Analicemos sin prisa las palabras de Francisco sobre “sacerdocio femenino”

En el vuelo de Suecia a Roma (01/11/16), Francisco ofreció su habitual rueda de prensa. Una pregunta llamativa era de la periodista sueca, Kristina Kappellin, sobre la posibilidad de que la Iglesia Católica tenga mujeres ordenadas:

sac1

Suecia que ha acogido este importante encuentro ecuménico tiene una mujer como líder de la propia Iglesia. ¿Qué cosa piensa al respecto? ¿Es realista pensar en las mujeres sacerdotes también en la Iglesia Católica en los próximos decenios?…”.

Fijémonos en la respuesta de Francisco:

“…sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra es clara y la dio San Juan Pablo II y esto permanece...”

La periodista insistió: “¿Nunca jamás?“, y Francisco sentencia:

Si leemos bien la declaración de San Juan Pablo II, va en esa línea.

Al comentar estas palabras de Francisco, desde algunos círculos conservadores – desesperados de ordinario por lo que dice Francisco un día sí y otro no; en el fondo temblando al oírlo cada vez que habla – levantaron voces de júbilo, diciendo al estilo de Aciprensa cuya fuente ya tenemos citada: “el Papa Francisco explicó que lo que la Iglesia enseña sobre la ordenación sacerdotal no va cambiar y que la última palabra sobre este tema la tuvo San Juan Pablo II.

Señores desesperados, no corran tanto… ¡porque esta es su interpretación! ¡Porque Francisco no dijo que no va a cambiar, sino que la última palabra HASTA AHORA la tuvo “San Juan Pablo II”!

Sí, sí, eso es lo que ha dicho, muy bien pensado. Ha dicho: “la última palabra es clara y la dio San Juan Pablo II y esto permanece...”, y otra vez: “Si leemos bien la declaración de San Juan Pablo II, va en esa línea.

Es decir: “La última palabra NO ES MÍA, sino de San Juan Pablo II – adulamos a los conservadores – y esto permanece; sí, es cierto, ¡pero ya veremos HASTA CUÁNDO!”

Si analizáis bien el texto, eso es lo que está dicho, y así su gente lo entiende, y se quedan tranquilos y agazapados en su escondite hasta que se de la señal.

Lo que acabo de decir, lo voy a corroborar con un ejemplo de los más trascendentales del pasado muy reciente de la Iglesia: en cuanto al cambio efectuado en la Santa Misa, cambiándola por Novus Ordo Missae y afirmando… que se trata de lo mismo. Vamos a ello.

sac12

[Novus Ordo reclama una supuesta “vuelta hacia los orígenes“. Entonces, ¿por qué no respetan las indicaciones de San Pablo, nada menos, respecto a su prohibición a que las mujeres enseñen en la Iglesia? ¿No pasó eso en los mismísimos orígenes? El “retorno a los orígenes” es una simple excusa para destruir lo sagrado e introducir lo profano; o simplemente sus propias ideas.]

En 1570 San Pío V en “Quo primum tempore“, Bula sobre el uso a perpetuidad de la Misa Tradicional (o Tridentina, pero creo que la expresión “Tradicional” es mejor todavía), sentenciaba:

Nos, mandamos específicamente a todos y a cada uno de los patriarcas, administradores y a todas las demás personas de cualquier dignidad eclesiástica que puedan ser, sean inclusive cardenales de la santa Iglesia romana, o poseedores de algún otro rango de preeminencia, y Nos les ordenamos en virtud de la santa obediencia cantar o leer la Misa según el rito y la manera y la norma con los cuales es establecida por Nos y, de aquí en adelante, interrumpir y desechar completamente todas las demás rúbricas. Al celebrar la Misa no deben osar introducir ninguna ceremonia ni recitar ninguna plegaria diferente de las contenidas en este Misal… Además, por esta presente (por esta ley), en virtud de Nuestra autoridad apostólica, Nos, otorgamos y concedemos a perpetuidad que para el canto o la lectura de esta Misa en toda iglesia, cualquiera que sea, este Misal ha de ser seguido en adelante absolutamente, sin ningún escrúpulo de conciencia o temor de incurrir en alguna pena, juicio o censura, y que puede ser usado libre y legítimamente. Ni los superiores, administradores, canónigos, capellanes y demás sacerdotes seculares, o religiosos de cualquier orden o por cualesquiera títulos nominados, están obligados a celebrar la Misa de otra manera a como ha sido prescrita por Nos. Nos, declaramos y ordenamos igualmente que nadie ha de ser forzado o coaccionado a alterar este Misal y que este presente documento no puede ser revocado o modificado, sino que permanece por siempre válido y conservando toda su fuerza… Por lo tanto, a nadie le está permitido alterar esta carta, o aventurarse a ir imprudentemente contra esta advertencia de Nuestra Dispensa, estatuto, ordenanza, mandato, precepto, concesión, indulto, declaración, voluntad, decreto y prohibición. Si alguien, no obstante, osara cometer un acto semejante, debe saber que incurrirá en la cólera de Dios Todopoderoso y de los Santos apóstoles Pedro y Pablo (resaltados míos).”

