Para no pasar por alto las noticias del universo Bergogliano. Porque son mucho más que las noticias

Este blog no está dedicado  a las réplicas de las noticias y comentarios breves; tampoco como revelación de las últimas noticias ligadas a un tema u otro. Nos gusta dedicarnos a un tema en concreto y profundizar en el mismo lo más que se pueda. De la superficialidad no hay provecho.

Para eso se necesita tiempo. Una vez alguien dijo: “Leer sin reflexionar es como comer sin digerir.” Sin embargo, para reflexionar hacen falta datos bien seleccionados.

Por ello, siendo el hecho de que en los últimos días tuvieron lugar hechos significativos relacionados con Bergoglio, he considerado conveniente hacer un resumen de los mismos porque presentan un reflejo fiel de las coordenadas del movimiento de Bergoglio; nos hablan del sentido de su marcha, por la cual arrastra a los ingenuos, descuidados y crédulos.

Expondremos por lo tanto estos hechos (no seremos exhaustivos; no podemos, de eso hay para dar y regalar, pero nos mantedremos en los momentos trascendetales) haciendo mientras tanto breves referencia acompañadas del comentario conclusivo al final de este trabajo.

El 11 de junio de 2017, en la mismísima fiesta de la Santísima Trinidad, en la iglesia parroquial de San Roco, Reconquista (Santa Fe) Argentina (aquí más extensamente, con el testimonio de los asistentes), el obispo local Mons. Ángel José Macín, ha dado la comunión en la misa solemne celebrada con el fin de la “integración” a una treintena de las parejas divorciada y vueltas a casar.

amoris1

Se destacó que la misa – sacrílega – se celebró después del periodo de “discernimiento” de seis meses. La preparación consistía en encuentros sabatinos durante ese tiempo. No se ha pedido que los de nuevo casados no tengan relaciones sexuales. Se subrayó que la comunión (a los adúlteros públicos) se dio en espíritu de la exhortación Amoris Laetitia.

¿Qué dice Francisco a ello? Será que está aplaudiento con las orejas. Lo que es seguro, es que a este obispo nadie amonestó de parte del Vaticano. Por lo tanto, cualquier obispo particular del mundo puede hacer lo mismo, con tal de que lo quiera.

¿Y por qué Francisco o alguien de alguna congregación advertiría al Monseñor, si a la propuesta de varios obispos argentinos, dada hace medio año aproximadamente, para hacer lo que se acaba de hacer, el mismo Francisco mandó una carta pública a los mismos obispos alabándoles por su propuesta, indicándoles que se trata de la auténtica interpretación de Amoris Laetitia?

amoris1b

Eso no es el único caso en el que los obisos se declararon abiertamente a favor de la posibilidad de dar la comunión  a las personas en situaciones como estas. Los obispos maltenses lo han permitido abiertamente, y la respuesta desde Roma ha sido… un elogio entusiasmado, públicamente destacado en L’Osservatore Romano.

osservatore

Otra vez hace unos días, los obispos de Sicilia siguen los mismos pasos.

 sicilia

sicilia2

¿Qué les dijo Francisco a ello? Les contestó mediante un silencio aprobatorio.

Porque cuando Francisco quiere algo destacar o prohibir, no le tiembla la mano. Hace poco ocurrió un incidente con un obispo nigeriano recién nombrado, al cual el clero local rechazaba por ser de otra etnia. Francisco les amenazó con suspensión a divinis si realmente ocurre que no lo reciban. Es decir, no se tolera una manifestación „racial“, pero la heterodoxia no solamente que se tolera, sino encima se alaba. Mediante una carta abierta a los obispos argentinos, y elogio en el medio oficial vaticano.

Liturgia católico-luterana que por primera vez introdujo la „oración eucarística“ common prayer, celebrada en Salamanca. De parte católica estaba presente nadie más que el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez.

salamanca

Aquí son esenciales los siguientes elementos:

  1. Estos encuentros especialmente tienen lugar en las iglesias católicas.

2. Una circunstancia especialmente grave: se trata de un intento de establecimiento de una especie de liturgia común católico-luterana de  la que se está hablando ya varios meses. Esto es por lo tanto un globo sonda para ver hasta qué medida algo así está aceptado por los católicos corrientes, especialmente al clero; es decir, para ver el grado de aceptación de esta profanación y blasfemia como culto católico.

3. Muy importante: ¿dónde se realizó esto? Precisamente en una universidad antaño una de las mejores universidades católicas, desde la que se extendía verdadera doctrina con el fin de hacer frente a las herejías protestantes. Los reyes católicos se han puesto totalmente al servicio de la Iglesia, la que defendían en Prusia en contra de los protestantes, y en Lepanto contra los turcos. Cien años largos sangrando contra los protestantes, mientras los turcos avanzaban por el sur, sin poder frenarlos por ello mismo. Precisamente por todo eso un imperio católico como lo fue España irá perdiendo miles de hombres en la lucha contra las dos infamias. La ocasión que suciamente será aprovechada por los franceses negociando con el turbante, mientras los católicos morían a manos de los mismos. La corona británica aprovecha esa época clave para establecer su dominio sobre el Atlántico… con la ayuda de los piratas.

Y ahora, en un símbolo de esta categoría como lo es Salamanca, se celebra esta bazofia. Cínicamente como un acto diabólico.

Los nombramientos para la Pontificia Academia para la Vida. Un abortista militante su miembro. Arzobispo Paglia, sabemos quién es – pintado desnudo con su permiso en el fresco de la catedral de Terni, en el cual blasfemamente presentaba la „salvación“ de los homosexuales -, obstinadamente justifica el nombramiento.

Podemos concluir: determinados obispos – incluso en grupos -, abiertamente contradicen perenne enseñanza de la Iglesia sobre los sacramentos, espsecialmente de la Eucaristía. Francisco no se opone a ello, al contrario: en más de un caso encima felicita. Se trata por lo tanto de una aprobación completa de una grave ofensa a Dios. Desde la misma Santa Sede. Por eso un mensaje de tal característica no puede venir en el nombre de Dios, sino de aquel quien quiere persistentemente ofender a Dios abiertamente, y consiente órdenes emitidas contra Dios.

El que come y bebe (el Cuerpo y la Sangre de Cristo) indignamente, no discerniendo el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación.“, dirá San Pablo a los corintios (1ª 11, 29). (Por cierto, ¿sabías que esta frase ha sido eliminada del ciclo de lecturas en el Novus Ordo Missae?)

Aunque, quizás el peor nombramiento es de Rabino Avraham Steinberg como miembro de la mencionada Pontificia Academia.

Avraham_Shtienberg

Avraham Steinberg es autor de la Enciclopedia de la Ética Medicinal Judía, inspirada en Talmúd. Citamos abajo un par de pensamientos claves de este rabino.

avraham2

Parte I, Aborto:

avraham3

Solamente los noháquidas son responsables con la pena de muerte por el aborto, pero no los judíos.” Puro supremacista judío. ¿Dónde están ahora los discursos de Bergoglio sobre los “derechos humanos”, “igualdad”, “aceptación de otras culturas” y un millón de otras cosas?

Parte III, Pedofilia:

avraham4

Esto supera la mayor fantasía criminal posible simplemente concebida en la mente – no pronunciada – que alguna persona normal puede atreverse a sugerir con el sarcasmo más agudo posible. Brevemente: „En la ley judía… si un hombre adulto tiene relación con una prima prohibida (?) que es menor de tres años (!?, ¿hemos leído bien?: sí, ¡pero apenas podemos creerlo!), los dos son sin culpa…“ Eso es aprobar pedofilia. Eso enseña un rabino judío invitado por Francisco (al final es él el que está detrás de esto, no solamente Paglia) a la membresía de la Pontificia Academia para la Vida. Con todo, este tema de la enseñanza talmúdica no es ninguna sorpresa, aunque sí totalmente ocultada por los medios:

jewboy

[Se supone que la mayoría de los muchachos estríctamente educados por los rabinos es violada antes de cumplir los nueve años. Muy a menudo los rabinos son detenidos por los casos como estos, pero eso no trasciende en la prensa principal. Al contrario, ocurren con relativa facilidad acusaciones falsas contra sacerdotes católicos. Por supuesto que subrayo que hechos así son peores aún que la sodomía, los hagan quienes los hagan; y si su autor es un cristiano, especialmente un sacerdote, el pecado es enorme y horroso. Pero aquí acentúo la hipocresía de los rabinos implicados, su maldad e influencia. Tampoco olvidemos que Hollywood – responsable para el envenenamiento moral de las generaciones de jóvenes „goyim“ a lo largo y ancho del mundo – está en su gran parte en las manos judías.]

