“DEl CONFLICTO A LA COMUNIÓN”, (pen?)último peldaño en la pérdida de la doctrina de la Santa Misa de los modernistas “católicos”

Levanta tus manos contra su soberbia hasta el final: ¡mira cuánta iniquidad ha hecho el enemigo en el santuario!Ps 73, 3

El diablo siempre ha intentado, por medio de los herejes, privar al mundo de la Misa, haciéndoles los precursores del Anticristo quien, antes de nada, intentará abolir y abolirá efectivamente el Santo Sacrificio del Altar, como castigo por los pecados de los hombres, según la predicción de Daniel, «Y se hizo fuerza contra el sacrificio perpetuo». (Dan. 8:12)” (San Alfonso María de Ligorio)

O de la “Iglesia posconciliar”. Porque ese término no puede significar otra cosa que eso: que ya no se identifica con la Iglesia Católica de siempre, ya que esta siempre tiene que ser Una y la misma. Antes y después, como Jesucristo “heri et hodie: ipse et in sæcula!

Vamos por no alargar directamente al número 154 de  “Informe de la Comisión Luterano-Católico Romana sobre la Unidad” (el documento ha sido analizado en varios sitios, por ejemplo en el blog de José Miguel Arráiz) llamado “Del conflicto a la comunión“, publicado hace tres años:

Tanto luteranos como católicos pueden afirmar en conjunto la presencia real de Jesucristo en la Cena del Señor: «En el sacramento de la Cena del Señor, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, está presente total y enteramente, con su cuerpo y su sangre, bajo los signos del pan y del vino» (Eucaristía 16). Esta declaración en común afirma todos los elementos esenciales de la fe en la presencia eucarística de Jesucristo sin adoptar la terminología conceptual de «transustanciación». De esta forma, católicos y luteranos entienden que «el Señor exaltado está presente en la Cena del Señor, en el cuerpo y la sangre que él ofreció, con su divinidad y su humanidad, mediante la palabra de promesa, en los dones del pan y del vino, en el poder del Espíritu Santo, para su recepción mediante la congregación»52.”

lut8

[El presbiterio de una iglesia protestante. Parece que hay algo como un “altar”, pero obviamente es una simple mesa. No hay sagrario, sobre decirlo. No hay sacerdocio ministerial, ¿para qué? ¿Es que se va a ofrecer la Víctima? El frío polar. Abajo, el altar en una logia masónica casi que podría pasar como una “iglesia” para ingenuos.]

lut3

Antes que nada, fijémonos en la nota 52 señalada en el texto, de la que ha sido extraído la última frase . Pertenece a la obra señalada al píe de página, “Condemnations of the Reformation Era“. Sin embargo, el documento no indica sus autores. Una pequeña búsqueda nos lo da: se trata del Cardenal Alemán Karl Lehman (proclamado cardenal por Juan Pablo II el mismo día que Kasper y Bergoglio, 21 de febrero de 2001) y el ya difunto “teólogo” protestante, Wolfhart Pannenberg.

Sobre el último, tenemos breve reseña de su itinerario “teológico”: “Pannenberg es quizás mejor conocido por Jesús: Dios y hombre (1968), libro en el que construye una cristología «desde abajo», derivando sus afirmaciones dogmáticas de un examen crítico de la vida y sobre todo la resurrección de Jesús de Nazaret.”, y:

“Tuvo contactos estrechos con el escritor y físico Frank J. Tipler, quien en su libro “La física de la inmortalidad”, dice de él: “Pannenberg es un caso aislado entre los teólogos del siglo XX: fundamenta la teología en la escatología; para él, la palabra ‘Cielono es sólo una metáfora, sino algo que realmente existirá en el futuro.

lut11

[Crean o no, se trata de una iglesia católica. ¿Pero dónde está el sagrario? ¿Eso es el altar? ¿Para qué es la Misa, para atender la asamblea?]

En cuanto al primero, es decir, Cardenal Lehman, señala Roberto de Mattei (ya el 13/11/2014) en el artículo “La destitución de un gran Cardenal“que “Las preocupaciones de los cardenales fueron efectivamente confirmadas por el Sínodo de octubre, en el que las tesis más arriesgadas, en el plano de la ortodoxia, fueron incluso recogidas en la síntesis de los trabajos que precedió la relación final. La única razón plausible es que el Papa haya ofrecido en una bandeja la cabeza del Cardenal Burke al Cardenal Kasper y, por él, al Cardenal Karl Lehmann, ex presidente de la Conferencia Episcopal alemana. En efecto, es conocido por todos, al menos en Alemania, que quién aún organiza el disentimiento contra Roma es precisamente Lehmann, antiguo discípulo de Karl Rahner. El padre Ralph Wiltgen, en su libro El Rin desemboca en el Tíber, esclareció el papel de Rahner en el Concilio Vaticano II, a partir del momento en el que las conferencias episcopales empezaron a desarrollar un rol determinante.”

Bien, ¿está claro quién está detrás de este documento, al menos en cuanto fuentes e ideas consultadas? Y, sin embargo, todo parece indicar que es este documento el que inspirará la escandalosa “Conmemoración de la Reforma de Lutero”.

Oigamos sobre la misma de la boca de la “Arzobispa” (!!!!!) luterana Antje Jackelén:

lut1

Arzobispa Antje Jackelén comenta sobre la visita del Papa Francisco a Suecia el 31 del octubre de 2016. AJ: ‘Va a haber un acto de culto conjunto en la Catedral de Lund para conmemorar los 500 años de la Reforma de 1517. Son la Federación Mundial Luterana y la Iglesia Católica que invitan el evento y el Papa Francisco va a ser uno de los presentes. Estamos felices que la Iglesia de Suecia y la Diócesis de Estocolmo sean anfitriones de este evento’.

La pregunta que nos hacemos es: ¿va a haber una “consagración” conjunta? ¿Hasta dónde va a llegar este “acto conjunto de culto”, en cualquier caso y siempre escandaloso, ya que los luteranos no son católicos, así de simple? Porque el punto 154 del arriba citado documento da pie a cualquier cosa.

¿El Vicario de Cristo hará que se de el Cuerpo de Cristo a los no católicos? Eso es absurdo. En tal caso el hecho de que Francisco no posee las llaves del Reíno de los Cielos debería ser notorio hasta para los más resistentes en admitirlo. Como no sea que después se vista de saco y se sienta encima de ceniza y pida perdón por todos y cada uno de sus desvaríos… y luego habría que ver lo que se hace. Según lo que diría entonces.

Pero volvamos al punto 154. No os hagáis ilusiones: esto no ha aparecido ahora, esto no es nuevo del todo. Es de lo más “bestia”, eso sí; pero no es nuevo.

Lo “nuevo”, la innovación ajena a la doctrina católica ha sido ya el concepto de las “otras” presencias reales de Jesucristo indicadas en los documentos conciliares y sobre todo de Instrucción General del Misar Romano (del Novus Ordo Missae). A saber: el concepto de la “presencia real”, mejor dicho “Presencia Real” en la Iglesia de siempre se ha reservado a la presencia substancial, es decir, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo en el Augusto Sacramento de la Eucaristía. De forma que el concepto de la “presencia real” de Jesucristo en su Palabra, actos de caridad, etc. (nadie dice que Jesucristo no esté presente por ejemplo allí donde “dos o tres se reúnen en su nombre”) ha diluido por inflación el sacrosanto concepto de la Presencia Real en la Eucaristía.

lut7

[El altar en una iglesia neocatecumenal. Detrás está el sagrario,… pero encima de él, una Biblia. ¿Es la misma presencia del Señor? Según el diseño, uno podría decir que sí. En cualquier caso, ese no es el lugar para colocar una Biblia, por mucho que simbolice la Palabra de Dios.]

O sea, el problema viene no de ayer. Hoy es cuando explota en la cara de todo el mundo.

Digamos finalmente alguna palabra sobre el concepto de la “presencia real” de los luteranos y católicos. Simplemente, se trata de palabras homógrafas, es decir, de aquellas que se escriben igual, pero tienen significado diferente.

Recurramos por ello al pensamiento tomista (“al Santo Tomás y nada más) para precisar este concepto y su diferencia en uno y otro caso.

