¡Felicidades, Colombia!

¡Gracias a Dios y a la Santísima Virgen!, no puedo decirlo de otra forma.

Es una noticia maravillosa que no podía descartar. La anhelaba, a pesar de malos augurios, pero al final llegó. ¡Magnífico!

Escribí mis reflexiones respecto a este referendúm en el artículo de hace un mes (“Razones para el NO en el plebiscito de Colombia“), y ahora comparto mi alegría porque no dieron condiciones para legalizar estas perspectivas tan sombrías enumeradas por Fernando Londoño Hoyos, exministro colombiano de Interior y Justicia:

¿POR QUÉ VOTARÉ NO EN EL PLEBISCITO COLOMBIANO?

Fernando Londoño Hoyos, exministro colombiano de Interior y Justicia lo explica:

1) Porque me opongo a una Constitución blindada de 297 páginas, a espacio sencillo, que nos condena para siempre a lo que en ella se dispone. Es una barbaridad, así fuera la Constitución más sabia. Pero es monstruosa. Ni los hijos de los hijos de nuestros hijos la podrían modificar.

2) Porque crea un sistema de impunidad detestable, con horrendo valor ejemplarizante. No hay delincuente potencial que no quiera un trato semejante. Las penas previstas en ese mamotreto son un mal chiste. Lo dijo Vivanco, el Director de Human Rights Watch. “La clemencia asesinaría si perdonase a los que matan”. (Shakespeare, Romeo y Julieta).

3) Porque no es acto de paz, sino una declaración de guerra.

La “lucha contra las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo” es un capítulo entero de esta aberración. Claro que serán ellas, las FARC, las que digan quiénes serían denominados como sus enemigos, para matarlos o encarcelarlos.

4) Porque me niego a vivir en una Patria comunista.

En diez millones de hectáreas, dos veces el departamento de Antioquia, se formará una “economía campesina, familiar y comunitaria” que dominarán económica, social y políticamente las FARC, que nunca, ni ahora mismo, han renunciado a su credo marxista leninista. Está claro cuáles tierras serán despojadas y a quiénes se practicará ese despojo.

5) Porque el acuerdo de paz es hambre para Colombia.

El modelo agrario ha sido tomado de Cuba, Venezuela, Corea del Norte y China antes de que se volviera capitalista. Ese modelo agrario no produce sino hambre, buena condición para dominar a los hambrientos con un mendrugo de pan en la mano.

6) Porque me niego a vivir en el reino de las FARC.

Nada garantiza que las FARC entreguen las armas que tienen. Pero lo que es seguro es que no entregarán su dinero, que tienen acumulado en cantidades gigantescas. Con el que ganan cada año como narcotraficantes y mineros ilegales, les basta para acabar de corromper este pueblo y ganar todas las elecciones. Armas, dinero, curules gratuitas, 31 emisoras FM, comunidades campesinas en su poder, 31 zonas de dominio, diez millones de hectáreas a su disposición (toda el área sembrada de Colombia es de cinco millones de hectáreas) aseguran que de aquí en adelante, hasta el desastre final, las FARC serán dueñas de Colombia.

7) Porque el acuerdo arruina definitivamente el país.

Las inversiones en el campo, en las zonas que se entregan a las FARC, son de tal magnitud que no queda un centavo para el resto de Colombia. Solamente la pensión para “los trabajadores y trabajadoras del campo en edad de jubilarse” y la comida gratuita para todos los raspachines de coca y las “comunidades” cocaleras garantizan este resultado. Seremos más pobres que Cuba.

8) Porque no voy a vivir en un Narcoestado.

Quedan constitucionalmente prohibidos los bombardeos a los campamentos cocaleros; constitucionalmente prohibidas las fumigaciones aéreas; constitucionalmente prohibidas las extradiciones de narcotraficantes; constitucionalmente prohibida la acción de la Policía y el Ejército contra el narcotráfico. El acuerdo garantiza que Colombia será, para siempre, un Estado de narcotraficantes para narcotraficantes. La sustitución voluntaria de los cultivos es otro chiste de mal gusto. Convencer a un campesino de que deje por las buenas una actividad que le da diez veces lo que cualquier otra no pasa de una charada.

9) Porque me niego a vivir en una dictadura.

El Congreso quedará en manos de las FARC. Pero el que se elija, cualquiera, quedará sometido a las 297 páginas de esta basura supraconstitucional. El Poder Judicial queda suplantado por el Tribunal Judicial de Paz, para absolver delincuentes de las FARC y para condenar como delincuentes a los miembros del Ejército, a los empresarios, profesores, agricultores y periodistas que “amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”. Las instituciones, tan imperfectas como se quiera que sean, se van al diablo. Solo quedan Timochenko y Santos y los suyos. Y no voy a votar por Santos y por Timochenko.

10) Porque no quiero vivir en un desierto empobrecido en poder de delincuentes.

