Humani Generis y la Teología de la Creación

Este artículo hace referencia a la loable contribución de los artículos publicados por The Kolbe Center for the Study of Creation, “Creation and Time” (Creación y Tiempo) y “If You Believed Moses, Would You Believe Me” (Si creyerais a Moisés, creeríais a mí), cuya lectura recomiendo encarecidamente. Al mismo tiempo, ofrezco mi propia reflexión sobre la correcta interpretación de la encíclica Humani Generis, y su influencia en la teología de la Creación.

portada creation and time

Pienso que el problema de la encíclica Humani Generis consiste precisamente en estas palabras: “pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios”.

No sé si los autores se han dado cuenta de ello, pero ellos mismos omiten precisamente estas palabras en el artículo “Creation and Time”. Ellos señalan exactamente las palabras que preceden y continúan mencionada frase.

Los autores afirman (p. 25): “Es en este contexto – y SOLAMENTE en este contexto – que la permisión de Pío XII de “entre los hombres más competentes de entrambos campos, sea objeto de estudio la doctrina del evolucionismo”, puede y debe ser entendida.”, y, después de esta frase, va la siguiente:

“Pero algunos traspasan esta libertad de discusión, obrando como si el origen del cuerpo humano de una materia viva preexistente fuese ya absolutamente cierto y demostrado por los datos e indicios hasta el presente hallados y por los raciocinios en ellos fundados; y ello, como si nada hubiese en las fuentes de la revelación que exija la máxima moderación y cautela en esta materia (DZ, 2327).”

Las palabras que citan, no representan ningún problema (sin embargo, creo que se podía haber sido más crítico contra la evolución). Y, si se explican bien, pueden hacer mucho bien. Es bueno que los católicos se impliquen en las ciencias experimentales y defiendan su fe, denunciando errores y propaganda falsa.

Pero, el problema, un problema muy grande, se encuentra en estas palabras: “pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios”.

Pensemos por un instante:

  1. ¿Cuándo la Iglesia Católica dijo que solamente las almas fueron creadas directamente por Dios?

Respuesta: Nunca. Siempre y cuando la Iglesia enseñaba sobre la creación del alma, al mismo tiempo hablaba sobre la creación del cuerpo.

  1. ¿Es verdad que la Iglesia no habló sobre la creación directa del cuerpo?

Respuesta: Todo el mundo puede comprobar y preguntar cómo todos los Papas y santos doctores de la Iglesia y los Padres antes del siglo XX entendían la creación del hombre. (E incluso en el siglo XX. Honestamente, no estoy seguro respecto a la visión personal de Pío XII.)

  1. Esta afirmación de Pío XII, analizada gramáticamente de forma independiente del contexto – implica que quizás el cuerpo del hombre podía haber sido “creado” de la materia viva pre-existente.

Los autores dicen: “Es en este contexto – y solamente en este contexto – cómo la permisión del Papa Pío XII para que ‘entre los hombres más competentes de entrambos campos, sea objeto de estudio la doctrina del evolucionismopuede y debe ser entendida.”

Lo siento, pero yo interpreto las palabras de Pío XII partiendo de ellas mismas – con el fin de sopesar todos sus efectos, omisiones en el entendimiento y malinterpretaciones. Ellas pueden ser explicadas en ese contexto, si no contradicen la misma idea. Por lo tanto, la dificultad radica en si una afirmación contraria a la fe pudiera ser deducida de las palabras de Pío XII.

De nuevo, las palabras que H. Owen, D. Tassot y P. Wilders citan no dan mayor problema. El problema es precisamente en estas palabras (¡omitidas por los autores!): “pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios.

Si yo estoy en contra de la evolución y defiendo la creación especial, según Pío XII, tengo que llevar disputas de la siguiente forma:

Mas todo ello ha de hacerse de manera que las razones de una y otra opinión —es decir la defensora y la contraria al evolucionismo— sean examinadas y juzgadas seria, moderada y templadamente; y con tal que todos se muestren dispuestos a someterse al juicio de la Iglesia,…

¿Pero es que no habló la Iglesia ya sobre este asunto? Esto es otro pasaje problemático. Parece que se puede entender de la siguiente forma: Realmente, decir que “pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios”, está en directa relación con la consideración posterior: “que todos se muestren dispuestos a someterse al juicio de la Iglesia,”. Es decir, ya que la Iglesia no se ha declarado todavía respecto a la controversia pro y anti-evolución, Usted no puede ser categóricamente un antievolucionista, como si esa fuese la postura de la Iglesia. En otras palabras, Usted no puede afirmar categóricamente que la creación fiat (también del cuerpo), es la doctrina de la Iglesia.

Ahora bien, ¿afirma esto Pío XII? Hablando estrictamente, no. No positivamente.

Podemos también hacer el siguiente planteamiento: ¿Ha dicho Pío XII que la Iglesia se ha pronunciado sobre el tema – desautorizando a los anti-evolucionistas? Otra vez, no. No lo afirma de forma positiva. Si lo hiciera, contradiría Lateranense IV y Vaticano I, y no lo ha hecho.

***

[Hemos de recordar textos los dogmáticos de Lateranense IV y Vaticano I en cuestión:

Deus…creator omnium visibilium et invisibilium, spiritualium et corporalium: qui sua omnipotenti virtute simul ab initio temporis utramque de nihilo condidit creaturam, spiritualem et corporalem, angelicam videlicet et mundanam: ac deinde humanam, quasi communem ex spiritu et corpore constitutam. (Lateranense IV, 1215, DZ 428)

raymond

[Dr. Raymond Damadian (el inventor de la resonancia magnética, recibió varios premios muy importantes y prestigiosos en su carrera profesional; existe una controversia por no haber recibido el premio Nobel debido a sus descubrimientos): creo que Dios creó el mundo hace 6.000 años. La ciencia y la fe no se contradicen.]

«Dios… Creador de todas las cosas, de las visibles y de las invisibles, espirituales y corporales; que por su omnipotente virtud a la vez (simul) desde el principio del tiempo creó de la nada a una y otra criatura (utramque), la espiritual y la corporal, es decir, la angélica y la mundana, y después la humana, como común, compuesta de espíritu y de cuerpo»

El Concilio Vaticano I (1870) enseña que «en su bondad y por su fuerza todopoderosa, no para aumentar su bienaventuranza, ni para adquirir su perfección, sino para manifestarla por los bienes que otorga a sus criaturas, el solo verdadero Dios, en su libérrimo designio, en el comienzo del tiempo, creó de la nada a la vez una y otra criatura, la espiritual y la corporal» (DS 3002; cfr. Catecismo , 293).

Concilio Vaticano I (1870): D-1805 5. [Contra los panteístas y materialistas.] Si alguno no confiesa que el mundo y todas las cosas que en él se contienen, espirituales y materiales, han sido producidas por Dios de la nada según toda su sustancia [cf. 1783], [contra los güntherianos] o dijere que Dios no creó por libre voluntad, sino con la misma necesidad con que se ama necesariamente a sí mismo [cf. 1783], [contra güntherianos y hermesianos] o negare que el mundo ha sido creado para gloria de Dios, sea anatema. 2.

D-1800 [Del verdadero progreso de la ciencia natural y revelada]. Y, en efecto, la doctrina de la fe que Dios ha revelado, no ha sido propuesta como un hallazgo filosófico que deba ser perfeccionado por los ingenios humanos, sino entregada a la Esposa de Cristo como un depósito divino, para ser fielmente guardada e infaliblemente declarada. De ahí que también hay que mantener perpetuamente aquel sentido de los sagrados dogmas que una vez declaró la santa madre Iglesia y jamás hay que apartarse de ese sentido so pretexto y nombre de una más alta inteligencia [Can. 3]. «Crezca, pues, y mucho y poderosamente se adelante en quilates, la inteligencia, ciencia y sabiduría de todos y de cada uno, ora de cada hombre particular, ora de to-da la Iglesia universal, de las edades y de los siglos; pero solamente en su propio género, es decir, en el mismo dogma, en el mismo sentido, en la misma sentencia» .

D-1783 [Del acto de la creación en sí y en oposición a los errores modernos, y del efecto de la creación]. Este solo verdadero Dios, por su bondad «y virtud omnipotente», no para aumentar su bienaventuranza ni para adquirirla, si-no para manifestar su perfección por los bienes que reparte a la criatura, con libérrimo designio, «juntamente desde el principio del tiempo, creó de la nada a una y otra criatura, la espiritual y la corporal, esto es, la angélica y la mundana, y luego la humana, como común, constituida de espíritu y cuerpo» [Conc. Later. IV, V. 428; Can 2 y 5].]

***

También es verdad que la advertencia que “Pero algunos traspasan esta libertad de discusión,”, enfoca a (pero también podríamos preguntar si solamente a ellos) evolucionistas (teístas), “obrando como si el origen del cuerpo humano de una materia viva preexistente fuese ya absolutamente cierto y demostrado por los datos e indicios hasta el presente hallados y por los raciocinios en ellos fundados; y ello, como si nada hubiese en las fuentes de la revelación que exija la máxima moderación y cautela en esta materia.”.

Lo siguiente es lo que ilumina mucho lo que quiero decir: ¿ha dicho Pío XII que la fe católica nos obliga a creer que Dios ha creado directamente solamente a alma? Tampoco. ¿Realiza incluso cualquier aseveración en el sentido de que el cuerpo humano podía haber sido creado de forma distinta a la de creación fiat – en el acto, sin fases previas? Pues otra vez: no. Es más, es la razón de la seria advertencia de estas palabras: “obrando como si el origen del cuerpo humano de una materia viva preexistente fuese ya absolutamente cierto y demostrado”, y en estas últimas, que parten de verdades de orden metafísico y teológico que no se pueden soslayar bajo ningún concepto: “como si nada hubiese en las fuentes de la revelación que exija la máxima moderación y cautela en esta materia”. Léanse: ¿cómo me explican ustedes (léanse: no pueden) que el descendiente material – en cuanto al cuerpo – puede tener un cuerpo que sería según la fe católica inmortal e impasible, en virtud de la perfección del estado del hombre primitivo y de los dones preternaturales?

En ese sentido, y siendo críticos e imparciales con respecto al mencionado texto de Pío XII, analizando el mismo desde el propio texto, como si se tratara de un análisis puramente literario y semántico, y desde la perspectiva de nuestra fe católica, poniéndonos en el papel de asépticos críticos literarios, podemos concluir que, formalmente, Pío XII no contradice Laterán IV (o el Vaticano I, es decir, dos sentencias dogmáticas).

Sin embargo, si se dice: “pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios.”, pero lo mismo no se dice respecto al cuerpo, aunque eso no implica que la Iglesia no mandó creer que los cuerpos han sido creados por Dios inmediatamente… esa (¡equivocada1) interpretación – es decir: solamente las almas han sido creadas por Dios inmediatamente – puede ser fácilmente deducida. Porque si es omitido decir que sobre algo ya existe una clara indicación, esa indicación – en la práctica – no va a ser tomada en cuenta.

No obstante, después de un análisis incluso semántico de las afirmaciones de Pío XII, podemos decir lo siguiente:

  • Pío XII no contradice ni Laterán IV ni Vaticano I.
  • Sin embargo, (esta es mi tesis), el Pontífice no enseña claramente la verdad sobre la creación. En ese sentido tenemos que recordar que la infalibilidad papal es la garantía contra cualquier error, es así llamada protección negativa, es decir, protege contra el error. Pero no mueve necesariamente a un papa actuar de forma más prudente en toda ocasión, incluso en la enseñanza.

Imaginen una señal de peligro al inicio de una carretera de varios kilómetros. Si la señal no se repite, los conductores tienden a pensar que el peligro ya no existe, o simplemente pueden olvidarse del mismo. Lo mismo con cualquier otro aviso o información. Si no lo recuerda, en el plano práctico será como si (nunca) hubiese sido comunicada.

Resumiré lo esencial de mi tesis de forma más breve posible: Pío XII no enseña ningún error – ni tampoco usa un lenguaje ambiguo, pero en este punto no se dice toda la verdad.

Creo que la enseñanza sobre la creación en los seminarios católicos después (algo que de paso ya estaba ocurriendo) de Humani Generis confirma lo que estoy diciendo. Todo indica que estas palabras han sido entendidas o permitiendo la enseñanza de la evolución (aunque sea teísta), o permitiéndola al menos hasta el definitivo pronunciamiento del Magisterio sobre el asunto. Echen un vistazo a los manuales de teología de todos estos y aquellos años y verán si es cierto lo que estoy diciendo.

Sin embargo, llegamos aquí al siguiente punto. Basados en las palabras (para mí no las más apropiadas) de Pío XII, algunos católicos deducen equivocadamente que nosotros no sabemos cómo ha creado Dios el cuerpo del hombre. Es decir, en definitiva no sabemos si se trataba de la creación fiat. Intentando encontrar perfección en el texto de Pío XII – mejor dicho no entendiéndolo adecuadamente -, ellos contradicen la doctrina tradicional sobre la Creación.

En cambio, en el Kolbe Center dan la perfecta interpretación: tenemos que entender las palabras de Pío XII ÚNICAMENTE en el contexto de la doctrina tradicional de la Iglesia sobre el particular.

***

[La astronomía, y la mayor parte de la física teórica del último siglo descansa sobre el trabajo de Albert Einstein. Pero este trabajo no tiene consistencia empírica, es agresivo con respecto al sentido común; es irracionalmente recubierto de ecuaciones matemáticas que chocan contra los presupuestos básicos del método científico.

Científicos respetables han denunciado esta inconsistencia, pero su crítica fue censurada u olvidada.

Nikola Tesla, un verdadero físico e inventor, dijo sobre la teoría de Einstein:

tesla einstein

Afirmó que la teoría de la relatividad es “un conjunto de errores e ideas engañosas opuestas al sentido común”, y que “ni una sola de las proposiciones de la relatividad jamás han sido probadas.”

Herbert Dingle, un físico británico y filósofo de las ciencias, que ocupó nada menos que el cargo del Presidente de la Royal Astronomic Society desde 1951 hasta 1953, dijo (La Ciencia en la Encrucijada, p. 19):

dingle

“…por lo que se trata de un argumento circular: las observaciones prueban la verdad física de las transformaciones Lorente únicamente si previamente aceptamos la teoría que en sí misma requiere que esas transformaciones sean físicamente ciertas.”

einstein lorenz

Einstein y Lorentz

“Un test experimental de este requerimiento de la teoría de la relatividad especial es por lo tanto impracticable en la actualidad, y las reivindicaciones que a menudo se lanzan afirmando que tal test ha sido realizado, son falsas. Pero lo cierto es que uno no necesita de un experimento para probar que un reloj no puede ir al mismo tiempo más rápidamente y más despacio que el otro. Y esto me lleva ante uno de los aspectos más serios de todo este asunto. ¿Cómo es posible que una absurdez tan obvia no solamente que fue creída sino encima fue mantenida y considerada la base para casi toda la física moderna por más de medio siglo? Y ya señalada, ¿cómo es posible que su reconocimiento no fue – con estruendos – universalmente resistido,…?”

“Realmente soy mucho más un filósofo que un físico.” (La carta de Einstein a Leopold Infeld, Queso – An Autobiography, Chelsea, New York, 1980, p. 258).

Por supuesto, tienes razón. Pero más que un filósofo o un físico, Einstein fue un mito.

En 1952, después de la muerte del primer presidente de Israel, Chaim Weizmann, el Primer Ministro David Gurion ofreció la Presidencia a Albert Einstein. El legendario filósofo la rechazó.]

***

Y yo añado: porque tal comprensión es posible, ¡las palabras de Pío XII dan lugar a ello!

Sí, y otra vez recordando mi tesis: ¡pero no de la mejor manera!

Los católicos arriba señalados cometen un error muy singular. Ellos dicen, “es el Papa el que explica en el último término un concilio, o el dogma (en este caso las declaraciones de Laterán IV o Vaticano I)”. (O: “Es el Papa el que finalmente  clarifica el significado del concilio.”) El error de esta postura yace en el hecho de que el concilio o el dogma, ¡ya están explicados! Usted no puede entenderlo o explicarlo en forma diferente de lo que fue explicado. El Concilio Vaticano I declara dogmáticamente:

“Y, en efecto, la doctrina de la fe que Dios ha revelado, no ha sido propuesta como un hallazgo filosófico que deba ser perfeccionado por los ingenios humanos, sino entregada a la Esposa de Cristo como un depósito divino, para ser fielmente guardada e infaliblemente declarada. De ahí que también hay que mantener perpetuamente aquel sentido de los sagrados dogmas que una vez declaró la santa madre Iglesia y jamás hay que apartarse de ese sentido so pretexto y nombre de una más alta inteligencia [Can. 3].”

(Los autores del ensayo “Creation and Time”, aclaran: Por la frase “el progreso de la ciencia”, el canon indica el desarrollo de la ciencia, lo cual puede aparentar bueno o malo desde la perspectiva católica. La Iglesia siempre agradece genuino crecimiento del entendimiento científico, el cual nunca puede contradecir la doctrina católica.)

Por lo tanto, la explicación de un concilio o de una afirmación dogmática por cualquier papa, tiene que ser la misma como aquella dada por los Padres conciliares (por supuesto, el Papa – de entonces – incluido). ¡No puede haber contradicción en esas interpretaciones! Y, si algo (en un futuro) no está comentado de la mejor forma (lo cual no quiere decir que se cometa un error, como acabamos de clarificar), nosotros no podemos partir únicamente desde este preciso punto, sino de toda la enseñanza perenne de la Iglesia sobre este particular (Cration and Time: ¿Es posible que los Patriarcas, Apóstoles, los Padres de la Iglesia, Doctores y Papas, no teniendo el “beneficio” de las hipótesis geológicas del XIX sobre largas épocas de la Tierra, fueron dejados por Dios a enseñar el error durante siglos? ¿No podría ser más acertadamente que los representantes de la Iglesia estuvieron en lo cierto y los geólogos equivocados?), especialmente de los contenidos dogmáticos.

recent_explosion_human_chart

¿O cómo se creen que San Bellarmino, por ejemplo, entendía Laterán IV? ¿Y no solamente él, sino la plétora de Doctores, Padres de la Iglesia y los Papas?

En el Kolbe Center proporcionan un ejemplo luminoso de cómo tal dogma o simplemente una verdad de fe bien conocida y entendida, fue aplicada a la doctrina del matrimonio y la familia. Aunque el objeto de la encíclica Arcanum no es la creación, es asumida con el fin de explicar la naturaleza del matrimonio. Algo que por lo demás, fue utilizado por Nuestro Señor, tal y como León XIII lo recuerda. En otras palabras, es así cómo Génesis 1-3 fue entendido:

“4. Para todos consta, venerables hermanos, cuál es el verdadero origen del matrimonio. Pues, a pesar de que los detractores de la fe cristiana traten de desconocer la doctrina constante de la Iglesia acerca de este punto y se esfuerzan ya desde tiempo por borrar la memoria de todos los siglos, no han logrado, sin embargo, ni extinguir ni siquiera debilitar la fuerza y la luz de la verdad. RECORDEMOS COSAS CONOCIDAS DE TODOS Y DE QUE NADIE DUDA: DESPUÉS QUE EN EL SEXTO DÍA DE LA CREACIÓN FORMÓ DIOS AL HOMBRE DEL LIMO DE LA TIERRA E INFUNDÓ EN SU ROSTRO EL ALIENTO DE VIDA, QUISO DARLE UNA COMPAÑERA, SACADA ADMIRABLEMENTE DEL COSTADO DE ÉL MISMO MIENTRAS DORMÍA. Con lo cual quiso el providentísimo Dios que aquella pareja de cónyuges fuera el natural principio de todos los hombres, o sea, de donde se propagara el género humano y mediante ininterrumpidas procreaciones se conservara por todos los tiempos. Y aquella unión del hombre y de la mujer, para responder de la mejor manera a los sapientísimos designios de Dios, manifestó desde ese mismo momento dos principalísimas propiedades, nobilísimas sobre todo y como impresas y grabadas ante sí: la unidad y la perpetuidad. Y esto lo vemos declarado y abiertamente confirmado en el Evangelio por la autoridad divina de Jesucristo, que atestiguó a los judíos y a los apóstoles que el matrimonio, por su misma institución, sólo puede verificarse entre dos, esto es, entre un hombre y una mujer; que de estos dos viene a resultar como una sola carne, y que el vínculo nupcial está tan íntima y tan fuertemente atado por la voluntad de Dios, que por nadie de los hombres puede ser desatado o roto. Se unirá (el hombre) a su esposa y serán dos en una carne. Y así no son dos, sino una carne. Por consiguiente, lo que Dios unió, el hombre no lo separe.“ León XIII, en su encíclica Arcanum Divinae Sapientiae (“Dada en Roma, junto a San Pedro, a 10 de febrero de 1880, año segundo de nuestro pontificado”).