Son tres modos en los que se puede decir que alguien es presente:

  1. De forma física. Es decir, y la substancia y los accidentes de una persona son presentes. Así Cristo fue presente en el Templo cuando lo purificó. Desde su Ascensión, Cristo es presente de esta forma solamente en el Cielo.
  2. Presencia substancial. Es presente la substancia de alguien, pero no los accidentes. Esto no puede ocurrir de forma natural; solamente por el poder de Dios. Es en esta forma en la que Cristo es presente en la Eucaristía, la cual es realmente y verdaderamente la substancia de Su Cuerpo y Su Sangre, tal y como está en el Cielo, pero sin los accidentes de su Su Cuerpo y Sangre. (Los accidentes que vemos son del pan y del vino, los cuales continúan a pesar de que la substancia del pan y del vino ya no está allí.)
  3. Presencia virtual. Esto ocurre si la actividad de una persona es presente a alguna otra. De esta forma la Santísima Trinidad es presente en las almas de los justos por la actividad de la gracia, o el Espíritu Santo es presente por medio de Su asistencia al Papa y al concilio general en unión con él. Al margen de la consideración teológica, se dice que una persona es presente para otra por medio de una carta que la primera le escribe o por medio de un vídeo u otro medio.

Bien, pues para los protestantes en general la “presencia real” es simplemente virtual. ¡No hay otra! Por lo que estamos hablando de dos cosas completamente diferentes, de donde no hay nada común entre ellas.

Pero como dijimos, esto no empezó ayer. Novus Ordo Missae habla de dos “liturgias”, la de la “palabra” y la de la “Eucaristía”. Esto es absurdo. La Liturgia es una. Según la doctrina católica de la Santa Misa, el objeto real, esencial más que primario, de la Misa es glorificar la Santísima Trinidad y ofrecer a Dios el sacrificio propiciatorio por el pecado. La formación religiosa de los fieles – buena y sólida, conteniendo puntos claves – era una cuestión subordinada al fin primario. Si cumpliendo ese fin primario, la Misa catequizaba a los fieles, estupendo y bienvenido. Pero la Misa cumplía su propósito primario – era “efectiva” – sea la instrucción religiosa impartida, recibida y albergada en el corazón, o no. Por eso también se enseñaba el valor infinito de las misas privadas, es decir, celebradas sin presencia de los fieles.

lut5

[El altar católico tradicional. Los fines de la Misa se pueden palpar.]

En la Misa de Pablo VI, en cambio, la instrucción religiosa fue transformada en el fin en sí mismo. La Misa tiene que servir ahora como una especie de clase para proveer catequesis religiosa directa e inmediatamente a la asamblea que celebra (?). Se subraya la “presencia real” del Señor entre los fieles. Se habla de la “presencia real” del Señor en las Escrituras, poniéndolas de esa forma, de facto, al mismo nivel que la acción sacrificial. Hasta que llega a ser todo esto contradictorio con la mentalidad relativizante de tantos teólogos actuales, formados en los seminarios donde de hecho se desprecia la Escritura reduciéndola a mito, midrases o casi cuentos de hadas en algunos casos. Si no me crees, di que crees en la creación fiat en Adán y Eva y verás lo que te pasa…

Bien… toda esta mentalidad y corriente de pensamiento ha llevado a esta situación, hasta el punto de que desde el mismo Vaticano – no desde la Iglesia, debería ser pero ahora está hablando otra gente – se presenta un documento a todas luces herético, porque llamarlo “próximo a herejía”, “temerario”, etc., se queda corto.

Algunos me dicen que no debo meterme en estos fregados. Que hay gente que va a intervenir… Dios lo haga. Veo que con gran preocupación se ha expresado el Cardenal Burke. Pero fijaos en lo que dice: «Nadie puede acercarse a recibir la sagrada Eucaristía si no cree que la hostia que está recibiendo -a pesar de que tiene aspecto de pan, sabe a pan, y huele a pan-es, en realidad, el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sólo la persona que crea esto puede acercarse al santísimo Sacramento, puede acercarse a recibir la sagrada Comunión.»

Valoro su esfuerzo, pero esta afirmación contiene un error, no es clara del todo. Si bien hace referencia al Código del Derecho Canónico del 1983, donde se especifica 844 § 4: “Si hay peligro de muerte o, a juicio del Obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, urge otra necesidad grave, los ministros católicos pueden administrar lícitamente esos mismos sacramentos también a los demás cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia católica, cuando éstos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la fe católica respecto a esos sacramentos y estén bien dispuestos.

¿Dónde está el problema aquí? Porque se permite, aunque sea en un caso especial todo lo que tú quieras, dar la comunión a un no católico. Y eso no puede ser. Es muy sencillo lo que tiene que ser: un cristiano no católico debe hacerse formalmente católico, si está en peligro de muerte expresar el deseo de bautizarse en la Iglesia Católica y creer todo lo que la Iglesia manda, para recibir la comunión. Eso en cambio sí lo dijo el Cardenal Sarah (citado en el mismo artículo): «hay que confesar la fe católica. Un no católico no puede comulgar. Eso está muy, muy claro. No es una cuestión de seguir la propia conciencia».

Bien, este es mi grano de arena que aporto. ¿Callarme ante la confusión de tantos, mirar a otro lado ante la amenaza de tanto sacrilegio? Sí, rezar y mortificarse y sufrir y rezar para que el Señor nos socorra, lo que haga falta. Pero hay cosas por las que non possumus pasar. Porque si tantos sacerdotes llegan a creer lo que dice este documento, ¿cómo se mantendrá su intención católica? Y sin esta, no hay Sacrificio.

“Si se le quita la Transubstanciación a la Misa… Esta palabra es de una importancia capital, porque al suprimirla se omite la Presencia Real y deja, por tanto, de haber Víctima. ¡No dejes de emplear esa palabra! ¡Transubstanciación! Los niños no la entenderán y tú tampoco, pero no importa: ¡Empléala! ¡Empléala! No sólo molesta a los nuevos herejes… Al que molesta mucho más es al demonio.” (San Josemaría Escrivá, Tertulia 16-VI-1971)

“…pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio…” (Dan 9:27).

 

Anuncios

Cómo el liberalismo favorece la islamización

Que la izquierda y en general la “progresía” favorezcan la islamización del occidente, está más que claro, comprobado y notorio. Una de las razones de tal comportamiento en apariencia paradójico,

fem1

radica en el hecho de compartir el mismo enemigo a quién batir: la civilización cristiana. También comparten el método para conseguir sus fines. Las dos ideologías son revolucionarias, porque se consideran guías supremas en discernir entre el bien y el mal, y ese objetivo es el que justifica cualquier medio a usar. Para los revolucionarios el fin justifica los medios, porque su fin está por encima del bien de las personas; su fin va solamente con aquellas personas que comparten su ideología. Las demás, sobran.

Pero hay un aspecto que se considera bien poco, y es de fundamental trascendencia para el avance del Islam. Es el papel del liberalismo, ideología que pone en el centro al hombre y su libre albedrío, cuyos límites no hay quién que determine más que el hombre mismo, y fundamentalmente se expresa… mediante billetes.

Es decir, ¿tienes dinero? Tendrás ciudadanía, derechos, casa, propiedades… da igual lo que pienses. Da igual si eres leal a un determinado país, o no; da igual si desprecias su cultura e historia, que seas capaz de pagar y tendrás tu negocio, casa, perspectiva laboral, lo que haga falta.

¿Y cuál es, si no, es la razón por la que nuestros políticos se prostituyen por un puñado de dólares (mejor dicho de millones de los mismos) delante de aquellos que – supuestamente – están en contra de “nuestros” valores de “libertad, igualdad y fraternidad”?

fem2

Estas breves líneas deberías ser suficientes para mostrar que ningún sistema político puede basarse solamente en los pactos entre los hombres, sea cual sea el modo del gobierno. Debe existir una regla, norma superior a sus acuerdos coyunturales para que no se deslicen hacia el infierno.

Las democracias occidentales, aunque promovidas desde las logias masónicas, se han asentado en unas sociedades cristianas cuya herencia hizo que pudieran funcionar medianamente; pero con el paso de las décadas, y ahora mismo lo estamos contemplando con estupor, al perderse las nociones cristianas de la sociedad los hermosos bosques dieron lugar a árboles sin hojas, muertos y sin sabia. Hasta el ciego debería darse reconocer que hemos llegado a un callejón sin salida, y que el liberalismo, junto con la “progresía” de todo tipo y apellido no nos puede llevar nada bueno. Cualquier sistema político necesita un límite superior, una regla que no se puede tocar con los votos. Si esa regla se rompe, desaparecerá hasta el Estado que nos vio nacer, y nosotros a él.