Pero, es necesario presentar esta ideología diabólica.

En la Sede – concluyo – está el hombre que no es el Vicario de Cristo. Porque el Vicario de Cristo – garantizado por el mismo Cristo – no puede permitir ni aprobar que Cristo sea ofendido por medio del ejercicio de autoridad de su Vicario.

Lo confirma de forma plástica (no puedo calificar este comportamiento de algo “accidental”), y se comporta en sintonía con lo manifestado, Bergoglio en la solemnidad del Corpus de este año (y no solamente de este).

franciscorpus

[“Que nadie os engañe de ninguna manera. Primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el Hombre impío, el Hijo de perdición, el Adversario que se eleva sobre todo lo que que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el Santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios. ¿No os acordáis que ya os dije esto cuando estuve entre vosotros? Vosotros sabéis qué es lo que ahora le retiene, para que se manifieste en su momento oportuno. Porque el ministerio de la impiedad ya está actuando. Tan sólo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene, entonces se manifestará el Impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la Manifestación de su Venida. La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado. Por eso Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira, para que sean condenados todos cuantos no creyeron en la verdad y prefirieron la iniquidad.” (II Tes. 2, 3-12)]

Jorge Mario no deja nada por casualidad. Y él lo sabe, sabe que los demás se fijan en cada movimiento suyo, que todos quedan grabados, analizados y comentados. Él transmite sus ideas preparadas a conciencia mediante sus gestos. Él permite que allí esté el reclinatorio y que se vea que no se va a arrodillar. (Algo similar – en cuanto la actititud, salvando las distancias – veo en las parroquias en las que se celebra la misa Novus Ordo con el reclinatorio. Más de un fiel se acerca al reclinatorio y con toda desfachatez pide la comunión en la mano y de píe. Como si dijeran al parroco: „Esto es cosa tuya, pero que sepas que la mía es esto lo que hago, y lo hago a propósito y que sea vea“.) Bergoglio es descarado como Judas cuando daba el beso al Señor en Getsemaní. Jesús pregunta a Judas: „Amigo, ¿por qué has venido? Es curioso, pero a ningún otro apóstol llama Jesús individualmente „amigo“, excepto a Judas. Para animarle a que se arrepienta de su traición. Así ahora está insolentamente Bergoglio de píe despreciando a Dios. Bergoglio se arrodillará delante de los musulmanes para lavarles los píes (más todavía: en el Jueves Santo, en un acto que tiene sentido solamente para varones católicos; en su caso cardenales u obispos, porque la simbología pertenece al día en el que se instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio), para invitarles a la conquista de un continente debil. Llama „suicidio“ de Europa el hecho de que sus pueblos tienen poca natalidad, y al mismo tiempo no viendo con agrado el avance de los nuevos bárbaros – infinitamente más peligrosos y destructivos que aquellos de primeros siglos, porque los germanos y sajones se convirtieron al oír la predicación del Evangelio, mientras que los musulmanes lo tienen prohibido por sus líderes. „Suicidio“ que en realidad es asesinato, porque alguien desea destruir a Europa y su rostro cambiar por completo. Jorge colabora con su destrucción. En vez de advertir a Europa que el abandono del cristianismo implicará necesariamente el castigo divino, y por la propia naturaleza de las cosas necesariamente llevar a la ruina cultural, espiritual y moral, él solamente habla y habla y habla sobre los „marginados, pobres, desempleados“ etc. Él no habla de Dios, especialmente no de Jesucristo a los infieles. No habla de la Iglesia Católica, excepto si es para criticarla por su (glorioso) pasado, por alguna que otra razón de las falsas y trasnochadas jergas progres. Ha llegado hasta el punto de llamar „narcisistas“ a los Papas de los siglos pasados, mientras que él mismo fomenta el culto a su persona que no veas. Cuando habla de Dios a los cristianos, entonces eso será incorrecto al menos en cada segunda palabra. Más aún, llega hasta el punto de ofender a la Santísima Trinidad (es decir, insultar: según él, las Tres Personas Divinas „por dentro“ estarán discutiendo, mientras que „por fuera“ muestran una „cara amable“); a Jesús („bromea“ a costa de su Santísima Pasión) y a su Madre (la que llegaba, según Jorge, hasta la duda debajo de la cruz, etc.). Su boca se llena hablando de „misericordia“, mientras que hacia aquellos que le contradicen lo más mínimo responde con un desprecio vulgar.

francis

Realmente, veo a un falso profeta (no „Falso Profeta“; Bergoglio me parece uno de los „falsos“, con minúscula porque forma la masa de aquellos que prepara el terreno para lo que vendrá) que abre el camino al Anticristo.

No me gustan las „profecías“ y las „revelaciones“. Sigo las indicaciones del Doctor de la Iglesia San Juan de la Cruz, según el cual „en Jesús nos ha dicho todo“. Y siguiendo sus instrucciones no hago caso ni de las „revelaciones privadas“ aún  aprobadas por la Iglesia, porque entretenerse con las mismas entorpece el camino de la unión con Dios mediante la fe desnuda. Basta la Escritura, Tradición, Magisterio y un confesor espiritual. ¿Las „revelaciones privadas“?: cero. Porque muchas veces se puede dar el caso de que una alma determinada recibe un impulso bueno y edificante de tal o cual aparición o profecía. Sin embargo, siguiendo a San Juan de la Cruz, Doctor místico, el diablo sabe muy bien utilizar esas experiencias para llevar las almas hacia la dependencia de los fenómenos extraordinarios y sobrenaturales, lo cual les puede producir gran daño. Por ello, la respuesta a las preguntas sobre estos tiempos que estamos contemplando con consternación, podemos y tenemos que buscar únicamente en la Escritura.

Gracias a Dios, y como no podía ser de otra forma, no hemos de inventar nada en estas interpretaciones: todo está dicho, y los sabios lo han contemplado antes que nosotros, siguiendo el mismo criterio previamente anunciado. A este tema, en efecto, ya se dedicaron los Padres de la Iglesia, Doctores y buenos teólogos. ¿Qué es lo que va a pasar con la Iglesia en los últimos tiempos? ¿Cómo va a ser eso? ¿Qué signos se van a dar para poder reconcerlo y no desesperar? Uno de esos resúmenes ha realizado un excelente teólogo, P. Sylvester Berry al comienzo del s. XX (más concretametne, en 1921. Aquí la versión digital en inglés, aquí para guardar como pdf.).

berry2

Recordamos en primer lugar el capítulo 12 del Apocalípsis, 12, 1-6: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada 1.260 días.