***

genetic_entropy_fig2

mtdna

[Recientemente, sin embargo, el estudio de Parsons (un científico evolucionista) y otros (1997) utilizando la razón de cambio de mtADN de los seres humanos en la actualidad, ¡ha encontrado que  son más de 20 veces más rápidos que los cambios calculados a partir de los restos fósiles!

 “…nuestras observaciones de la razón de sustitución es fuertemente 20 veces más alta que la predicha por el análisis filogenético. Utilizando nuestros datos empíricos para calibrar el reloj molecular de  mtADN resulta una edad – de los seres humanos – de aproximadamente 6.500 años, claramente incompatible con la edad conocida de los humanos modernos. (J. Parsons, D.S. Muniec, K. Sullivan, N. Woodyatt, R. Alliston-Greiner, M.R. Wilson, D.L. Berry, K.A. Holland, V. W. Weedn, P. Gill, & M.M. Holland. “A high observed substitution rate in the human mitochondrial DNA control region.” Nature genetics 15 (1997): 363-368.)

Por otra parte, la sagrada historia de Génesis recuerda el evento catastrófico ocurrido hace aproximadamente 4.500 años (los días del Diluvio) que reduce la población humana a tan solamente 8 personas (Génesis 9:19). Partiendo de esas 8 personas como población inicial, con una razón r  de crecimiento de 0,456% por año, y 4.500 años transcurridos para la función de crecimiento exponencial, resulta la población anual de 6,5 miles de millones en el año 2.000… Por otra parte (aplicando lo mismo para una supuesta duración del género humano medida en cientos de miles de años), la única posibilidad para que en 500.000 años lleguemos a 6,5 miles de millones de personas, necesitamos reducir la ratio de crecimiento a los ridículos 0,00438% (0,0000438 en la calculadora para el exponente)… John Heffner, “A Tale of Two Scientists and World Population.”]

***

En realidad, esto refuerza la explicación teológica de Kolbe Center. León XIII habla desde el entendimiento de la Iglesia sobre la Revelación. Por eso: “solamente en este contexto pueden ser entendidas las palabras de Pío XII en la HG”.

 Pero, yo añado: aquellas otras palabras, cuya referencia es omitida por el Sr. Owen, han contribuido – aunque sea tomadas materialmente sin interpretación adecuada – a la manga ancha en la enseñanza de la evolución teísta en las facultades católicas de teología.

Por lo demás, Pío XII dirigió un discurso a la PAS (Pontificia Academia de Ciencias), un año después de la publicación de Humani Generis, el 22 de noviembre de 1951, titulado: “Las pruebas de la existencia de Dios en la luz de las ciencias naturales modernas”. En este discurso, sin que lo afirme explícitamente, el Papa hablaba “a primera vista” con bastante respeto respecto a los modernos conceptos de millones (incluso miles de millones) de años, o provenientes de la teoría de Big Bang:

“36. La observación de varias nebulosas espirales, especialmente las realizadas por Edwin W. Hubble en el Mount Wilson Observatory, lleva a la conclusión significante, presentada con todas las debidas reservas, que aquellos sistemas distantes de galaxias tienden a moverse uno de otro con tal velocidad que, en el espacio de 1.300 millones de años, la distancia entre tal nebulosa espiral es doblada. Si tornamos la mirada hacia el pasado del tiempo requerido para este proceso del “universo en expansión”, se sigue que, hace entre uno hasta diez miles de millones de años, la materia de la nebulosa espiral fue comprimida en un espacio relativamente restringido, en el tiempo en el que el proceso cósmico tuvo lugar.”

 ***

edwin-hubble

[Pero Hubble también dijo en 1936: “si los corrimientos a rojo no son debidos primariamente a los efectos de velocidad… entonces no hay evidencia de expansión, ningún rasgo de alguna curvatura, no hay restricción en la escala de tiempo.”, y: “la centralidad de la Tierra… Esta hipótesis no puede ser descartada, pero no es bienvenida y podría ser aceptada únicamente como el último recurso en orden de salvar el fenómeno… tal posición especial es intolerable.” (Observational Approach to Cosmology, 1937; pág. 50, 51, 58. – citado por R. Sungenis, Galileo Was Wrong I)]

***

O: “46. No obstante, es digno de notar que los modernos investigadores en estos campos ven compatible sus concepciones científicas con la idea de la creación y que incluso se dejan llevar espontáneamente a  esta conclusión por medio de  sus investigaciones científicas. Solamente pocas décadas antes, cualquier “hipótesis” de esta clase sería enteramente rechazada como irreconciliable con el presente estado de la ciencia.”

No olvidemos que Pío XII tuvo como consejero al sacerdote Jesuita y excelente matemático, P. Georges Lemaitre, conocido como el padre de Big Bang.

lemaitre einstein

Más todavía, parece que fue el mismo Lemaitre quien aconsejó a Pío XII, después de este discurso, no hacer “conexiones” entre la teoría de Big Bang y la fe. Para Lemaitre, la ciencia y la fe no pueden contradecirse – lo cual es una postura correcta – pero al mismo tiempo de facto separa la Escritura (es decir, la fe y la Revelación) de la ciencia (es decir, anulando en consecuencia el principio de la teología tomista de superioridad de la teología respecto a las ciencias naturales). Por lo cual, la ciencia fue libre para desembocar hacia distintas conjeturas que en pocas décadas van a terminar en conceptos irracionales (pero más de uno los va a tomar increíblemente en serio), tales como el universo paralelo, multiverso, etc.

lemaitre

 

Si, tal y como se indica en el arriba mencionado artículo de Kolbe Center, “If You Believed Moses You Would Relieve Me”, por el Dr. en Ciencias Físicas Jean de Pontcharra: “El evolucionismo teísta entro en los seminarios católicos a principios del siglo XX con el libro de Canónigo Henri de Dorlodot (1855 – 1929), un geólogo y teólogo de la Universidad de Louvain, Bélgica, titulado: Le Darwinismo au point de vue de l’orthodoxie catholique (Bruselas, 1921), traducido en inglés por el P. Ernest C. Messenger como “Evolution and Theology. The Problem of Man’s Origin” (Macmillan, 1932). Desde aquellos años, a pesar de varias iniciativas de defensa de la enseñanza tradicional de la Iglesia, la evolución teísta ha ganado el estatus de un hecho incuestionable en la Pontificia Academia de las Ciencias y en la mayoría de las Universidades Católicas.”, tales afirmaciones  de Pío XII no han podido sino suponer un significativo apoyo a la enseñanza de la evolución teísta en las instituciones de la Iglesia. Aplico aquí, con tristeza, el argumento y la advertencia de Santo Tomás: “Un pequeño error al principio se convierte a un gran error al final”.

Geology_of_Cyprus-Chalk-700x350

*[¿Cientos de millones de años, o simplemente unas semanas después del Diluvio?]*

Así es. ¿Vamos a admirarnos entonces, que Juan Pablo II, cuarenta y cinco años después de este discurso de Pío XII, de otro discurso a las PAC, el 22 de octubre de 1996, el cual va a ser presentado por los evolucionistas como una consagración y empujón definitivos a la enseñanza de la evolución en las facultades de teología?

Este es otro documento muy importante que marca una línea maestra en la enseñanza sobre la Creación en las facultades de teología, por lo que es muy importante analizarlo críticamente. Sobre todo porque incluso hubo especulaciones si el mismo realmente hubiese sido pronunciado por Juan Pablo II en persona; pero aunque anteriormente tenía cierta consideración respecto a estas tesis, ya no, porque sencillamente el discurso tiene la firma de Juan Pablo II. Sea lo que sea, está dicho por él mismo. Y si no, entonces el discurso debe ser cambiado o retirado.

Hay varias razones que hacen pensar que en efecto fue así: es decir, que el discurso no fue leído por Juan Pablo II. Y razones muy fuertes, como veremos en seguida. Realmente, en cuanto el mismo texto en cuestión, tenemos un escándalo. Y si tomamos en cuenta varias traducciones, como vamos a mostrar en las líneas que siguen, el escándalo es mayúsculo.

En la traducción inglesa del original en francés (Acta Apostolicae Sedis, AAS 89 (1997), pp. 186-190: “Pie XII avait souligné ce point essentiel: si le corps humain tient son origine de la matière vivante qui lui préexiste, l’âme spirituelle est immédiatement créée par Dieu (“animas enim a Deo immediate creari catholica fides nos retinere iubet”.”), el discurso de Juan Pablo II hace referencia a lo supuestamente dicho en Humani Generis en los siguientes términos:

Pius XII underlined the essential point: if the origin of the human body comes through living matter which existed previously, the spiritual soul is created directly by God(“animas enim a Deo immediate creari catholica fides non retimere iubet”). (Humani Generis) (p. 5)”

Es decir, en los dos idiomas se usa el condicional, por lo demás falsamente atribuido a Pío XII. Simplemente estoy enfatizando, a pesar de mi crítica a HG que estoy realizando aquí – en el sentido de no usar expresión óptima, o simplemente de que el uso de una mejor terminología sería más apto para precisar la doctrina de la Creación -, que es inaceptable atribuir a Pío XII unas palabras que el mismo Pontífice jamás empleó – ¡incluso tratándose de una encíclica! Esto simplemente no puede tener lugar en el discurso de Juan Pablo II. ¡No puede ser asumida “la creación gradual” del cuerpo – algo contra lo que precisamente el mismo Pío XII advierte de no tomarlo como algo probado – a partir del texto de HG! Simplemente: se trata de algo escandaloso, vergonzoso e insultante.

Sin embargo, parece muy claro de que este texto fue editado por la gente interesada en dar un anuncio de este calibre, aparte del hecho, como dijimos antes, de que algunos incluso testimonian de que simplemente el discurso no fue siquiera leído por Juan Pablo II… Esta tesis está confirmada por la traducción oficial al español disponible en la misma página vatican.va:

Pío XII había destacado este punto esencial: el cuerpo humano tiene su origen en la materia viva que existe antes que él, pero el alma espiritual es creada inmediatamente por Dios.”

Obviamente, los traductores (¡que también serán “teólogos”!) tendrían que estar tan ansiosos para colocar en la pluma de Juan Pablo II lo que ellos quisieron que se diga, de forma que no les tembló el pulso y dejaron tal falsedad en el mismo texto del discurso, procurando de esa forma una “firma” importantísima a una “afirmación oficial” lo que en realidad es simplemente su convicción y creencia.

Algo parecido podría ser dicho, sin buscar alguna otra traducción aún peor del siguiente pasaje (nº. 3):

“En su encíclica Humani generis (1950), mi predecesor Pío XII ya había afirmado que no había oposición entre la evolución y la doctrina de la fe sobre el hombre y su vocación, con tal de no perder de vista algunos puntos firmes (cf. AAS 42 [1950], pp. 575-576).”

De forma que el párrafo siguiente es la consecuencia lógica de lo anteriormente dicho:

Hoy, casi medio siglo después de la publicación de la encíclica, nuevos conocimientos llevan a pensar que la teoría de la evolución es más que una hipótesis. En efecto, es notable que esta teoría se haya impuesto paulatinamente al espíritu de los investigadores, a causa de una serie de descubrimientos hechos en diversas disciplinas del saber. La convergencia, de ningún modo buscada o provocada, de los resultados de trabajos realizados independientemente unos de otros, constituye de suyo un argumento significativo en favor de esta teoría. (nº 4)”

Pero… la imprecisión y la falta de claridad en el texto de HG respecto  a la materia, acompañadas de un tono aséptico (¿conciliador, neutral?) respecto a “millones de años” del discurso de Pío XII a la PAC en 1951, ha predispuesto el terreno para la enseñanza de la evolución por las cátedras de las Universidades Católicas. Aquellos que defendían la creación especial en el principio del tiempo de acuerdo a la doctrina tradicional, si se atrevieran a hacerlo, serían vistos y presentados poco menos que fundamentalistas, influenciados por la enseñanza de las denominaciones protestantes más radicales.

Finalmente, el día de la “consagración” de la evolución teísta llegó con el discurso de Juan Pablo II. Después del mismo, con la misma lógica empleada por los católicas arriba señalados, es decir: “el Papa es el que últimamente clarifica lo que un concilio quiere decir” – cuando en realidad un concilio o dogma no puede ser explicado en contradicción con el entendimiento que la Iglesia tuvo del mismo – creo que sería toda una noticia que un profesor de teología en una facultad de teología católica enseñe la doctrina tradicional de creación (recordemos: la teología ampliamente enseñada al menos hasta bien entrado siglo XIX). Finalmente, la teología tradicional viene a ser hoy en día considerada una especie de teología “pregalileana”, sin reparar que de esta forma se admite implícitamente que en la Iglesia entonces existirían dos teologías.

Con lo que estamos de acuerdo. Únicamente hay que puntualizar: la última no es teología.

Epílogo

 El 12 de agosto de 1953, por la puerta trasera del Museo Británico, en el mejor caso, fue llevado camino de trastero, uno de los mayores fraudes “científicos” de todos los tiempos: la calavera manipulada del “hombre de Piltdown”. Según Nature y otras revistas científicas, en el fraude fueron involucrados…

***

pilt down pintado

[Con las manos en la masa: el cuadro de John Cooke representando los retoques del hombre de Piltdown]

*[Arthur Conan Doyle, el filósofo jesuita, paleonteólogo y supuesto bromista Pierre Teilhard de Chardin, Arthur Smith Woodward, científico de la Historia Natural del Museo, el que aceptó los hallazgos de Dawson como genuinos, arguyendo pertenecen a la nueva especie de un ser humano no tardío; el anatomista Arthur Keith, otro que apoyo el descubrimiento apasionadamente; y Martin Hinton, otro científico del museo, cuyas iniciales fueron encontradas, a mediados de los 70, diez años después de su muerte, en un viejo baúl de viaje de lienzo, escondido en el desván del museo, que contenía los dientes de un mamífero y huesos tintados y curvados a la manera de fósil de Piltdown.]*

***

pilt down cara

[La cara reconstruida del hombre de Piltdown. La cara tenía que aparentar mitad hombre, mitad mono; pero más hombre que mono. La única “ciencia”de la que se trata aquí es la ciencia ficción.]

Nos atrevemos a plantear la cuestión: si el fraude hubiese sido descubierto solamente tres años antes; ¿afectaría al contenido de Humani Generis en los puntos referentes al evolucionismo? ¿Afectaría al esquema del discurso a la PAC en 1951? Pienso que esta decepción sonora tendría que ser tenida en cuenta. Pero por otra parte también pienso que, si los teólogos estuvieran embebidos de la doctrina tradicional sobre la creación, estas decepciones no les tomarían por sorpresa, al mismo tiempo que les daría una visión muy crítica y penetrante a la vez respecto a ciertos tipos de las “contribuciones científicas”. Al final y al cabo, ¿no se pide esta visión crítica para el mismo método científico?

  • El progresivo abandono de la doctrina tradicional de la creación en tantos seminarios católicos ha contribuido a la impresión generalizada entre tantos católicos de hoy, tal y como lo apunta H. Owen en su ensayo Si creyerais a Moisés, creeríais a Mí, de que antes se enseñaba de una manera, y ahora de otra; que el texto bíblico de Génesis 1-3 es una simple metáfora y que la Biblia ha de ser interpretada según el contexto de los tiempos (el estado de la ciencia):

“La gente joven no es estúpida. Si a ellos se les dice por sus propios profesores católicos que los Padres y Doctores de la Iglesia, todos, han sido equivocados en su interpretación de Génesis; lo que un papa tras otro llamaba la Sagrada Historia de Génesis” al final y al cabo no es verdadera historia; y que los científicos en el campo de ciencias naturales y los profesores modernos de la Escritura son guías más fiables para entender la Biblia, la conclusión lógica para ellos es que la Biblia no es la Palabra infalible de Dios; que la Iglesia Católica no es una maestra infalible; y que, por lo tanto, uno puede buscar la verdad y la salvación en cualquier otro lugar. Esto es ciertamente la conclusión que deduce la mayoría de la gente joven a partir de su educación y experiencia en la Iglesia en nuestros días. Como muestra indicamos la estadística de la revista Focus (09/01/15): nos indica que solamente un 15% de los ex estudiantes de los colegios católicos practican su fe una vez abandonen el hogar.”

De donde, los católicos actuales en general tienden a tomar todas las indicaciones de la Iglesia con una componente relativista sin precedentes. De aquí a la apostasía generalizada hay un paso.

  • La presión de las novedades en el tiempo de Pío XII fue tremenda. En la Iglesia, en sus cátedras de teología, se infiltró un germen del reclamo que ponía en cuestión toda la doctrina y la vida de la Iglesia. En paralelo a las innovaciones doctrinales (con el sabor a viejas herejías), se estaba fraguando a su vez la reforma litúrgica que llevará a los increíbles cambios en los sesenta. Por debajo de la aparente solidez de la corteza terrestre, bullía el magma del cambio, a punto de reventar. Los trabajos de los liturgistas reformadores Jungmann y Bouyer circulaban profusamente. Annibale Bugnini ya operaba en aquellos años – detrás de las “puertas cerradas” y sin comunicar las conclusiones ni trabajos, según algunos testimonios de peso. La reforma de las rúbricas de la Semana Santa tuvo lugar en los cincuenta… y el mismo Bugnini dirá después que ya entonces arrancaba su proyecto, entonces imperceptible.

En resumen, las falanges avanzaban por todos los costados. Contenidas con dificultad, se preparaban para el asalto final.

En el cual harán mucho y grave daño. La Iglesia es indefectible, pero no es lo mismo tener mayor o menor ruina de las almas. Finalmente, al tratarse de un asalto demoníaco, únicamente con las armas de la integridad de la verdadera fe, firme esperanza y ardiente caridad seremos capaces de resistir: amando la Iglesia incondicionalmente, manteniéndonos firmes en la misma fe de siempre.

Anuncios

Humani Generis misinterpreting in the teaching of evolution in many Catholic seminaries

This article addresses the laudable contributions of the articles published by The Kolbe Center for the Study of Creation, “Creation and Time” and “If You Believed Moses, Would You Believe Me“, whose reading I highly recommend. At the same time, I bring my own reflection on the correct interpretation of the encyclical Humani Generis, and its influence on the theology of Creation.

portada creation and time

I think that the problem of the encyclical “Humani Generis” is precisely in these words: “-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately.“.