Antes de dar conclusión a esta reflexión sencilla, pero no menos veraz, presentaré un ejemplo que estos mismos días Daily Mail hizo ver al público británico (como si Gran Bretaña no fuera uno de los principales culpables de la islamización de Europa; como si ya no tiene instalados barrios y barrios musulmanes en su país): escriben sobre la primera urbanización exclusivamente árabe en el territorio de Bosnia-Herzegovina.

fem3

En el pueblo Tarcin de Bosnia central, se ha levantado una urbanización cuyo habitantes en exclusiva son musulmanes árabes. La población local de los alrededores puede entrar únicamente si van como sirvientes.

Este tipo de urbanizaciones – da igual la procedencia de sus residentes – no es habitual en este pequeño país europeo, una de las ex-repúblicas de la antigua Yugoslavia. Aquí la gente no estaba acostumbrada que pudieran existir zonas de su país por las que ya no podrá pasar. ¿Esto qué es?, se preguntan los mismos musulmanes locales, de origen eslavo. Pues, el verdadero Islam proporcionado por el liberalismo.

Paga, y el país será tuyo. Lo que se ve en este poblado son mujeres con totalmente tapadas, etc. En resumen, un auténtico nido extremista. La situación ha provocado la furia de la población autóctona (que en esa parte es mayormente formada por musulmanes eslavos), y ha iniciado una cadena de protestas, panfletos con imágenes de mujeres tapadas y letras “¡Fuera de aquí!”, etc.

Pero, el lugar cuenta con unas medidas fuertes de seguridad, y las protestas parece que poco alcance tendrán. Las casas tienen un precio de unos 150.000 euros, y eso es una calderilla para los allegados conquistadores… que perfectamente se sirven de un principio básico del liberalismo: paga y tienes derechos.

Queda evidente que el neoliberalismo es el mayor enemigo del mundo occidental. Esa “libertad” suya en el fondo es del dinero y del que lo posee,… aunque sea tu mayor enemigo.

fem5

[Nuestro niqab, nuestra elección, nuestro derecho]

Trump en el ojo del huracán

Me limito a traducir un vídeo muy llamativo, esta vez de Brother Nathanael, nacido Milton L. Kapner, un judío converso al cristianismo en la vertiente monástica, dependiente de la “Iglesia Ortodoxa Rusa Exterior a Rusia”. Christopher Fleming comentó su artículo “¿Por qué los judíos no creen en Jesús?“, publicado en Adelante la Fe (29/01/16), en el que se puede observar la claridad y singularidad de su pensamiento. Bien hay que decir que en muchos artículos expresa un planteamiento católico tradicional, pero sus análisis versan especialmente sobre la implicación política de las élites judías.

Su vídeo publicado el 25/10/16 es muy importante, ya que señala las razones principales de la embestida contra Trump. El candidato toco lo intocable:

Trump se encuentra metido en el lío más de lo que esperaba.

Está en el ojo del huracán que parecía un monzón.

Empezó a enfrentarse  a Clinton, pero se encontró luchando contra algo mucho mayor.

trump1

[Recorte: “Nuestro movimiento trata de sustituir lo fracasado y corrupto – ahora, cuando digo ” corrupto “, estoy hablando totalmente corrupto -, la clase política, con un nuevo gobierno controlado por vosotros, el pueblo estadounidense. No hay nada que la clase política no va a hacer – no hay mentira que no van a contar, para mantener su prestigio y poder a su cargo. Y eso es lo que está ocurriendo. “]

Y Trump chocó contra ellos.

trump2

[Recorte: “El establishment de Washington y las corporaciones financieras y los medios de comunicación que fundan existen por una sola razón: para proteger y enriquecer a ellos mismos. El establishment cuenta con miles de millones de dólares en juego en esta elección. A modo de ejemplo, un único acuerdo comercial que les gustaría que pasara implica miles de millones de dólares, controlados por muchos países, las empresas y los grupos de presión. Para aquellos que controlan las palancas del poder en Washington, y para los intereses especiales a nivel mundial, se asocian con estas personas que no piensan en vuestro bien. Nuestra campaña representa una verdadera amenaza existencial  para ellos que no han visto antes. “]

trump3

Trump está hablando de la Asociación Trans Pacífico, TPP, que une Wall Street de los judíos con las multinacionales que suscriben una “Corporatocracia” sin fisuras.

trump4

Y Clinton es un peón de esta cábala global.

trump5

[Clip: “La máquina de Clinton se encuentra en el centro de esta estructura de poder. Hemos visto esto de primera mano en los documentos de WikiLeaks, en los que Hillary Clinton se reúne en secreto con los bancos internacionales para trazar la destrucción de la soberanía de Estados Unidos con el fin de enriquecer estas potencias globales financieras, sus amigos con intereses especiales, y sus donantes. Tan cierto como eso. ” (Público grita: ” Encerrarla. Encerrarla. “) ” Honestamente, ella debe ser encerrada, debe ser. “]

Encerrar a sus donantes también:

Soros, Saban, Sussman, Spielberg, para nombrar unos pocos.

trump8

Y la reunión de Hillary con los bancos?

trump9

Bueno, aquí está con Evelyn Rothschild – no se puede conseguir una imagen más “internacional” que esto – y aquí está con Lloyd Blankfein de Goldman Sachs en una conferencia “Global Initiative”, patrocinada por su Fundación de pago por juego.

trump10

No puedes conseguir más “judío” que eso.

Sin embargo, Trump recibe los golpes, y no Hillary.

Lobbies judíos como la ADL y JTA están advirtiendo sobre Trump ‘Judio-cebo’  por el uso de ‘estereotipos antisemitas’ como “banqueros internacionales “.

Pero Trump nunca mencionó a Judios. ¿Por qué tanto alboroto? Porque la verdad es la que hace a Judios muy nerviosos, simplemente por eso.

[ “Nuestra gran civilización, aquí en Estados Unidos y en todo el mundo civilizado ha llegado a un momento del ajuste de cuentas. Lo hemos visto en el Reino Unido, donde se votó para liberarse de un gobierno global y los acuerdos comerciales globales, y de inmigración global que han destruido su soberanía y han destruido muchas de esas naciones. Sin embargo, la base central del poder político mundial es aquí en Estados Unidos, y es nuestro sistema político corrupto que es el mayor poder detrás de los esfuerzos de globalización radical y la privación de derechos de los trabajadores. “]

Esa “base central” comienza con Goldman Sachs, seguida por Citigroup, da paso a Soros Fund Management, con una abertura de la puerta giratoria hacia el Tesoro de Estados Unidos.

Su poder político se deriva de la Reserva Federal de propiedad judía cuyo control del dinero –  que crean de la nada – usurpa la soberanía nacional.

[Recorte: “Sus recursos financieros son prácticamente ilimitadas, sus recursos políticos son ilimitadas, sus recursos de medios de comunicación no tienen igual, y lo más importante, lo más profundo de su inmoralidad es absolutamente ilimitada”]

Por supuesto. Crucificaron a Cristo. Es todo cuesta abajo desde allí.

[Clip: “Muchos de mis amigos y muchos expertos políticos me advirtieron que esta campaña sería un viaje al infierno.”]

¿Qué esperabas? Usted está tratando con los hijos del infierno.

“Vuestro padre es el diablo,” dijo Cristo a los Judios , “y vosotros queréis hacer las obras de vuestro padre.”

Otra hora de la verdad ha llegado y ‘Problemático Trump’, si es elegido, podría venir con una venganza.

Y eso, mis amigos, está haciendo a Judios muy, muy nerviosos.

Los hombres de Francisco

Si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán al pozo” (Mt 15, 14).

La vía de un herético es restringir la creencia en algunos aspectos de la doctrina de Cristo, seleccionados y conformados a su gusto” (Suma, II-II, 1. a.1.).

