Cuando los fascistas eran buena gente

No todos y por sistema, pero los había y precisamente gracias a su visión del mundo. En cierto sentido, como los sheriff del oeste americano del XIX, o los señores feudales del medioevo que administraban la justicia en sus feudos o condados (de allí, en la cultura anglosajona, procede el nombre de sheriff). Y, por supuesto, nada del supuesto “derecho de pernada”, que fue un mito creado por los liberales del principio de la revolución industrial. (Ver por ejemplo el artículo de Javier Olivera Ravasi, o Las Leyendas Negras de la Iglesia de Messori, o Alain Boureau, Le droit de cuissage. La fabrication d’un mythe (XIIIe-XXe siécle). 

La principal culpa del fascismo, desde la perspectiva liberal, no son sus posibles abusos, que los puede haber en cualquier régimen, sino por ser diametralmente opuesto al régimen democrático, y este libertario además libertario sin freno. Los “demócratas” enseñan en todas latitudes que el fascismo es el pecado capital de los capitales, para remarcar que no se puede ir hacia atrás, que su forma de gobernar es la única posible y lo que queda por hacer es someterse.

Vamos a ocuparnos brevemente de tan denostada dictadura de los coroneles griegos (1967-1974). La película “Z” (1969, galardonada con dos Óscar al año siguiente) de Costa Gavras los ridiculiza y presenta la necesidad de su superación como la única vía posible para los seres humanos.

fas2

¿Pero por qué los coroneles toman el poder en Grecia aquel año crítico? Los movimientos izquierdistas, receptores de las transmisiones soviéticas y del afán de la extensión de los beneficios de la dictadura del proletariado al mundo entero, hacían inviable todo orden social necesario para el funcionamiento normal de un estado. Naturalmente, se trataba de una desestabilización buscada con el fin de imponer su visión del mundo (y mejor dicho, además de eso, su realidad).

Por otra parte, el gobierno griego empezaba a endeudar indiscriminadamente su propia nación, es decir, firmaban las deudas que la gente tendrá que pagar hasta que se muera, y luego los que les sigan. Por lo tanto, los coroneles trazaron la actuación en dos vías:

1) impedir la esclavización del país mediante la contratación artificial de la deuda, y

2) frenar la invasión ideológica dirigida a promover libertinaje, debilitamiento de la identidad personal y por ende nacional; y por ende abocar la nación a ser presa manipulable de poderes extraños a los intereses propios.

Por ello, el gobierno o la dictadura de los coroneles lo primero que hace fue anular la deuda nacional, argumentando que había sido contraída de forma al margen de la ley.

Para los que eran culpables de haber contraído deudas fraudulentas y habían vivido una vida de lujo, los coroneles construyeron campos de concentración (no de exterminio o campos de trabajos forzados, sino solamente recintos de aislamiento como para animales peligrosos e infecciosos). Pero hay más, por muy increíble que parezca: sospechaban que la élite fue preparada hasta por medio de las redes de pederastia. Estos luego tenían su paga en las vidas de lujo, pero formando parte del sistema. A su vez, el pueblo llano era narcotizado con un declive moral provocado con despertar de pasiones bajas. Vamos, creando una masa inculta y amorfa, a la que será fácil encauzar ya que será extremadamente dependiente privada de una robustez moral.

Para cortar de raíz tal influencia, pensaron un tanto qué es lo que le prepara el terreno propicio: de allí las directrices, o leyes, que impedían que los hombres lleven el pelo largo – se afeminaban – , prohibían la música pop americana, por promover una visión del mundo edulcorada  y falsa, especialmente estaban promovidas obras musicales creadas bajo el efecto de drogas, con contenido implícito cuando no abiertamente satánico. Declararon adulterio y amoríos adolescentes contrarios a la moral pública; pedofilia fue catalogada como crimen merecido de la pena capital.

Es entonces y a la vez que saltan las fuerzas izquierdistas y “progresistas” principalmente en las universidades que fueron unos de los primeros campos penetrados por los revolucionarios. Las jóvenes mentes febriles pero sin experiencia vital y menos todavía sabiduría, se dejaron fácilmente seducir por el mensaje agresivo de la Revolución. Un vivo ejemplo de ello tenemos en Mikis Theodorakis, famoso compositor griego que ya entró en fama mundialmente por la banda sonora de “Z” de Gavras.

fas5

Una de sus piezas más famosas fue para “Zorba, el griego”,

fas9

con una melodía capaz de provocar entusiasmo en el que se deja llevar; una especie de reivindicación de libertad sin freno y de goce terreno sin límites, encima revestido de un cierto patriotismo progre, que curiosamente en Grecia se consiguió dar a diferencia de tantos otros sitios donde la izquierda fue y sigue siendo catalizador de la descomposición nacional.

fas4

Dicho sea de paso, es algo que hasta nuestros días se pudo observar: en las manifestaciones de Syriza se podían ver innumerables banderas nacionales, tal cuales son, a diferencia de la hasta en ese punto degradada izquierda española que si de algo más se caracteriza, es por la ausencia de la bandera de España.

Pues bien, este Mikis, bien nonagenario ya, “acusaba” a la dictadura de coroneles por haber impuesto la pena capital por los delitos de pedofilia. ¿Quién es malo aquí, no sería el momento de despertar?