Un católico lee esto, y tiembla, ¿verdad? ¿Pues, cómo se las arreglaron los conciliares, empezando por Pablo VI, para de facto suprimir esta misa? En definitiva, para hacer lo contrario de lo que está indicado aquí.

Pablo VI lo hizo con toda la tranquilidad del mundo, esta serían sus “razones”:

Comprendamos claramente las razones por las cuales este serio cambio ha sido introducido… (es) una obediencia al concilio (La Croix, 4 de Septiembre de 1970)… De manera en modo alguno diferente nuestro santo predecesor Pío V hizo obligatorio el Misal reformado bajo su autoridad, en seguimiento del concilio de Trento (Custos, Quid de Nocte).”

sac10

[Que las mujeres lean en las iglesias, no es una simple ocurrencia de este o aquel párroco; esta mujer africana lo hace delante de la alta jerarquía. Una actitud más que consentida.]

Es decir, (San) Pío V era el Papa… ¡y yo también lo soy… y voilà… se acabó! ¡Este es el argumento, no hay otro!

Hilando más fino y con más sutileza, destapando la argumentación de Pablo VI, se encuentra el siguiente presupuesto de la lógica usada: “a perpetuidad” quiere decir “hasta ahora“, “hasta que otro Pontífice así lo disponga“.

Sobra decir, que en efecto, cualquier disposición no esencial o accidental de un Pontífice sí puede ser cambiada por algún sucesor. Eso es obvio, sobra aclararlo. Porque según la misma definición de lo “accidental”, ello mismo puede depender de las circunstancias, por ejemplo. Pero por eso mismo, para lo “accidental” no se usa término “a perpetuidad” que indica algo que no puede cambiar con el tiempo. De donde, se deduce perfectamente que cuando San Pío V codificaba solemnemente la Misa, pensaba realmente en “para siempre y de forma irreformable”. Cómo fue entendido el Santo Pontífice lo atestigua la historia de la Iglesia y de la Liturgia en los próximos cuatro siglos: no se cambió ni una coma (hasta que el primer cambio fue realizado por Juan XXIII en 1962, al introducir la mención de San José en el Canon. No es que la Iglesia desprecie – faltaría más – la devoción a San José, pero el Canon era reservado para la memoria de los mártires; la solicitud para la inclusión de mención de San José en el Canon fue rechazada en 1815 por motivos que acabamos de aducir. ¿Pero qué se dijo con esta inserción del 1962? Que ni el Canon resiste el cambio.).

Incluso antes de Quo Primum, ¿qué “cambios” se introdujeron en la Misa? Echemos un vistazo rápido (cita tomada del libro La Destrucción de la Tradición Cristiana de Rama P.
Coomaraswamy):