A muchos buenos católicos, aunque no lo reconozcan en público – lo harán tan en privado como en confesión o en conversaciones con amigos muy probados y de fiar – el nombramiento de los nuevos cardenales les ha dejado desolados.

har1

Sin embargo, no hay que ser ningún profeta para esperar nombramientos como estos. ¿A partir de qué? A partir de todo lo que hace y enseña Bergoglio. Hay una perfecta coherencia. Como dirían los filósofos, “las ideas tienen consecuencias”. ¿Aceptas a Bergoglo y haces incluso oídos sordos a sus ideas? Tragarás irremediablemente con las consecuencias de las mismas; a Bergoglio tendrás, y sus nombramientos en el mismo paquete: Bergoglio elige a aquellos que van en su línea.

Y viceversa: si los hay que quieren subir – sin pensar en servir, sino en subir -, se ajustarán a lo que pide el que decide quién va a subir.

Son ya tres tandas de los cardenales elegidos por Francisco, y esta es definitivamente la peor. En las noticias del 10/10/16, Gloria.tv comentó con la frialdad de un periodista de guerra: “Ayer, el Papa Francisco anunció la creación de 17 nuevos cardenales. Entre ellos no hay ni una sola voz católica. Tres de los 17 son liberales radicales y asesinos de vocaciones. El Arzobispo Cupich de Chicago, el Obispo Kevin Joseph Farell, el Prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, y el Arzobispo de Bruselas, Jozef De Kese.

Más adelante haremos una breve reseña de algunos nuevos cardenales. Antes haremos una reflexión concisa respecto a la situación a la que nos lleva todo esto.

Francisco es el destructor. No piensa en católico. Y como tal, actúa. Todo es muy simple. Pero por desgracia ocurre que muchos buenos católicos no se atreven a cuestionarle. Creen que la unidad de la Iglesia es el bien más preciado que hay que conservar. Así es… pero presuponiendo la pureza de la fe, sin la cual la Iglesia no puede vivir.

Esto lo hemos vivido ya en las últimas cinco décadas, esto no es de ayer. Lo que hizo Pablo VI fue infinitamente peor. Entonces, ante la terrible crisis con la que se enfrentaba la Iglesia en Francia en los años setenta, los obispos franceses afirmaban en su Congreso de Lourdes, en 1976, que “la unidad de la Iglesia está antes que todo lo demás, y está garantizada solamente estando al unísono con el Papa” (cita tomada del libro “La destrucción de la tradición cristiana”, de Rama P. Coomaraswamy).

Esta afirmación es cierta, el problema es que contiene una aplicación falsa. Suppresio veri et suggestio falsi. La premisa es cierta, pero la conclusión es falsa. Le falta presuponer otra premisa cierta, que se tiene que dar por cumplida: la pureza de la fe. Por eso el Cardenal Newman dirá en How to Accomplish it que “la pureza de la fe es más preciosa para el cristiano que la unidad misma”.

En otras palabras, la pureza de la fe, o sencillamente la fe, es la base necesaria para la unidad.

¿Qué es entones que va a provocar el nombramiento de cardenales como estos? Un grave daño a los fieles, sin duda alguna. Masas y masas de fieles serán afectadas por la mala doctrina y, resistiéndose a pensar de otra forma y dejándose guiar por esta gente, ya que “vienen de la Iglesia”, caerán en un pozo de enfriamiento y tal vez muerte de la fe.

Parafraseando a Coomaraswamy, porque estos son artistas para engañar y llevar la gente a su huerto. Mezclan el error con la verdad, porque el error puro y duro jamás tiene el atractivo para engañar. Dirán que buscan la “vitalidad y experiencia de la Iglesia primitiva, y que para eso hay que ajustar la praxis actual”, cuando en realidad lo único que les importa son sus ideas a las que adaptan la realidad y destrozan la herencia de la Tradición. Invocan las Escrituras, pero evitan citar partes que no van con sus presupuestos – de allí sigue directamente que rechazan las interpretaciones de la Escritura hechas por los Padres y los Santos y Doctores de la Iglesia. Llegan hasta cambiar las palabras de Cristo en la consagración. No les gustan los ritos establecidos, pues como lex orandi es el fiel reflejo de la lex credendi, y como esta última la han cambiado… la primera les estorba. Y viceversa: cambiando a propósito lex orandi, persiguen cambiar lex credendi. Se llenan la boca diciendo que el Espíritu Santo es el inspirador de sus reformas, cuando al final llegan a ignorarlo. Comienzan poniendo en duda una verdad revelada (o la que sigue de las mismas), y terminan negándolas todas (Cf. St.: “El que incumple un mandamiento, desobedece al Decálogo entero”; “Negarse a creer en alguna de ellas – de las enseñanzas de la Iglesia -, es equivalente a rechazarlas todas” León XIII, Sapientiae Christianae.). Utilizan el vocabulario sacrosanto de la Iglesia de siempre: el amor, la verdad, la justicia y la fe, pero le dan un significado diferente. Finalmente, aunque todos estos detractores no se ponen de acuerdo entre ellos en muchas cosas, en una sí están de acuerdo: en atacar la fe. Porque el error es la “legión” y la verdad es una. En medioevo decían describiendo a estos rapaces (que entonces sí les cerraban la boca al tiempo): “son como buitres que nunca se ven juntos excepto para festejar sobre un cadáver”.

har9

Por lo tanto, las vocaciones irán disminuyendo, lo cual posiblemente se utilizará como pretexto para ordenar a los laicos casados, o incluso de vez en cuando suscitar el tema de la ordenación de las mujeres, etc. Puede ser que es justamente todo esto lo que están buscando. Tal vez no lo dirán conscientemente, o incluso ni lo pensarán de forma premeditada, pero el demonio que está detrás sí lo piensa. El que tramó la muerte de Cristo, conspirará contra la Iglesia deseándole la muerte, no cabe duda alguna.

Sin embargo, la Iglesia no podrá ser destruida. Solamente en los últimos días podrá tener apariencia de haber sido muerta y enterrada, como su divino Fundador. Pero la Iglesia resistirá, y un núcleo mantendrá la fe intacta. En ese sentido, un número creciente de católicos no dará su aprobación a estos acelerones salvajes como de Francisco. El desequilibrio y desbarajuste posconciliar producirá, por ejemplo, el darse cuenta lo que esta misma “Iglesia posconciliar” hizo con los sacramentos y la liturgia en general. Los católicos – solamente los más reflexivos e independientes, que en este tiempo serán pocos, pero en número creciente y suficiente – empezarán a darse cuenta de los fraudes que le hicieron con la liturgia – más bien se la robaron -, en la fe, en la doctrina.

Esos católicos recorrerán cientos de kilómetros los domingos para asistir a alguna misa tradicional, cuyas ubicaciones van en aumento en toda Europa. Esta imagen de las localidades en las que se celebra la misa tradicional es elocuente:

har5

En rosa son las de FSSPX, en verde, las de Ecclesia Dei, en azul las de Williamson y sedevacantistas. De estas últimas hay hasta en Polonia, y en España en general no están indicadas todas de los tres tipos.

[¿Se dan cuenta que los tradicionalistas nunca aceptarán dejar los sacramentos de lado para admitir protestantizado en su diseño Novus Ordo? Incluso si se diera el acuerdo entre Fellay y Francisco, se provocaría un cisma gigantesco en la FSSPX. Cada vez mayor número de católicos es consciente de las reformas no católicas del Novus Ordo. Resumo y pronostico que la parte de sentir católico de la Iglesia volverá íntegramente a los sacramentos y doctrina de siempre.]

En definitiva: Francisco quiere extender el modelo de la Iglesia Católica (posconciliar) en Alemania a todo el mundo. Ya lo están viendo cómo reaccionan los católicos en Alemania. Los posconciliares con la ruina, día tras día más abajo. Por otro lado, aumentan especialmente los de la FSSPX y sedevacantistas. Así como ya es en Alemania, así será en todo el mundo.

Así que, Francisco es el papa de la Religión Digital. También entre los católicos en apariencia alineados con él, aparecen sedevacantistas pragmáticos o de facto. ¿Qué otra cosa son los blogueros de Infocatólica, Religión en Libertad, los sacerdotes como Santiago Martín o tantos sacerdotes del Opus Dei?

har6

[Luis Fernando Pérez, Infocatólica, al día siguiente de la elección. Para mí que han sido consternados y que se les congeló el pecho de impacto. El supuesto entusiasmo de Luis Fernando de hace tres años y medio: “La Iglesia está hoy de fiesta. Tenemos nuevo Papa. El hasta ahora cardenal Jorge Mario Bergoglio, ha sido elegido Sumo Pontífice, Sucesor de San Pedro, tomando el nombre de Francisco I.”, ha desaparecido notoriamente.]