En la Escritura todo está dicho, no hay buscar aparte de ello ninguna otra profecía. En base a ese dato de la fe, iluminado por la Tradición, hay que utilizar la razón y comprender el mensaje de Dios. Precisamente así reflexiona P. Berry:

1. La Iglesia, fiel esposa de Jesucristo, está representada como una mujer vestida con la gloria de la gracia divina… El brillo del sol es un símbolo apropiado para el poder esclarecedor de las enseñanzas de la Iglesia… 2. La Iglesia está en medio de gran tribulación dando a luz hijos a la vida eterna. En los días tristes aquí predichos, las penas y los dolores del parto serán multiplicados. En este pasaje hay una alusión evidente a cierto hijo particular de la Iglesia cuyo poder e influencia serán tales que Satanás buscará su destrucción a cualquier precio. Esta persona no puede ser otra que el Papa para ser elegido en esos días. El Papado será atacado por todos los poderes del infierno. En consecuencia, la Iglesia sufrirá grandes tribulaciones y aflicciones para asegurar un sucesor en el trono de Pedro. Las palabras de San Pablo a los Tesalonicenses pueden ser una referencia al Papado como el obstáculo para la venida del Anticristo: “Tú sabes lo que se oculta, para que se revele en su tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está actuando; Sólo que el que ahora lo frena, lo parará hasta que sea sacado del camino. Y entonces ese inicuo será revelado. 3. San Juan ahora ve en el cielo un dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos; Cada cabeza con una diadema. El dragón es Satán rojo con la sangre de los mártires que hará fluir… El dragón es visto en el cielo que es aquí un símbolo de la Iglesia, el reino de los cielos en la tierra. Esto indica que los primeras tribulaciones de aquellos días serán inaugurados dentro de la Iglesia por los obispos apóstatas, los sacerdotes y los pueblos, que son las estrellas arrastradas por la cola del dragón. Recogemos el capítulo 12 de nuevo: 4. Y su cola atrajo la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó a la tierra: y el dragón se paró delante de la mujer que estaba lista para ser liberada; Que, cuando ella fuera entregada, podría devorar a su hijo. 5. Y dio a luz un varón que había de gobernar todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue llevado a Dios y a su trono. 6. Y la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios, para que allí la alimentaran mil doscientos sesenta días.” El padre Berry explica:

4. La cola del dragón representa la astuta hipocresía con la que logra engañar a un gran número de personas y pastores – una tercera parte de las estrellas. El dragón está delante de la mujer dispuesta a devorar al niño que ha nacido. En otras palabras, los poderes del infierno buscan por todos los medios destruir al Papa elegido en aquellos días. 5. La mujer da a luz un hijo para gobernar a las naciones con una vara de hierro. Estas son las palabras idénticas de la profecía pronunciada por el salmista acerca de nuestro Salvador Jesucristo. Confirman nuestra aplicación de esta visión al Papa, el Vicario de Cristo en la tierra para dirigr las naciones con su paso y su poder. Ahora es la hora de los poderes de las tinieblas. El Hijo recién nacido de la Iglesia es llevado “a Dios ya su trono”. Apenas se ha entronizado al recién elegido Papa cuando es arrebatado por el martirio. EL “Misterio de la Iniquidaddesarrollado gradualmente a través de los siglos, no puede ser consumado completamente mientras sigue vigente el poder del papado, pero ahora el que “retiene se quita del camino.” Durante el interregno “ese inicuo será revelado” en su furia contra la Iglesia. Es una cuestión de historia que los períodos más desastrosos para la Iglesia fueron tiempos en que el trono papal estaba vacante o cuando los antipapas se disputaban con el jefe legítimo de la Iglesia. Así también será en aquellos malos días por venir. 6. La Iglesia privada de su pastor en jefe debe buscar refugio en la soledad para ser guiada allí por Dios mismo durante estos días difíciles.“(El Apocalipsis de San Juan, páginas 120-124, edición de 1921)

***

[“… por todos los medios destruir al Papa elegido en aquellos días”. ¿De qué Papa se trata, cuándo fue esto, ha ocurrido o falta por ocurrir? ¿Realmente Francisco es esencialmente diferente de sus predecesores de la época conciliar y posconciliar? En cuanto a sus salidas casi diarias, su estilo bruto – vulgar -, eso sí; pero, ¿la diferencia está en lo esencial o accidental? ¿Francisco es un punto límite de todo un periodo de quiebre o inflexión?

Vamos a considerarlo en un caso concreto, y en otro “teórico”.

Herbert von Karajan ha sido uno de los músicos clásicos modernos contemporáneos más famosos. Recordamos algunos puntos de su biografía:

karajan4

Todavía en 1933 se hace miembro del partido Nazi. Después todos somos “progres”.

karajan5

En 1958 se casa por tercera vez, dejando a sus espaldas dos separaciones. Recordamos los trazos básicos de su vida personal de Wikipedia:

En julio de 1938 se casó con la cantante de opereta Elmy Holgerloef. Se divorciaron en 1942.

Ese mismo año, el 22 de octubre, contrajo segundas nupcias con Anna Maria “Anita” Gütermann, heredera de la industria textil Gütermann. Karajan y Anita se divorciaron en 1958. El mismo año contrajo matrimonio por tercera vez con Eliette Mouret con quien tuvo dos hijas, Isabel y Arabel. Eliette lo acompañó hasta sus últimos días.

Es decir, tres veces casado, y dos veces separado. Sin embargo, Juan Pablo II personalmente le da la comunión en la mismísima Basílica de San Pedro, en una de sus solemnidades más importantes: la de San Pedro y San Pablo.

karajan1

karajan2

Busqué, pero no pude averiguar qué ha pasado con sus dos primeras mujeres, si fallecieron antes de que él se casara por tercera vez, si su matrimonio fue celebrado por la Iglesia, etc. Pero lo que sabemos de von Barajan es que era un practicante de zen budismo.

karajan3

Creía pues en la reencarnación del alma; y él preferiría volver a ser un águila, para poder planear sobre sus queridos Alpes austriácos. Y con todo ello, eso no fue impedimento que Juan Pablo II personalmente le diera la comunión. ¿Si puede von Barajan, por qué no miles y miles de los tantos? ¿Por qué entonces extrañarse que en la práctica se hace lo que contradice en letra lo escrito y mandao? Sin embargo, existe allí la diferencia entre Juan Pablo II y Francisco. El primero ha escrito Familiares Consortio y para tantos la incómoda encíclica Veritatis Splendor, dos documentos solemnes que teóricamente, por decirlo de esa forma, buscaban otra cosa de los que el mismo Juan Pablo II hizo con von Karajan.  Francisco fue más allá: en Amoris Laetitia ha abierto teóricamente la posibilidad para aquello que antes fue cerrado y bajo llave.

Pero, nos preguntamos, ¿dónde entonces estaban Burke y Cafarra, y parecidos a ellos? El problema es mucho más profundo de lo que parece.

Echemos ahora un vistazo al problema “teórico” relacionado con Juan Pablo II. Se trata del Código del Derecho Canónico, aprobado por él mismo y en estrecha colaboración con Joseph Ratzinger, futuro Benedicto XVI, del 1983. Concretamente, el art. 844 § 4: “Si hay peligro de muerte o, a juicio del Obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, urge otra necesidad grave, los ministros católicos pueden administrar lícitamente esos mismos sacramentos también a los demás cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia católica, cuando éstos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la fe católica respecto a esos sacramentos y estén bien dispuestos.

¿Cuál es el problema aquí? En que no se pide de una persona concreta no católica, por ejemplo de un protestante, que primero se haga católico – aunque sea en el lecho de muerte, eso no tarda tanto -, y luego comulgue. No basta con expresar solamente “la fe católica” en el sacramento, porque antes de todo eso no es “fe católica” si no se cree en todo lo que un católico debe creer: la siempre Virgen María, el Misterio de la Iglesia, Sacramentos, la primacía del Papa, etc., y todo ello reconocer mediante la incorporación formal a la Iglesia; luego comulgar. Porque recibir el Cuerpo de Cristo presupone ser un miembro legítimo de la Iglesia en primer lugar, y luego cumplir determinadas condiciones. Brevemente, este código da la posibilidad a los no católicos recibir la Santa Comunión. Es suficiente que lo permita el obispo local.

Algo parecido a lo que ahora vemos cuando determinados obispos permiten la comunión a los divorciados y vueltos a casar en los casos mencionados anteriormente. ¿Por qué entonces lanzarse contra Francisco, y todo perfecto con Juan Pablo II? En el fondo, es peor la decisión de Juan Pablo II porque se encuentra en uno de los documentos eclesiales más formales como lo es el Código del Derecho Canónico. Y porque permite la comunión a los no católicos – aunque sea en mencionados casos -, mientras que Francisco se refiere – en AL – a los católicos.