I do not know if the authors are aware of it, but they themselves  omitted these words in the article “Creation and Time“. They say exactly those words that precede and continue that sentence.

The authors say (p. 25): “It is in this context—and ONLY in this context—that Pope Pius XII’s permission to inquire “into the origin of the human body as coming from pre-existent and living matter” can and should be understood.”, and, after this sentence, the following quote:

“freedom of discussion, acting as if the origin of the human body from previously existing and living matter, were already certain and demonstrated from certain already discovered indications, and deduced by reasoning, and as if there were nothing in the sources of divine revelation which demands the greatest moderation and caution in this thinking (DZ, 2327)”.

The words they quote, do not present a problem (nevertheless, I think it might have been more critical of evolution). And, if explained well, they can do much good. It’s good that Catholics engage in experimental sciences and defend their faith, denouncing errors and false propaganda.

But, the problem, very big problem, is in these words: “”-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately.”.

So,

  1. When the Catholic Church has said that only the souls are created directly by God?

Answer: never. Whenever the Church talks about the creation of the soul, also it speaks about the creation of the body.

2. Is it true that the Church does not speak about the direct creation of the body?

Answer: The authors can check and ask how all the Popes and saints doctors and Fathers before the twentieth century understood the creation of man. (And even in the twentieth century. Honestly, I’m not sure regarding the personal views of Pius XII and later.)

3. This statement by Pius XII implies that perhaps the body can be “created” from the pre-existing living matter.

The authors say: “It is in this context—and ONLY in this context—that Pope Pius XII’s permission to inquire “into the origin of the human body as coming from pre-existent and living matter” can and should be understood.”

Sorry, but I interpret the words of Pius XII from themselves. They can be interpreted in that context, if they do not contradict the same idea. Therefore, the difficulty is whether a statement contrary to the faith can be deduced from the words of Pius XII.

Again, the words that H. Owen, D. Tassot and P. Wilders  quote do not create a bigger problem. The problem is precisely in these words (omitted ones by the authors!): “-for the Catholic faith Obliges us to hold that souls are created by God Immediately.”

If I am against evolution and if I defend special creation, according to Pius XII, I must perform disputes in the following matter:

“…this must be done in such a way that the reasons for both opinions, that is, those favorable and those unfavorable to evolution, be weighed and judged with the necessary seriousness, moderation and measure, and provided that all are prepared to submit to the judgment of the Church…”

But hasn’t the Church already ruled on this matter? This is another problematic passage. It seems that it can be understood in the following way: Basically, saying that “-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately” is in direct relation with the latter consideration, namely: “and provided that all are prepared to submit to the judgment of the Church…”. That is, as in the pro and anti-evolution controversy the Church has not declared yet, you cannot be antievolutionist categorically, as if it were such a position of the Church. That is, you cannot state categorically that the fiat creation (also of the body) is the doctrine of the Church.

Does Pius XII this say? Strictly speaking, no. Not positively.

We can also ask the following question: Does Pius XII say that the Church has already ruled on this? Again, no. He does not say so positively. If he said it, he wuld contradict the Lateran IV, and he did not do it.

It is also true that the warning that “Some however, rashly transgress this liberty of discussion,” focuses (but we could also ask if the question if mainly toward them) to (theistic) evolutionists, “when they act as if the origin of the human body from pre-existing and living matter were already completely certain and proved by the facts which have been discovered up to now and by reasoning on those facts, and as if there were nothing in the sources of divine revelation which demands the greatest moderation and caution in this question”.

Does Pius XII say that the Catholic faith obliges us to believe that God created directly only the soul? Again, no. Does he claim anything in the sense that the human body even  could have been created in a way other than a fiat creation, from a pre-existing living matter? Again, no. It is why he says these words: “as if the origin of the human body from pre-existing and living matter were already completely certain and proved”?

In that sense, and being critical and impartial with respect to the mentioned text of Pius XII, analyzing the same from the same text, as it were a literary and semantic analysis and regardless of our Catholic belief; as if we were some aseptic literary critics, we can conclude that, formally, Pius XII does not contradict the Lateran IV (or the Vatican I, that is, the two dogmatic statements).

However, if it is said: “ for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately …” but the same is not said about the body, although it does not mean that the Church does not command also hold that bodies are created by God immediately … that (wrong!) interpretation – it is to say: only souls are created by God immediately –  can easy be deduced. Because if is omitted to say that about something there are a clear indication, this indication – in the practice- will not be taken into account.

Whereupon, after analyzing even semantically Pius XII’s claims, we can say the following:

1) Pius XII does not contradict either Lateran IV or Vatican I.

2) However, (this is my thesis), he does not clearly show the truth about creation. In this sense we must remember that papal infallibility is a guarantee against any error, it is so-called negative protection; it protect from error. It does not cause inspiration or move the Pope to act in the most prudent manner at all times.

Imagine a danger sign at the beginning of a road several kilometers long. If this sign is not repeated, drivers will tend to think that the danger no longer exists, or just forget it. And it is the same with any other warning or information. If you do not remember, at a practical level, it will be just as if nothing had been said.

I think that the teaching about creation in seminars after Humani Generis confirms what I just said. Everything indicates that either those words are understood allowing the teaching of evolution (albeit theist), or at least until the Magisterium has made a definitive pronouncement on this issue, it may be taught in this way in the seminars. Look back at theology manuals from those years to see if what I say is true.

However, here we come to the next point. Based on the words (for me not the most appropriate) of Pius XII, some Catholics wrongly deduced that we do not know how God created man’s body. That is, ultimately we do not know if it was a special creation. Trying to see perfection in the text of Pius XII, they contradicted the traditional teaching on Creation.

Instead, in the Kolbe Center the perfect interpretation is given: we must understand the words of Pius XII ONLY in the context of the traditional teaching of the Church about it.

***

[Astronomy and much of the theoretical physics of the last century rests on the work of Albert Einstein. But these jobs have no empirical consistency, damage the common sense; it is irrationally dressed by mathematical equations that collides with the basic requirements of the scientific method.

Reputable scientists have denounced this inconsistency, but their criticism was censured and forgotten.

Nikola Tesla, a true physicist and inventor, said about Einstein’s theory:

tesla einstein

He announced that the theory of relativity is “a mass of error and deceptive ideas and opposed to common sense,” and that “not e single one of the relativity propositions has been proved.”

Herbert Dingle, an English physicist and natural philosopher, who served as president of the Royal Astronomic Society from 1951 to 1953, said (SCIENCE At the Crossroads, 19):

dingle

“…so the argument is circular: the observation proves the physical truth of the Lorentz transformation only if we first accept a theory which itself requires that transformation to be physically true.”

einstein lorenz

Einstein and Lorentz

“An experimental test of this requirement of the special relativity theory is therefore at present impracticable, and the claims often advanced that such a test has been made are spurious. But surely, one does not need an experiment to prove that one clock cannot at the same time work both faster and slower than another. And this brings me to the most serious aspect of this whole matter. How is it possible that such an obvious absurdity should not only have ever been believed but should have been maintained and made the basis of almost the whole of modern physics for more than half a century; and that, even when pointed out, its recognition should have been universally and strenuously resisted,…?”

“I am really more of a philosopher than a physicist.” (Einstein’s words to Leopold Infeld, Quest – An Autobiography, Chelsea, New York, 1980, p. 258)

Of course, you’re right. But more than a philosopher or physicist, Einstein was a myth:

In 1952, after the death of the first president of Israel, Chaim Weizmann, Prime Minister David Ben Gurion offered to Albert Einstein the Presidency. The legendary philosopher refused.]

***

And I would add: because such understanding is possible, the Pius XII’s words permit it!

Yes, and that’s my thesis: but not the best way!

The aforementioned Catholics make a very singular error. They say, “it is the Pope who explains the council, or dogma (in this case of the declarations of Lateran IV or Vatican I)”. (Or: “The Pope is ultimately the one to clarify what a council means.”) The error is because of: that council or dogma, is explained! You cannot understand or explain a dogma differently from how it was explained. The Vatican Council declares dogmatically:

If anyone says that it is possible that to the dogmas declared by the Church a meaning must sometimes be attributed according to the progress of science, different from that which the Church has understood and understands, let him be anathema(Faith and reason – canon 3).

(The authors of Creation and Time, are clarifying: By the phrase “progress of science,” the canon means the development of science, which may be good or bad from a Catholic perspective. The Church welcomes genuine growth in scientific understanding, which can never contradict Catholic doctrine.)

Therefore, the explanation of a council or dogmatic statement by any Pope, essentially  must be the same as that which was given by the council’s Fathers (of course, the Pope included). There cannot be contradictions in these interpretations! And, if something (in the future) has not been commented in the best way (which does not mean error, as we have already clarified), we cannot to start only from this precise point, but from that given by all the teaching of the Church on the matter (Creation and Time: Is it possible that the Patriarchs, Apostles, Church Fathers, Doctors and Popes, not having the benefit of the nineteenth century geological hypothesis of long ages, were allowed by God to teach error for centuries? Might it not be more likely that the Church representatives were right and the geologists wrong?), especially that contained in the dogmatic statements.

recent_explosion_human_chart

Or how it is believed that St. Bellarmine, for example, understood Lateran IV? And not only he, but the plethora of Doctors, Church Fathers and Popes?

In the Kolbe Center they provide a shining example of how such a dogma, applied to the doctrine of marriage and family was understood. Although the subject of the encyclical Arcanum is not creation, it is assumed in order to explain the nature of marriage. Something that, moreover, is used by Our Lord, as Leo XIII also recalls. That is, this is how Genesis 1-3 was understood:

We record what is to all known, and cannot be doubted by any, that God, on the sixth day of creation, having made man from the slime of the earth, and having breathed into his face the breath of life, gave him a companion, whom He miraculously took from the side of Adam when he was locked in sleep. God thus, in His most far-reaching foresight, decreed that this husband and wife should be the natural beginning of the human race, from whom it might be propagated and preserved by an unfailing fruitfulness throughout all futurity of time. And this union of man and woman, that it might answer more fittingly to the infinite wise counsels of God, even from the beginning manifested chiefly two most excellent properties–deeply sealed, as it were, and signed upon it–namely, unity and perpetuity (emphasis added) (Arcanum,5).”

***

genetic_entropy_fig2

mtdna

[Recently, however, a study by (evolutionary scientists) Parsons et al. (1997) using the mtDNA rate of change of modern humans found a rate more than 20 times faster than the rate calculated from the fossil record ! According to Parsons:

…our observation of the substitution rate is roughly 20-fold higher than would be predicted from phylogenetic analyses. Using our empirical rate to calibrate the mtDNA molecular clock would result in an age of only ~6,500 y.a., clearly incompatible with the known age of modern humans. …. it remains implausible to explain the known geographic distribution of mtDNA sequence variation by human migration that occurred only in the last ~6,500 years (emphasis added). (J. Parsons, D.S. Muniec, K. Sullivan, N. Woodyatt, R. Alliston-Greiner, M.R. Wilson, D.L. Berry, K.A. Holland, V. W. Weedn, P. Gill, & M.M. Holland. “A high observed substitution rate in the human mitochondrial DNA control region.” Nature genetics 15 (1997): 363-368.)

On the other hand, the [“sacred history of Genesis”] records a massive death-event about 4500 years ago (the Flood of Noah’s day) that reduced the human population to 8 people (Genesis 9:19). Starting with these 8 people for Po, .456% for the growth rate, r, and 4500 years for time [results in] a world population of 6.5 billion (6.5 X 109) in 2000. . .The only way 500,000 years can be made to ‘arrive’ at 6.5 billion people is to drastically reduce the growth rate to .00438% (.0000438 in the calculator). . . John Heffner, “A Tale of Two Scientists and World Population.”]

***

Actually, this reinforces the theological explanation of the Kolbe Center. Leo XIII is speaking from the Church’s understanding of Revelation. So: “only and only in this context can understand the Pius XII’s words in HG”.

But, I am adding: those other words, whose reference is omitted by Mr. Owen, are those who have contributed – albeit materially without proper interpretation – the wide sleeve in teaching theistic evolution in the faculties of Catholic theology.

In turn, Pius XII delivered a speech at PAS, the year after Humani Generis, on November 22, 1951, entitled “The proofs for the existing of God in the light of modern nature science”. In this speech, without explicitly stating it, he was speaking “at first sight” with quite respect regarding modern concepts of millions (even billions) of years, or Big Bang theory:

“36. The examination of various spiral nebulae, especially as carried out by Edwin W. Hubble at the Mount Wilson Observatory, has led to the significant conclusion, presented with all due reservations, that these distant systems of galaxies tend to move away from one another with such velocity that, in the space of 1,300 million years, the distance between such spiral nebulae is doubled. If we look back into the past at the time required for this process of the “expanding universe,” it follows that, from one to ten billion years ago, the matter of the spiral nebulae was compressed into a relatively restricted space, at the time the cosmic processes had their beginning.

*

edwin-hubble

[But Hubble also said in 1936: “if redshifts are not primarily due to
velocity shifts…there is no evidence of expansion,
no trace of curvature, no restriction of the time
scale.”, and: “…a central Earth…This hypothesis cannot
be disproved, but it is unwelcome and would
only be accepted as a last resort in order to
save the phenomena… such a favored position is intolerable” (Observational Approach to Cosmology, 1937; pp. 50, 51, 58. – cited by R. Sungenis, Galileo Was Wrong I)]

*

Or: “46. This notwithstanding, it is worthy of note that modern scholars in these fields regard the idea of the creation of the universe as entirely compatible with their scientific conceptions and that they are even led spontaneously to this conclusion by their scientific research. Just a few decades ago, any such “hypothesis” was rejected as entirely irreconcilable with the present state of science.”

Do not forget that Pius XII had as advisor a Jesuit priest and excellent mathematician Fr. Georges Lemaitre, known as the father of Big Bang.

lemaitre einstein

Moreover, it was apparently the same Lemaitre who advises Pius XII, after this speech, not to make “connections” between the Big Ban and faith. To Lemaitre, science and faith could not contradict – which is correct posture – but at the same time de facto de-linked Scripture (ie, faith and Revelation) from science (ie, annulling de facto the Thomist theology notion that theology is superior to the natural sciences). Whereupon, science was free for diverse conjectures that in a few decades will end in surreal concepts (but more than one takes them seriously) as the parallel universe, multiverse, etc.

lemaitre

If, as indicated in the foreword of Kolbe Center’s pamphlet “If You Believed Moses You Would Believe Me”, by  Ph. D. Physics Jean de Pontcharra: “Theistic evolutionism entered Catholic seminaries and universities as early as the beginning of the XXth century with the book of Canon Henri de Dorlodot (1855-1929), geologist and theologian at Louvain University, Belgium, Le Darwinisme au point de vue de l’orthodoxie catholique (Bruxelles 1921), translated by Fr. Ernest C. Messenger with the title Evolution and Theology. The Problem of Man’s Origin (Macmillan, 1932). Since that time, in spite of several initiatives in defense of the traditional teaching of the Church, theistic evolution has gained the status of an unquestionable fact in the Pontifical Academy of Sciences and in most major Catholic universities.”, these interventions of Pius XII have failed but to a significant boost to the teaching of theistic evolution in the institutions of the Church. I apply here, sadly, argument and warning of St. Thomas: “A small error in the beginning becomes a huge error in the end”.

Geology_of_Cyprus-Chalk-700x350

*[Hundreds of millions of years, or just a few weeks after the Flood?]*

That’s it. Do we wonder then, that John Paul II, forty-five years later from this speech of Pios XIII, give another speech to the PAS, on October 22, 1996, which will be taken as a consecration and definitive boost to theistic evolution teaching in the faculties of theology?

This is another very important document that marks the guideline in teaching about Creation in the faculties of theology, so it is very important to look the same critically. Especially since this document as there is even a guess, apparently including testimonies that John Paul II really did not even read it; but although previously I had considered such a thesis, not now, because the speech has the signature of John Paul II. Whereupon said, is said by him. And if not, it must been changed.

There are several reasons for this, and very strong reasons. Actually, as the same text in question, there is a scandal. And if you take into account several translations, as we will show immediately, the scandal is huge.

In the English translation of the French original (Acta Apostolicae Sedis, AAS 89 (1997), pp. 186-190:  “Pie XII avait souligné ce point essentiel: si le corps humain tient son origine de la matière vivante qui lui préexiste, l’âme spirituelle est immédiatement créée par Dieu (“animas enim a Deo immediate creari catholica fides nos retinere iubet”.”), the John Paul II’s speech refers to Humani Generis’ quote in the following terms:

Pius XII underlined the essential point: if the origin of the human body comes through living matter which existed previously, the spiritual soul is created directly by God (“animas enim a Deo immediate creari catholica fides non retimere iubet”). (Humani Generis) (p. 5)”

That is, the conditional is used, otherwise falsely attributed to Pius XII. Simply I am emphasizing, despite the criticism of HG I am doing here – as it is not optimal, or just better terminology must be used to defend the doctrine of Creation -, that it is unacceptable to attribute to Pius XII some words which the Pontiff never had said – even in an encyclical! Under no circumstances could such an expression be used in the speech of John Paul II. It can not be assumed the “gradual creation” of the body – something what against precisely Pius XII warns not to take as proved – from the text of HG! Simple: this is something scandalous, shameful and insulting.

However, it seems very clear that this text was edited by people interested in giving this nuance, apart the fact that, as we said, some testify that this text even was not read by John Paul II …  This thesis is confirmed by the wild translation in the Spanish version (which is still available on the vatican.va page!):

Pío XII había destacado este punto esencial: el cuerpo humano tiene su origen en la materia viva que existe antes que él, pero el alma espiritual es creada inmediatamente por Dios.”

Obviously, the translators (which are also “theologians”!) have been so wins that they say what they thought, so could not hold on and put the same falsity in the text of the speech, provided that “record” as “an official statement” what really is their conviction and belief.

Something similar could be said, without looking for an even worse translation on the following passage:

In his encyclical Humani Generis (1950), my predecessor Pius XII has already affirmed that there is no conflict between evolution and the doctrine of the faith regarding man and his vocation, provided that we do not lose sight of certain fixed points. (p. 3)”

So, the following passage is a logical consequence of the above:

Today, more than a half-century after the appearance of that encyclical, some new findings lead us toward the recognition of evolution as more than an hypothesis.  In fact it is remarkable that this theory has had progressively greater influence on the spirit of researchers, following a series of discoveries in different scholarly disciplines. The convergence in the results of these independent studies—which was neither planned nor sought—constitutes in itself a significant argument in favor of the theory. (p. 4)”

But … the vagueness and lack of clarity in this text from HG about the issue, followed by a conciliatory tone towards “millions of years” of Pius XII’s speech to PAS in 1951, have predisposed the ground to the teaching of theistic evolution in chairs of Catholic universities. Those who defended the special creation at the beginning of time according to the traditional doctrine, if they dared to do, would be seen and presented little less than fundamentalist, influenced by the teachings of the most radical Protestant denominations.

Finally, the day of the “consecration” of theistic evolution came with the speech of John Paul II. After the same, with the same logic as employed by some Catholics mentioned before, “the Pope is ultimately the one to clarify a council means” – when in fact a council or a dogma can not be explained in contradiction with the understanding that the Church had about the same – I think it would be the news that a professor of theology at a Catholic faculty teach the traditional doctrine of creation (the theology widely taught al least until well into the nineteenth century). So, the traditional theology comes knocking today even as the “pre-Galileo theology” without realizing that in this way it is assumed that in the Church there were two theologies.