Son católicos que aplican el criterio de libre examen a las enseñanzas de Francisco. Saben que son una infamia, enseñan lo contrario y afirman que Francisco no dijo lo que dijo. O callan y ni siquiera transmiten información relevante sobre Francisco cuando esta muestra su proceder no católico Es un sedevacantismo pragmático que tampoco podrá durar mucho… O saludarán a Lutero como Francisco, o se irán distanciando de él en forma creciente cada día que pase.

har8

har7

[Color azul representa a luteranismo, el amarillo al papado. Y “Lutero, gran hereje“, fue un artículo escrito por el P. Iraburu en Infocatólica en 2008. ¿En qué quedamos entonces?]

De forma que, avanzamos a paso firme hacia esta dicotomía, hacia la situación de estas dos realidades separadas entre sí por un muro, o un pozo cada vez más grande.

Hacemos finalmente una reseña de los nuevos cardenales.

Josef De Kesel. Gloria.tv lo denominó “Cardenal Asesino” por lo que sigue: “es especialmente desalmado cuando se propone atacar la fe católica. Dijo sobre homosexuales: ‘Respeto el modo mediante el cual ellos expresan sexualidad.’ De Kesel es un enemigo del celibato y apoya dar la comunión a las personas que viven abiertamente en el adulterio. En julio asesinó una floreciente (Novus Ordo) Fraternidad Sacerdotal de los Santos Apóstoles fundada por el P. Michael-María Zanotti-Sorkine.

har2

[¿Recordáis quién era el P. Michael-María Zanotti-Sorkine? Lo llamaron “El cura de Ars de la Marsella“, el que cogió una parroquia a punto de cerrar en un barrio islámico de la Marsella, y la revolucionó llegando a bautizar a los adultos. ¿Su falta? Aunque celebraba Novus Ordo, pues será el alzacuellos y el confesionario. O sea, no solamente que persiguen a los tradicionalistas, sino también a la parte tradicional en comunión visible con Francisco.]

Arzobispo Joseph William Tobin. “Deslealtad premiada. Otro (el primero era Cupich) americano es el Arzobispo de Indianapolis, anterior Secretario de la Congregación de la Vida Consagrada quien públicamente se opuso a la visitación vaticana a las proabortistas y prohomosexualistas monjas americanas de la Conferencia de las Mujeres Religiosas. Tobin llamó Amoris Laetitia ‘un documento maravilloso’”.

har3

El Arzobispo de Brasilia, antiguo profesor de teología moral, Sérgio da Rocha calificó Amoris Laetitia como la “gracia del Año de la Misericordia”.

El oponente de la Misa: … octogenario Monseñor Renato Corti, el obispo de Novara, Italia. Suscito titulares en 2007 cuando suspendió tres sacerdotes por celebrar la misa en latín. A pesar de que fueron soportados por 600 personas. Corti fue el Vicario general y el Obispo Auxiliar del radical Cardenal de Mián, Martini.”

Cardenal laico: Entre futuros cardenales del Papa Francisco es el radical Arzobispo Maurice Piat (75 años) de Port-Lous de Mauricio, una isla cerca de Madagascar. En una entrevista con la Radio Vaticana pidió cambio de la doctrina católica, y abolir de facto adulterio como un pecado. Piat viste como un laico.”

har4

Cardenal sorpresa: El Arzobispo de Mérida, Baltasar Enrique Porras Cardozo será cardenal por sorpresa. Por la primera vez en la historia de la Iglesia Venezuela tendrá dos cardenales residentes. Sandro Magíster cree que esto ha ocurrido para dejar en sombra al Cardenal de Caracas, Urosa Slavino. Urosa estuvo entre aquellos trece cardenales que firmaron la carta de protesta en el inicio del controvertido Sínodo de la Familia en octubre del 2015.”

¿Y los de las tandas anteriores? Sería demasiado exhaustivo recorrer todas las listas, solamente un par de nombres para situarnos. El Cardenal Baldisseri (creado cardenal en el primer consistorio de Francisco) aumenta confusión, afirma coalición pro-familia, es una noticia del “tiempo sinodal”. Baldisseri fue encargado junto a Schornobrn para la presentación de Amoris Laetitia. Anteriormente, por orden de Francisco, sustituyó al conservador Cardenal Piacenza como Prefecto de la Congregación para los Clérigos.

har10

Otro oponente de la misa tradicional era el Arzobispo de Ancona-Osimo, Edoardo Menichelli. Nombrado cardenal por Francisco en 2015.

A los recién nombrados cardenales Cupich y Osoro hemos dedicado aquí sendas entradas. Anteriormente, este mismo años Cupich ya fue ascendido a la importantísima Congregación de los Obispos. Aquella encargada de proponer nuevos obispos para su nombramiento.

Finalmente, por su interés, recuerdo la entrada del año pasada dedicada al Arzobispo de Madrid, contra el que Cifuentes no encontró nada problemático que objetar.

col4

El despliegue de velas de Mons. Osoro. ¿Hacia el horizonte purpurado?

osoro angel

 

Una “solución” modernista para “pro multis”, puesta en evidencia

La cuestión de “pro multis” era bastante complicada para los modernistas y los cambios del Novus Ordo Missae. Si el nuevo misal en general se escapa a las muchedumbres incluso de píos católicos, el tema de “pro multis” era demasiado evidente, no se le podía escaquear fácilmente. Cualquiera sabe, más en un ambiente de países de herencia latina, que “pro multis” significa “por muchos”, como saben que “I love you” significa “te quiero” en inglés, “the end” es “fin”, “bye-bye” es  “adiós” como lo es “ciao” en italiano, etc., todo nada más que por el roce de lo cotidiano.

Efectivamente… pero con tal de haber oído alguna vez lo de “pro multis”.

mis1

Antes, es decir hace cinco décadas, se le podía oír en la misa perfectamente. Y también leer en la Biblia. Vulgata testimonia:

Hic est enim sanguis meus novi testamenti, qui pro multis effundetur in remissionem peccatorum” (Mt 26, 28).

Y de forma similar San Marcos (14, 24): “Hic est sanguis meus novi testamenti, qui pro multis effundetur.

Es decir, son palabras que Cristo pronunció fuera de toda duda, y por eso están escritas, y por eso fueron transmitidas por generaciones en la Iglesia y puestas en el más sagrado de los cánones. Antiguamente, estas palabras (todas de la consagración) fueron escritas en relieve con letras grandes y muchas veces doradas. Porque por medio de estas palabras (todas de la forma del Sacramento de la Eucaristía) pronunciadas por un sacerdote, el pan y el vino dejaban de ser lo que eran y por el poder de Dios se obraba el milagro de la trasubstanciación: el Señor se hacía realmente presente con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Las traducciones de las editoriales católicas respetaban el sagrado texto de la Vulgata; “¡como no podía ser de otra forma!”, dirán. En efecto, echemos la mano a la editorial de Eunsa, leemos:

porque esta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada por muchos para remisión de los pecados” (Mt 26, 28)

Esta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada por muchos” (Mc 14, 24).

Esta es la razón, evidentemente, por qué el mismo misal en latín de Pablo VI contenía “pro multis”:

pro1

De modo que, especialmente los sacerdotes, se tienen que necesariamente dar cuenta de la, tal cual: increíble traducción en España (los textos tomados del portal misas.org):

pro2

 Esta situación no es propia solamente de España. Ocurre en muchos otros idiomas, de los que daremos alguna muestra. Portugués:

pro3

Alemán:

pro4

Italiano:

pro9

Esloveno:

pro7

Croata:

pro8

Etc. En francés tenemos una llamativa “la multitude”, que propiamente no es ni “por muchos” ni “por todos”, pero tal vez…

pro6

En inglés, en cambio, es claramente “por muchos”:

pro5

Pero tengamos en cuenta que antes también en ese idioma estaba “por todos”, y que el cambio se realizó después de que Benedicto XVI lo pidiera explícitamente en 2006. (Sobre la resistencia de las conferencias episcopales para traducir correctamente “pro multis”, ver el artículo de Sandro Magister del 04/12/2011, “No todos los obispos tienen buena voluntad“.)