La diferencia está en que las cuestiones morales se perciben con mucha más facilidad que las teológicas, más el hecho de que Francisco tiene el porte de un charlatán mientras que Juan Pablo II aparecía de alguna forma como un santo, muchos lo consideraron así en vida. Pero, hay que ir al fondo de la cuestión y elevarse sobre lo accidental.]

***

Recordamos el cap. 13, 1-17 de Apocalipsis: “Y vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos. La Bestia que vi se parecía a un leopardo, con las patas como de oso, y las fauces como fauces de león : y el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío. Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su llaga mortal se le curó; entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia. Y se postraron ante el Dragón, porque había dado el poderío a la Bestia , y se postraron ante la Bestia diciendo: «¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?» Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias, y se le dio poder de actuar durante 42 meses; y ella abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de su nombre y de su morada y de los que moran en el cielo. Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos; se le concedió poderío sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. Y la adorarán todos los habitantes de la tierra cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado. El que tenga oídos, oiga. «El que a la cárcel, a la cárcel ha de ir; el que ha de morir a espada, a espada ha de morir». Aquí se requiere la paciencia y la fe de los santos. Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra y tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente. Ejerce todo el poder de la primera Bestia en servicio de ésta, haciendo que la tierra y sus habitantes adoren a la primera Bestia, cuya herida mortal había sido curada. Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra; y seduce a los habitantes de la tierra con las señales que le ha sido concedido obrar al servicio de la Bestia, diciendo a los habitantes de la tierra que hagan una imagen en honor de la Bestia que, teniendo la herida de la espada, revivió. Se le concedió infundir el aliento a la imagen de la Bestia, de suerte que pudiera incluso hablar la imagen de la Bestia y hacer que fueran exterminados cuantos no adoraran la imagen de la Bestia. Y hace que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se hagan una marca en la mano derecha o en la frente, y que nadie pueda comprar nada ni vender, sino el que lleve la marca con el nombre de la Bestia o con la cifra de su nombre.

El Padre Berry explica el capítulo 13 del Apocalipsis con estas palabras: “La bestia que surge de la tierra es un profeta falso – el profeta del Anticristo. Nuestro Divino Salvador tiene un representante en la tierra en la persona del Papa sobre quien Él ha conferido plenos poderes para enseñar y gobernar. Del mismo modo el Anticristo tendrá su representante en el falso profeta que será dotado de la plenitud de poderes satánicos para engañar a las naciones. “… Los dos cuernos denotan una doble autoridad – espiritual y temporal. Como se indica por la semejanza con un cordero, el profeta probablemente se instalará en Roma como una especie de antipapa durante la vacancia del trono papal mencionada anteriormente. Pero los elegidos no se dejarán engañar; Ellos recordarán las palabras de nuestro Señor: “Entonces, si alguno os dice: Aquí está Cristo, o allí, no le creáis“.

La siguiente idea es muy importante: “Los seguidores del Anticristo serán marcados con un sello a modo de imitación de la señal que San Juan vio en la frente de los siervos de Dios. Esto indica que el Anticristo y su profeta introducirán ceremonias para imitar los Sacramentos de la Iglesia. De hecho habrá una organización completa – una iglesia de Satanás establecida en oposición a la Iglesia de Cristo. Satanás asumirá la parte de Dios Padre; El Anticristo será honrado como Salvador y su profeta usurpará el papel de Papa. Sus ceremonias falsificarán los Sacramentos y sus obras de magia serán anunciadas como milagros“(El Apocalipsis de San Juan por el Padre Sylvester Berry, Extractos del capítulo 13 del Apocalipsis)

***

fatima11

fatima12

fatima13

13 de mayor de 2017. Prestemos atención al escenario de altar en el Santuario de Fátima. Domina el el color negro funerario del altar y de las velas. Eso jamás ha sido la tradición de la Iglesia. Antes de la reforma litúrgica posconciliar los sacerdotes llevan las casullas negras en las misas para los difuntos, pero el altar nunca llevaba ningún mantel negro. Llama la atención la figura del “Jesús Rsucitado”. Pero eso no es Jesús. Eso es Ícaro, la imagen tomada por los gnósticos para presentar a la persona que con sus fuerzas se eleva a “Dios” o hacia el autoconociemiento. La imagen masónica muy popular. Fijaos en sus pechos. Como si fueran de una mujer. Un motivo presente en la figura masónica de Bafomet, al mismo tiempo “macho” y “hembra”. El testimonio del origen satánico de la ideología de género.

bafomet

Además de eso, cada vela lleva tres coronas de flores:

fatima14

en total 18 = 3 x 6. ¿Os reís? Nada amigo es por casualidad. El altar ha sido encargado con una idea predeterminada. Los que conocen la nomenclatura masónica interpretan este gesto como el funeral de Cristo. En otras palabras, eso es el anuncio de la (pretendida por ellos) derrota de Cristo. Es decir, se trata de la abolición del Perpetuo Sacrificio. Esto está en directa relación con lo ejecutado en Salamanca. Están preparando pues la abolición del Sacrificio de la Misa. Lo que tiene lugar después de ello, eso es la imitación del sacramento de la que habla P. Berry.

No obstante, no olvidemos aquí que el golpe contra la Misa Católica ha sido mediante la protestantización del nuevo ritual Novus Ordo Missae, introducido en 1969. La esencia de la Misa – la renovación del Único Sacrificio en el Calvario – ha sido ensombrecida potenciando el aspecto del banquete. La misma estructura y oraciones y rúbricas esenciales de la misa han sido heridas. De alguna forma la configuración de la misa ha llegado a ser como una roca colocada en el borde del abismo; un leve empujón puede tirarla al vacío.

Pero eso no ha sido la obra de Francisco, sino de Pablo VI. De aquel mismo que en una habitación para la meditación en el edificio de la ONU rezaba delante de alguna especie del „altar“ como este:

onu

Observamos que es negro como aquel colocado delante de Francisco en Fátima.

***

P. Berry no es el único que en los tiempos modernos escribía sobre lo esencial de la figura del Papa, y lo que le espera al papado en los últimos tiempos. Es muy profundo y visionador Cardenal Henry Mannig, que tenía un papel importante durante el Primer Concilio Vaticano:

manning

“’Y oí otra voz del cielo, diciendo: Salid de ella, pueblo mío; Que no seáis partícipes de sus pecados y que no recibáis de sus plagas’(Apocalipsis 18, 4). Henry Cardinal Manning habla sobre la salida del Papado de Roma: “Los escritores autorizados de la Iglesia nos dicen que en los últimos días la ciudad de Roma probablemente se convertirá en apóstata de la Iglesia y del Vicario de Jesucristo; Y que Roma será nuevamente castigada, porque él se apartará de ella; Y el juicio de Dios caerá sobre el lugar desde el cual una vez reinó sobre las naciones del mundo. Porque, ¿qué es lo que hace que Roma sea sagrada, sino la presencia del Vicario de Jesucristo? ¿Qué tiene que ser querido a los ojos de Dios, salvo sólo la presencia del Vicario de su Hijo? Deja que la Iglesia de Cristo se aparte de Roma, y ​​Roma no será más a los ojos de Dios que la antigua Jerusalén. Jerusalén, la Ciudad Santa, elegida por Dios, fue derribada y consumida por el fuego, porque crucificó al Señor de la Gloria; Y la ciudad de Roma, que ha sido la sede del Vicario de Jesucristo durante mil ochocientos años, si se vuelve apóstata, como Jerusalén de antaño, sufrirá una condenación semejante… “(La actual crisis de la Santa Sede, Cardenal Henry Manning)”

La apostasía de la ciudad de Roma del Vicario de Cristo, y su destrucción por el Anticristo, pueden ser pensamientos tan nuevos y cochantes para muchos católicos, que creo que es bueno recordar los textos de los teólogos de la mayor reputación. En primer lugar, Malvenda, que escribe expresamente sobre el tema, compartiendo la opinión de Ribera, Gaspar Melus, Viegas, Suárez, Bellarmino y Bosius, que Roma apostatará de la fe y alejará al Vicario de Cristo y volverá a su antiguo paganismo . En palabras de Malvenda: ‘La misma Roma en los últimos tiempos del mundo volverá a su antigua idolatría, poder y grandeza imperial. Expulsará a su Pontífice, apostatará de la fe cristiana, perseguirá terriblemente a la Iglesia, derramará la sangre de los mártires con más crueldad que nunca, y recuperará su antiguo estado de abundante riqueza, o incluso mayor de lo que tenía bajo sus primeros gobernantes.’ “(ibídem, Cardinal Manning)