On that we agree. Only, the latter itself is not the theology.

Epilogue

1) On August 12, 1953, by the back door, in the best case, of the British Museum it has been way warehouse, one of the biggest “scientists” fraud of all time: the manipulated skull of the “Piltdown man”. According to Nature and others magazines, in the fraud there been involved …

***

pilt down pintado

[Bodies of evidence: John Cooke’s 1915 painting of the Piltdown men]

*[Arthur Conan Doyle, the Jesuit philosopher, palaeontologist and alleged practical joker Pierre Teilhard de Chardin, Arthur Smith Woodward, the Natural History Museum scientist, who accepted Dawson’s finds as genuine and argued they belonged to a new species of early human; the anatomist Arthur Keith, who also passionately endorsed the discovery; and Martin Hinton, another museum scientist, whose initials were found, in the mid-70s, 10 years after his death, on an old canvas travelling trunk, hidden in a museum loft, that contained mammal teeth and bones stained and carved in the manner of the Piltdown fossils.]

***

pilt down cara

[Rebuilt Piltdown man’s face. The only “science” that rest here is the science fiction.]

We dare to put the question: if the fraud had been discovered three years earlier, would it affect Humani Generis in the points referring to evolutionism? Would it affect the drafting of the speech to the PAS in 1951? I think this deception itself would be taken into account. Moreover, I think that if a theologians were embedded  in the traditional doctrine of creation, these deceptions will not be caught by surprise, and on the other hand, you would have a very critical view of certain type of “scientific contributions.” At the end of the day, do not you also ask it for the scientific method itself?

2) The progressive abandonment of traditional doctrine of creation in many Catholic schools has contributed to the conviction of many Catholics today, as pointed out by H. Owen (If You believed Moses, you will believe me), that if previously it is taught in one way, and now another, that the biblical accounts of Genesis 1-3 are a simple metaphor and that the Bible can be interpreted according to the context of the times:

“Young people are not fools. If they are told by their own Catholic teachers that the Fathers and Doctors were all wrong in their interpretation of Genesis; that what Pope after Pope called “the sacred history of Genesis” is not true history after all; and that natural scientists and modern Scripture scholars are the most reliable guides to understanding the Bible, the logical conclusion for them to draw is that the Bible is not the inerrant Word of God; that the Catholic Church is not an infallible teacher; and that, therefore, one might as well go elsewhere to seek ultimate truth and salvation. This is certainly the conclusion that most of our young people draw from their education and experience in the Church today, as Focus (09/01/15) tells us that only 15% of Catholic college students practice their faith when they leave home.”

Hence, today’s Catholics in general tend to take all indications of the Church with a unprecedented relativistic component. From there to widespread apostasy is a step.

3) The pressure of the novelties in the time of Pius XII was tremendous. In the Church, in their chairs of theology, there was a germ of a claim which put in question all the doctrine and life of the Church. In parallel to the doctrinal innovations (with taste of the old heresies), the liturgical reform that will lead to the incredible change in the sixties was brewing. Beneath the apparent strength of the earth’s crust, seething magma of change, ready to burst. The work of the liturgists Jungman and Bouyer circulated profusely. Annibale Bugnini already operating in those years (according to some testimonies, on more than one occasion without communicating its activities to the Holy See). The reform of the rubrics of Holy Week took place in the fifties … And the same Bugnini said that then tore his work on the liturgical reform, yet imperceptible.

In short, the phalanges advancing on all sides. Contained with difficulty, they are preparing the final assault.

In which they will do much harm, very much. The Church is indefectible, but more or less ruin of souls is not the same. And ultimately, as this is a demon’s assault, only with a weapon of integrity of the true faith, firmly hope and charity we will be able to resist: unconditionally loving the Church, staying in the same and unchanging faith of all times.

 

Vida extraterrestre y fe cristiana

Los defensores de la existencia de la vida extraterrestre, no angélica e inteligente (ETNAI en sus siglas en inglés) parece que han tomado fuerza de rumores (¿creados por los que tienen interés en el tema?) de que el Papa Francisco podría próximamente hacer alguna declaración al respecto. Al no tener argumentos, procuran tenerlos a partir de supuestos apoyos de la autoridad. De allí que no hablaré del asunto decansinos rumores, sino del tema en sí desde la consideración del fenómeno como tal, y de su relación con nuestra fe.

En primer lugar, no se crea el lector que este tema es tan al margen de la especulación teológica. A mí, por adelantarme, me parece insoportablemente pesado e inadecuado, una inmensa pérdida de tiempo, vamos, una solemne chorrada me supone gastar el tiempo en estas cuestiones teniendo en cuenta cómo está la tierra y los pueblos que la habitan, con tanto sufrimiento, injusticia, enfermedades, pobreza, guerras, agresión al medio ambiente como si no hubiera mañana, etc. Pero… algunos lo hacen, de allí que yo al menos responderé, procurando ser claro, lo más completo posible y que se me entienda de forma inequívoca.

Sin ir más lejos, hace un par de años, en Aciprensa publicaron el parecer del director del Observatorio Astronómico del Vaticano, el jesuita argentino José Gabriel Funes. Resaltaré lo más importante de su reflexión:

“…explicó desde Castel Gandolfo (Italia), que hay grandes probabilidades de que exista vida fuera del planeta Tierra.”

Respuesta: ¿cómo podemos hablar de probabilidades si ni siquiera sabemos que tal caso se pueda dar. De hecho, el mismo artículo se denomina Astrónomo del Vaticano: Es posible vida extraterrestre aunque aún no hay pruebas

“sería posible la existencia de vida en el universo”

 

Respuesta: la misma que antes. Para poder hablar de probabilidad, primero tenemos que tener un suceso posible, o sea, que se pueda dar. Propiamente hablando, la única posibilidad sería la que se basa en la omnipotencia de Dios; Dios sí, por supuesto, puede crear la vida donde quiera, porque es omnipotente, ¿pero tenemos datos de fe que nos hablan al respecto de ello? ¿Dios nos lo ha dicho alguna vez? ¿Está esta afirmación coherente con lo revelado y enseñado por la Tradición y el Magisterio? ¿Y en qué se basa propiamente esta posibilidad para el Padre José Gabriel Funes?

El P. Funes explicó que todo se reduce a probabilidad. Considerando que el universo está hecho de cien mil millones de galaxias y “si dividimos las galaxias por la población mundial, a cada uno le tocarían 14 galaxias, cada una estas galaxias están hechas de unos cien mil millones de estrellas”.

Es posible, entonces, “que cada una de estas estrellas tengan planetas que giran alrededor de otras estrellas, como lo hacen alrededor del Sol. Y por lo tanto, sería posible la existencia del vida en el universo”.

Comentario: por lo tanto, el Padre Funes basa el argumento en la existencia de vida en que todo se reduce a probabilidad. Eso es un error, lamentablemente muy común. La vida no empieza porque se junten varias (aunque sean millones) moléculas. Y si no, haz la prueba. Coge moléculas sueltas y construye con ellas una célula viviente. La vida es un don de Dios, no es un resultado de mezcla de moléculas. Si eso fuera cierto, podríamos prescindir de Dios, que es justamente el argumento ateo. ¿Para qué Dios, si la vida surge con la simple mezcla de moléculas, sea su número el que sea? Esto es tan cierto que, ni intencionadamente ni con tanta técnica disponible hoy se es capaz de juntar una célula funcional a partir de átomos sueltos. En todo caso tendrías que juntar el núcleo de una y la plasma de otra, pero eso sería prestar el trabajo de Dios y presentarlo como suyo.

“Es mucho lo que sabemos, porque podemos reconstruir la historia del universo desde los primeros instantes hasta la formación de la tierra, de los planetas, esto no está en contradicción con la fe. Lo que aprendemos del mensaje bíblico, y también con la reflexión teológica. Lo que sabemos por la fe, y también por la razón, no solo por la fe, es que Dios es el creador, un Padre bueno, que nos sostiene en el ser, en el existir”, dijo.

Comentario: no corra tanto. Y menos preste argumentos no probados de ateos, ni tampoco se dedique a emitir discursos para no alterar sus oídos. Esta gente como mucho le aplaudirán, pero no se moverán de su sitio.

Según el P. Funes, estos seres “se podrían relacionar con Dios, así como lo hemos hecho nosotros”, y su existencia no estaría lidiada con la existencia de Jesucristo. “No veo ninguna dificultad para la fe católica”, subrayó.

Comentario: pues aquí sí que hay dificultades, y muchas, y muy gordas. “…y su existencia no estaría lidiada con la existencia de Jesucristo.” Jesucristo es Dios, y no hay existencia alguna al margen de su ser; todo ser y potestad le es sometida. Si algo pudiera existir al margen de Jesucristo, es porque Jesucristo no es Dios. Por eso la afirmación de San Pablo, Él es la Imagen del Dios invisible, el Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra, los seres visibles y los invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados y Potestades: todo fue creado por medio de él y para él. Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en él. Él es también la Cabeza del Cuerpo, es decir, de la Iglesia. Él es el Principio, el Primero que resucitó de entre los muertos, a fin de que él tuviera la primacía en todo, porque Dios quiso que en él residiera toda la Plenitud. Por él quiso reconciliar consigo todo lo que existe en la tierra y en el cielo, restableciendo la paz por la sangre de su cruz. (Col. I, 15-20),es consecuencia lógica de su fe en la divinidad de Jesús. Digo a propósito “Jesús”, no solamente Jesucristo, porque Jesús fue y es Dios en todo momento, también cuando era engendrado, cuando era un indefenso niño Jesús, o fabre filius fabre, porque es Dios aún cuando trabaja como carpintero. En definitiva, no existe ser alguno al margen de Cristo.

“De todos modos, por ahora, no tenemos ningún resultado. No hay ninguna evidencia de que exista vida fuera de la Tierra.”

 

Comentario: totalmente de acuerdo, pero entonces, ¿a qué viene lo siguiente?

Este descubrimiento podría suceder mañana. Tal vez dentro de mil años, o tal vez jamás suceda”, y “que alguna vez tengamos una evidencia de que haya vida, depende de la ciencia, si no, es inútil especular”, señaló.

 

Comentario: las dos primeras afirmaciones son errores consecuencia de errores deprobabilidad y posibilidad considerados anteriormente. Pero lo de depende de la ciencia, es otro gordo. Esto en primer lugar otra vez presupone la posibilidad de tal existencia. En segundo lugar, la teología tiene mucho que decir al respecto y en cuanto a la ciencia, simplemente, no hace falta tanta: unos ojos sin cataratas, unas orejas limpias con oídos que funcionan para poder visitar la solemne embajada de tan anunciados extraterrestres inteligentes no angélicos y charlar un poco con ellos. O sea, nos quedaríamos con ciencia pero a nivel más básico: de observación elemental con la que empezar. Pero ahora abordemos este asunto desde la perspectiva propiamente teológica: ¿nos dice realmente nuestra fe algo al respecto? Contestaremos los principales argumentos de los que creen en ETNAI.

1A) La existencia de ETNAI redunda en mayor gloria de Dios

1A) Respuesta: la debilidad de este argumento puede ser probada llevándolo a su consecuencia lógica. Si más seres inteligentes puede redundar en la mayor gloria de Dios, entonces se puede preguntar por qué Dios no quiso un número infinito de criaturas corporales, ya que estas han sido creadas en el tiempo, que es limitado por el fin del mundo y el número de seres es prefijado en la mente de Dios que ya los conoce uno a uno, hasta el fin del mundo. Por otra parte es cierto que la gloria que Dios pide de sus criaturas no depende de la cantidad de estas, sino de la calidad de la respuesta de las mismas hacia su amor. Esto a su vez no requiere la existencia de las criaturas extraterrestres.

1B) No es lógico suponer tan gran distancia entre seres angélicos y humanos tal y como aparece en la tierra, porque “la naturaleza odia la discontinuidad”.

1B) Respuesta: este argumento parece ser predicado en base a la comparación entre el hombre caído y los ángeles. Sin embargo, Dios ha creado al hombre en el estado de gracia y justicia originales, de forma que la diferencia entre ángeles y hombres no tan grande al principio de la creación como lo aparece hoy. En efecto, según el principioLex Orando, Lex Credendi, este hecho está reflejado en las oraciones litúrgicas como las que sigue:

Es verdad que Dios, mi Creador, hizo barro de la tierra y, con su aliento vivificador, me dio el alma y la vida, honorándome y constituyéndome en la tierra como al rey de las cosas visibles, gozando de la vida de los ángeles. (Liturgia Diaria Bizantina, Antes del Ayuno, Vïsperas, Stichera de Triodion, 1)

1 C) Sería deseable buscar la vida inteligente fuera de la Tierra con el fin de poder ayudar a la humanidad.

1 C) Respuesta: Ovo je jako slab argument. En primer lugar, si existen seres extraterrestres no angelicales estos podrían ser también dañinos para el hombre, no necesariamente benignos con el fin de mejorar nuestra existencia o hacerla viable. No hay que olvidar la enseñanza tradicional de la Iglesia como sociedad perfecta, es decir, la que contiene en sí todo lo que necesita para su sustento, sin necesidad de recurrir a seres inteligentes de otras partes del universo para que estos le ayuden alcanzar perfección a sus miembros. Estas dos debilidades de este argumento revelan la tendencia de los abogados de ETNAI de considerar toda esta cuestión desde decididamente punto de vista naturalista, dejando a un lado la realidad del pecado, y al otro la realidad de la gracia de Dios y su sobrenatural influjo sobre el hombre.

2) Los defensores de ETNAI suelen traer opiniones de expertos en teología y de pocas personas de la vida santa a favor de sus tesis.

2) Respuesta: Es bien sabido en la filosofía tradicional que el “argumento desde la autoridad” es el argumento más débil salvo que sea dado por la autoridad del mismo Dios, comunicado por Palabra o por el Magisterio de su Iglesia. ETNAI abogados no defienden sus tesis desde la Escritura, Sagrada Tradición o de los escritos de santos doctores.

Antes, pues, de evaluar sus argumentos es importante examinar y tener presente lo que afirma la Biblia al respecto, así como la Tradición y el Magisterio. En cuanto a las citas bíblicas, conviene mencionar la opinión de un prominente abogado de ETNAI que “en la Biblia no existen alusiones a otros seres vivientes, pero no hay que excluir tal posibilidad”. ¿En base a qué opinión realmente autorizada? Repasemos las principales.

La Sagrada Escritura, Laterán IV, Trento, Vaticano I y todos los Padres y Doctores de la Iglesia afirman que la creación fue acabada con la creación de Adán y Eva y que Dios creó “todas las cosas, visibles e invisibles” “de una vez” culminando con la creación de Adán quien contiene en sí los órdenes corporales y espirituales de la creación. Pío II en su carta “Cum sicut” (Denz 717c) condena a su vez la proposición según la cual “Dios creó otro mundo aparte de este, y que en su tiempo existieron otros muchos hombres y mujeres por lo que Adán no sería el primer hombre”.

Según todos los Padres y Doctores, Adán era el rey de la creación antes de la Caída. Sirác XLIX, 16 revela que ·”Sem y Set eran hombres honorables, y Adán por encima de todo ser viviente en la creación”. Es decir, cualquier ser inteligente no angelical en otra parte del universo (al cual no menciona la Biblia) tendría que ser subordinado a Adán y creado después de él. Pero eso contradice la Tradición Católica, especialmente el firmiter de  Laterán IV que específicamente enseña que Adán fue la coronación y la suma de la creación. Más todavía, en Génesis I Dios indica que el sol y la luna fueron creados como “los signos” para los hombres y no para albergar supuesta “vida en el universo”. Génesis I describe la creación del universo entero y todo lo que contiene – tal y como la Iglesia siempre enseñó – ¿entonces por qué no dice nada sobre los ETNAI?

Según los Romanos VIII, y su interpretación por todos los Padres, el pecado de Adán hizo someter a toda la creación a “dolores de parto” por el pecado de Adán. Esto supone un problema serio ETNAI tesis. En primer lugar,  esto podría dar lugar a pensar que la Justicia de Dios no sería perfecta al castigar seres sin pecados en otras partes del universo y que no tienen ninguna relación corporal de descendencia de Adán, como ocurre con los hijos de Adán que heredan una naturaleza caída. En segundo lugar, según la doctrina católica, la Bienaventurada Virgen María sería la única “sin pecado concebida”, lo cual no se sería tal si existiesen otros seres sin pecado en el universo.

En tercer lugar, no existe un simple testimonio a favor de las ETNAI tesis de ningún Padre o Doctor de la Iglesia, o incluso de ningún teólogo de renombre anterior al siglo XVI. ¿Es posible que Dios permita que una cuestión teológica no sin importancia esté ignorada durante más de 1500 años antes de que sea revelada – no por cualquier Padre o Doctor de la Iglesia o un gran santo, sino por teólogos especulativos? Y todo ello con especial ahínco en la época en la que tanto la evolución como el largo tiempo de creación (miles, pero no de años, sino de millones de años) han sido generalmente aceptados por los intelectuales católicos.

Esto lleva a otra inquietante observación: ETNAI hipótesis es casi siempre presentada en el contexto de la evolución cósmica y es usada para alentar la fe en la evolución de vida en otros planetas mediante procesos naturales. No olvidemos, tal y como lo han señalado algunos investigadores de estos fenómenos, la fe en los seres no angelicales es casi siempre asociada con los errores de la Nueva Era y con las herejías de todo tipo.

Para terminar, no hay que perder de vista unas llamativas investigaciones aunque poco conocidas, sobre toda la problemática UFO y ETNAI. Sin duda, estos fenómenos no son tan raros; por doquier se suele oír o leer sobre tal o cual objeto volador no identificado que surcó el cielo en tal lugar, o sobre alguna persona que testimonio haber tenido encuentros con otros seres. Algunos investigadores han obtenido resultados sorprendentes sobre el particular. Así por ejemplo el investigador australiano Gary Bates ha presentado abundantes referencias sobre el asunto en su libro Alien Intrusion UFOS and the Evolution Connection. Pero lo significativo de su trabajo es su argumentos sostenida tesis de que se trata de encuentros con seres no humanos, cierto, pero diabólicos. Bates refiere investigaciones realizadas durante décadas por el americano Joe Jordan que al mismo le sirvieron para retomar su fe cristiana.

Jordan se ocupaba especialmente del fenómeno de abducción, es decir (esta parte es tomada fundamentalmente de la entrada correspondiente de Juan Carlos Gorostizaga), de los aspectos más enigmáticos, extraños e impactantes del fenómeno del contacto con otros seres supuestamente alienígenas, aquellos que verdaderamente desafían a cualquier explicación científica. Recopilaron testimonios de personas que afirmaban haber sido secuestrados por seres extraterrestres  con capacidad de atravesar limpiamente las paredes, que les trasladaban a sus naves, que allí les sometían a experimentos biológicos, e incluso, a vejaciones y aberraciones sexuales,  etc.  Estas terribles experiencias dejaban traumatizadas a las personas (hombres, mujeres, niños) ‘abducidas’. Sus vidas quedaban destrozadas, las relaciones familiares rotas, e incluso, por el miedo al ridículo, quedaban impedidos de solicitar ayuda a sus amistades, familiares o a médicos profesionales. Según las estimaciones de los expertos en este tema, las personas que han sufrido alguna de estas experiencias han podido ser un total de 5 millones en todo el mundo.

