Los próximos pasos de Francisco

richelieu

 [Bergoglieu esperando la próxima jugada de los cuatro cardenales.

El juego de la imagen y del nombre tomado en alusión al Cardenal Richelieu (1582-1642), cardenal y estadista francés, uno de los principales responsables del movimiento hacia el fuerte centralismo del Estado.”Su política exterior fundamental fue contrarrestar el poder de la dinastía austro-hispánica de los Habsburgo, entonces reinante en España y en el Sacro Imperio Romano Germánico. Para ello, aun siendo un ministro católico, no dudó en aliarse con los protestantes para alcanzar dicho objetivo.” Todo ello en la época de la invasión musulmana de Europa, durante la cual la casa de Habsburgo era de los principales frenos a la misma.

Nota importante del autor: para un católico burlarse de un Papa es pecado gravísimo (A pesar de que pueda, como persona humana que es, tener pecados personales. Lo que no puede tener es enseñanza contraria a la fe y moral. Los pecados personales los juzga Dios; las enseñanzas malas todos los católicos las hemos de rechazar.). Si utilizo imágenes como estas es porque me enfrento a la desgracia de la Iglesia Católica en la figura del usurpador del oficio más sagrado, el cual no le corresponde. “El estado más lamentable de la Iglesia sería el de reconocer a un falso pastor”, dirá San Bellarmino. Lo que tenemos en la Silla de Pedro es una calamidad que día tras día confirma que no puede tener las Llaves del Reíno de los Cielos. Enseña a toda la Iglesia lo que no es católico, persigue a los buenos, enaltece cuando no tolera a los enemigos de la sana doctrina. De facto un protestante liberal, un noáquida, un colaborador de la invasión musulmana de Europa. Un hombre del Nuevo Orden Mundial. Por ende, mis oraciones más ardientes es que Dios nos haga librarnos de esta pesadilla y que se inicie la Restauración completa de la doctrina y liturgia de siempre.]

Si los cuatro cardenales no reaccionan pronto, Bergoglieu los machacará, tal y como insinúa la imagen. Y estas otras, más todavía:

danton_marat_robespierre

[Terror Bergogliano. Pinto y Spadaro son más conocidos. Sobre Melloni consultar por ejemplo:  “El ecumenismo reescrito por Enzo Bianchi y Alberto Melloni“.]

concilium

Francisco tiene tras de sí todo el aparato que indebidamente lidera, pero él va de jefe. Es todo el peso de tantas instituciones estructuradas y recibidas en herencia. Como señala Hilary White en The Remnant (traducido por ALF):

El bando opuesto contará con todas las instituciones materiales de la Iglesia, todos sus recursos monetarios, los beneficios psicológicos del patrimonio material de sus templos, escuelas, universidades, hospitales, etc., además del poder político resultante del reconocimiento y el apoyo  del mundo secular y de todos aquellos que continúan haciéndose llamar, católicos.

En efecto, el apoyo a los cuatro cardenales todavía es, y parece que seguirá siendo así, proporcionalmente y numéricamente, muy pequeño. Pero ellos no se vienen abajo. Y mi convicción es que van a ayudar a remontar esta situación. El Cardenal Burke acaba de declarar (Lifesitenews): “cierto tiempo – entiendo que poco – después de la Epifanía“. Y: “el formato – de la corrección – va a ser muy simple; y será directo“.

Lo que más me agrada es la respuesta del Cardenal a la pregunta de la periodista por si teme a “la atmósfera del miedo y la intimidación en el Vaticano bajo el Papa Francisco“.

decretum

[Nota: el articulista da por hecho de que Francisco no va a responder a Dubia. Porque si lo hubiera querido, ya lo hubiese hecho. Y, lo que es más importante, ya lo ha hecho como queda señalado en artículos anteriores. Sigue en sus trece y no va a cambiar ni una coma.]

El Cardenal responde:

Yo no puedo hablar por otros con respecto a una posible atmósfera de miedo, todo lo que yo puedo decir es, en cuanto a mí, que conozco mi deber como obispo y por encima de todo como cardenal, el cual es uno de los principales consejeros del Santo Padre en su oficio de la preservación y promoción de la gran tradición de la fe. Tal miedo e intimidación, los cuales pueden existir de tiempo en tiempo, simplemente no pueden ser tomadas en consideración en cuanto lo que yo debo hacer.

Bien por esto último, eminencia, pero me permito un par de matizaciones.