El comienzo del s. XX contenía la acumulación de las intenciones anticlericales fuertemente iniciadas con la Revolución Burguesa en 1789. La situación llegó al punto crítico, algo que un papa santo como Pío X no pudo no percibir. De hecho, justo después de su muerte se desencadenó la inmensa catástrofe de la Primera Guerra mundial, que no era otra cosa que el inicio del periodo de las guerras, cuyo apaciguamiento aparente se dio con el final de la Segunda Guerrra Mundial. La faz de Europa cambiará completamente, y en la segunda mitad del siglo parecerá que el mismo Infierno establece leyes en cada país. De lo que hoy somos testigos, de este vicio institucionalizado que se celebra, lo que los gobernantes del mundo ordenan celebrar y honrar como un nuevo culto mundial, es realmente una situación sodómico-gomórica previa a su destrucción. Realmente, las palabras de San Pío X en la Encíclica E Supremi (1903), tienen dimensión de la autoridad y profecía al mismo tiempo:

gay pride

[¿Orgullosos, de qué? El vicio se proclama virtud. “Y vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos.” Diez cuernos representan diez perversiones diabólicas de los diez mandamientos de Dios; siete cabezas coronadas representan siete vicios capitales presentados como virtudes.]

“. . . Y como se podría esperar encontraremos extinguido entre la mayoría de los hombres todo respeto por el Eterno Dios, y ningún respeto en las manifestaciones de la vida pública y privada a la Voluntad Suprema – y todo esfuerzo y todo artificio se usa para destruir completamente la memoria y el conocimiento de Dios.

Cuando se considere todo esto, hay buenas razones para temer que esta gran perversidad no sea más que un anticipo, y tal vez el comienzo de aquellos males que están reservados para los últimos días; Y que ya puede haber en el mundo el “Hijo de la Perdición” de quien habla el Apóstol (IIT, II, 3). Tal es, en verdad, la audacia y la ira empleadas en todas partes en la persecución de la religión, en la lucha contra los dogmas de la fe, en un descarado intento de desarraigar y destruir todas las relaciones entre el hombre y la Divinidad! Mientras que, por otro lado, y según el mismo apóstol es el signo distintivo del Anticristo, el hombre tiene con temeridad infinita ponerse en el lugar de Dios, elevándose sobre todo lo que se llama Dios: de tal manera que aunque no pueda Extinguir completamente en sí todo conocimiento de Dios, ha despreciado la majestad de Dios y, por así decirlo, hecho del universo un templo en el cual él mismo debe ser adorado. “Él se sienta en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios” (Encíclica: “E Supremi”, 4 de octubre de 1903).”

Esto es de lo que es testigo nuestra generación. Es relativamente fácil estudiar la historia. Es difícil cuando la historia se escribe encima de tus espaldas, quizás incluso con tu sangre.

“Pero el que perservere hasta el final, ese se salvará.” Señor, danos la gracia de la perserverancia final.

Pensamiento final: aunque el artículo refleja la destructiva actividad de Francisco en la Iglesia, la idea guía de este retrato ha sido hacer ve que esta extraordinaria crisis en la Iglesia no es solamente su obra, sino es amargo punto crítico de un periodo de crisis formalmente iniciado con el Segundo Concilio Vaticano.

Anuncios

Raymond Ibrahim: “Papa Francisco, un tonto o mentiroso pro-islámico?” JMD: No, Francisco es un fanático

Como era de esperar, Raymond Ibrahim, conocido islamista y copto egipcio, profundo conocedor del Islam y de la historia y cultura islámica desde sus orígenes hasta hoy al que hemos citado muchas veces, explotó contra las declaraciones de Francisco al bordo del avión en su regreso de la JMJ en Cracovia.

fan7

El hombre, ya harto de Francisco y de su insostenible insistencia con respecto al Islam,

fan8

perdió toda corrección política de un renombrado consultor sobre temas relacionados con la problemática islámica, no pudo contenerse y calificó a Francisco con mencionada disyuntiva: o tonto, o mentiroso.

Las palabras de Francisco las sabemos, pero las repetiremos una vez más porque merecen estar colocadas bien alto y recordarlas con frecuencia. Todos sus abruptos para que la Historia escupa su desprecio sobre ellos; de ese traidor y saqueador de lo cristiano y todo recuerdo de la herencia que dejó la Palabra y Enseñanza de Cristo y de su Iglesia en este continente privilegiado que era Europa, ahora Eurabia.

Estas eran las palabras del colaborador de Mahoma:

No me gusta hablar de violencia islámica, porque todos los días cuando leo los diarios, veo violencia, aquí en Italia, alguien que mata a la novia, otro que mata a la suegra. Y estos son católicos bautizados, son católicos violentos.

Si yo hablo de violencia islámica, debo hablar de violencia católica y no, los islámicos no todos son violentos, no todos los católicos son violentos. Es como la macedonia, hay de todo. Hay violentos de esta religión… una cosa es verdad: creo que en casi todas las religiones hay un pequeño grupo fundamentalista Nosotros lo tenemos.

Cuando el fundamentalismo llega a matar, también se puede matar con la lengua -esto lo dice el Apóstol Santiago- y también con el cuchillo.

Realmente, como dice Raymond Ibrahim, solamente uno tonto o malo, es decir, colaborador del Islam en esta hora de su conquista, puede decir semejantes palabras. Porque hay que estudiar muy, muy, muy poco para saber que los musulmanes son violentos, aparte de la influencia inevitable de la naturaleza caída, por indicación del mismo Islam, mientras si los cristianos son violentos, lo son a pesar de la idea cristiana, porque van en contra de sus propios fundamentos.

En otras palabras, los fundamentalistas – entendido este concepto en el sentido positivo, y no peyorativo, a saber: aquellos que fundamentan sus vidas y acciones en lo esencial de un sistema de pensamiento y de forma de vida – islámicos serán violentos, porque las bases, la esencia del Islam lo es; y los cristianos serán pacíficos – ¡nunca pacifistas! – justos y caritativos porque eso y no otra cosa enseña su religión.

Y aquí viene el quid de mi réplica al indignado Raymond: Francisco no es ni uno ni lo otro, sino un borde fanático. Ahora explico el por qué.

Un fanático es aquel que antepone su visión del mundo a la realidad. Es aquella persona que no quiere admitir siquiera un determinado devenir de las cosas y acontecimientos en la realidad si estas chocan con su visión del mundo. Un fanático dirá: “si no salen las cosas tal y como las planeamos, la vida no tiene sentido”.

Hitler era un perfecto ejemplo de un fanático. Su lógica era: “si fracasamos, la vida no tiene sentido”.

fan2

Y por eso mismo los nazis más identificados con su sinsentido se suicidaban, incluso mutuamente, al ver que su ideología no cabía en este mundo:

fan6

Lo mismo que Hitler. ¿Para qué va a vivir si ha fracasado en su proyecto? En ese caso ni su vida ni la realidad que lo rodea tienen sentido o cabida. El final es irremisible.

Salta a primera vista que un fanático carece de humildad. Solamente es su proyección la que puede tener cabida, porque él posee la verdad. No es capaz de ver la realidad, de donde tampoco andar en la verdad. O sea, no es humilde; no puede serlo. Porque es diabólicamente orgulloso.

Ese, finalmente, es el verdadero peso y alcance y fatalidad del fanatismo.

………….

Bien, ¿pero por qué y de dónde procede fanatismo de Francisco? ¿Dónde y en qué está definido su ofuscamiento?