El régimen de coroneles no pudo durar más que siete años, dejando en tan poco tiempo las cuentas del país saneadas y tanto orden que los progres no pudieron asumir. EE. UU. les perdonaba la vida hasta cierto punto, ya que eran decisivamente antisoviéticos, pero las cosas no podían durar más de lo estrictamente necesario. El hostigamiento fue incesante, de presión constante y en aumento. Para intentar focalizar la atención de la opinión pública de los propios en otro asunto, idean la maniobra de incorporación de Chipre a Grecia (la corriente política conocida como enosis). La maniobra era un intento desesperado, y no terminó bien. Turquía – es sospechosa la rapidez de su reacción, de donde se deduce que es muy posible de que haya sido informada a tiempo – interviene a tan solamente cuatro días del derrocamiento del Arzobispo Makarios III (por parte de facción chipriota más todavía pro enosis que él) el 20 de julio de 1974, y establece la República Turca del Norte de Chipre, reconocida solamente por ellos.

El régimen cae cuatro días más tarde. Theodorakis y los demócratas por fin contentos. Desde entonces, sigue el reíno demócrata y el consecuente hundimiento de Grecia. Hoy el día el país heleno está sumergido en una de las mayores crisis europeas, se trata de una región tan deprimida como puede serlo Calabria italiana dominada por la gestión mafiosa. La dependencia financiera de Grecia es brutal, un país que de facto ha perdido su independencia.

Grecia, por cierto, no es capaz de levantar la voz en contra del trasiego tan tranquilo de los “refugiados”. Es una condición sine qua non impuesta por Europa. Si no, no hay limosna imprescindible para comprar algo de pan.

EPÍLOGO

Se dice que las democracias europeas deben filosofía y espíritu a la herencia griega. Bueno, algo de eso hay, pero en un aspecto que muchos ni se imaginan.

La primera gran diferencia con respecto a las democracias actuales es que en Grecia clásica solamente un 2% aproximadamente de los ciudadanos podían elegir a sus gobernadores.

Pero esto no es el aspecto que queremos subrayar. La cuestión es: ¿cómo se elegía y preparaba esta élite? Un buen número de ellos formaba parte de las escuelas de los futuros políticos y gobernantes. Un muchacho entraba en esos círculos en la edad de la pre-pubescencia, teniendo a un maestro durante unos siete años.

fas7

En el arte clásico griego, así como en sus escritos sobre la pedagogía y educación en realidad se puede constatar presencia de elementos de facto pederastas y pedófilos.

fas8

¿De qué se trataba en la realidad? ¿Del placer solamente por placer, degeneración sin más, o había algo más?

Lo que se pretendía era la destrucción de la personalidad del alumno, con el fin de seguir fielmente las instrucciones de sus mentores. De esa forma los futuros políticos y gobernantes harían lo que se esperaba de ellos que hagan.

Hoy en día se sigue algo de ello. Hoy en día el papel de destrucción de la personalidad, no ya tanto de los miembros de la élite, sino de masas porque hoy son las masas que votan, tienen programas específicos destinados al fin buscado de corrupción de generaciones enteras.

La ideología de género es una herramienta en ese proceso.

Por último, ¿qué fue de nuestro Mikis? El ya bien largo nonagenario causó polémica en 2003 afirmando que “los judíos, carentes de historia, arrogantes y agresivos, son la raíz del mal”. ¿Esos arrebatos, a qué se deben? ¿No eran los coroneles?

 

Anuncios

3 thoughts on “Cuando los fascistas eran buena gente

  1. Muy interesante cuestión enfocada en un análisis contra la ingnierìa ideológica de lo políticamente correcto.
    Todo es fascismo si no es decadente y sometido al capricho personal o la moda colectivista.
    La iniciativa patriótica griega de los coroneles fue una sacudida de liberación contar los buitres de cuello blanco siempre dispuestos a alimentarse de la descomposición orgánica
    Antes hubo en Italia el viento juvenil de Mussolini que repuso a Italia en el mapa y creó la base industrial y cultural de la Italia posterior aunque hayan arremetido contra su obra recuperadora. ¿Un sistema autoritario y hasta cierto puno elitista de una nueva aristocracia intelectual verticalista? Sin duda, pero necesaria en su tiempo de socialismos desenfrenados.
    De ese tiempo viene la ciudad-estado soberana del Vaticano que a pesar de su origen pactista con el Régimen fascista no se ha devuelto a Italia aunque el clero en general ha renegado de todos los logros fascistas por no liberal-democráticos e incluso levitas se hicieron partisanos. Se ha llegado al esperpento de asistir Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, al homenaje de los “bersagleri” que abrieron brecha en la Porta Pía en a invasión de Roma de soberanía papal y en la misma zona en que un anarquista lanzó una bomba contra Mussolini.
    Es que en realidad siempre ocurre lo mismo: se corre en socorro del vencedor. Todo lo demás importa poco a los poderosos.

    Me gusta

  2. Muy buenas consideraciones, y muy ciertas.
    No obstante comentaré una cuestión adventicia que aquí se menciona, para poner blanco sobre negro en el tema de las “dictaduras”: me estoy refiriendo a Fidel Castro y su tiranía (que no dictadura) comunista.
    Por cierto lo de Castro fue mucho más grave que lo de los coroneles, en intensidad y en tiempo. Sin embargo Castro “el rebelde” siempre gozó de buena prensa y fue propuesto como modelo a varias generaciones de universitarios con el evidente placet “democrático”. ¿Cómo se entiende?
    Es que el ateo Castro fue y es funcional a la democracia en orden a la propagación del ateísmo y la desestabilización de la católica Hispanoamérica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s