¿Pero  estas experiencias de abducciones alienígenas son reales?  Es decir, ¿son algo más que sueños o productos de un estado ilusorio o alucinatorio? Ciertamente que son reales, pero como indican Jordan y Clark, éstas tienen simultáneamente aspectos espirituales, otros físicos, junto a otros ilusorios inducidos. Los ‘alienígenas’ actúan con la realidad física, toman objetos, manipulan otros y llegan a dejar rastros físicos en los ‘abducidos’ tales como señales de pinchazos, etc.  Algunos UFOS  han sido registrados en los radares, otros han dejado rastros en el lugar en el que han aterrizado.  En otro orden, los testigos aseguran que estos ‘alienígenas’ atraviesan las paredes, y ellos mismos son transportados a las ‘naves espaciales’ atravesando limpiamente el techo y las paredes que se interpongan,  y además, al final de estas experiencias suelen registrarse grandes periodos de tiempo perdido.  Esta doble característica física-espiritual junto a la inducción de visiones artificiales en la mente de la persona,  no difiere de lo que se presenta en las apariciones de seres angélicos.

Estas consideraciones les hicieron replantear la línea de investigación y se preguntaron si la fe cristiana podría aportar alguna circunstancia de interés en estos fenómenos. En efecto, decidieron abrir una nueva línea de investigación en el proyecto de investigación CE4, se trataba de conocer si los cristianos también estaban siendo abducidos, y en su caso cuál o cuáles eran las diferencias con las abducciones de personas no creyentes. Es entonces cuando llegaron a un descubrimiento sorprendente, algunas de estas experiencias de Cristianos Abducidos por Alienígenas habían podido ser interrumpidas voluntariamente por los sujetos en pleno proceso, incluso habían sido erradicadas de una manera definitiva y para siempre, algo que los principales investigadores en este campo de la ufología mantienen que no es posible hacer. En realidad, la experiencia de ‘abducción’ finalizaba cuando se invocaba el santísimo nombre de Jesucristo.

Cuando se presentó este hallazgo a las máximas autoridades del mundo en el campo de la ufología, algunos admitieron haberse encontrado con casos similares. Sin embargo, algunos investigadores en este campo, al ser interrogados sobre este punto, sólo estuvieron dispuestos a confirmarlo si era de forma anónima y a micrófono cerrado, por ver peligrar con ello sus carreras. No puede ser de otra forma. De vez en cuando encontramos algo de realidad en este asunto.

Por eso,  Jordan y Clarck se quejan de que en este tema la comunidad de ufólogos no siga las pautas de una investigación honrada, lo cual exige que todas las piezas queden disponibles al  resto de investigadores. Ellos sí pudieron recopilar hasta 400 testimonios de cristianos que detuvieron su proceso de “abducción” por medio de la invocación, con auténtica fe, del nombre de Jesucristo, algunos de ellos los han puesto en la web  con sus investigaciones del grupo CE4 (http://www.alienresistance.org/ce4.htm). Pero muy al contrario de lo que se debería  esperar de una comunidad de investigadores, cuando Jordan y Clark se dispusieron a colocar sobre la mesa todas las piezas de este puzzle de las abducciones alienígenas, se encontraron con una resistencia hostil por parte de la mayoría de miembros de esta comunidad.  ¿Qué está ocurriendo?,  ¿es que estos investigadores buscan la verdad sólo mientras ésta favorezca su ideología atea?,  ¿no se ven conmovidos ni siquiera por el sufrimiento de las personas que padecen estas terribles experiencias?  El reconocimiento de su naturaleza diabólica (y su forma de combatirla mediante la fe en Jesucristo) podría contribuir a evitar mucho sufrimiento humano pero prefieren continuar con otros intereses de superior valor para ellos.

Finalmente consideremos que en casi todas estas experiencias los ‘abducidos’ aseguran ser sometidos a diversas operaciones biológicas. Pero según el experto en investigación de personas abducidas, Dr. David Jacobs, aunque estas personas son desnudadas, tumbadas en camillas y sometidas  a diversos procedimientos médicos, quirúrgicos y aberrantes,  todo apunta a que esas prácticas no son la razón real para la abducción, sino el medio para dar la impresión al ‘abducido’ (o posiblemente a los investigadores del tema) que el episodio completo es alguna clase de estudio o experimento científico. El Dr Jacobs describió este proceder como “un presunto programa clandestino de explotación fisiológica por parte de una especie sobre otra”.

Entonces, como señala Gary Bates, nos encontramos con que estos ‘alienígenas’ actúan de esta manera engañosa, y no son los que dicen ser, es bastante razonable pensar que su naturaleza sea la de engañadores, como la de Satanás (Padre de la Mentira), y por tanto, no hay ninguna razón para confiar en lo que ellos dicen, muestran, interpretan teatralmente o inducen artificiosamente en las mentes de sus víctimas. Y sobre todo cuando sabemos que ha sido demostrado por Gary Bates que tales engaños parecen estar centrados en derribar cada sentencia de la Biblia, cada enseñanza de la Iglesia, y a combatir especialmente la divinidad de Jesucristo.

Conclusión: No existen los seres inteligentes extraterrestres no angelicales. El universo fue hecho, con un derroche de amor, para el hombre, creado por y enJesucristo. La Tierra lo merece no por ser un lugar especial, sino porque antes de la creación del mundo fue pensado por Dios tomar aquí, y no en otro lugar, la carne humana y habitar entre nosotros. La Tierra es un lugar importantísimo, un lugar en el que se gana el verdadero cielo (o el infierno), y de allí su importancia. Céntrate, cuida este jardín hasta su Retorno que no tardará. Ama a Dios y por él a tus hermanos, céntrate en el dolor de Dios y en el dolor de los hombres, gana el Cielo. Para eso estás aquí.

Y… no pierdas tiempo con los platillos.

No todo son malas noticias en EE. UU.: 42 % son creacionistas

Y no siempre hay que sacar un post kilométrico. Sobre todo porque esta noticia no pude dejar de comentar:

La mayoría de los estadounidenses cree que la humanidad fue creada por el Todopoderoso o guiada por Dios durante su evolución, revela ‘The Gallup poll’. Sólo un 19 por ciento de la población de EE.UU. cree que los humanos evolucionaron desde sus formas más primitivas sin intervención de fuerzas celestiales.

Un total de 1.028 estadounidenses fueron entrevistados en el marco de la encuesta. Los resultados muestran que, en términos generales, el 73 por ciento de los encuestados cree que Dios creó la humanidad en su aspecto actual, a lo largo de los últimos 10.000 años, o que él guió la evolución del ser humano. Sólo un pequeño porcentaje de estadounidenses apoya la teoría del científico Charles Darwin. Gallup también señala que aquellos que asumen el estado religioso de creación del mundo “suelen obtener el nivel más alto en la educación superior”.

Aquí va la gráfica que es muy ilustrativa:

Observemos un detalle: los creacionistas se mantienen estables en su porcentaje en las últimas décadas; sin embargo, se observa un traspaso (como un hecho más probable) desde las opiniones favorables a la evolución “teísta” hacia las opiniones ateas o deístas, es decir, según la cual los humanos evolucionaron sin que Dios tenga nada que ver con ello. O sea, se puede decir que la evolución “teísta” no sienta nada bien a la fe.

Bien, me despido con una pregunta a los modernistas,

¿siguen siendo tan “guays” las opiniones que condenó Pío X en Lamentabili sine exitu, 64 65?

El progreso de las ciencias exige que se reformen los conceptos de la doctrina cristiana sobre Dios, sobre la creación, sobre la revelación, sobre la persona del Verbo Encarnado y sobre la Redención.”

El catolicismo actual no puede conciliarse con la verdadera ciencia, si no se transforma en un cristianismo no dogmático, es decir, en protestantismo amplio y liberal.

Homeopatía y ocultismo

“Muchos de los que habían usado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos” (Hechos 19, 19)

Adelantaré en primer lugar las conclusiones de mi reflexión respecto a homeopatía, para luego desarrollarlo de forma más completa posible dentro del espacio limitado de internet.

1º Materialmente hablando, se trata de una pretendida medicina sin efecto probado alguno, además, no puede tenerlo porque sencillamente no se puede saber ni qué sustancia material o qué proceso químico o físico puede generar mejoras alegadas. En definitiva, la homeopatía no tiene ningún argumento racional que justifique su uso.

2º No es que una persona que recurra al tratamiento homeopático realice necesariamente actos de ocultismo o algo parecido, sobre todo porque compra ciertos productos homeopáticos simplemente porque se venden en una farmacia, o incluso su médico se lo recomiende, pero tal persona debe saber:

a)      los principios directores de un método homeopático están basados en que lo similar cura lo similar, un principio presente en así denominada magia blanca –magia al final y al cabo, y agitación mediante la cual no se sabe a qué apunta, en qué se basa.

b)      El iniciador de homeopatía, el médico alemán Hohnemann de principios del siglo XIX, un masón de alto grado, sostenía que mediante la agitación la sustancia en tratamiento se ponía en contacto o se revestía de energía cósmica que era causa de la “eficacia” del tratamiento homeopático.

c)      A su vez, estos tratamientos no pocas veces recurren a conceptos indefinidos y esotéricos como fuerza vital y similares.

En definitiva, al no tener claro – más bien existe la claridad en otra dirección:

[Citando de una página de medicina alternativa, “Samuel Hahnemann, el fundador de la homeopatía moderna, expresó el concepto de la salud de esta manera: “En el ser humano el estado de salud se constituye por la fuerza vital y espiritual. Es llamado cuerpo material (organismo) y ánima (espíritu). Éste es el cuerpo completo. Éste cuerpo completo conserva todas las partes en admirable armonía y vital funcionamiento, incluyendo los sentimientos y las acciones, de modo que nuestra morada (el cuerpo y la mente de la que estamos dotados) es libre y puede servir al propósito más elevado de nuestra existencia.” (Órganon de la Medicina, & 9)]

cuál es el principio material del método homeopático, uno se abre lo quiera o no a un principio no material, desconocido  y se puede decir oculto (¿espiritual?) que está detrás de la homeopatía, de forma que como mínimo abre la ventana hacia un mundo con claros tintes esotéricos e irracionales. Como veremos, ni la astrología es ajena a este tratamiento.

Por todo lo cual, considero inapropiado este tratamiento para cualquiera, desde la perspectiva material, pero más todavía con vistas desde la fe. No se puede dar aprobación ni asentimiento a unos principios que se basan en ciertas energías de cuño desconocido, esotérico e irracional. En el fondo, afecta con sutileza y a veces abiertamente, al primer mandamiento del Decálogo.

Procedemos, pues, a analizar el primer punto de este trabajo.

1º ANÁLISIS MATERIAL DE LOS PRODUCTOS HOMEOPÁTICOS

Todo empezó con una receta médica para un fármaco homeopático que recomendaron a mi mujer. Lo compramos felizmente, confiando en el consejo médico, notando, eso sí, que el supuesto medicamento era bastante caro, sobre todo teniendo en cuenta que presuponía la continuidad en su uso. Al poco tiempo, vimos un programa en televisión sobre homeopatía, mostrando las fases de elaboración de estos productos y el interés reciente de las autoridades en su comercialización. Un interés que surgió en muy poco tiempo y evidentemente por motivos económico; el gobierno se podía llevar un tanto en los impuestos, a pesar de que el mismo gobierno tenía sobre la mesa un informe de hace dos años que claramente desaconsejaba el uso de productos homeopáticos porque no se podía asegurar su eficacia “en ningún caso”.

Pero lo chocante era el método de preparación, ahora lo diré así con toda convicción, de estos auténticos brebajes de insultante pretensión. Voy a describirlo de la forma más sencilla posible, pero resaltando lo esencial en este proceso:

Se parte de un compuesto que provoca la dolencia que se pretende curar, por ejemplo con 100 gramos de este compuesto. Se toma una de las cien partes de esta sustancia y se la mezcla con 99 partes alícuotas de agua, agitando fuertemente en un mecanismo para tal fin. Luego, de esa dilución se toma una de las cien partes, y se repite el proceso,… y así treinta o más veces. ¿Sabéis lo que significa eso? Si del primer frasco de 100 gramos se hicieran otros cien diluidos en proporción 1:100 y luego de cada uno de estos otros cien, hasta “nada más” que treinta veces repitiendo este proceso, ¿tendríamos suficiente con agua de todos los océanos para obtener frascos de la última dilución? Aquí entra de lleno la potencia de la función exponencial que produce resultados increíblemente grandes en pocos pasos: no solamente que no sería suficiente el agua de todos los océanos, sino podríamos obtener un gigantesco globo de agua con centro en la Tierra y el radio como cien veces hasta la primera estrella, Alpha Centauri. En efecto, eso es lo que se necesita para albergar los 10^60 gramos resultantes de dilución.

Obviamente, en esos frascos no quedará ni una única molécula del compuesto inicial. Tal vez a alguno le quedará más claro teniendo en cuenta el número de Avogadro de moléculas en un mol de sustancia (en 100 g de una sustancia orgánica de ordinario hay solamente una fracción de un mol), que es aproximadamente 6,022·10^23 moléculas, es decir, las moléculas desaparecen mucho antes que consiguiendo diluciones de nivel 10^60. Máxime, teniendo en cuenta que el agua es un disolvente natural que tendería a descomponer las moléculas de otros compuestos contenidos en la disolución. En fin, queda claro, y lo reconocen todos enterados del asunto, sean homeópatas o no, que en los frascos homeopáticos no queda ni el rastro de la sustancia original.

¿Con qué principio material pues, “cura” el “medicamento” homeopático? Los homeópatas arguyen mediante razonamientos nada científicos, ni comprobados, sí estrafalarios y estrambóticos: el agua tiene memoria al estar sometida a agitación con las partículas de la sustancia original. Increíble, pero eso es lo que dicen y afirman. Pero eso tendría que ser comprobado de alguna manera, y hoy en día es bastante sencillo hacer tales análisis. Esas diluciones y ese proceso de agitacióntendrían que producir alguna propiedad medible en los compuestos. Pues de eso, nada de nada.

Investigando sobre este fenómeno, busqué alguna información adicional aparte de mis reflexiones, y encontré mucha y de buena calidad en la página del famoso sacerdote católico indio, James Manjackal MSFS.

El enlace contiene como 60 páginas de texto en A4 el cual me leí con mucho detenimiento, seccionándolo en partes específicas para facilitar su lectura y separar unos temas y planteamientos de otros. Lo dejo indicado en otro blog auxiliar que me sirve de almacén de cierta información que pueda utilizar en algún momento. La recopilación contiene tanto trabajos científicos como teológicos. En este primer punto del tema que nos ocupa, haré reseña de la crítica técnica y medicinal de la homeopatía realizada por expertos competentes.

Empezaré señalando en primer lugar que Los médicos españoles se rebelan contra la homeopatía (La Organización Médica Colegial española ha aprobado una declaración en respuesta al borrador de Sanidad para regular los medicamentos homeopáticos. http://www.libertad.digital.com 2013-12-17). Entre otras cosas su comunicado afirma:

“el ejercicio de la Medicinaes un servicio basado en el conocimiento científico aplicado, en la destreza técnica y en actitudes y comportamientos éticos,…”, recordando que:

“todos los médicos están obligados a emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente”, poniendo énfasis en que:

“no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida (art. 26.2 del Código Deontológico)”.

A su vez, y con más fuerza, Los médicos ingleses dicen que la homeopatía es brujería (La homeopatía es “brujería” y el Servicio Nacional de Salud (NHS) no debería pagar por ella, ha declarado la British Medical Association (BMA). Publicado en The Daily Telegraph, 15-05-2010) Recuerdan que:

“La medicina alternativa, que comenzó en el siglo XVII, está basada en una teoría que dice que las sustancias que causan los síntomas en una persona sana pueden, cuando están muy diluidos, curar los mismos problemas en una persona enferma.

Los defensores dicen que el remedio resultante contiene una “memoria” del ingrediente original -un concepto desechado por los científicos.

Las últimas cifras muestran que 54.000 pacientes son tratados cada año en cuatro hospitales homeopáticos del NHS en Londres, Glasgow, Bristol y Liverpool, con un coste estimado de 4 millones de libras.”

Aquí esta asociación de médicos británicos apunta a una de las principales causas de la promoción de homeopatía: se trata de un negocio muy lucrativo, del que los gobiernos se pellizcan un tanto. Además, unas disoluciones cuya elaboración es muy sencilla y barata, se venden a precios muy altos para lo que cuesta elaborarlos. Y encima añadiendo esta obsesión de acortar gasto público como sea, se presentan estos brebajes como diciendo, “anda, cúrate con eso, más te vale”, y así pretenden obtener una “cura” a bajo costo. Será que quieren que duremos bien poco y así hagamos menos gasto sanitario. Siendo lo peor de todo esto, la promoción de aceptación generalizada de unos principios irracionales, en realidad esotéricos. Hay que tener en cuenta que uno de cada tres españoles ha recurrido a algún producto homeopático. Y que en España hay tan solamente tres farmacias que se niegan por cuestión de principios vender estos productos.

Seguimos: Punto de vista de las compañías médicas profesionales.

El consejo médico permanente dela Comunidad Europea(que reúne a las organizaciones médicas de los países dela UE) clasifica a la hemopatía como un método cuyos principios no están justificados científicamente. En Belgirate (Italia) en 1992, los ejecutivos de las compañías farmacológicas europeas tuvieron sobre la homeopatía puntos de vista negativos. Partiendo de la base del análisis de los principios homeopáticos y de estudios clínicos, muchos profesionales de las compañías médicas no aceptaron la homeopatía por ser un método amateur irracional.

Así ha sido hasta hace relativamente poco tiempo, tan solamente unos meses. Sin embargo, en la actualidad homeopatía se abre paso día a día, a pesar de serias objeciones como seguiremos indicando. Por eso, los profesionales competentes no se cansan en repetirlo: La única medicina es la que cura, recuerda José Ramón Azanza / Dtor. de Farmacología Clínica de /la Clínica Universidad de Navarra – en ABC, 15/12/2013. Apunta: “Pues bien, este es el proceso mediante el que se fabrican los llanados productos (¿medicamentos?) homeopáticos, diluyendo casi hasta el infinito sustancias químicas, cuya eficacia ya es incierta cuando se utilizan sin diluir.”

Como señalé antes, no hasta el infinito, es que desaparece toda sustancia de la que se parte, sin saber siquiera para qué ella misma, como bien subraya este experto. Se limita a hacer preguntas benignamente, pero es palpable su indignación:

“¿Creen ustedes que los médicos que nos pasamos la vida estudiando, íbamos a privar a nuestros pacientes de cualquier opción terapéutica que haya mostrado su eficacia para curar o aliviar una enfermedad, llámese como se llame?  Y entonces, ¿por qué la gran mayoría no utilizamos estos productos? ¿Será sólo por ignorancia? ¿O será precisamente por lo contrario?”

Juan Esteva de Sagrera – Catedrático de la Facultadde Farmacia de la Universidadde Barcelona, no se queda corto: “La homeopatía, una reliquia”, se titula un artículo en el que muestra su oposición al método homeopático, dejando clara su incomprensión cuando no indignación por el espacio que se ha abierto homeopatía en la sociedad moderna, y la aceptación que goza entre no pocos médicos, algo que ni comprende ni comparte, más bien critica severamente con pocas y concisas palabras:

“La homeopatía es una reliquia farmacoterapéutica, el último residuo, y el único que sigue vigente, de la terapéutica anterior a la revolución farmacológica realizada por Claude Bernard y Paul Ehrlich, entre otros autores del siglo XIX.

