Cómo el liberalismo favorece la islamización

Que la izquierda y en general la “progresía” favorezcan la islamización del occidente, está más que claro, comprobado y notorio. Una de las razones de tal comportamiento en apariencia paradójico,

fem1

radica en el hecho de compartir el mismo enemigo a quién batir: la civilización cristiana. También comparten el método para conseguir sus fines. Las dos ideologías son revolucionarias, porque se consideran guías supremas en discernir entre el bien y el mal, y ese objetivo es el que justifica cualquier medio a usar. Para los revolucionarios el fin justifica los medios, porque su fin está por encima del bien de las personas; su fin va solamente con aquellas personas que comparten su ideología. Las demás, sobran.

Pero hay un aspecto que se considera bien poco, y es de fundamental trascendencia para el avance del Islam. Es el papel del liberalismo, ideología que pone en el centro al hombre y su libre albedrío, cuyos límites no hay quién que determine más que el hombre mismo, y fundamentalmente se expresa… mediante billetes.

Es decir, ¿tienes dinero? Tendrás ciudadanía, derechos, casa, propiedades… da igual lo que pienses. Da igual si eres leal a un determinado país, o no; da igual si desprecias su cultura e historia, que seas capaz de pagar y tendrás tu negocio, casa, perspectiva laboral, lo que haga falta.

¿Y cuál es, si no, es la razón por la que nuestros políticos se prostituyen por un puñado de dólares (mejor dicho de millones de los mismos) delante de aquellos que – supuestamente – están en contra de “nuestros” valores de “libertad, igualdad y fraternidad”?

fem2

Estas breves líneas deberías ser suficientes para mostrar que ningún sistema político puede basarse solamente en los pactos entre los hombres, sea cual sea el modo del gobierno. Debe existir una regla, norma superior a sus acuerdos coyunturales para que no se deslicen hacia el infierno.

Las democracias occidentales, aunque promovidas desde las logias masónicas, se han asentado en unas sociedades cristianas cuya herencia hizo que pudieran funcionar medianamente; pero con el paso de las décadas, y ahora mismo lo estamos contemplando con estupor, al perderse las nociones cristianas de la sociedad los hermosos bosques dieron lugar a árboles sin hojas, muertos y sin sabia. Hasta el ciego debería darse reconocer que hemos llegado a un callejón sin salida, y que el liberalismo, junto con la “progresía” de todo tipo y apellido no nos puede llevar nada bueno. Cualquier sistema político necesita un límite superior, una regla que no se puede tocar con los votos. Si esa regla se rompe, desaparecerá hasta el Estado que nos vio nacer, y nosotros a él.

Antes de dar conclusión a esta reflexión sencilla, pero no menos veraz, presentaré un ejemplo que estos mismos días Daily Mail hizo ver al público británico (como si Gran Bretaña no fuera uno de los principales culpables de la islamización de Europa; como si ya no tiene instalados barrios y barrios musulmanes en su país): escriben sobre la primera urbanización exclusivamente árabe en el territorio de Bosnia-Herzegovina.

fem3

En el pueblo Tarcin de Bosnia central, se ha levantado una urbanización cuyo habitantes en exclusiva son musulmanes árabes. La población local de los alrededores puede entrar únicamente si van como sirvientes.

Este tipo de urbanizaciones – da igual la procedencia de sus residentes – no es habitual en este pequeño país europeo, una de las ex-repúblicas de la antigua Yugoslavia. Aquí la gente no estaba acostumbrada que pudieran existir zonas de su país por las que ya no podrá pasar. ¿Esto qué es?, se preguntan los mismos musulmanes locales, de origen eslavo. Pues, el verdadero Islam proporcionado por el liberalismo.

Paga, y el país será tuyo. Lo que se ve en este poblado son mujeres con totalmente tapadas, etc. En resumen, un auténtico nido extremista. La situación ha provocado la furia de la población autóctona (que en esa parte es mayormente formada por musulmanes eslavos), y ha iniciado una cadena de protestas, panfletos con imágenes de mujeres tapadas y letras “¡Fuera de aquí!”, etc.

Pero, el lugar cuenta con unas medidas fuertes de seguridad, y las protestas parece que poco alcance tendrán. Las casas tienen un precio de unos 150.000 euros, y eso es una calderilla para los allegados conquistadores… que perfectamente se sirven de un principio básico del liberalismo: paga y tienes derechos.

Queda evidente que el neoliberalismo es el mayor enemigo del mundo occidental. Esa “libertad” suya en el fondo es del dinero y del que lo posee,… aunque sea tu mayor enemigo.

fem5

[Nuestro niqab, nuestra elección, nuestro derecho]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s