“Considérense, por ejemplo, la lectura de la Escritura. El primer Evangelio fue escrito, dentro de lo que alcanza nuestro conocimiento, ocho años después de la Crucifixión, y el Apocalipsis muchos años después. Sabemos que era costumbre leer de la Escritura y de otros escritos sagrados (tales como el Pastor de Hermas) antes del Canon, porque San Procopio, que fue martirizado en el año 303, tenía la función de traducir estas lecturas a la lengua vernácula. La Escritura fue “canonizada” en el año 317, y las lecturas escriturarias usadas hoy en la Misa de la Iglesia tradicional, fueron fijadas por San Dámaso I en el siglo IV. En el siglo V, San Celestino I introdujo el Introito y el Gradual —¿y estos, qué son? Son lecturas escogidas de los salmos propias de la estación y de la fiesta. En el siglo VI, San Gregorio agregó el Kyrie Eleison aunque es menester señalar que de hecho la frase es bíblica y su uso se remonta hasta el tiempo de Cristo —”Señor, ten misericordia”. En el siglo VII, San Sergio “introdujo” el Agnus Dei. Así pues, con el paso de los siglos se hicieron varias adiciones, tanto en las plegarias litúrgicas usadas como en las costumbres. La práctica de que el sacerdote diga “Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat…” (El Cuerpo de nuestro Señor Jesu Cristo guarde…) cuando comulga, se dice que data del tiempo de los heréticos albigenses, que negaban la “Presencia Real”. También las diferentes órdenes religiosas insertaron a menudo plegarias especiales propias de ellas. Pero a través de todo esto el Canon (que incidentemente incluye las Palabras de la Consagración) permaneció intacto. Finalmente, en la época de la Reforma, cuando la autoridad de la tradición estaba siendo cuestionada y cuando innovaciones y novedades de toda especie estaban siendo introducidas, devino necesario codificar y “fijar” para todos los tiempos la muy santa misa para protegerla de toda posible corrupción. Esto se llevó a cabo en el transcurso de varios pontificados; los estudiosos retornaron a todos los documentos originales disponibles; se eliminó cualquier error que se hubiese deslizado en ellos, y el Misal y el Breviario romanos fueron publicados por el Santo Papa Pío V en conformidad con el deseo expresado por los Padres del concilio de Trento. Esta publicación del Misal romano fue acompañada por la proclamación de la Constitución Apostólica Quo Primum.”

sac11

[Gradualidad: primero se lee desde el ambón; luego llegan a ser “ministras extraordinarias”. ¿Pero cómo no se me había ocurrido esta idea antes? Ya lo creo que se les ocurría… y ya fue condenada esta práctica – que no llegaría a esto – en el siglo V por el Papa Gelasio. ¿Recuperamos las prácticas condenadas? Abajo, será llevando a cabo el “ecumenismo”. En la misma noche de Navidad, se lee el Corán en una iglesia en Como, Italia. ¿Por qué no ha sido suspendido “a divinis” el párroco?]

sac13

¿Nos damos cuenta de una cosa? ¿Quién hacia los cambios? Santo Pontífice, este Santo Pontífice otro… etc. ¿Y qué “cambios”? Todo para entender mejor cada vez más el mismo misterio que se celebraba desde los orígenes. Porque el Canon no lo tocaba nadie. Porque el Capítulo IV, sesión XII, del concilio de Trento, decía (y sigue diciendo):
Pues (el Canon) está compuesto por las palabras mismas del Señor, por las tradiciones de los apóstoles y por las piadosas instituciones de los santos pontífices.

Por eso hasta el convertido del luteranismo liturgista Louis Bouyer, que formaba parte del Movimiento Litúrgico (ya en su fase en decadencia antes del CVII) afirmaba – cito también el comentario de Rama P. Coomaraswamy respecto de él:

“Finalmente, el padre Louis Bouyer, un convertido de la secta de Lutero anteriormente al Vaticano II, y actualmente «en obediencia» hacia la nueva Iglesia Posconciliar, escribía con anterioridad al concilio:
«El Canon romano, como es hoy, se remonta hasta Gregorio Magno. No hay ni en oriente ni en occidente una plegaria Eucarística que permanezca en uso hasta este día, que pueda presumir de tal antigüedad. A los ojos no solo de los ortodoxos, sino de los anglicanos e incluso de aquellos protestantes que tienen todavía en alguna medida un sentimiento por la tradición, ABANDONARLE SERÍA UNA REPUDIACIÓN DE TODA PRETENSIÓN POR PARTE DE LA IGLESIA ROMANA A REPRESENTAR A LA VERDADERA IGLESIA CATÓLICA.»”

¿Somos conscientes ahora del cambio que se efectuó con el Novus Ordo Missae? Los que se oponen a su existencia y reclaman su supresión, ¿se basan en motivos sentimentales o de apego nostálgico a la tradición? No es eso, espero que el lector se de cuenta de ello. ¡Los católicos tenemos que restaurar la Misa de siempre! De eso se trata. Y, por supuesto, de toda la doctrina de siempre.