La homeopatía se basa en teorías no demostradas e incluso indemostrables, formuladas por Samuel Hahnemann, un reformador de la medicina del siglo XVIII que formuló unos principios básicos o leyes homeopáticas que regulan la cura por similares mediante grandes diluciones y la potenciación de las diluciones homeopáticas. El resultado es la utilización de soluciones acuosas en las que no hay moléculas, por haberse superado el número de Avogadro, diluciones que los homeópatas suponen más potentes cuanto más diluidas.”

“Esta forma de argumentar (de los homeópatas) irrita a quienes consideran a la homeopatía una teoría ajena al pensamiento científico, que debería ser erradicada, pero lo cierto es que la homeopatía es una veterana de la resistencia, que siempre se ha mostrado capaz de soportar las críticas que se le dirigen: que sus leyes no son tales; que sus medicamentos son agua, no contienen moléculas y carecen de eficacia.”

[Curso de Homeopatía impartido en Brasil por uno de los famosos homeópatas actuales, Vithoulkas]

Señala un gran peligro de la homeopatía – que termine siendo aceptada sin razón alguna: “Lo curioso de la homeopatía es que, siendo como es una teoría ajena a todos los avances de la biología molecular, de la bioquímica y de la farmacocinética, sigue siendo aplicada por médicos en ejercicio. Su destino lógico serían los libros de historia del medicamento, pero sigue ahí, en el consultorio de los homeópatas y en los estantes de las farmacias. Como profesor de historia, al explicar sus fundamentos no puedo dejar de sentir sorpresa al explicar a los alumnos la teoría homeopática para añadir a continuación que muchos médicos siguen practicándola.”

Carlos Zepeda va con más precisión y apunta las 10 razones para no creer en la homeopatía; en Ensayos clínicos y registro de fármacos homeopáticos, la médico eslovaca Emília Vlcková, habiendo pasado por cursos de homeopatía y practicándola ella misma como doctora y madre, sobre cuyo testimonio hablaremos más adelante, trae a colación que “En el prestigioso diario médico Lancet (vol 344 – 1994) El Dr. Reily, un homeópata, presentó un estudio sobre la eficiencia de las drogas homeopáticas en la terapia del catarro alérgico. Afirmaba que los fármacos homeopáticos eran más eficientes que el placebo. Sin embargo, en el siguiente número de esta revista (vol. 345 -1995) se publicó un artículo afirmando que este ensayo tenía errores significativos que podían falsear completamente sus resultados.”

Los siguientes artículos ya entran en el análisis más técnico de la ineficacia homeopática, a su vez, desmontan los pretendidos argumentos científicos esgrimidos a su favor.

Físico Arturo Quirantes, el 5 de diciembre, 2013 en el artículo “Las bases físicas de la homeopática: el artículo de Louis Rey, analiza un trabajo favorable a homeopatía, publicado en la revista Nature, dejando en evidencia la falta de rigor y conclusiones de este artículo, aireado por los laboratorios Boiron, uno de los principales productores de productos homeopáticos. No faltaría más cuando en el mismo artículo se indica la procedencia de las muestras para el estudio: nosotros preparamos, por cortesía de BOIRON LABORATORIES, diluciones ultra-altas”. Con eso ya se ha dicho mucho, por no decir todo.

En un artículo anterior (23/03/12), “Desmontando el informe suizo sobre la homeopatía”, el mismo autor aborda un tema tan interesante como la cuestión de un referéndum suizo en el cual se decidía si incorporar productos homeopáticos en la cobertura de la seguridad social. El referéndum aquí ya es un tema aparte, lo principal es un informe que se presentó al gobierno suizo para tal ocasión. Sobre el particular, Quitantes subraya: “Se trata de esto: el informe del gobierno suizo sobre la homeopatía … no es del gobierno suizo. No es un informe realizado por expertos del gobierno, ni encargado por el gobierno. De hecho, aunque la mayoría de los autores son suizos, los dos editores del estudio son alemanes.

El Informe Bornhöft/Matthiesen (a partir de ahora, “el Informe”) es, sencillamente, un estudio realizado por homeópatas dentro de una evaluación llamada Programa de Evaluación sobre Medicina Complementaria.

Es decir, con el dinero vas a todas partes, y consigues los informes que quieras, y produces efectos que te interesan.

Ante la falta de argumentos convergentes y convincentes (demasiado fino estoy hablando), Quirantes apunta, analizando los pseudoargumentos del informe que: “Los autores… tienen la desfachatez de afirmar que “la ausencia de pruebas no es prueba de ausencia.”  Es decir, citan a Sagan para convencernos de que, aunque no tengamos prueba de la existencia del dragón homeopático, lo que es haberlo, haylo.  Tamaña osadía casi me tira de espaldas, pero estoy repuesto y subo la apuesta.  Señores de la homeopatía: afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias. Si ustedes pretenden hacerme tragar que un dragón invisible e incorpóreo existe en su garaje, ya pueden empezar con las pruebas.”

Digan lo que digan los defensores de homeopatía, esta se enfrentará a resultados nefastos de su aplicación. Algunos ejemplos: recientemente, La Sociedad Españolade Neurología ha revisado la eficacia de los tratamientos no farmacológicos en el tratamiento de las cefaleas, (19/02/2014) diciendo claramente que “La homeopatía no cura el dolor de cabeza”.

Por último, señalo algunos casos graves en los que las personas que fueron sometidas al tratamiento homeopático llegaron a perder la vida por no querer seguir un tratamiento tradicional en situaciones con cierta gravedad, pero con el método clásico tendrían una cura fácilmente al alcance de la mano: “Cuando la medicina alternativa mata bebés”,

Muere un niño al que su madre trató con hierbas homeopáticas
(Una mujer canadiense de Calgary afronta cargos criminales por la muerte de su hijo de siete años por supuesta negligencia, ya que en vez de llevarlo al médico le suministró medicina homeopática).

Pasamos a continuación al punto segundo:

2º RELACIÓN ENTRE HOMEOPATÍA Y OCULTISMO

 

Vamos a ir exponiendo gradualmente esta relación. En primer lugar, debo decir que a los autores del documento muy valioso sobre todas las cuestiones relacionadas con la Nueva Era, “Jesucristo, portador del agua de la vida”, no se les olvida incluir en el apartado 2.2.3 “Salud, una vida dorada”, lo siguiente:

“Hay una notable variedad de enfoques que promueven la salud holística, derivados unos de antiguas tradiciones culturales, conectados otros con las teorías psicológicas desarrolladas en Esalen durante los años 1960-1970. La publicidad relacionada con la Nueva Era cubre un amplio espectro de prácticas, tales como la acupuntura, el biofeedback, la quiropráctica, la kinesiología, la homeopatía, la iridología, el masaje y varios tipos de « bodywork » (tales como ergonomía, Feldenkrais, reflexología, Rolfing, masaje de polaridad, tacto terapéutico, etc.), la meditación y la visualización, las terapias nutricionales, sanación psíquica, varios tipos de medicina a base de hierbas, la sanación mediante cristales (cristaloterapia), metales (metaloterapia), música (musicoterapia) o colores (cromoterapia), las terapias de reencarnación y, por último los programas en doce pasos y los grupos de auto-ayuda. Se dice que la fuente de la sanación está dentro de nosotros mismos, que la podemos alcanzar cuando estamos en contacto con nuestra energía interior o con la energía cósmica.

Se enumeran algunas características de estos métodos, homeopatía incluida, sin explicarlo con más detalle. Pero ponen al lector sobre aviso, sobre todo subrayando estos dos conceptos: la fuente de la sanación está en nosotros mismos y la alcanzamos por medio de contacto con la energía cósmica.

Vamos a ir entrando gradualmente en más detalles y sinrazones de esta pretendida disciplina y su relación con lo oculto. En el artículo “¿Homeopáticos u homeomágicos?” el autor (analista técnico de laboratorio químico-biológico, doctor en Biotecnología médica por la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad de Padua (Italia), se especializó en ontogénesis viral humana, tecnologías del ADN recombinante. Tiene estudios de filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma y es miembro del Grupo de estudio sobre la Neurobioética del mismo Ateneo), después de advertir que “Podríamos citar las muchísimas publicaciones científicas que destruyen en manera definitiva los presuntos “fundamentos” de la homeopatía. Se puede consultar, por ejemplo, todos los estudios de “meta-análisis” comparadas de: Lancet, vol. 350, del 20 de septiembre de 1997, pp. 834-843; Lancet, 341, pp. 1601-06, 1994; Lancet vol. 345, 28 de enero de 1995; British Journal Clinical Pharmacology, n. 27, 1989, pp.329-335; Lancet, 5 de marzo de 1988, pp.528-529; Lancet, 1° de enero de 1983 pp. 97-98; etc.”, va más allá haciendo suyas las palabras de otro experto: “la práctica médica alternativa de la homeopatía representa uno de los máximos problemas de la medicina actual que requiere una discusión racional para aclarar los puntos más equivocados y de tinieblas”, concluyendo: “Por amor a la misma persona humana de cada paciente es importante volver a la unidad del cuerpo y alma (Gaudium et Spes, n. 14), unidad de racionalidad y voluntad, a una visión objetiva de la realidad, sin misticismos dañinos, ni creencias mágicas, peligrosas y destructoras.”

Otros detalles interesantes apunta un documento de Nature llamado “El fraude de homeopatía” y va en caballo entre las dos secciones mencionadas aquí:

Documental de Nature, en el que se entrevista a diferentes personas del mundo científico y no científico, críticos y no, de la homeopatía. Podremos ver varios experimentos siguiendo el metodo científico, con el mayor rigor posible, con el objetivo de demostrar que la homeopatía es un fraude. (Documental dividido en 5 partes de 10 minutos cada una)

Es importante conocer datos significativos sobre la vida del iniciador de homeopatía, Samuel Hahnemann. Él ya sienta dos principios básicos que forman base de la homeopatía hasta nuestros días: similia similibus curentur (lo similar cura lo similar) y el principio de la dinamización o de la potenciación (diluciones agitadas hasta no dejar rastro de la sustancia original). Llega a afirmar en su libro fundamental, Organon (2:12), que “la curación proviene del poder cósmico transferido al remedio por medio del ritual de potenciación”.

Iniciado a la masonería a la edad de 22 años, muestra clara aversión y desprecio hacia Jesucristo. Para finales de su vida, en su carta a su discípulo Stapf (Brief an Stapf, Kothen 1830) escribió refiriéndose a Jesucristo:

“Considero el hecho de que hoy leamos a Confucio como un signo importante de nuestra era. Pronto lo abrazaré en el reino de las almas felices. Abrazaré al benefactor de la humanidad quién nos estuvo guiando por la senda correcta hacia la sabiduría y a Dios, seis siglos y medio antes que el soñador”.

Ese hombre del dolor, que le hablaba al ladrón en la cruz, es inaceptable para Hahnemann. Es en realidad un insulto para quién ama la sabiduría esotérica (A. Fritsche, “Hahnemann – Die Idee der Homeopatie”)

El artículo “Homeopatia – O Medicamento da Nova Era” (en portugués) del PastorDavid L. Brown, Ph. D. ahonda en la relación homeopatía-ocultismo y las corrientes esotéricas de Nueva Era. Acentúa el carácter Aude Sapere (quiro ser sabio) masónico de Hahnemann, como de sus mentores e inspiradores:

-Emanuel Swendenborg (1688-1772), quien enseñaba a sus seguidores entrar en el estado alterado de conciencia y comunicarse con espíritus buenos (o sea, diablos); de allí procede Swendenborgianismo, acogido en las últimas décadas por el Parliament of World Religions.

-Paracelso (1493-1541), (Paracelsianismo), médico y filósofo ocultista suizo, que combinaba esoterismo de Cabala con los hechos y fantasías científicas.

-Franz Mesmer (1733-1815) (Mesmerismo), médico suizo que fundó la doctrina demagnetismo animal;

todo ello junto con la inspiración en el animismo, hinduismo, Confucionismo y religiones orientales.

¿Será esto cosa de pasado y esoterismo de Hahnemann solamente? ¿O tal vez ideas similares están presentes en algunos homeópatas famosos en la actualidad? Las siguientes citas lo confirman:

“algunos homeópatas importantes han confesado que la energía que ellos afirman manipular en la cura de las personas es indistinta de energía ocultista en general, la cual ha pasado por una amplia variedad de nombres a través de la historia” (Ankerberg 7 Weldon; p. 324 )

Brown dice que lo que más asusta es el hecho de que un médico homeópata“Vithoulkas”

revele públicamente que el verdadero propósito de homeopatía es “ayudar a abrir los más elevados centros (del cerebro) para el influjo espiritual y celestial” (Jane D. Gumprecht, Holistic Health: A Medical and Biblical Critique of New Age Deception,  Moscow, ID: Random Press, 1986; p. 150). Mejor dicho, espiritual e infernal.

La última cita que dejo de Brown: Otros homeópatas admiten una conexión ocultista. Una autoridad en homeopatía, James Kent,

“http://2.bp.blogspot.com/-X-mjKsGiXII/U2znAh_AzNI/AAAAAAAABpE/22TRfbl3cNo/s1600/kent.jpg” align=”” alt=”” title=”” />

declara que existen dos mundos: el físico y el invisible. Él afirma que toda homeopatía está conectada al mundo invisible, el cual es inseparable del mundo espiritual del reino ocultista.” (James Tyler Kent, Lectures on Homeopathic Philosophy,RichmondCA :North Atlantic Books, 1979; p. 75-76 )

Finalmente, es muy interesante como revelador el testimonio de una pediatra y madre, médico católica eslovaca Dr. Emília Vlcková.

Ella misma recibió formación homeopática y llegó a aplicar a sus propios hijos tales productos. Comenta que al principio Estaba muy entusiasmada con este tratamiento. Pensaba que les estaba dando inocentes pastillas hechas con hierbas medicinales.” Pero, No obstante, más tarde, mis hijos comenzaron a tener diversos problemas de salud, los cuales no los podía explicar en absoluto. Los problemas  eran más bien de naturaleza psicológica que de tipo físico.” Fue una llamada de atención para observar con objetividad este fenómeno, al cual abordó desde la perspectiva científica como cristiana.

Al inicio de ese proceso, “Leí incluso el punto de vista sobre la homeopatía de la Conferencia de Obispos Eslovacos (publicado en un periódico católico eslovaco en 1996); lo percibí como si la Iglesia estuviese de acuerdo con mis métodos terapéuticos. No obstante mi conciencia me decía “¡no cures!”. Esto es por lo que yo rehusaba a tratar a desconocidos. Sólo trataba a mis amigos y administraba fármacos homeopáticos exclusivamente a mis hijos. Eran como una especie de conejillos de indias para mí.”

Seguía investigando sobre el particular: “El primer libro con el que me topé me lo compró mi marido; era una carta pastoral  de la Conferencia Toscanade Obispos “Magia, Adivinación e Influencia del Demonio (Enero 2001).“Conferenza Regionale dei Vescovi della Toscana, A proposito di magia e di demonologia, Nota pastorale, 1994″. En la introducción se explica algo muy interesante: existe un tipo de magia imitativa mediante la cual cosas similares engendran a su vez cosas similares. En ese momento recordé el primer principio de la homeopatía –cosas similares se curan a través de una cosa similar (lo similar cura lo similar) – y comprendí que los principios de la homeopatía están basados en la magia. Mi decisión sobre la homeopatía fue clara: nada de homeopatía en absoluto. Ni siquiera la dela Escuela Francesa. Esto es algo  mágico ¡magia blanca! No tiene nada que ver con hierbas o minerales.”

Decidió cortar con toda práctica homeopática, y a pesar de ello, una hija suya llegó a ver a un demonio en el sueño, aún después de dejar de suministrarle productos en cuestión. ¿Qué es lo que estaba pasando? Todavía tenía un “aparato” homeopático(1.600 €), pero que funcionaba en base de astrología, partiendo de la fecha de nacimiento de la persona. Lo destruyó y pidió a Dios liberación del demonio de homeopatía. Cesaron problemas con sus hijos.

Vlcková concluye con unas reflexiones que comparto plenamente: “Cuando tomé parte de los cursos de formación en homeopatía, no se me requirió tener  ningún grado ni licenciatura en medicina. La homeopatía no es una disciplina médica de estudio y por lo tanto no se trata en la universidad. Esta cura no es una cura lege artis (según las recomendaciones de los métodos científicos). Si los médicos desatienden los métodos de curación recomendadas científicamente y prescriben una cura homeopática, podrían ser demandados por ello. La Compañía HomeopáticaEslovaca acepta oficialmente a médicos y a farmacéuticos, pero sólo por el hecho de que quiere establecerse en el negocio médico. Pero hasta ahora no ha logrado su objetivo (debido a su método no científico).
Aporto esta contribución debido  a que quería señalar la esencia espiritual oculta de la homeopatía. Muchos médicos no tienen ni la menor idea sobre ello. En las clases de los cursos de formación se usan diversas formulaciones pseudocientíficas: energía vital, información, etc. Los médicos que estudien a fondo la homeopatía comienzan practicando el método EAV, la medicina china, etc. pueden llegar a caer en las trampas del ocultismo. Sus puntos de vista comienzan a cambiar gradualmente, y no es nada fácil el liberarse a uno mismo de todo esto…”

Termino con las palabras de la Escritura Santa: “y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia.” Ef 5, 11

Jesús curó al ciego con el barro… para decir que al principio creó al hombre del polvo de la tierra

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz un hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.” Gn 2, 7

“Dicho esto, escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con la saliva y lo extendió sobre los ojos de aquel hombre.” Jn 9, 6

“No es por ninguna obra buena por lo que queremos apedrearte, sino por haber blasfemado. Pues tú, siendo hombre, te haces Dios”. Jn 10, 33

Los judíos entendieron a Jesús perfectamente – sabían que lo que Jesús les quería decir es que es igual a su Padre, es decir, que es Dios.

Lo mismo se enseñaba a los catecúmenos en la Iglesia primitiva, a saber: Jesús con este gesto real y palpable, quería decir que él es el mismo que al principio creó al hombre del polvo de la tierra. Un acto real apunta a otro acto real, para mostrar que el sujeto que realiza esos actos es el mismo, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La saliva que sale de la boca simboliza que él es la Palabra de Dios hecha carne. El órgano de la vista, inservible pero restaurado, creado en los tejidos y partes que le faltaban, simboliza el acto creador de Dios que el mismo, el Hijo de Dios, hizo al principio.

Los judíos le entendían perfectamente, y lo rechazaron. Los apóstoles, iluminados por el Espíritu Santo, entendían en totalidad lo que Jesús quería decir y eso enseñaban a los primeros discípulos. La unidad indestructible e inamovible entre la Escritura, la Tradición y el Magisterio. La importancia de la Creación enseñada y recalcada por los Padres y el Magisterio.

El IV Concilio de Letrán de 1215 declara dogmáticamente:

Dios… creador de todas las cosas visibles e invisibles, de lo espiritual y lo corporal; quien por Su poder omnipotente de una vez creó en el principio cada creatura de la nada; las espirituales y las corporales, las angélicas y las mundanas, y finalmente el hombre, constituido de espíritu y cuerpo.

Y otra vez: Es de fe divina y católica definida que el mundo y todas las cosas que en él se contienen, espirituales y materiales, han sido producidas por Dios de la nada según toda su sustancia. Afirmar lo contrario es herejía. Esta verdad se contiene en la Escritura (Gn 1,1; 2 Mac 7,28) y en el Magisterio (Concilio IV de Letrán, Concilio Vaticano I).

El agua simboliza el bautismo, mediante el cual el Señor realiza un acto de la nueva creación en la gracia.

