durante días y días,  hasta que no empezara a hablar. Pero pasaron cinco largos meses, y los días se contaban uno por uno por el saludo  del guardía por la mañana: “¡Buenos días!”, para ver si sigue viva. El aljibe era el dormitorio y el aseo a la vez. La comida muy escasa, con tal de que no  se muera.

Al pasar los cinco meses, y viendo que no  suelta prenda, le dejaron salir por no tener  que matarla, hay que decirlo. Pero no dijo nada.

Al despedirla, le dajaron una nota oficial: formales han de ser, como todo  gobierno  legítimo. En la nota constaba el encarcelamiento preventivo por un tiempo de tres meses y sesenta y cinco días. ¿Por qué esa expresión tan rara, no son eso más que cinco meses?

Los comunistas tenían establecida la cárcel preventiva por un tiempo de cuatro meses.  Pero  ponerlo por escrito implicaría reconocer no respetar la ley y actuar de forma arbitraria. ¿Cómo van a hacer ellos eso? ¿Ellos, los defensores supremos y últimos del pueblo, revolucionarios del nuevo y final día de la Historia; ellos, el espejo de todas las virtudes por conquistar y mostrar; ellos instructores del pueblo y la fuente del criterio del bien y del mal? Lejos de nosotros tal infamia, toda pulcritud ha de ser vista y notoria en nuestro hacer.

Esa es la razón de la patética inscripción en la que no constaban los cuatro meses. Y así, no se le podrá acusar de promover o practicar ilegalidad alguna.

Aún así, y por si acaso, la joven fue advertida de que no se le ocurriese mostrar a nadie ese papel, ni utilizarlo para nada, excepto para mostrarlo si acaso a un control policial.

***

¿Por qué he traído a colación esta breve historia real? Se trata de una metáfora, basada en un hecho real. Porque asombra la actuación pérfida de los comunistas. Esta metáfora apunta a los pérfidos. A los que esconden la verdad intencionadamente, y la manipulan. Esta metáfora apunta a la ambigüedad buscada y culpable. 

Esta metáfora apunta a Francisco. A este ser vil y pérfido. Pero no solamente a él, sino a toda la ambigüedad llevada a cabo, consentida y utilizada sibilinamente en tantos documentos conciliares y posconciliares, presentados en el nombre de la Iglesia, “pero no son de los nuestros”. De la Iglesia no puede venir mal; no puede venir una instrucción defectuosa o ambigua. Eso lo hacen los comunistas, y los que quieren engañar.

El que tiene buena intención, aunque en alguna ocasión se diera el caso de no expresarse de la mejor forma, en cuanto se diera cuenta de ello o en cuanto se lo sugiriesen siquiera, rectificaría enseguida, y todo posible daño por la eventual mala o errónea interpretación, quedaría subsanado.

ambigüedad al

[“La intencional ambigüedad de Amoris Laetitia”, según el obispo de Providence, Rhode Island. Afirma que el texto tiene interpretaciones diferentes como el de Arzobispo Chaput de Filadelfia, como del Cardenal Schonbörn de Viena. El Obispo Thomas ha captado el mensaje, claro está. Ahora bien, ¿conclusiones?]

funcion

[¿Qué elemento le asignamos a “b” azul? ¿Y a “d”? Esta correspondencia no nos sirve para asignar una función.]

ambigüedad al7

Así en un asunto general, de sentido común. Pero en la Iglesia ni siquiera se da ese caso, ya que la prudencia exige la máxima cautela en la elaboración de los documentos de peso, inclusive y por supuesto del Magisterio Ordinario. La prudencia pide que se debe pensar por adelantado, previendo y por lo tanto evitando posibles interpretaciones que se podrían deducir de lo escrito. Por ello, lo dicho tiene que ser requetedicho y sopesado; por decirlo de otra forma, pensado incluso con la cabeza del abogado del diablo. 

Porque, si de una afirmación se siguen dos aplicaciones de sentido contrario, el que no quiere engañar, corrige tal afirmación de forma que se entienda de modo unívoco.