***

Naturalmente, esta diferencia tan notoria entre lo que mandó hacer tan solemnemente San Pío V, y el “arreglo” que hizo Pablo VI, no dejó satisfecho a no pocos. En el libro “Tradición y Magisterio vivo de la Iglesia” (Orientación pastoral Instrucción y orientación dirigida a los sacerdotes y fieles de la Administración Apostólica personal de San Juan María Vianney y a los demás católicos vinculados con la liturgia tradicional a los cuales pueda resultar útil), escrito por Mons. Fernando Aréas Rifan, y editado por Fundación Gratis Date, en la p. 19 tenemos precisamente la misma argumentación subyacente utilizada por Pablo VI al justificar la introducción (más bien la imposición) del Novus Ordo.

“En cuanto a la liturgia romana tradicional, llamada de San Pío V, establecida por su Bula Quo primum tempore, que para algunos no puede ser modificada, ni siquiera por un papa posterior, existe una respuesta oficial de la Congregación para el Culto Divino del 11 de junio de 1999, que establece lo siguiente: «¿Puede un Papa fijar un rito para siempre?

Respuesta: No. Sobre “Ecclesiae potestas circa dispensationem sacramenti Eucharistiæ” [la potestad de la Iglesia para la administración del sacramento de la Eucaristía], el Concilio de Trento declara expresamente: “En la administración de los sacramentos, salvando siempre su esencia, la Iglesia siempre ha tenido potestad, de establecer y cambiar cuanto ha considerado conveniente para la utilidad de aquellos que los reciben o para la veneración de estos sacramentos, según las distintas circunstancias, tiempos y lugares” (DzSch 1728). Desde el punto de vista canónico, debe decirse que, cuando un Papa escribeperpetuo concedimus” [concedemos a perpetuidad], siempre hay que entender “hasta que se disponga otra cosa”. Es propio de la autoridad soberana del Romano Pontífice no estar limitado por las leyes puramente eclesiásticas, ni mucho menos por las disposiciones de sus predecesores. Sólo está vinculada a la inmutabilidad de las leyes divina y natural, así como a la propia constitución de la Iglesia».“ (Se trata de la respuesta del 11/06/1999 de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos,  a Mons. Gaetano Bonicelli, Arzobispo de Siena.)

Es decir, “la autoridad soberana del Romano Pontífice… sólo está vinculada a la inmutabilidad de las leyes divina y natural, así como a la propia constitución de la Iglesia”.

Con esto se ha dicho que cambiar la Misa de siempre, cambiar el Canon, las mismas palabras de Nuestro Señor; en definitiva protestantizar la Misa no afecta a la propia constitución de la Iglesia. O sea, ¿todos aquellos cambios que hemos comentado aquí y en otros artículos (ver la pestaña “Liturgia”) son “accidentales”? ¿Son como los hicieron San Dámaso, San Celestino, San Gregorio, San Sergio… San, San, San…?

¿Es eso lo que significa “hasta que se disponga otra cosa“?

sac9

[Los anglicanos ya desde el principio insistían en no llamar su “misa” con el nombre de “Sacrificio”, sino la “Cena del Señor”. En todo caso utilizaban las expresiones “acción de gracias”, o “sacrificio de alabanza”. Al estilo de Lutero que mantenía correspondencia con los mismos. Esto es lo que Lutero pensaba de la Misa Católica: “la Misa no es un Sacrificio… Llamadla bendición, eucaristía, la mesa del Señor, la cena del Señor, el memorial del Señor o cualquier nombre que queráis, con tal de que no la ensuciéis con el nombre de un sacrificio o de un acto“. Ciertamente, llegó tan lejos como para decir “Yo afirmo que todos los burdeles, matanzas, pillajes, crímenes y adulterios son menos inicuos que esta abominación de la Misa papista“. En cuanto al Canon o núcleo de la Misa, afirmó:
Ese Canon abominable de albañales de aguas fangosas, que ha hecho de la Misa un sacrificio. La Misa no es un sacrificio. No es el acto de un sacerdote que sacrifica. Junto con el Canon, nosotros desechamos todo lo que implica una oblación.
]

Va aquí por supuesto nuestra respuesta: ¡NO! ¡No se puede hacer tal cambio!