La deforestación del país es trágica; la destrucción de los ríos, patética; la conversión del campo en un narcocultivo de cocaína, marihuana y amapola, incontenible. Y el acuerdo garantiza que eso se multiplique. La llamada paz es la guerra mortal contra el país que produce, la industria, el desarrollo en las ciudades, la ciencia, la clase media, los asalariados.

Todo esto lo digo con el Acuerdo Final en la mano. Que tengo estudiado, repasado, subrayado, analizado. Y lo digo en honor de los que queriendo la paz van a votar por su destrucción definitiva, sin leer una página del mamotreto letal que supuestamente la contiene. Querido lector: puede hacer dos cosas. Creerme o estudiar el acuerdo. De ambas maneras vamos a coincidir. Seguro.”

También puede escuchar sus razones aquí y resumidas:

col7

La presión ha sido enorme. Una de ellas procedente del ocupante indebido del Trono de San Pedro (elcomombiano.com, 30/09/2016): “El Papa dice que visitará Colombia cuando esté aprobado el plebiscito

col6

Estas palabras y acciones provocaron estupor y consternación entre buenos católicos colombianos, como José Galat, que expresaron públicamente su desazón:

col8.png

Aunque, ya es la hora de que Francisco no sorprenda a nadie. Sigue en lo suyo; otra vez en el avión de vuelta de Georgia y Azerbayán afirma que “las personas hay que acompañarlas cómo hace Jesús siempre“, y para recordarlo, cuenta su recepción del transexual español: “Recibí una carta del español que me contaba su historia de niño y de adolescente. Bueno nació como niña, pero ella se sentía un chico, pero era físicamente una chica“, explicó.

No, Francisco. Jesús acoge a todos… si se arrepienten. No acoge a los no arrepentidos. Y a algunos les dice: “ay de vosotros…”, y a todos (Mt 7, 13): “entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella.”

Jesús tiene brazos abiertos para todos, pero espera el cambio en su vida. Y si este no ocurre,… le duele mucho.

Resulta luego – es que es inalcanzable como si fuera Usain Bolt – que “el gran pecado contra el ecumenismo es el proselitismo“. Y que “nunca deberían convertir a seguidores (¡? ¿qué es eso?) ortodoxos, ellos son nuestros hermanos y hermanos, discípulos de Jesucristo“.

Entonces Francisco, ¿la Iglesia no es una? ¿Jesucristo fundó una multitud de Iglesias, comunidades, que deben “realizar o hacer” la Iglesia? Más o menos por allí va la cosa, me parece. Por las coordenadas modernistas, en dirección de la Nueva Religión Mundial para el correspondiente Orden del que eres un servidor.

Gracias, Jorge, no vengas:

col5

Anuncios

3 thoughts on “¡Felicidades, Colombia!

  1. Lamentable lo de Francisco por no decir que un abuso fuera de todo lugar inadmisible. Muy oportuna y educada la carta del doctor Galat. Enumera dos razones de la actuación de Francisco:
    – O fue una grave irresponsabilidad e imprudencia, -dice- al no conocer el meollo de lo que estaba en juego.
    – O fue una acción malévola de alguien que conocía la realidad y trasfondo de ese plebiscito trampa, chantaje vil a todo un pueblo.
    Y yo añadiría una tercera opción:
    – O ha perdido totalmente el juicio y no tiene capacidad alguna para estar donde está y seguir sembrando discordia, división y confusión. Esto llega ya a ser algo insufrible.
    Dios se apiade de Su Iglesia. Amén.

    Me gusta

  2. Muy buen artículo, impecable la argumentación de Fernando Londoño, muy buena la carta de Galat y ejemplar la decisión de los colombianos de no avalar lo que bajo el mentiroso nombre de “ACUERDO DE PAZ”, es en le realidad UNA CAPITULACIÓN INCONDICIONAL DEL ESTADO COLOMBIANO ANTE LA NARCO-GUERRILLA.

    Y al comentarista anterior que cree que Francisco está chocho, debo decirle que así demuestra que no lo conoce. No mi amigo, Francisco está más lúcido que nunca. Otra cosa es que nos duela en el alma que tal persona ocupe el trono de Pedro, Dios sabrá porqué, pero por favor no nos llamemos a engaño. Cuando el Card. Bergoglio fue elegido papa los católicos argentinos, que lo conocíamos bien, ya sabíamos lo que se nos venía encima. Y fue tal cual.
    O aún me atrevo a decir que la realidad superó nuestras peores suposiciones.

    Me gusta

  3. Grande estimado blogger !! Sin duda uno de tus mejores y acertados artículos.

    Muy de acuerdo con Ricardo de Argentina: Francisco sabe muy bien lo que hace y porque lo hace. Y ciertamente ha superado todas las expectativas previstas. La desolación de los católicos, apostólicos y romanos es total, pero Dios lo puede todo y en Él confiamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s