Su idea matriz parte de la asunción de que todas las religiones son buenas de por sí. Una religión por sí misma no puede ser culpable, no puede enseñar cosas malas.

Pero esto, ¿de dónde sale esta suposición? Es afirmación que se sigue necesariamente del principio de la libertad religiosa defendido por el Concilio Vaticano II. Y como este Concilio no puede fallar, aunque se estrellen todas las realidades contra el muro de nuestra cabeza de terquedad indomable, es la realidad la que se tiene que ajustar a los dictámenes conciliares.

 Este concepto de la libertad religiosa a su vez tiene raíz en la teoría modernista de que todos los hombres se salvan por el simple hecho de la Encarnación del Hijo de Dios. Aunque esto no nos importa ya tanto, como tampoco la deducción de la deriva de este pensamiento a partir del devenir lógico de los postulados protestantes – como el naturalismo, racionalismo y en la última instancia secularismo -, tenemos el triste final de la desembocadura de esos principios en las mencionadas tesis conciliares. En el fondo, se ha pasado de una religión – como esta tiene que ser – teocéntrica, a una religión antropocéntrica.

Algo bien reflejado en otro pilar conciliar: la reforma de la liturgia. El centro es ahora la comunidad – o sea el hombre -, por mucho que se diga que es Dios. Será Dios en la mente e intención de los mejores, atrapados sin su querer en la reforma conciliar, pero en la mente del diseño de Novus Ordo, el centro es la comunidad. Si fuera Dios realmente el centro, ¿por qué sacarían los sagrarios a los lugares secundarios – a veces es mucho decir – en las iglesias? El sagrario, Jesucristo en definitiva, estorba en Novus Ordo.

“El tendrá un secreto, que no se lo dirá a nadie: él no creerá en Dios” El Anticristo, Fulton Sheen.

Pero en el fondo de los fondos, la razón será la ausencia de la fe católica. Quitado Dios, destronado Jesucristo de su Realeza Social, solamente queda… el hombre, “el culto al hombre” (expresión literal usada por Pablo VI).

Por eso, el hombre tendrá que tener sus derechos, especialmente el derecho a la libertad religiosa, que ya hemos señalado aquí como uno de los puntos claves en los que el CVII se ha apartado de la doctrina tradicional de la Iglesia. Y por eso, el hombre en su búsqueda de Dios tiene garantizado que toda religión no puede ser mala. De allí deducimos que el ejercicio de una religión, en concreto islámica, no puede ser malo en sí.

Esta es la clave de toda disertación conciliar sobre el libre ejercicio de una determinada religión. Por eso es perfectamente viable y coherente con la postura conciliar que un imam cante versos coránicos en una catedral. El obispo que se lo permite es coherente con la visión conciliar, aunque esta no sea explícita.

fan9

Por eso es perfectamente coherente ya que…

son conocidas las acciones de Francisco:

fan10

Celebrando el Día Mundial del Refugiado:

fan11

Etc. Y por lo tanto, los parroquianos en la iglesia de San Antonio en Ventimiglia no pueden rezar el rosario en voz alta por no molestar a los refugiados – musulmanes – acogidos allí:

fan12

fan13

en otra iglesia italiana se leerá el Corán en el mismísimo día de la Navidad:

fan14

en otra iglesia en Bélgica se celebrará el Ramadán allí mismo:

fan15

se dará comunión “simbólica” a los musulmanes que vinieron compungidos y autoinvitados a rezar en las iglesias católicas:

fan16

Todo eso es coherencia. Es ir ciegamente hacia delante, hacia salida ninguna, hacia el muro de la calle sin salida.

Y por eso, como Francisco no puede negar el Concilio, está obligado a cerrar los ojos e imponer su doctrina a la realidad. A pesar de que esa realidad llegue a ser increíblemente coherente, cruel y blasfema:

La Gaceta: “El pasado 12 de julio, un joven magrebí entró en la iglesia de San Jeremías en Venecia, se abalanzó sobre un crucifijo del siglo XVIII y empezó a sacudirlo hasta que cayó al suelo. Desde entonces, lasiglesias católicas en Venecia han sufrido varias profanaciones, faltas de respeto y auténticos ataques protagonizados por musulmanes, según informa el diario italiano Il Gazzettino en su edición impresa de este lunes. 

Una de estas profanaciones, de la que se han hecho eco varios diarios nacionales, tuvo como escenario la iglesia veneciana de San Zulian y ha sido relatada por el propio párroco Massimiliano D’Antiga.

El suceso fue protagonizado por cuatro mujeres musulmanas que entraron en la iglesia con el rostro oculto tras un velo. Las mujeres se acercaron al crucifijo y escupieron sobre él. A continuación, huyeron escabulléndose entre los turistas presentes en el templo. 

El párroco de San Zulian denunció la profanación ante las autoridades y pidió que se reforzaran las medidas de seguridad en torno a la iglesia, ya que no se trata del único ataque que ha sufrido esta parroquia situada a pocos pasos de la popular Plaza de San Marcos. 

fan17

En la mañana de este domingo, dos jóvenes, después de asistir a la celebración de la Santa Misa presidida por el párroco, se acercaron al altar para recibir la comunión como el resto de los fieles. Cuando el sacerdote les dio la Sagrada Forma, la escupieron y salieron del templo. 

Los feligreses de esta parroquia veneciana también aseguran que hay musulmanes que optan por rezar sus oraciones en el interior de esta iglesia católica. El propio párroco ha confesado a los medios italianos que hace dos semanas entraron en la iglesia dos musulmanes que extendieron una alfombra y comenzaron sus oraciones. 

Cuando el sacristán de la iglesia se acercó a ellos para explicarles que ese no era el lugar en el que debían rezar a Alá, se limitaron a responder: “Podemos hacerlo, el Papa nos ha dado permiso”.

Por todo ello, querido Raymond, Francisco ni es tonto, ni un simple pro-islámico, sino un fanático. Un fanático, guía de fanáticos. Con la disyuntiva que no se abandona: o el Concilio, o la muerte. O mejor dicho: son las dos cosas.

 fan3

Todo por no reconocer ante incluso la crudeza de la evidencia: el Concilio ha muerto. La vía de la Restauración, que tendrá lugar, pasa por su entierro.

 

ANEXOS

  1. Fundamentación de la violencia islámica basada en sus textos sagrados

 Hay muchos sitios en internet y muchas publicaciones en varios idiomas que lo explican con mucho detalle. Aquí resaltaremos ideas y referencias puntuales – para nada extensivas, para eso son fuentes citadas entre otras – a los textos sagrados islámicos que tienen interpretación acorde con los hechos comprobados y atestiguados a lo largo de toda la historia del Islam, inclusive los actos “terroristas” en la actualidad.

En lengua inglesa una buena página con numerosas citas de textos sagrados islámicos, así como análisis de modus operandi musulmán habitual, pero basado en la doctrina propia de su religión, es The Religion of Peace.

En español, por ejemplo: Para conocer el Islam.

También en español está disponible “Vencer el miedo“, de Magdi Allam, Ediciones Encuentro, Madrid, 2008, las obras de Raad Salam Naaman, etc., etc. Esto textos han llegado a ser tan notorios, que ya no se extraña nadie medianamente formado de su contenido.

fan1

2. Sobre “fundamentalismo” cristiano

 Un “fundamentalista” cristiano tendría que ser el mejor cristiano posible, ya que este se esfuerza por ir hacia las fuentes de su religión, hacia la misma Persona del Fundador de la Iglesia. Por eso cuanto más “ame a sus enemigos”, cuanto más sea “buen samaritano”, cuanto más “ofrezca la otra mejilla”, cuanto más sea “mejor ciudadano”, cuanto más crea en Jesucristo muerto en la cruz por nuestra salvación, será mejor cristiano, y por lo tanto mejor y más cumplidor ciudadano. Un bálsamo para todo su entorno. Por lo tanto, ser un fundamentalista católico es algo bueno; sobra por ello utilizar una calificación peyorativa. Resumiendo, en el caso de cristianismo, “fundamentalismo” no puede ser otra cosa sin algo bueno y auténtico.