Pero… en cuanto a vosotros… los que admitís esto de “hasta que se disponga otra cosa“,… vamos a ver cómo termina el tema del “sacerdocio de las mujeres”. Al final y al cabo, no se trata de un dogma, como os gusta decir.

Así que, tiempo a tiempo, vamos a esperar la “última“… pero de Francisco, o del que le siga. Ahora mismo a la minoría conservadora le puede parecer este tema intocable… pero recordad que sois minoría y que las cosas llegan gradualmente, conforme se vayan asumiendo.

Habría sido temerario introducir todos los cambios a la vez. Obviamente era más sabio cambiar gradual y suavemente. Si todos los cambios hubieran sido introducidos a la vez, os habríais trastornado.” Advertencia contenida en la carta pastoral del Cardenal Heenan.

Conservad la cáscara, pero vaciadla de su substancia“. Camarada Lenin.

 

Anuncios

2 thoughts on “Analicemos sin prisa las palabras de Francisco sobre “sacerdocio femenino”

  1. Cuanto afirma en este escrito es pertinente y certero. Cabe resaltar la brutal condena de Lutero a la Liturgia de la Iglesia Santa tal como se celebra y se asume en la Religión Católica.
    Ahora bien, si Francisco exalta a Lutero incluso como “medicina” para la Iglesia, con el único reparo si acaso del exceso verbal luterano, resulta que la descalificación luterana de la santa Misa en todo o en parte a Francisco no le afecta, luego resulta admisible pensar y creer en luterano. Con lo que se elimina la razón de ser de la Iglesia como fundación de Jesucristo cimentada en Pedro para su fin propio y exclusivo de continuar en el mundo la Obra de Salvación mediante los medios necesarios y eficientes para tal fin como son los Sacramentos como Liturgia de santificación por el Espíritu Santo que en los Sacramentos actúa como Paráclito.
    Resultaría que de Iglesia católica nos habríamos pasado a iglesia interconfesional-interreligiosa de pluralismo de confesiones y credos que sería en parte o en todo una llamada iglesia de iglesias permisiva, promiscua e inclusiva hasta de las logias ateístas como el Gran Oriente o deístas como la Gran Logia, una religiosidad intramundana profana y laicista de sano laicismo; luego ya el sacerdote carece de sentido y razón de ser.Todo lo cual viene a ilustrar la aseveración más hiriente que la del mismo Lutero
    cuando se ha proferido públicamente que: “Dios NO es Católico”. Luego Dios no es el que se predica en la religión Católica y por eso se declara que ya no tiene misión de predicar a los judíos de religión y tampoco por consiguiente es Dios el que Jesucristo declaró y se manifestó en su Revelación.
    En consecuencia de lo cual las mujeres No serán ordenadas de sacerdote que queda invalidado y reconvertido en pastoralismo; pero las mujeres,como las del abrazo sueco, pueden y deben ser ordenadas pastoras, obispesas, arzobispesas y hasta papisas en la condición de pastoras, dado que el sacerdocio aseguran que es el común de los fieles y no hay nada más. Por eso mismo la Cena en lugar de Misa.
    Esta puede y parece ser la onda expansiva de momento subterránea, vistas las maniobras de acumulación de materiales heterogéneos y el sinodlaismos que se nos viene encima, como realidad que se traen entre manos los invasores y acaparadores del Patrimonio cultual y cultural CATÓLICO.
    A no olvidar la afirmación del rabino Skorka, alter ego de Bergoglio: Francisco y yo vamos a hacer la revolución. So los iluminados de hoy: Augusto y César.

    Me gusta

  2. Curiosa la foto de la mujer africana en top-les con los pechos al aire y que en el ambón hace las lecturas de la misa. Por cierto que el Abogado del Diablo en la canonización de Juan Pablo II presentó una objeción similar en una misa africana que oficiaba Juan Pablo II donde tambien hacía de lectora una indígena con los pechos descubiertos. Cierto que en las declaraciones de los papas se cumple el “donde dije digo digo Diego”.

    ——–

    Comentario de iudicamedomine: lo último que ha dicho se aplica desde 1958.Con la determinada expresión entrecomillada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s