No obstante, antes de seguir, constatemos un hecho sorprendente: algunas traducciones recientes del NT traducen los textos originales de Mt 26, 28 y Mc 14, 24 con… ¡”por todos”!.

Por ejemplo, en la editorial de La Casa de la Biblia tenemos en su 4ª edición (1992, aprobada por la Conferencia Episcopal Española): “…porque ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que se derrama por todos para el perdón de los pecados. (Mt 26, 28)”, y “Y les dijo: Ésta es mi sangre, , la sangre de la alianza, que se derrama por todos. (Mc 14, 24)”.

Es muy importante observar lo que ocurre con La Bible de Jérusalem francesa, un texto de referencia para tantas ediciones:  “qui va être repandu pour une multitude en rémission des péches. (Mt 26, 28)”, con el aparecido “une multitude” como en el lugar correspondiente de San Marcos.

Una situación similar se puede observar en otros idiomas: unas tradiciones mantienen “por muchos“, otras – en los años 80 del siglo pasado, por ejemplo – incorporan “por todos“. Resumiendo, podríamos más bien constatar una tendencia u orientación en algunas traducciones recientes.

Esa es precisamente la “solución” modernista que quería comentar.

El esquema sería el siguiente:

  1. El “pro multis” es traducido como “por todos” en casi todos los idiomas.
  2. Naturalmente, el texto original de San Mateo y San Marcos muestra que esas traducciones sencillamente se apartan del Evangelio.
  3. Para evitar ese inconveniente, se procede a las nuevas traducciones que incorporan un falso “por todos” en los mismos textos evangélicos. En la edición francesa se recurre a la misma expresión utilizada en sus traducciones de Novus Ordo Missae: “une multitude”.

En definitiva: saben que han cometido un delito, y han vuelto al lugar del crimen para borrar las huellas. Es lo que pretendían hacer.

Pero… Dios permitió que también esto quedara en evidencia. Esta vez para un público más amplio, quedando muuuuchas cosas para que salgan a la luz. No obstante, nos ocuparemos de este rayito de luz que se escapó por la ventana de una habitación en oscuras.

Pues bien, el “pro multis” viene a España con la siguiente cuaresma. Lo considero una buena noticia… ¡pero teniendo en cuenta que se trata solamente de un punto de partida! Muchas y esenciales cosas han de ser recuperadas en la liturgia, que en resumen sería el pleno restablecimiento de la Misa de siempre, es decir, aquella felizmente codificada – ¡ojo, no creada! – por el Concilio de Trento y San Pío V, a la que eventualmente se añadieron oraciones propias para el santoral, etc., no tocando su esencia en un ápice, como es natural y hurga decir. También cabría hablar – y no es un tema nada superficial – de la forma del sacramento del orden, pero estas consideraciones exceden sobradamente el alcance de este artículo (espero empero tratarlo en otra ocasión).

No es así con el Novus Ordo Missae, respecto al cual los cardenales Ottaviani y Bacci en su Breve Examen Crítico expresaron aquella frase lapidaria de que “se aparta de modo impresionante de la Doctrina Católica de la Santa Misa según fue formulada en la sesión XXII del Concilio de Trento“.

Teniendo en cuenta esta observación, dedicaremos unas líneas a este último cambio. Es de esperar, entonces, que habrá que volver a las traducciones habituales del NT en este punto. Ya no hay nada que hacer, el truco ha fallado y hay que asumirlo. Eso es al menos una buena noticia. Porque espero que muchos a partir de esta circunstancia inicien una reflexión oportuna respecto a la reforma – ataque, sacudida – de la liturgia ocurrida a raíz del Vaticano II.

prof3

[Con no poca frecuencia se puede ver en misas Novus Ordo tendencia hacia actitudes banales. Se intenta a veces salir al paso diciendo: “depende de tal o cual sacerdote, del ‘despiste’, etc.” ¿Pero puede ser producido más bien como aplicación de la visión de la misa como “asamblea sagrada”, de la necesidad de ocuparse cuando no centrarse en la comunidad, de entender la misa como una “clase”?]

En su momento, explicando el cambio pedido en su carta del 17/10/2006, el entonces Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos,  Cardenal Arinze, apuntaba:

Por cierto, la fórmula “por todos” correspondería indudablemente a una interpretación precisa de la intención del Señor expresada en el texto. Es un dogma de fe que Cristo murió en la Cruz por todos los hombres y mujeres (cf. Juan 11:52; 2 Corintios 5:14-15; Tito 2:11; 1 Juan 2:2).”

¡No, señor! Si la intención del Señor hubiese sido decir “por todos”, en vez de “por muchos”… ¡lo diría! Porque aquel que dijo: “Vuestro hablar que sea sí, sí; no, no. Lo que es es más de esto, proviene del malo” (Mt 5, 37), utiliza las palabras precisas para indicar lo que está ocurriendo; o si se prefiere, su intención en cuanto a la institución del sacramento de la Eucaristía.

Porque no hay que mezclar la intención del Señor en cuanto la salvación de todos los hombres (que yo sepa, esto incluye también a las “mujeres”. ¿O usaremos la nomenclatura de tod@s?), que evidentemente es de fe divina y católica que Dios quiere que todos los hombres se salven, con el hecho de que la Preciosísima Sangre del Señor se derramó inútilmente por aquellos hombres que rechazan su salvación.

¿Y cuál, si no, sería la profunda razón del sufrimiento del Señor en Getsemaní? Porque sabía que su sangre no se va a derramar por todos de forma efectiva. Seguramente esa sería la tentación más cruel con la que el diablo le tentaba en aquella noche oscura por antonomasia.

Y, al contrario, si el Señor hubiese sabido que todos los hombres se salvarán gracias a su Pasión, creo que su alma no pasaría por esa amargura.

Santo Tomás lo resumió de forma maestral de una vez para siempre: “la Pasión de Cristo fue suficiente para todos y de su eficacia se aprovecharon muchos“. La misma enseñanza, la enseñanza de siempre, recogió el Concilio de Trento: “con gran sabiduría obró [Nuestro Señor] no diciendo ‘por todos’, puesto que entonces solo hablaba de los frutos de su Pasión, la cual solo para los escogidos produce frutos de salvación”.

Es decir, la intención del Señor era aquella que perfectamente se corresponde con el sentido obvio de las palabras “pro multis”. Tal doctrina fue firmemente proclamada por la Iglesia, algo recordado y expresado  de forma solemne y precisa también en Trento.

Ahora, en cambio, llegamos a un problema muy grande: ¿qué pasa entonces con las consagraciones que utilizan “por todos”? El Cardenal Arinze responde en la carta anteriormente citada (con una afirmación que precede inmediatamente su frase que acabamos de comentar):

No existe duda alguna en relación a la validez de las Misas celebradas utilizando una fórmula aprobada debidamente y que contenga una fórmula equivalente a “por todos” como lo ha declarado ya la Congregación para la Doctrina de la Fe (cf. Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei, Declaratio de sensu tribuendo adprobationi versionum formularum sacramentalium, 25 de enero de 1974, AAS 66 [1974], 661).”

¿Realmente es así? Para la validez de la consagración el sacerdote debe tener la intención de hacer lo que la Iglesia hace (¡importante!: la intención es un acto de la voluntad, mientras que la fe es un acto del intelecto. Por lo que un sacerdote puede incluso no tener fe y sin embargo consagrar válidamente, con tal de que tenga la intención correcta. Aunque eso al mismo tiempo sería una grave ofensa a Dios.). ¿Pero qué es lo que hace la Iglesia? Este es el problema. Si el sacerdote es educado y formado en una noción de la “Eucaristía como ‘asamblea sagrada’, y no como lo es, de Sacrificio propiciatorio del Hijo de Dios, como apuntaban cardenales Ottaviani y Bacci en su Breve Examen Crítico, puede llegar a crearse incertidumbre en la intención del sacerdote. Estas cosas son de capital importancia.

prof2

[Esta problemática no es trivial. Pongo un ejemplo ya tratado debidamente en la Iglesia, sobre la cuestión de la validez de la misa anglicana, pero por motivos de la validez del sacramento de orden. En la imagen congelada de un vídeo, puede verse una misa anglicana solemne en la iglesia de San Matías. Incluso hay fieles que comulgan de rodillas. Pero en realidad no comulgan, a pesar de que aparentemente tenemos una misa católica (de hecho, el Novus Ordo Missae copió algunos elementos del servicio anglicano). No comulgan porque el “sacerdote” que la “celebra” no es un sacerdote válidamente ordenado, debido al uso inadecuado – le faltaba lo esencial de la forma del sacramento de orden – del rito de ordenación sacerdotal. Así lo estableció definitivamente León XIII en la Carta Apostólica Apostolicae curae,  del 13 de septiembre de 1896]

Por ello, tener esa falta de respeto hacia las palabras del Señor en la institución de la Eucaristía, definidas por siglos y desde los tiempos inmemoriales por la Iglesia, es gravísimo. Por lo demás, algo propio de los modernistas. Dicen por un lado que quieren acercar la Palabra de Dios a los fieles, cuando en la realidad la mutilan y tergiversan. Pero entonces la misa puede llegar a ser la obra de las manos humanas, y no la Obra de Dios, que es lo que es y debe ser.