3. Cariz de reformadores cristianos e islámicos

 Todas las religiones tienen sus reformadores; son aquellos que se esfuerzan por mostrar el rostro original de su religión, o al menos en alguna de sus facetas. En la Iglesia los auténticos reformadores son los santos, los que con su doctrina y su vida hicieron visibles alguna de las infinitas perfecciones de su divino Fundador. Bajo su influencia y empuje, digamos que los que imitan sus enseñanzas se acercan más a Cristo, y lo que ellos hacen más y más se parece a lo que Dios quiso para sus hijos adoptivos en el Hijo. En la historia de la Iglesia eso es una constante. No es el caso de Lutero, que en el fondo crea una nueva religión. Él en realidad, forma una, mejor dicho miles y miles sectas que de cristiano tiene solamente el nombre.

Los musulmanes también tienen sus reformadores, son aquellos que quieren enderezar la vivencia islámica inconfundiblemente hacia su fundador, Mahoma. Porque el cuerpo humano no aguanta tanto Islam, y de vez en cuando algo de relajación aparecía en el mundo islámico. Pero los reformadores sabían que tal actitud de tolerancia hacia nuevas y más relajadas interpretaciones supondría inevitablemente la desaparición del Islam original, o sea, del Islam. Eso es lo que explica por qué los más fieles seguidores de Mahoma eliminan a los correligionarios más “despistados” y no tan aguerridos como es de esperar. Por eso pululan entre ellos sectas islámicas más intransigentes cuya finalidad es dejar el norte marcado por Mahoma intacto. De allí que no debe extrañar la cantidad de ataques terroristas cometidos en países islámicos hasta que el país entero no esté firmemente gobernado por al opción más auténtica.

Y, por último,

4. D) Los representantes visibles de la Iglesia, siendo secuestrados por la cárcel invisible del compromiso conciliar, se han convertido en una especie de think tank, un grupo de influencia social – laboratorio de ideas -, que apoyará las políticas globalistas multiculturalistas y de invasión musulmana de Europa.

Roberto de Mattei yerra otra vez: Haec Sancta de Constanza no fue firmada por el Papa. Lo cual no es paralelismo con el CVII

El argumento de Roberto de Mattei es el siguiente: en 1415 el Concilio de Constanza firma la Declaración Haec Sancta, una declaración herética ya que defiende la doctrina de conciliarismo, según la cual el Papa en definitiva está sometido al Concilio.

const1

Y [la asamblea] declara, en primer lugar, que congregada legítimamente en el Espíritu Santo, formando concilio general y representando a la Iglesia católica, recibe la potestad inmediatamente de Cristo. Todos, de cualquier estado o dignidad que sean, incluso papal, están obligados a obedecerla en aquellas cosas que pertenecen a la fe y a la extirpación de dicho cisma y a la reforma de dicha Iglesia, tanto en la cabeza como en los miembros.

Declara, además, que todo aquel, de cualquier condición, estado o dignidad que sea, incluso la papal, que tercamente rehusara obedecer a los mandatos, determinaciones, ordenaciones o preceptos de este santo sínodo o de cualquier otro concilio general congregado legítimamente, en relación con lo que se ha hecho o debe hacerse en el futuro, si no entra en razón: se le someta a una penitencia conveniente y se le castigue con la pena debida; y se recurra (si fuera necesario) a otros medios que presta el derecho.

Concilio de Constanza, 6 de abril de 1415.
const2.jpg

Primera observación que hemos de hacer es la siguiente: esta declaración todavía no se pudo considerar formalmente herética, ya que conciliarismo no fue definido todavía como herejía. Pero esta observación es menos importante.

Pero lo más importante es que en aquel entonces, en el que el trono papal fue reivindicado por tres “papas” (uno solamente lo fue, Gregorio XII), y de los que Juan XXIII era muy pronto desechado y calificado como antipapa por todos, ni Gregorio XII, ni Benedicto XIII (apoyado en su causa por San Vicente Ferrer – en su causa de canonización tenía más de 850 milagros reconocidos -, aunque éste contribuyó decisivamente a la superación del cisma), no prestaron pues su firma a tal declaración: 

En julio de ese mismo año, con la presencia ya de los cardenales de Gregorio XII, se reabrió el concilio (de Constanza), que aceptó la renuncia de Gregorio. La postura de éste, que no había admitido la doctrina de que la autoridad conciliar estuviera por encima del Papa, sería finalmente confirmada por concilios posteriores.

Gregorio XII (que es lo que más importa) por medio de sus delegados sí firmo otras declaraciones, como por ejemplo la condena al hereje Jan Hus (que negaba, entre otras cosas, la validez de los sacramentos en función de la santidad, o mejor dicho ausencia de ella, de los ministros consagrados), etc., todas ortodoxas e incuestionables. Pero la de conciliarismo… ¡no!

const3

Y para más inri, el mismo pontífice elegido en Constanza, Martín V, con toda claridad no firmo Haec Sancta:

El mismo Papa electo por el Concilio de Constanza, Martín V rechazó, al terminar el concilio, estos cánones, manteniendo así intacta la perpetua fe católica sobre el primado de Pedro y sus sucesores. Fue un momento muy excepcional de la historia de la Iglesia cuando se aprueban estos ya que el papado era disputado por tres candidatos.

Por lo tanto, la afirmación de de Mattei:

Martín V, elegido al solio pontificio en Costanza en 1417, reconoció con la bula Inter cunctas del 22 de febrero de 1418 la ecumenicidad del Concilio de Costanza y todas las decisiones que éste había tomado, aunque fuera con la fórmula genéricamente restrictiva: «in favorem fidei et salutem animarum».“,

es radicalmente falsa.

Y por la misma lógica de los acontecimientos, si ni siquiera Gregorio XII o Benedicto XIII, con todas las presiones habidas y desde la debilidad circunstancial de sus situaciones, han firmado Haec Sancta, ¿cómo lo va hacer Martín V? Es llamativa la omisión que hace Roberto de mencionar a Gregorio XII.

¿A qué apunta, hablemos claramente, Roberto de Mattei? Está claro: al Concilio Vaticano II.

De Mattei quiere decir: tal y como fue en Constanza, también está pasando ahora, un concilio puede proclamar doctrinas incluso heréticas.

Sí, señor, sí, puede… ¡pero no con el Papa! Porque, y bien lo debes saber, un concilio entero se puede equivocar… pero sin el Papa.

Te estoy diciendo la doctrina católica.

Pero, querido, aquí aparece el problema (solemne firma del Decreto de Nostra Aetate, a modo de ejemplo):

Haec omnia et singula quae in hac Declaratione edicta sunt, placuerunt Sacrosancti Concilii Patribus. Et Nos, Apostolica a Christo Nobis tradita potestate, illa, una cum Venerabilibus Patribus, in Spiritu Sancto approbamus, decernimus ac statuimus et quae ita synodaliter statuta sunt ad Dei gloriam promulgari iubemus.

Romae, apud S. Petrum die XXVIII mensis octobris anno MCMLXV.

Ego PAULUS Catholicae Ecclesiae Episcopus

Sequuntur Patrum subsignationes.

Todas y cada una de las cosas contenidas en esta Declaración han obtenido el beneplácito de los Padres del Sacrosanto Concilio. Y Nos, en virtud de la potestad apostólica recibida de Cristo, juntamente con los Venerables Padres, las aprobamos, decretamos y establecemos en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios.

Roma, en San Pedro, 28 de octubre de 1965.

Yo, PABLO, Obispo de la Iglesia católica.

const4

El Concilio, con Pablo VI, manda creer y sostener lo anteriormente – y siempre – reprobado por la Iglesia.

Por ejemplo:

Haec Vaticana Synodus declarat personam humanam ius habere ad libertatem religiosam. (Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Dignitates Humanae; 1, 2)

Y antes:

Gregorio XVIMirari Vos (1832): “De esa cenagosa fuente del indiferentismo mana aquella absurda y errónea sentencia o, mejor dicho, locura, que afirma y defiende a toda costa y para todos, la libertad de conciencia. Este pestilente error se abre paso, escudado en la inmoderada libertad de opiniones que, para ruina de la sociedad religiosa y de la civil, se extiende cada día más por todas partes, llegando la impudencia de algunos a asegurar que de ella se sigue gran provecho para la causa de la religión. ¡Y qué peor muerte para el alma que la libertad del error! decía San Agustín.” Etc.