La gracia no tiene sentido sin la naturaleza, a la que presupone. La redención no tiene sentido sin el pecado original, mediante el cual Adán y Eva, históricos y reales, perdieron la gracia y la justicia originales. Creados para no tener dolor ni muerte, los que entran al mundo por la envidia del demonio.

Imposible mantener la fe sin los pilares en los que se sostiene. Lo advertía el Cardenal Ruffini en el siglo pasado:

Si en la cuestión de la creación del hombre se abandona el sentido obvio de la Biblia, una interpretación que ha sido recibida y confirmada por la constante Tradición Católica, ¿qué defensa se podrá hacer de la historia del Paraíso terrenal, de la Caída de Adán y sus consecuencias? Si se admite que el cuerpo de un animal por el paso de los siglos se hizo digno de recibir un alma humana, ¿cómo se mantendrá la unidad de la raza humana frente al poligenismo? Y si esta unidad se viene abajo, ¿cuál será la suerte de la doctrina de la Justicia Original y del Pecado Original, que constituyen el fundamento de nuestra sagrada religión?

Pues, Cristo no miente. No hace un solo gesto en balde. Ni el Espíritu Santo inspira al sagrado autor escribir una sola jota en balde.

Todo eso quiere recordar uno de los evangelios claves de cuaresma, el de la curación del ciego de nacimiento.

La fe en la Creación suscita evangelizadores entusiastas por lo atractivo de la verdad que contiene, por lo siempre necesario e indispensable que es.

Los miembros de Kolbe Center, en grupos de siete ocho voluntarios, católicos que defienden la doctrina tradicional sobre la creación, evangelizan en varias ciudades de Gran Bretaña en las calles y parques principales. Con los carteles muy bien hechos (impimatur del Arzobispo Cyril Bustros), señalando la insostenibilidad de la evolución, recordando la enseñanza tradicional sobre la creación y llamando la atención sobre las cuestiones claves de nuestra existencia.








¿Cómo no va a interesar a un musulmán saber lo que dice de Jesús Corán y la Biblia?Están invitados a un reflexionar abiertamente sobre las figuras de Jesús y Mahoma. ¿No le interesa a la gente de hoy en día saber lo que piensa la Iglesia Católica sobre el matrimonio, sobre la liturgia, etc.?

No hay primavera en la Iglesia.

Hay solamente un eterno retorno a las fuentes.

Sin ello, solamente queda un estéril desierto.

Sungenis, apologeta americano que hizo que la CE de los EE.UU. cambiara la edición de catecismo; la idea de creación en Santo Tomás

La semana el periódico digital croata y laico dnevno, reprodujo la entrevista a Robert Sungenis, aparecida en primer lugar en un medio digital católico katolik.hr. El entrevistador con un estilo muy croata, es decir, exagerado en los calificativos entre otras cosas pero muy directo, y Sungenis más Sungenis que americano, han hecho una entrevista muy interesante y formativa. La reproduzco a continuación:

Este destacado apologeta laico americano durante años inquieta la comunidad científica, pero también ala Iglesia. Conozcansus opiniones principales.

Dr. Sungenis, creo que no exageraré si afirmo que es usted uno de los apologetas modernos de los más activos, preparados y fructíferos de nuestro tiempo. También es usted padre de una familia numerosa de once hijos. ¿Cómo consigue encontrar tiempo suficiente para su trabajo apologético y vida familiar? ¿Cuál es su “secreto”?

¿Secreto? Pues, primero hay que decir que tengo una sed insaciable para aprender lo más que pueda sobre la creación de Dios y al mismo tiempo un deseo muy fuerte de transmitir lo aprendido a los demás para ayudarles conocer a Dios y de esa forma vivir una vida mejor. Es lo que me empuja. Tengo siempre presente mi trabajo y en mi vida es lo que tiene la mayor prioridad. Eso quiere decir que necesariamente tengo que limitar mi tiempo libre y participación en determinadas actividades. Lejos de que sea un hombre solitario, pero limito bastante mi actividad social que me podría apartar de mi trabajo. Otro “secreto” se encuentra en el hecho de que estoy bendecido con una buena esposa y con hijos obedientes. Como dice el Libro de Sabiduría, “buena mujer es un don del Señor”. Pues bien, Dios me ha bendecido por encima de todas mis expectativas. No podría dedicar tanto tiempo a mi trabajo si mi mujer no me lo permitiera, disfrutando en ello al mismo tiempo – de lo que yo aprendo ella también, así como nuestros hijos. Mi esposa es una mujer muy entregada y santa. Igual que yo, ella también tiene un único fin en la vida: hacer aquello que Dios le pide. En ese sentido ella entiende que Dios me ha confiado un trabajo particular para su Reino, y está dispuesta a hacer lo necesario para que ese fin se realice. Por último, yo soy un trabajador autónomo y así ejercí durante la mayor parte de mi vida. Eso me permite una gran libertad y posibilidad de tener mi propio horario. La ayuda financiera recibo de mis patrocinadores quienes valoran la tarea que llevo a favor dela Iglesiay están dispuestos asegurarme medios suficientes para continuar con mi trabajo y manutención de mi familia. Después de veinte años de actividad apologética he conseguido una gran red de personas que me apoyan.

Si he entendido bien, usted ha sido educado en la Iglesia Católica, para abrazar luego a los 19 años el protestantismo. Casi veinte años más tarde, usted ha vuelto a la Única, Católica y Apostólica Iglesia. ¿Por qué necesitaba tanto tiempo?

Puede usted también preguntar por qué Moisés necesitaba tanto tiempo para conducir a los israelitas de Egipto. Moisés creció en Egipto y asumió sus costumbres. A los 40 años mató a un egipcio y huyó al desierto. Allí pasó 40 años hasta que Dios lo llamó para sacar a los israelitas de Egipto. En ese tiempo Moisés tuvo 80 años y se hizo el hombre más humilde de la tierra (comp. N 12). Lo tomo como ejemplo para destacar que hacía falta bastante tiempo para que esté en condiciones de escuchar la llamada de Dios y esté preparado para volver a la Iglesia Católica.Tuve que aprender que los protestantes no tienen nada de lo que la Iglesiano podría tener, y para eso necesitaba 18 años de intentos y errores. Un día me llamó un amigo llamado Gerry, un converso al catolicismo desde el protestantismo. Lo curioso era que me llamó por equivocación, es decir, quería llamar a otro amigo común de los dos que también se llamaba Bob. Como no teníamos noticias uno de otro durante bastante tiempo, conversamos un rato sobre cosas en general. Entonces Gerry empezó a hablar sobre su nueva fe católica. Antes de que me diera cuenta, pasó una hora, y todavía quería escucharlo. Al final de nuestra conversación, Gerry inició el tema sobre la doctrina católica de la comunión de los santos. Mientras él hablaba, me invadía una sensación extraña. Sentí como si una veintena de santos rodea paredes de la habitación en la que estuve, flotando en el aire y rezando por mí. Cuando le comenté esa sensación a Gerry, este no se confundió para nada: “Sí, estoy hablando de eso. ¡Eso es la comunión de los santos!” Al día siguiente mi amigo por fin dio con ese otro Bob. Los dos vinieron a verme y me trajeron una caja llena de libros y cintas sobre el catolicismo. Para no parecer un entusiasta exagerado, solamente les dije que me dejen esa caja al lado de la puerta y le echaría un vistazo en cuanto pueda. De forma que esa caja estuvo allí casi todo el día. Al día siguiente, eché mano de uno de los libros. Un pequeño libro rojo, no parecía nada peligroso. El libro era La fe de nuestros padres, del Card. Gibbons. Así empecé a leer ese libro y por alguna razón no pude dejarla de leer. El estilo del autor era de tal manera que te llamaba a una lectura continuada (como escritor suelo reconocer un buen estilo en cuanto le eche una ojeada), y el tema era precisamente lo que necesitaba – una apologética convincente de la doctrina católica. Leí ese libro durante siguientes tres días. Crean o no, al cabo de esos tres días decidí otra vez ser católico. Lo demás es historia.

¿Cuál es su opinión respecto a la importancia y el papel de la apologética y apologetas laicos en nuestra época?

Después de mi conversión bajo el impulso de un libro de apologética católica, me di cuenta de la potencialidad de la apologética. Por ese motivo decidí dedicar el resto de mi vida a esa vocación. Durante veinte últimos años actúo como apologeta independiente. Aunque pronto experimentaré un cierto cambio. Estoy invitado tomar posesión como profesor de apologética en Fisher-More Collage en Ft. Worth, Texas, a partir de otoño de 2014. Apologética es muy importante debido a que el mundo se puede presentar muy confuso y en esa confusión podemos estar expuestos a muchos interrogantes sobre las cosas en las que fuimos instruidos. Apologética tiende hacia la eliminación de la confusión y presentación de respuestas a cuestiones teológica de una forma clara y precisa. Sin apologética, la gente seguiría evidentemente en sus confusiones. Una vez que las cuestiones están aclaradas, se prepara el terreno para un discurso racional y lógico que puede llevar hacia la decisión de conversión al catolicismo.

En enero de 2008 ha llamado la atención de los medios de comunicación por su confrontación pública con la Conferencia Episcopal de EE. UU. con ocasión de la publicación del Catecismo para adultos. ¿De qué se trataba?

El problema se encontraba en la frase del Catecismo para adultos publicado en el 2006. En la página 131 constaba: “Por lo tanto, la alianza que Dios hizo con el pueblo israelita por medio de Moisés mantiene para ellos su eterna validez.” Seamos sinceros. Cualquiera que tiene nociones básicas de teología católica y con la Sagrada Escritura sabe que esta frase es herética hasta la médula. ¿Cómo entonces es posible que se encuentre como tal en un catecismo católico? Esto es buen ejemplo en el cual se puede ver que el principio caveat Emptor[principio jurídico según el cual el comprador asume el riesgo en el caso de un producto defectuoso] se puede aplicar hasta a los documentos católicos oficiales, especialmente si los escriben obispos católicos liberales que de hecho forman gran parte del episcopado actual. Ya desde la fecha en la que el escritor judío Jules Isaac, en 1948, escribió el libro Jesús e Israel, en la Iglesia Católica existe el movimiento que acusa a la Iglesia y al Nuevo Testamento como antisemitas. Ese nuevo movimiento intentaba adaptarse a la religión judía y hacer de ella una cuestión actual de forma permanente. Eso ha llegado hasta el punto que los liberales católicos empezaron públicamente enseñar que los judíos tienen su propia alianza con Dios según la cual se pueden salvar, y que por eso mismo ellos no deben ser meta de la evangelización cristiana (esto consta por ejemplo en el documento sobre la liturgia publicado en 1998, editado por la Conferencia Episcopal de EE. UU. y en la declaración Reflexiones sobre la Alianza y misiones firmada por el Cardenal William Keeler de Baltimore). Por supuesto, no ayudó mucho una afirmación bastante controvertida y ambigua del Beato Juan Pablo II, de 1981, según la cual “la Antigua Alianza nunca ha sido revocada por Dios”, y la que, sin atender su verdadero significado, ha sido aprovechada por los liberales como un trampolín para enseñar que los judíos tienen su propia relación con Dios y que el judaísmo y catolicismo son religiones más o menos hermanadas que dependen una de otra. Era pues solamente cuestión de tiempo cuando el catecismo oficial (Catecismo de EE. UU. de 1996) recogerá el relevo y repetir lo que en los círculos liberales se decía desde hace ya tiempo. Incluso el Catecismo de la Iglesia Católica de 1994 decía que “la Antigua Alianza nunca ha sido revocada”, aunque del contexto queda claro que “la Antigua Alianza” se refiere a los libros de Antiguo Testamento, y no a la alianza de Moisés. Según lo cual, aunque la afirmación prima facie es imprudente, por lo menos no es herética. Pero cuando alguien afirma que la ley de Moisés es irrevocable en sí y que los judíos actuales lo pueden invocar y por el mismo ser salvos, entonces eso llega a ser una herejía que lo penetra todo de dimensiones enormes.

Y de esa forma en 2008 la Conferencia Episcopal de EE. UU. ha decidido eliminar esa problemática (suavemente dicho) frase. ¿Afirmaría usted que eso era fruto de su intervención?

Sí, porque nadie más en el mundo no levantó por eso ni el más mínimo ruido. Todo el mundo o lo ignoraba, o me decían que me callara, o me llamaban antisemita porque me he atrevido criticar la religión y la política judía. Con el fin de frenar la difusión de mencionada herejía, escribí una carta de 15 páginas y un ejemplar mandé a la CEde EE. UU. y el otro a la Congregaciónpara la Doctrinade la Feen el Vaticano. También publiqué un largo artículo en la revista Cultur Wars (enero de 2008) en el cual he desenmascarado la herejía del disputado Catecismo. En los siguientes seis meses los obispos americanos convocaron una reunión extraordinaria en la que por votación (243 en contra de 14) decidieron eliminar la ofensiva frase del Catecismo. Al año siguiente (2009), el Vaticano ha mandado la recognitio ala Conferencia Episcopal de EE. UU aceptando y confirmando la corrección. Por supuesto, inmediatamente he sido denigrado por parte de muchos grupos católicos pro judíos por haber promovido esta intervención – lo cual se ha hecho una práctica habitual cada vez que alguien enla Iglesia empiece a tratar de forma seria cualquier asunto relacionado con los judíos. Pero el hecho permanece, he ayudado salvaguardarla Iglesia de la difusión de una abominable herejía. Estoy seguro de que Dios me premiará por haberme expuesto de esta forma. Lo he hecho por Él. (Comentario de Milenko: estas dos frases de Sungenis me parecen fatales; hijo, di: “soy siervo inútil, hice lo que tuve que hacer”. Pero el fin, gran apologeta llegará a ser, por la gracia de Dios es lo que esperamos, humilde algún día.)

Después de esos acontecimientos, le han acusado con frecuencia de antisemitismo. ¿Qué le dice hoy a los que le acusan por esa razón?

¿Que qué les digo? Primero les pido que me definan qué significa para ellos que una persona sea antisemita. En la mayoría de las veces, no recibo contestación a esa pregunta, porque eso significa que tendrían que descubrir su juego. Hace muchos años, el antisemitismo fue definido como un odio irracional hacia los judíos. En otras palabras, alguien era antisemita si odiaba a un judío por se judío. Por supuesto, eso es una definición correcta de antisemitismo y según ella, le aseguro, yo no soy un antisemita. Pero hoy en día el concepto de antisemitismo ha llegado a ser una expresión peyorativa con la que se marca a cualquiera que critica cualquier asunto relacionado con los judíos, incluyendo su religión, la política de Israel y sus actividades militares, dominación judía en las actividades inmorales como el aborto y la industria porno de Hollywood, o formula la pregunta cuántos judíos realmente fueron asesinados en los campos de concentración nazis. Un buen ejemplo de abuso de concepto de “antisemitismo” es Abe Forman (Anti-Defamation League) o Southern Poverty Law Center.

Usted también es conocido como uno de los promotores de geocentrismo. ¿Por qué considera que esa cuestión es tan importante?

Es de suma importancia porque en las mismas bases de la mentalidad moderna está el principio copernicano, es decir, la convicción de que nsostros los hombres no somos nada en especial, que no tenemos ninguna posición especial en el cosmos y que al final y al cabo somos solamente un producto de tiempo y de casualidad. Si conseguimos demostrar que la Tierraocupa un lugar especial y que realmente está en el mismo centro del universo, entonces eso significaría que Alquien, con A de mayúscula, la ha colocado allí, porque no es posible estar de casualidad en el centro. Una vez aceptada esa concepción, cambiaría necesariamente la visión del mundo. Tengamos en cuenta que la mentalidad actual es de un materialismo práctico que deriva de la cosmología de Big Bang y de multiuniverso, mano extendida de la teoría de evolución de Darwin. La vuelta al geocentrismo confirmaría que la Iglesia Católicatenía razón al condenar a Galileo y el sistema heliocéntrico. Eso renovaría la fe en la Iglesia, es más, la misma Iglesia podría renovar su fe en el hecho de que Dios siempre la guía cuando sale con una doctrina oficial y obligado asentimiento. El Espíritu Santo no se fue de vacaciones en el tiempo en el que la Iglesiase ocupaba del caso de Galileo. Eso también significaría que no tengamos que tener miedo de leer la Escrituracon total confianza en su inhabilidad. La Bibliadice que la Tierrano se mueve. Esto es igual de cierto como cuando Jesús dice en la Biblia“Esto es mi cuerpo”, lo cual significa que Jesús está físicamente presente en la Eucaristía. Unavez cuando aceptemos a toda la Bibliacomo verdadera en todo lo que dice, entonces podemos de nuevo construir la sociedad sobre esa base – la sociedad que hoy ha perdido la confianza en la Sagrada Escritura.Todo el movimiento liberal en el catolicismo que se inició en los 1800 y dejó la Iglesiadel siglo XX y XXI hecha un solar, hereda su empuje de la revolución que procedió del hecho de que estos creyeran que la Iglesiade la época de Galileo se equivocó al condenar a él y a su modelo. Si la Iglesiapudo cometer un error tan inmenso en el caso Galileo, pensaban, ¿en qué otra cosa podía errar más? De forma que empezaron a buscar “errores” de la Iglesiaen cada rincón. Así se llegó a la situación en la que todo lo que no gustaba al catolicismo liberal fue considerado un “error”. En el año 2009 el Papa Benedicto XVI ha visitado a Escocia. Allí podía ver el mural en el que una mujer vestida de sacerdote sostiene el cáliz y la hostia. A su derecha e izquierda están las imágenes de Galileo y Copérnico con las palabras “OOPS!”.

Es evidente el mensaje que contiene: la Iglesiaque se equivocó con Galileo al mismo tiempo se equivoca en el tema del sacerdocio femenino. ¿Cuántas veces hemos oído que los críticos de la Iglesiadicen: “La Iglesiase equivocó con Galileo. ¿Qué otra cosa errónea enseña?” El caso Galileo servía durante demasiado tiempo para acallar la Iglesia. Talcomo Slote dijo a Natalie en la novela Vientos de la guerra (Herman Wouk), “El cristianismo es muerto y tirado en la cuneta desde el momento en el que Galileo le cortó el cuello.” Es momento para enseñar, por medio de la ciencia, que la Iglesia tenía razón, y que Galileo estaba equivocado. Como escribió el reverendo Waler Brandmüller, destacado historiador vaticanista, en su libro Las luces y las sombras(2009), “Las investigaciones científicas más modernas justificanla Iglesia de1633.” La declaración de este prelado no puede ser más verdadera.

A la mayoría de las personas de hoy les suena totalmente increíble que en el siglo 21 puedan existir personas instruidas que seriamente afirme que el sol gira alrededor de la Tierra y que todo el universo una vez al día gira sobre la Tierra inmóvil. ¿No ha demostrado inconfundiblemente la ciencia que geocentrismo es totalmente equivocado?

No, todo lo contrario. Tal y como escribió historiador Lincoln Barnett en su libroUniverso y el dr. Einstein, lo cual fue acogido por el mismo Einstein, “No podemos sentir nuestro movimiento a través del espacio, ni tampoco ningún experimento físico jamás ha demostrado que la Tierra realmente se mueve”. He invertido los últimos diez años en el intento de comprobar que lo que afirma el Sr. Barnett es verdadero o no. He llegado a la conclusión impresionante que no solamente que esa declaración era verdadera, sino también que la ciencia moderna se hizo un considerable esfuerzo para acallar ese hecho sobre la inmovilidad de la Tierra. Mis esfuerzos han dado como resultado un libro en tres volúmenes, Galileo Was Wrong: The Church Was Right(Galileo estaba equivocado: la Iglesia tenía razón), que estos días tendrá su novena edición. En el libro, mediante un análisis científico cuidadoso, se muestra que la Tierra no solamente está fija en el espacio sino que se encuentra en el centro del universo alrededor del cual todo está girando. En la actualidad llevo un proyecto de presentar a la opinión pública una película de calidad con el título Principle, la cual espero emitir en los cines americanos en la primavera de 2014. Para el resto del mundo será disponible en DVD. También estamos preparando otra película en DVD que tendrá una orientación más técnica, con el título Viaje al centro del universo, que debería salir al mismo tiempo que Principle.