Para arrojar un rayo de luz sobre estas importantísimas cuestiones, recurriremos obligados al Doctor Angélico. Nos preguntamos: ¿basta solamente con decir: “éste es el cáliz de mi sangre”, para que la consagración sea válida? Y… faltaría más que Santo Tomás no tratase ya esta delicada situación. Vamos por ello a la Suma teológica. ¡Hagan el favor no perderse ni una coma!:

Parte IIIa – Cuestión 78 La forma del sacramento de la eucaristía.

Artículo 3: ¿Es la forma adecuada de la consagración del vino «éste es el cáliz de mi sangre»?

“En cambio la Iglesia, instruida por los Apóstoles, utiliza esta forma de la consagración del vino.

Respondo: Acerca de esta forma hay dos opiniones. Unos, efectivamente, afirmaron que lo esencial de esta forma está constituido por las palabras: éste es el cáliz de mi sangre, y no por lo demás. Pero esta opinión no parece exacta porque las palabras que siguen son determinaciones del predicado, o sea, de la sangre de Cristo, y por ello pertenecen a la integridad de la frase.

Por eso otros, con mejor criterio, sostienen que todo lo que sigue pertenece a la esencia de la forma, hasta la proposición: cada vez que hiciereis esto, que pertenece al uso de este sacramento, por lo que esta proposición ya no es de la esencia de la forma. Y es por esto por lo que el sacerdote pronuncia todas las palabras que siguen con el mismo rito y con el mismo gesto, o sea, teniendo el cáliz entre las manos. Por otra parte, también en Lc 22,20 se intercalan las palabras que siguen entre las palabras de la primera parte, cuando se dice: Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre.

Hay que decir, por tanto, que todas estas palabras pertenecen a la esencia de la forma. Pero las primeras palabras: Este es el cáliz de mi sangre, significan precisamente la conversión del vino en la sangre, del modo que ya se dijo (a.2) en la forma de la consagración del pan. Y las palabras siguientes designan el poder de la sangre derramada en la pasión, un poder que se efectúa en este sacramento y que se ordena a tres cosas. La primera y principal, a alcanzar la vida eterna, según el texto de Heb 10,19: Tenemos plena seguridad de entrar en el santuario por el poder de su sangre. Y para indicar esto dice: nueva y eterna alianza. Segunda, a la justificación de la gracia, que es el fruto de la fe, como se dice en Rom 3,25-26: A quien Dios ha propuesto como medio de propiciación por la fe en su sangre… para que él sea justo y justificador de los que creen en Jesús. Y para indicar esto se pone: misterio de fe. Y tercera, para remover los obstáculos que impiden conseguir las dos cosas precedentes, o sea, remover los pecados, conforme a lo que se dice en Heb 9,14: La sangre de Cristo… purificará nuestra conciencia de las obras muertas, o sea, de nuestros pecados. Y para indicar esto añade: que será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados.

El asunto es muy claro: según la teología de Santo Tomás, las palabras de consagración de vino que contengan “por todos”, no son una forma válida. No obstante, ¿es imposible que se realice la consagración? ¿No puede ser que se puedan quitar o añadir ciertas palabras? El Aquinate dirá que sí,… con tal de no cambiar el sentido de las palabras. Vamos a oírlo en primer lugar:

Suma teológica – Parte IIIa – Cuestión 60 ¿Qué es un sacramento?

Artículo 8: ¿Se puede añadir algo a las palabras de Informa sacramental?

“Respondo: Acerca de las variaciones que se pueden verificar en la forma de los sacramentos, se deben tener en cuenta dos cosas. La primera depende de quien pronuncia las palabras, cuya intención, como se dirá después (q.64 a.8), es indispensable para que se realice el sacramento. Por tanto, si con esta adición o sustracción pretendiese realizar un rito no conocido por la Iglesia, no parece que se verifique el sacramento, pues no parece que pretenda hacer lo que hace la Iglesia. La segunda depende de la significación de las palabras. En efecto, puesto que las palabras operan en el sacramento según su propio sentido, como ya se ha dicho (a.7 ad 1), es oportuno considerar si la alteración introducida hace desaparecer el requerido sentido de estas palabras. Porque si desaparece este sentido es evidente que el sacramento no se realiza. Es claro que si se elimina de la forma del sacramento un elemento esencial desaparece el requerido sentido de las palabras y, por tanto, no se realiza el sacramento. Por eso Dídimo en el libro De Spiritu Sancto dice: Si alguien intenta bautizar omitiendo uno de los nombres indicados, o sea, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, bautizará vanamente. Por el contrario, si se omite de la forma un elemento no esencial, tal omisión no suprime el requerido sentido de las palabras y, consiguientemente, tampoco suprime el sacramento. Así, en la forma de la Eucaristía: porque esto es mi cuerpo, la supresión de la palabra porque no suprime el requerido sentido de las palabras, y por eso no impide la realización del sacramento, aunque pudiese suceder que el autor de la omisión cometiese un pecado de negligencia o de desprecio.”

Aquí hay que aclarar un tanto. Pienso que la clave está en estas consideraciones: “Por tanto, si con esta adición o sustracción pretendiese realizar un rito no conocido por la Iglesia, no parece que se verifique el sacramento, pues no parece que pretenda hacer lo que hace la Iglesia. ” Lo que ocurre es que muchos buenos sacerdotes, posiblemente sin siquiera hacerse estas conjeturas, dan por hecho que el cambio pedido en el nombre de Pablo VI – o en su caso por alguna institución autorizada por la Santa Sede como son las conferencias episcopales – lo resuelve todo. Ellos consideran que obedecen a la Iglesia.

De forma que, si dan el sentido católico a las palabras de la consagración… creo que la misa Novus Ordo puede ser válida. Es decir, para ellos las mencionadas palabras implican la doctrina católica.

En otras palabras, y obviamente este es mi planteamiento, el Novus Ordo Missae  puede ser válido no per se, sino accidentalmente según la formación doctrinal del sacerdote y de lo que es la misa para él.

EPÍLOGO

Todas estas consideraciones son extremadamente graves. Demasiado para callarse. Sin la misa, non possumus. Dicho sea de paso, este es el tema clave de la rebelión de los tradiconalistas. Con los sacramentos no se juega, y no se les puede dejar al libre arbitrio, con una conciencia dudosa.

Lo peor de todo esto es la posibilidad más que real, de que en no pocos casos, el Sacrificio Perpetuo de facto esté abolido. Eso lo han profetizado los Padres de la Iglesia para el tiempo precursor del Anticristo, y en concreto para su gobierno. En el fondo, con todo esto se está preparando su blasfema venida. Escuchemos a San Alfonso María de Ligorio:

El diablo siempre ha intentado, por medio de los herejes, privar al mundo de la Misa, haciéndoles los precursores del Anticristo quien, antes de nada, intentará abolir y abolirá efectivamente el Santo Sacrificio del Altar, como castigo por los pecados de los hombres, según la predicción de Daniel, «Y se hizo fuerza contra el sacrificio perpetuo». (Dan. 8:12)”

No penséis que se pueda decir: “Bueno, da igual si hay misa o no, lo que importa es cómo vivimos, si somos fieles al Señor, etc.”