Seré arrogante, pero aquello de la corrección de San Pablo a San Pedro en Gálatas 2 que en muchos círculos se trae a colación en este tema, no viene a cuento aquí. Empiezo por esta cuestión que considero muy importante. Subrayo, siguiendo a Santo Tomás que a su vez invoca a San Agustín:

Por eso San Pablo, siendo súbdito de San Pedro, le reprendió en público a causa del peligro inminente de escándalo en la fe. Y como dice la Glosa de San Agustín: Pedro mismo dio a los mayores ejemplo de que, en el caso de apartarse del camino recto, no desdeñen verse corregidos hasta por los inferiores.” (Suma, II-II, q. 33, a. 4)

Es cierto que San Pablo corrige a San Pedro, y además este hecho lo ponen tanto San Agustín como Santo Tomás como ejemplos de la corrección fraterna. Es cierto, pues, que San Pablo realiza aquí una corrección fraterna. Y es cierto que la acción de Pedro pudo llevar a escándalo o a confundir a otros fieles (San Pablo dirá que Barnabé se vio arrastrado por el proceder de Pedro). Pero aquí hay que distinguir entre la acción a corregir y las circunstancias en las que se da una determinada acción. La acción en sí no es necesariamente mala (comer separadamente con los judíos lo han hecho y Pedro y Pablo muchas veces), sino a lo que pudo dar lugar como ejemplo. Por lo tanto, entra en el dominio del ejercicio de la prudencia.

¿Erró aquí San Pedro? Por supuesto, y con razón fue corregido porque “no andaba según la verdad del Evangelio“, como explicará el mismo San Pablo. Estas mismas palabras de San Pablo explican la razón de su corrección, “andar según“. Es decir, aplicar correctamente una determinada acción. Ir en la dirección correcta.

Es más, la intención de San Pedro fue buena: intentó evitar el escándalo de los débiles en la fe (conociendo además la susceptibilidad de los judíos). Pero se equivocó. No ponderó suficientemente su proceder. O sea, no fue prudenteY por haber tenido una intención manifiestamente buena y correcta, rectificó en cuanto San Pablo le hizo ver su equívoco.

Aquí en cambio, en el caso de Amoris Laetitia, la acción es mala en sí: la enseñanza a toda la Iglesia está errada. Por lo tanto, queridísimos,  estamos a otro nivel.

Este era el primer aspecto que quería comentar y dejarlo claro. El otro es sobre la naturaleza misma de la acción de corrección. O sea, ¿qué es propiamente una corrección, y qué es lo que conlleva?

Cuando un profesor corrige a un alumno; cuando un superior en una empresa corrige a un trabajador subordinado, ¿qué es lo que espera del corregido? No qué es lo que espera, sino cuál es la única acción que espera que tenga lugar. ¿Será que el alumno, el trabajador o el que sea, se ponga a dialogar con el que hace la corrección? ¿Qué hagan un debate si acaso sobre el tema o la acción que se está corrigiendo?

Nada de eso, el que corrige espera una única respuesta: que el corregido cambie su rumbo, o… ¿o qué? Un profesor sabe lo que tiene que hacer; un capitán lo mismo: el alumno, el soldado, etc., han de ser sancionados. El alumno podrá ser expulsado del centro educativo en su caso; el soldado mandado a la prisión militar; el trabajador desobediente e infractor despedido de su puesto de trabajo, y así según las circunstancias. ¿Pero aquí, qué haremos aquí?

Simplemente: al Papa no se le puede juzgar, porque su autoridad le viene no de alguien de esta tierra, sino de Dios mismo. Pero si se constata que uno sentado en la Silla de Pedro enseña lo que no es católico… es porque no tiene esa autoridad. Es imposible que la tenga, pero es posible que en la Iglesia se de un caso como estamos hablando. Sí. En nuestro tiempo. En la antesala de la venida de Anticristo (no sé cuándo va a venir, ni nadie lo puede saber, solamente Dios. Pero sé que ha de venir. Y que por la Gran Apostasía se le prepara el camino.) esto sí puede pasar perfectamente.

Por lo tanto, Bergoglieu, por mucho poder que puedas tener, estás acabado, porque la Iglesia es de Dios. Te espera el jaque-mate que está al caer. Y el restablecimiento de todo el esplendor de la doctrina y liturgia de siempre.

Adieu, Bergoglieu!

jm

Anuncios

2 thoughts on “Los próximos pasos de Francisco

  1. Erró, no Herró. Herrar es para las caballerías, errar es de humanos. Un saludo.

    —————–

    Comentario de iudicamedomine: corregido, muchas gracias. Supongo que era el corrector, pero gracias por el aviso.

    Me gusta

  2. ¿Qué hacían Burke y compañía cuando “San” JPII y Benedicto CVI desparramaban sus herejías?
    Ellos aceptan el llamado Concilio Vaticano II, además, suponiendo que Bergoglio se retactara (cosa que dudo de que ocurrq), en los puntos de su “Dubia”, se quedarían tan campantes.

    ————-

    En algún momento hay que empezar a entender todo lo que estaba pasando. Ahora es más fácil ver desde esta perspectiva; en su momento pocos veían ciertas cosas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s