En el tercer volumen de su libro Galieo estaba equivocado: la Iglesia tenía razón, usted expone un análisis profundo y detallado del caso Galileo, así como de los decretos que la Iglesia dictó contra el heliocentrismo. ¿Diría usted que el geocentrismo sigue siendo todavía parte de la doctrina oficial de la Iglesia?

Sí, forma todavía parte de la doctrina oficial de la Iglesia, debido a que la doctrina oficial no puede ser cambiada, y la Iglesianunca lo revocó. Geocentrismo supone un consenso absoluto entre los padres de la Iglesiay los teólogos medievales. Como le dijo Cardenal San Bellarmino a Galileo invocando el concilio de Trento, si los padres de la Iglesiatienen consenso sobre una determinada doctrina, entonces debemos creerla. Las condenas contra Galileo y heliocentrismo emitidas en 1616 y 1633 durante los pontificados de Pablo V y Urbano VIII nunca fueron revocadas mediante un acto oficial de la Iglesia. Sepodría incluso decir que geocentrismo es inequívoco debido a que se trata de un magisterio consecuente del Magisterio Ordinario de la Iglesia. Porsupuesto, la doctrina “no oficial” de la Iglesiaactual, si es que esa expresión tenga algún sentido, es heliocentrismo, debido a que la mayoría de los fieles católicos en la actualidad es muy liberal y bajo la influencia de una idea equivocada de que la ciencia ha refutado geocentrismo y que la Iglesiade 1600 se equivocó en la condena a Galileo. Más todavía, hace solamente un año el Papa Benedicto XVI ha declarado (Com. Milenko: el enlace disponible en la página de la Santa Sede) que uno de los motivos principales para la convocatoria del Concilio Vaticano Segundo fue el caso Galileo. En otras palabras, los obispos liberales consideraban que, teniendo en cuenta que la Iglesiase equivocó en el juicio a Galileo, es necesario purificar el aire y de nuevo unir la Iglesiacon las ideas del mundo porque el mundo ha demostrado que Galileo tenía razón, y la Iglesiade 1600, no. Como señaló David Woten en su libro Galileo: observador de los cielos, de 2010, “otro problema con la mentalidad liberal católica es su total ausencia de la crítica de cualquier afirmación pronunciada en el nombre de la ciencia moderna”. Es un hecho lamentable que la mayoría de los obispos enla Iglesia tiene un conocimiento trágicamente escaso en el campo de las ciencias, y también hay muchos interesados en mantenerlos incompetentes en ese campo. La finalidad es mantener el principio copernicano a toda costa.

Con frecuencia escribe y da conferencias sobre la doctrina tan atacada de la inerrancia de la Biblia. ¿Qué les dice a aquellos que afirman que la Biblia es inerrante solamente cuando habla de temas que se refieren a la fe y la moral?

¡Allí está! La razón principal porque gran parte dela Iglesiaha aceptado esta creencia modernista quela Bibliaes solamente verdadera cuando habla sobre la fe y la moral es precisamente el caso Galileo. Esta razón se cita en muchos libros sobre la hermenéutica católica. Siendo verdad que se cree quela Iglesiade 1600 se equivocó al interpretarla Escriturade forma que implicaba geocentrismo, se deduce de forma lógica quela Sagrada Escriturano es de fiar cuando habla de temas que tratan de historia o de ciencia.La Iglesia, por supuesto, jamás ha enseñado esa visión de inerrancia. Cada declaración oficial quela Iglesiahaya dictado respecto a la cuestión de la inerrancia sostiene que todala Bibliaes inerrante, y no solamente las expresiones que se refieren a la fe y la moral. En el fondo, esa visión limitada de la inerrancia han creado los liberales católicos procedentes del Concilio Vaticano Segundo. Han sacado una parte de la frase de Dei Verbum, ‘para nuestra salvación’ (11) ¡y le han dado la vuelta de forma que ella afirma quela Bibliaes inerrante solamente cuando nos habla de la salvación! En la realidad, la expresión ‘para nuestra salvación’ significa que todala Escrituraes inerrante precisamente para que tuviéramos un guía absoluto y seguro que nos guía hacia la salvación – totalmente contrario de lo que afirman los liberales católicos. Por desgracia, esta doctrina liberal se ha extendido en profundidad porla Iglesiade forma que incluso algunos papas y cardenales la acogieron de forma no oficial. Todo eso ilustra bastante bien el daño que el caso Galileo ha hecho ala Iglesiaen el momento en el quela Iglesiaha dado la espalda a los padres, los teólogos medievales y a los papas que condenaron a Galileo y el heliocentrismo. Precisamente esa es la razón por quéla Iglesiade hoy está en un caos tan grande.

¿Cuál es la diferencia principal entre la interpretación protestante y católica de la Escritura? ¿Cómo deberían leer la Escritura los católicos?

Esto es un tema muy interesante que da mucho de sí. Por ejemplo, los liberales católicos actuales utilizan la palabra “fundamentalista” en el sentido peyorativo en contra de diferentes protestantes que pretenden interpretar la Bibliade forma literal, como por ejemplo cuando entienden que el primer capítulo del Génesis hay que leerlo como el que enseña la creación del mundo en seis días. Y siendo el hecho de que los liberales católicos aceptaron como verdaderas afirmaciones científicas no probadas las que a su vez promueven la evolución, heliocentrismo y relatividad, estos se burlan de los protestantes (como de los católicos tradicionales) porque interpretan el Libro de Génesis contradiciendo estas afirmaciones científicas modernas. Irónicamente, esos mismos católicos interpretan de forma literal la Escrituraal leer en Mt 26, 26: “Esto es mi cuerpo”, o en Jn 3, 5: “si el hombre no renace del agua y el Espíritu”, o en Jn 20, 23: “aquellos a los que perdonáis sus pecados, les serán perdonados”, o St 5, 14 “llevadle la unción y será salvo”. Ellos lo hacen porque la Iglesia Católicasiempre entendió esos versos en el sentido literal. Consecuentemente, esos clérigos, si desean permanecer católicos, tienen la obligación de enseñarlos literalmente – porque al contrario no podrían ser ministros válidos, porque los sacramentos se fundamentan sobre la interpretación literal de la Biblia.¡No es curioso esto! Católicos liberales se ríen de los protestantes porque estos interpretan el primer capítulo de Génesis de forma literal, y los católicos son aquellos que interpretan Mt 26, 26 literalmente. No extraña tampoco que los protestantes se rían de los católicos porque interpretan Mt 26, 26 de forma literal, porque les gusta más creer que Jesús hablaba sobre su presencia simbólica, no real, en la Eucaristía. Asíparece que la basura de un hombre es el tesoro del otro, ¡en ambos lados! Finalmente, tenemos que preguntarnos ¿quiénes son verdaderos “fundamentalistas”? Los primeros “fundamentalistas”, si es que queremos utilizar esa palabra para señalar a los que leen la Escritura, ¡han sido los católicos! La ciencia estaba en contra de la idea de que un trozo de pan puede cambiar su sustancia y ser Cuerpo de Cristo, pero los santos padres insistían que si Jesús había dicho “esto es mi cuerpo”, no tenemos elección sino entenderlo en el significado de su verdadero cuerpo físico que se hace presente en la Eucaristía. Poreso, como puede ver, la palabra “fundamentalista” una espada de doble filo. Hoy en día y los protestantes y los católicos eligen que citas de la Sagrada Escrituravan a interpretar de forma literal, y esa elección es condicionada por sus premisas metafísicas. Al final el asunto se traduce a lo siguiente: según la doctrina de San Agustín, repetida por el Papa León XIII en la encíclica Pfovidentissimus Deus, y de nuevo en el Catecismo dela Iglesia Católica del 1994,la Sagrada Escritura ha de interpretarse de forma literal, excepto en el caso en el cual existe una razón suficiente y de peso para desistir de tal interpretación.

¿Por lo tanto, ese principio se aplica también al primer capítulo del Génesis?

Sí, así fue enseñado en todala Tradicióndela Iglesia Católica.Por desgracia, los católicos liberales piensan que los conocimientos científicos van en contra de la creación en seis días y del universo geocéntrico, y por lo tanto consideran que existe “una razón lo suficientemente fuerte” para abandonar la interpretación literal. Yo y mis compañeros que piensan como yo estamos aquí para decirles que la ciencia no solamente que no ha conseguido demostrar sus tesis [en contra de la creación en seis días y universo geocéntrico], sino que casi todos los hechos científicos inducen hacia la creación no evolutiva y universo geocéntrico. Lamentablemente, la mayoría de los liberales que encuentro rechazan hablar sobre la ciencia, sea porque no la conocen lo suficientemente, sea porque rechazan atender interpretaciones alternativas que van en contra de las premisas metafísicas que han acogido.

¿Le gustaría dirigir alguna palabra a nuestros lectores croatas?

Todo lo que les puedo decir es que mantengan la doctrina tradicional dela Iglesia Católicay que crean que Dios nos habla sin confusión en toda la escritura. En ese camino no pueden equivocarse.

Bien, la entrevista termina aquí. A continuación expongo unas citas de Santo Tomás de su tratado sobre la creación del mundo corpóreo. Como no podía ser diferente para la mente de tal genio como lo es Doctor Angélico, Santo Tomás aborda el argumento de una creación gradual (para lo cual no tuvo que esperar a Darwin, según dice afirmaron algunos…), y la juzga metafísica y teológica imposibles, como vemos en las siguientes citas:

I, q.65, a.3:

Por otra parte, dice la Escritura: Al principio creó Dios el cielo y la tierra; por los cuales se entienden las criaturas corporales. Luego éstas han sido producidas inmediatamente por Dios.

Respuesta: “Afirmaron algunos que las cosas proceden de Dios gradualmente, de manera que la primera criatura procede inmediatamente de Dios, y ésta produce otra, y así sucesivamente hasta llegar a las criaturas corporales.- Pero semejante afirmación es imposible, porque la producción primera de las criaturas corporales es por creación, por la cual es producida la misma materia. Lo imperfecto es primero que lo perfecto en su producción. Es, pues, imposible la creación de ninguna cosa, si no es por Dios.”

“Pues bien, la creación es la producción de una cosa en toda su substancia, sin presuponer cosa alguna, sea increada o sea creada por alguno. De aquí, pues, que nadie puede crear nada sino Dios, que es la primera causa. Por esto Moisés, para declarar que todas las cosas habían sido creadas inmediatamente por Dios, dijo: Al principio creó Dios el cielo y la tierra.

I, q.65, a. 4:

Ahora bien, en la primera producción de las criaturas corporales no se ha de considerar ninguna transmutación de la potencia al acto, y por eso las formas corporales que en su primer origen tuvieron los cuerpos fueron producidos inmediatamente por Dios, a quien obedece la materia como a su causa primera.Por esto antepone Moisés a cada una de las obras de Dios: Dijo Dios: Hágase esto o aquello, para expresar la formación de las cosas por el Verbo de Dios, del cual, según San Agustín, procede toda forma y también la trabazón y la concordia de las partes.

Reflexiones últimas y notas:

Como bien dice el Santo Doctor dela Iglesia, para la bienaventuranza son necesarias dos cosas: la naturaleza y la gracia.

Es decir, si no hay Adán, no hay Cristo. Hay Jesús de Nazaret, Jesús histórico y nada más, un iniciado, tal vez el más sabio, pero no el Verbo. Por eso el concepto de creación es tan importante.

Sin la fe en creación, en definitiva hay gnosis. El hombre asciende, su aparición sobre la faz de la Tierra se debe a un proceso en el cual Dios tal vez está, o tal vez no. Como se dice ahora, nadie tiene la posesión absoluta de la verdad, todo es relativo. Pero nosotros sabemos que “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, conocemos esa verdaddescendida desde el cielo, y la que debemos comunicar a todos.

Pero si hay evolución, no hay Adán, con todo lo que ello conlleva, según hemos dicho. Entonces es lógico afirmar que Adán es un mito. Eso mismo se escapó a todo un cardenal de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Cardenal Pell, en un debate televisivo con Dawkins. Era de esperar que Dawkins pase en contraataque y saque la lógica conclusión, “entonces no hay pecado original tampoco, ni sentido tiene la redención de Cristo, ni sentido tiene la religión cristiana”, lo que hizo que el Cardenal Pell se de cuenta del disparate que había dicho y se tenga que callar, ante ese mismo Dawkins que se tuvo que callar ante creacionistas que no hablaron dela Biblia con él, sino de su teoría fraudulenta, de la evolución, señalándole las faltas de coherencia y pruebas en la misma, por lo que ese famoso y militante ateo les tuvo que dejar prohibido hablar con él.

Bien, anécdota aparte, pero es sangrante a lo que lleva este tema tan espinoso hoy para tantos católicos, aunque no sé por qué, y cuando en realidad debe ser abordado con toda seriedad y en continuidad con la doctrina de la Iglesiade siempre. No porquetengamos necesidad de una teoría compatible con nuestra fe, sino porque esa es la realidad. No podemos basar nuestra fe en absurdos, en descendencia de ratas, que dicen, son el árbol genealógico común para todos los mamíferos, caballos, burros, monos, hombre,… Piensa enla Tierra en la que lo más complicado que puedas ver son las ratas, y estas ratas cruzándose dan a lugar, un buen día, gradualmente claro está, a los hombres. ¿Cuántos años, un millón? No, ponle ochenta, para que no falte. Hombre, deja eso para Dawkins y sus necesidades de ateo. Déjalo también si quieres a Rajoy de 83-84 cuando justificaba mediante evolución la desigualdad social: “El hombre es desigual biológicamente, nadie duda hoy que se heredan los caracteres físicos como la estatura, color de la piel… y también el cociente intelectual. La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social.” Deja esas cosas para ellos.

Así que, cuando en la calle o en el campo veas una rata, que te sirva para saber que no es tu prima carnal; y cuando mires el cielo, que sepas que teoría alguna puede cambiar la realidad que estás viendo; toda entera hecha para ti, por Amor. Un Amor que solamente enla Cruzse hace más manifiesto.

Notas:

Sobre la evidencia de la creación prácticamente instantánea dela Tierra, puede leer en este artículo que escribí hace varios meses sobre la aportación de Robert Gentry.

Sobre el tema de geocentrismo, puede consultar mi blog Geocentrismo, y el de Juan Carlos Gorostizaga, con innumerables comentarios técnicos de toda clase.

Sobre estos temas largamente hemos escrito en el libro Sin embargo no se mueve.

Centro católico Kolbe para los estudios de Creación.

Por último, una pequeña pregunta. La cita bíblica de Josué 10:

Yahveh los puso en fuga delante de Israel y les causó una gran derrota en Gabaón: los persiguió por el camino de la subida de Bet Jorón, y los batió hasta Azecá (y hasta Maquedá).

Mientras huían ante Israel por la bajada de Bet Jorón, Yahveh lanzó del cielo sobre ellos hasta Azecá grandes piedras, y murieron. Y fueron más los que murieron por las piedras que los que mataron los israelitas a filo de espada.

Entonces habló Josué a Yahveh, el día que Yahveh entregó al amorreo en manos de los israelitas, a los ojos de Israel y dijo: «Deténte, sol, en Gabaón, y tú, luna, en el valle de Ayyalón.»

Y el sol se detuvo y la luna se paró hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está esto escrito en el libre del Justo? El sol se paró en medio del cielo y no tuvo prisa en ponerse como un día entero.

No hubo día semejante ni antes ni después, en que obedeciera Yahveh a la voz de un hombre. Es que Yahveh combatía por Israel. (Josué 10, 10-14)

¿es literal o simbólica? ¿Dijo alguna vez la Iglesiaque era solamente simbólico o alegórico? Sugerencia: Galileo dijo que eso en efecto ocurrió en apariencia, pero se debió al cese de la revolución dela Tierra, lo cual implicó el cese de la revolución dela Luna (lo cual es absurdo). Pero el Santo Doctor dela Iglesia, San Bellarmino, el que lo juzgaba, le decía, no amigo, no te puedo consentir que interpretesla Escritura diferente de su sentido primario, y en contradicción con los comentaristas griegos y latinos (Padres dela Iglesia), de lo que no podemos apartarnos tal y como nos lo recuerda el Concilio de Trento que acabamos de celebrar.

Yo tampoco.

Porque, “solamente un necio podría olvidar las hazañas del Señor a favor de Israel” como siete siglos más tarde, Habacuc (3: 11) se referirá a este hecho con esa interpretación.

El hecho que por otra parte formaba la parte de la memoria colectiva de Israel, y, cómo no, del nuevo Israel:

¿Quién antes de él tan firme fue? ¡Que las batallas del Señor él las hacía!

¿No se detuvo el sol ante su mano y un día llegó a ser como dos?

El invocó al Altísimo Soberano, cuando los enemigos por todas partes le estrechaban, y le atendió el Gran Señor lanzando piedras de granizo de terrible violencia.(Eclesiástico 46, 3-5)

Nota: BENEDICTO XVI, ENCUENTRO CON LOS PÁRROCOS Y EL CLERO DE ROMA (Jueves, 14 de febrero de 2013)

“Así pues, fuimos al Concilio no sólo con alegría, sino con entusiasmo. Había una expectativa increíble. Esperábamos que todo se renovase, que llegara verdaderamente un nuevo Pentecostés, una nueva era dela Iglesia, porquela Iglesiaera aún bastante robusta en aquel tiempo, la práctica dominical todavía buena, las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa ya se habían reducido algo, pero aún eran suficientes. No obstante, se sentía quela Iglesiano avanzaba, se reducía; que parecía una realidad del pasado y no la portadora del futuro. Y, en aquel momento, esperábamos que esta relación se renovara, cambiara; quela Iglesiafuera de nuevo una fuerza del mañana y una fuerza del hoy. Y sabíamos que la relación entrela Iglesiay el periodo moderno, desde el principio, era un poco contrastante, comenzando con el error dela Iglesiaen el caso de Galileo Galilei; se pensaba corregir este comienzo equivocado y encontrar de nuevo la unión entrela Iglesiay las mejores fuerzas del mundo, para abrir el futuro de la humanidad, para abrir el verdadero progreso. Estábamos, pues, llenos de esperanza, de entusiasmo, y también de ganas de hacer nuestra parte para ello. Me acuerdo que se consideraba el Sínodo Romano como un modelo negativo. Se decía —no sé si era cierto— que habían leído enla Basílicade San Juan los textos ya preparados, y que los miembros del Sínodo habían aclamado, aprobado aplaudiendo, y así se había celebrado el Sínodo. Los obispos dijeron: «No, no hagamos así. Somos obispos, y somos nosotros mismos el sujeto del Sínodo; no queremos únicamente aprobar lo que se ha hecho, sino que queremos ser el sujeto, los portadores del Concilio. Así, hasta el cardenal Frings, famoso por su fidelidad absoluta al Santo Padre, casi escrupulosa, dijo en este caso: «Estamos aquí con otra función. El Papa nos ha convocado para ser como Padres, para ser Concilio ecuménico, un sujeto que renuevela Iglesia. Asíqueremos asumir este encargo nuestro».”