Escucha: ¿por qué te crees que hay tantas desgracias en el mundo, por qué el mal avanza tanto, la familia se destruye y tambalea todo el orden social? Porque no se ofrece en número de veces suficiente el Sacrosanto Cuerpo y la Sangre del Señor como propiciación por los pecados de los hombres. Por eso, no por Hillary u Hollande, etc. que son solamente herramientas, el mundo está en agonía. Porque a Dios se ofrece tan poca Sangre, y de forma grata a Él, como propiciación por nuestros pecados. Y la ira de Dios no se aplaca.

¡Con la ayuda de Dios, recuperemos la Misa! ¡Qué siempre queden sus altares en los que se le ofrecerá su Cuerpo y su Sangre, Alma y Divinidad, como le agrade a su Divina Majestad!

Suscipe, sancta Trinitas, hanc oblationem, quam tibi offerimus ob memóriam passiónis, resurrectiónis et ascensionis Jesu Christi Dómini nostri…

¡Felicidades, Colombia!

¡Gracias a Dios y a la Santísima Virgen!, no puedo decirlo de otra forma.

Es una noticia maravillosa que no podía descartar. La anhelaba, a pesar de malos augurios, pero al final llegó. ¡Magnífico!

Escribí mis reflexiones respecto a este referendúm en el artículo de hace un mes (“Razones para el NO en el plebiscito de Colombia“), y ahora comparto mi alegría porque no dieron condiciones para legalizar estas perspectivas tan sombrías enumeradas por Fernando Londoño Hoyos, exministro colombiano de Interior y Justicia:

¿POR QUÉ VOTARÉ NO EN EL PLEBISCITO COLOMBIANO?

Fernando Londoño Hoyos, exministro colombiano de Interior y Justicia lo explica:

1) Porque me opongo a una Constitución blindada de 297 páginas, a espacio sencillo, que nos condena para siempre a lo que en ella se dispone. Es una barbaridad, así fuera la Constitución más sabia. Pero es monstruosa. Ni los hijos de los hijos de nuestros hijos la podrían modificar.

2) Porque crea un sistema de impunidad detestable, con horrendo valor ejemplarizante. No hay delincuente potencial que no quiera un trato semejante. Las penas previstas en ese mamotreto son un mal chiste. Lo dijo Vivanco, el Director de Human Rights Watch. “La clemencia asesinaría si perdonase a los que matan”. (Shakespeare, Romeo y Julieta).

3) Porque no es acto de paz, sino una declaración de guerra.

La “lucha contra las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo” es un capítulo entero de esta aberración. Claro que serán ellas, las FARC, las que digan quiénes serían denominados como sus enemigos, para matarlos o encarcelarlos.

4) Porque me niego a vivir en una Patria comunista.

En diez millones de hectáreas, dos veces el departamento de Antioquia, se formará una “economía campesina, familiar y comunitaria” que dominarán económica, social y políticamente las FARC, que nunca, ni ahora mismo, han renunciado a su credo marxista leninista. Está claro cuáles tierras serán despojadas y a quiénes se practicará ese despojo.

5) Porque el acuerdo de paz es hambre para Colombia.

El modelo agrario ha sido tomado de Cuba, Venezuela, Corea del Norte y China antes de que se volviera capitalista. Ese modelo agrario no produce sino hambre, buena condición para dominar a los hambrientos con un mendrugo de pan en la mano.

6) Porque me niego a vivir en el reino de las FARC.

Nada garantiza que las FARC entreguen las armas que tienen. Pero lo que es seguro es que no entregarán su dinero, que tienen acumulado en cantidades gigantescas. Con el que ganan cada año como narcotraficantes y mineros ilegales, les basta para acabar de corromper este pueblo y ganar todas las elecciones. Armas, dinero, curules gratuitas, 31 emisoras FM, comunidades campesinas en su poder, 31 zonas de dominio, diez millones de hectáreas a su disposición (toda el área sembrada de Colombia es de cinco millones de hectáreas) aseguran que de aquí en adelante, hasta el desastre final, las FARC serán dueñas de Colombia.

7) Porque el acuerdo arruina definitivamente el país.

Las inversiones en el campo, en las zonas que se entregan a las FARC, son de tal magnitud que no queda un centavo para el resto de Colombia. Solamente la pensión para “los trabajadores y trabajadoras del campo en edad de jubilarse” y la comida gratuita para todos los raspachines de coca y las “comunidades” cocaleras garantizan este resultado. Seremos más pobres que Cuba.

8) Porque no voy a vivir en un Narcoestado.

Quedan constitucionalmente prohibidos los bombardeos a los campamentos cocaleros; constitucionalmente prohibidas las fumigaciones aéreas; constitucionalmente prohibidas las extradiciones de narcotraficantes; constitucionalmente prohibida la acción de la Policía y el Ejército contra el narcotráfico. El acuerdo garantiza que Colombia será, para siempre, un Estado de narcotraficantes para narcotraficantes. La sustitución voluntaria de los cultivos es otro chiste de mal gusto. Convencer a un campesino de que deje por las buenas una actividad que le da diez veces lo que cualquier otra no pasa de una charada.

9) Porque me niego a vivir en una dictadura.

El Congreso quedará en manos de las FARC. Pero el que se elija, cualquiera, quedará sometido a las 297 páginas de esta basura supraconstitucional. El Poder Judicial queda suplantado por el Tribunal Judicial de Paz, para absolver delincuentes de las FARC y para condenar como delincuentes a los miembros del Ejército, a los empresarios, profesores, agricultores y periodistas que “amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”. Las instituciones, tan imperfectas como se quiera que sean, se van al diablo. Solo quedan Timochenko y Santos y los suyos. Y no voy a votar por Santos y por Timochenko.

10) Porque no quiero vivir en un desierto empobrecido en poder de delincuentes.

La deforestación del país es trágica; la destrucción de los ríos, patética; la conversión del campo en un narcocultivo de cocaína, marihuana y amapola, incontenible. Y el acuerdo garantiza que eso se multiplique. La llamada paz es la guerra mortal contra el país que produce, la industria, el desarrollo en las ciudades, la ciencia, la clase media, los asalariados.

Todo esto lo digo con el Acuerdo Final en la mano. Que tengo estudiado, repasado, subrayado, analizado. Y lo digo en honor de los que queriendo la paz van a votar por su destrucción definitiva, sin leer una página del mamotreto letal que supuestamente la contiene. Querido lector: puede hacer dos cosas. Creerme o estudiar el acuerdo. De ambas maneras vamos a coincidir. Seguro.”

También puede escuchar sus razones aquí y resumidas:

col7

La presión ha sido enorme. Una de ellas procedente del ocupante indebido del Trono de San Pedro (elcomombiano.com, 30/09/2016): “El Papa dice que visitará Colombia cuando esté aprobado el plebiscito

col6

Estas palabras y acciones provocaron estupor y consternación entre buenos católicos colombianos, como José Galat, que expresaron públicamente su desazón:

col8.png

Aunque, ya es la hora de que Francisco no sorprenda a nadie. Sigue en lo suyo; otra vez en el avión de vuelta de Georgia y Azerbayán afirma que “las personas hay que acompañarlas cómo hace Jesús siempre“, y para recordarlo, cuenta su recepción del transexual español: “Recibí una carta del español que me contaba su historia de niño y de adolescente. Bueno nació como niña, pero ella se sentía un chico, pero era físicamente una chica“, explicó.

No, Francisco. Jesús acoge a todos… si se arrepienten. No acoge a los no arrepentidos. Y a algunos les dice: “ay de vosotros…”, y a todos (Mt 7, 13): “entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella.”

Jesús tiene brazos abiertos para todos, pero espera el cambio en su vida. Y si este no ocurre,… le duele mucho.

Resulta luego – es que es inalcanzable como si fuera Usain Bolt – que “el gran pecado contra el ecumenismo es el proselitismo“. Y que “nunca deberían convertir a seguidores (¡? ¿qué es eso?) ortodoxos, ellos son nuestros hermanos y hermanos, discípulos de Jesucristo“.

Entonces Francisco, ¿la Iglesia no es una? ¿Jesucristo fundó una multitud de Iglesias, comunidades, que deben “realizar o hacer” la Iglesia? Más o menos por allí va la cosa, me parece. Por las coordenadas modernistas, en dirección de la Nueva Religión Mundial para el correspondiente Orden del que eres un servidor.

Gracias, Jorge, no vengas:

col5