Conclusión: el que quiere enseñar algo indebido, y que “no se note”, utilizará el lenguaje ambiguo.

ambigüedad al6

¿No es así en el caso de Francisco? Vamos a verlo.

Cuando Francisco quiere aclarar algo, actúa al instante:

ambigüedad al1

Esto, en cambio:

ambigüedad al2

ya tiene su respuesta: “Ellos hacen su trabajo y yo hago el mío”.

APÉNDICE 1:

Jorge, el borde,

ambigüedad al3

[Martín Bergoglio expone las tesis de la Exhortación Postsinodal]

no es el primero en utilizar el lenguaje ambiguo en los documentos supuestamente eclesiales. En un artículo anterior he hablado sobre la condena de Pío VI al ambiguo y herético conciliábulo de Pistoya. Reproduzco lo esencial aquí:

La bula Auctorem Fidei de Pío VI (1794) contra las tesis jansenistas del Sínodo de Pistoya,

lesbos44

[Grabado de 1786 que representa el Sínodo de Pistoya.]

es muy actual por la descripción y condena del uso del lenguaje ambiguo de los padres del conciliábulo. Realmente, hoy en día mantiene todo su rigor:

El 28 de agosto de 1794, con la bula Auctorem Fidei, el papa Pío VI condenó 85 tesis aprobadas por el sínodo de Pistoya, declarando 7 de ellas como heréticas, y las otras como cismáticas, erróneas, subversivas, falsas, temerarias, caprichosas, injuriosas, ofensivas que llevan al desorden, en fin, que se oponían a la fe, las costumbres, la autoridad y los concilios ecuménicos, especialmente Trento.

 *

Pues bien, el espíritu del Sínodo de Pistoya parece asomar en el Concilio Vaticano II. Veamos esta vez algunos puntos de Sacrosantum Concilium.

ambigüedad al4

“36. § 1. Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho particular.

  • 2. Sin embargo, como el uso de la lengua vulgar es muy útil para el pueblo en no pocas ocasiones, tanto en la Misa como en la administración de los Sacramentos y en otras partes de la Liturgia, se le podrá dar mayor cabida, ante todo, en las lecturas y moniciones, en algunas oraciones y cantos, conforme a las normas que acerca de esta materia se establecen para cada caso en los capítulos siguientes.
  • 3. Supuesto el cumplimiento de estas normas, será de incumbencia de la competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se habla en el artículo 22, 2, determinar si ha de usarse la lengua vernácula y en qué extensión; si hiciera falta se consultará a los Obispos de las regiones limítrofes de la misma lengua. Estas decisiones tienen que ser aceptadas, es decir, confirmadas por la Sede Apostólica.
  • 4. La traducción del texto latino a la lengua vernácula, que ha de usarse en la Liturgia, debe ser aprobada por la competente autoridad eclesiástica territorial antes mencionada.”

El “salvo”, el “sin embargo”, la “mayor cabida” y expresiones semejantes, pasaron a ser la norma. Se dice una cosa y su contraria, así se llega a lo que se quiera.

Veamos ahora el punto 30:

Eliminación de la primera genuflexión antes de presentar la Hostia a la adoración de los fieles.

En la Consagración de la Misa Tridentina, luego de pronunciar las palabras consagratorias sobre el pan, el sacerdote se arrodilla porque ahí ya está Dios; luego hay otra genuflexión al cabo de la primera elevación, otra luego de consagrar el vino y una última luego de la elevación del Sanguis, en cuanto se deposita el cáliz en el altar.

Ahora (misal de Pablo VI) el sacerdote se arrodilla (en el mejor de los casos) solamente al final. ¿Por qué? ¿Ya la adorado la Asamblea y entonces ahora puede el sacerdote? De un plumazo se ha eliminado tradición multisecular de la Iglesia.

Sigamos un poco más, las palabras consacratorias:

Misal Tridentino:

Lo partió y lo ofreció a sus discípulos diciendo.

“TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES MI CUERPO”

Misal de Pablo VI:

Lo partió y lo ofreció a sus discípulos diciendo:

“TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES MI CUERPO”

En el misal tradicional después de “diciendo”, ¡va el punto! No se trata de una narración (en el de Pablo VI van dos puntos). Ahora el sacerdote lo dirá en primera persona, prestando su voz para que en la Persona de Cristo Cabeza pronuncie las palabras de la consagración.

Y un largo, largo, etc. ¿Parece poco?

ambigüedad al5

Son temas esenciales. Y para analizarlo todo, desde la “teología de la asamblea” hasta el último retoque, haría falta escribir un libro de al menos 500 páginas de un texto teológico y litúrgico altamente preciso.

APÉNDICE 2:

Volvamos un momento a la muchacha del aljibe. ¿Por qué no delato a su hermano? Al final y al cabo, estaba movilizado en un ejército de corte fascista, colaborador de los nazis. Conocía a esta persona, ya mayor, y me consta que no era ningún criminal ni nada por el estilo, todo lo contrario. No aprobaba nunca maldad alguna, le tenía un aborrecimiento connatural. Era de esas personas “buenas”, como se suele decir.

Su hermano era un chico sencillo, modesto, entregado a las labores cotidianas de un joven de campo que no mataba una mosca. El otro, movilizado por los comunistas, otro tanto. ¿Pero por qué hubo tanta aceptación de un grupo militar fascista colaborador de Alemania nazi? ¿Cómo pudo haber tanta gente “mala”?

La ideología nazi era pagana y anticristiana, esto lo sabemos mejor una vez pasado todo. Pero en aquella época, tengo la impresión de que se trataba – en la visión de tantos – de uno de los dos bandos enfrentados. “Los otros”, los movidos por las logias masónicas occidentales, fundamentalmente anglosajonas y francesas, eran también identificados como “malos” por parte de muchos. Si no, no se explica tanta adhesión a las corrientes fascistas.

Era como un enfrentamiento entre dos conceptos diferentes del mundo y de la geopolítica. Por un lado estaba la visión laicista y secular occidental, por otro – se presentaba y prometía como tal – una visión que reforzaba la anhelada identidad nacional, humillada por las cadenas financieras de entre guerras. Por lo tanto, un simple individuo atrapado en aquel tiempo, no podía ser neutral: o con los fascistas, o con los comunistas. Que precisamente no eran el remanso de virtudes.

El sólo asomarse a estas cuestiones irrita hoy sobremanera, casi a niveles de impedir una seria investigación científica e histórica. Pero sin la verdad, nunca nos liberaremos de la opresión y cadena del pasado, mejor dicho del cautiverio edificado sobre la mentira. Cautiverio que aprisiona el pensar honesto y transparente.

Por ello, no se trata de tergiversar, de manipular, de mentir. De allí salen frutos envenenados que matan y destruyen.

¿Quién escribe la historia? El vencedor. Él tiene las manos libres para hacer lo que la voluntad le mande… una voluntad sometida a la tentación del poder e interés.

Veamos un ejemplo. ¿Cuánta gente murió en Auschwitz?

El año 1979. Juan Pablo II visita el lugar en el que se levantaba el más fúnebre campo de concentración de la segunda guerra mundial:

ambigüedad al8

Se encuentra frente a las placas que en diecinueve diferentes idiomas decían que:

ambigüedad al9

que aquí habían sido asesinados cuatro millones de personas. Las placas estaban colocadas desde el 1967 hasta el 1990.

Pero… cuando Benedicto XVI visitaba el mismo lugar en 2006,

ambigüedad al10

[Observen el efecto artístico buscado en la foto: un arcoíris detrás de la alambrada.]

se encuentra con otro tipo de placas:

ambigüedad al11

que indicaban que el número de asesinados era sobre un millón y medio de personas. Las veinte placas fueron colocadas en 1995 y se quedaron allí a pesar de que el Museo Memorial del Holocausto de EE. UU. afirma ya oficialmente que el número de asesinados era menor de 1.085.000 personas.

hol5

Estamos hablando de una diferencia de prácticamente tres millones de personas.