Pío IX, Quanta cura (1864) y Syllabus:

“Con cuya idea totalmente falsa del gobierno social, no temen fomentar aquella errónea opinión sumamente funesta a la Iglesia católica y a la salud de las almas llamada delirio por Nuestro Predecesor Gregorio XVI de gloriosa memoria (en la misma Encíclica Mirari), a saber: «que la libertad de conciencia y cultos es un derecho propio de todo hombre, derecho que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida;”

“XV. Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que guiado de la luz de la razón juzgare por verdadera.

Y otros tantos documentos, con toda claridad hasta Pío XII, guste o no.

Roberto, esto sí que es un problema.

Cómo la analogía con el Nazismo explica los conceptos de “Islam moderado” e “Islam radical”

Si la doctrina islámica es violenta en sí misma, ¿por qué no es violento cada musulmán del mundo –aprox. 1500 millones – individualmente considerado?

islam nazi

Esto es una de las apologéticas islámicas más populares y trilladas: debido a que no todos los musulmanes son violentos, intolerantes, o apoyan el terrorismo – algo que es verdad -, el Islam en sí no tiene culpa.

Analicemos por un momento este argumento.

Antes que nada, es comprobable el hecho de que hay mucha gente que se identifica como musulmanes y no da su soporte al terrorismo, o a la intolerancia o de supremacía islámica. Si usted ha vivido en un país con mayoría islámica, puede comprobar este hecho como cierto.

La cuestión más importante es: ¿qué es lo que representan tales musulmanes? ¿Siguen ellos un Islam legítimo, “moderado”, un Islam auténtico y diferente que el de las variantes terroristas? Eso es lo que promueven todos los medios dominantes, políticos y académicos, intentando convencer al resto del mundo de tal “verdad”.

La mejor forma de contestar a esta cuestión es mediante una analogía:

El Nazismo es una ideología universalmente condenada, debido a su elemento de la supremacía racial blanca-arriana. Pero el hecho es de que hubo muchos alemanes quienes han sido miembros o sostenedores del partido Nazi, y de los que se podría decir que era gente “buena”. Ellos no han creído en la persecución de los Judíos y otros no-arrianos; algunos de ellos ayudaron a muchos de los señalados bajo el gran riesgo de sus vidas.

Consideremos a Oskar Schindler. Alemán de pura cepa y miembro formal del partido Nazi, se expuso a grandes peligros con el fin de salvar vidas de unos 1300 judíos.

schindler

¿Cómo conciliar sus buenas obras con sus malas creencias o afiliaciones?

¿Seguía Schindler una forma “moderada” del Nazismo? ¿O es más razonable sostener que él había suscrito ciertas perspectivas de Nacional Socialismo, pero cuando llegó el momento de matar a seres humanos en el nombre de la supremacía racial, su humanidad se rebeló contra sus adherencias al Nazismo?

Ciertamente, muchos alemanes se apuntaron al partido Nacional Socialista simplemente por tratarse de un partido “ganador”, o de un partido que ofrecía esperanza, y menos – si se daba el caso en algunos en concreto – a raíz de sus teorías raciales.

Por la misma razón, hubo otros y no pocos alemanes que eligieron al partido Nazi precisamente por sus teorías de supremacía racial, y se sentían felices al ver eliminar a los judíos y otros “inferiores”. Ahora, consideremos cómo aplicar esta analogía al Islam y a los musulmanes: primero, de forma parecida a cómo tantos alemanes se consideraron nazis, la gran mayoría de los musulmanes del mundo simplemente han nacido en un país islámico; no tuvieron elección. Muchos de esos musulmanes conocen muy poco del Islam – cinco pilares, por ejemplo – y desconocen las teorías de la supremacía islámica.

obispo nigeria

Añadan a eso la pena de muerte por la apostasía en no pocos ambientes islámicos –o simplemente pérdida de privilegios y condiciones normales de existencia-, y queda claro por qué tantísimos musulmanes no quieren siquiera plantearse dejar de serlo.

De la misma forma, hay muchos musulmanes que conocen exactamente qué es lo que enseña el Islam – incluyendo violencia, hostigamiento, o esclavizar a los kafir, o sea, infieles – y son felices seguidores de ese credo precisamente por la supremacía que defiende.

Es decir, en el Nazismo y en el Islam tenemos ideología de supremacía por un lado, y por otro la gente que se asocia a esos sistemas de pensamiento por más diversas razones: desde por haber nacido en ese ambiente, por apuntarse para sacar un provecho temporal, hasta aquellos que son sus sinceros adherentes.

 nacisti u bosni

[Los musulmanes de Bosnia al servicio del Tercer Reich, 1943]

Pero la más importante diferencia es esta: cuando se trata de Nazismo, todo el mundo está de acuerdo de que se trata de una ideología de supremacía racial. Los que siguen tal ideología son considerados “chicos malos”, lo mismo que Hitler. Por el otro lado, en cuanto a aquellos “buenos nazis” que ayudaron a los judíos perseguidos y realizaron otras acciones altruistas, el mundo no los considera como seguidores de un “Nazismo moderado”, sino más bien como aquellos apuntados al nazismo “sin pensarlo mucho”, digamos “de modo informal”.

El paradigma correcto para comprender el Islam y a los musulmanes es este: el Islam contiene doctrinas violentas y de supremacía islámica. Esto es un simple y verificable hecho. Los que lo siguen hasta la raíz eran y son “chicos malos” – por ejemplo, Osama bin Laden. No obstante, también hay “buenos musulmanes”. Y esta es la clave: pero ellos no son “buenos” porque siguen un Islam “bueno” o “moderado”, sino porque en definitiva ellos no se han entregado al Islam del todo. En otras palabras, son “buenos” porque en mayor o en menor medida se rebelan contra el Islam, malo en sí.

Desde otro ángulo, ¿el altruismo de Schindler era un producto del “Nazismo moderado”, o existía a pesar de su afiliación al Nazismo? Claramente es lo último. De la misma forma, si un musulmán trata a un no musulmán con dignidad y equidad, ¿procede de esa forma debido a que pertenece a una rama “moderada” del Islam, o esas son sus acciones a pesar del Islam, debido a que su propia decencia se lo impone?

Considerando que la ley Islámica es inequívocamente clara respecto a que los no musulmanes deben ser subyugados y vivir como una tercela clase de “ciudadanos” – la legislación de muchos estados islámicos en cuanto a la relación con los no musulmanes es consecuencia directa de esta creencia – claramente se sigue que cualquier musulmán que trata con equidad a los “infieles” va en contra del Islam.

Entonces, ¿por qué el Occidente es incapaz de aplicar el paradigma Nazi a la cuestión de la relación entre el Islam y el comportamiento de los musulmanes? ¿Por qué es incapaz de reconocer que las enseñanzas islámicas son inherentemente de supremacista, a pesar de que obviamente no todos los musulmanes siguen literalmente esa enseñanza – tal y como ocurre con los seguidores de otras muchas religiones respecto a su corpus doctrinal?

La cuestión es más impactante todavía  en cuanto uno entiende que, por bien largos mil años, el Occidente consideraba el Islam como un culto inherentemente violento e intolerante. Hay que echar un vistazo a los escritos de los contemporáneos del Islam en distintas épocas, por ejemplo desde Teófano el Confesor (muerto en 818) hasta Winston Churchill (fallecido en 1965), y de testigos directos que todos describieron al Islam como un credo violento que se expande por medio de conquistas, saqueos y subyugación de los “otros”. Recuerden los escritos de Marco Polo, entre tantos.

 marco polo

[El musulmán radical es el que corta la cabeza al infiel, mientras que el musulmán moderado le sujeta los píes.]

El problema de hoy es que el establishment políticamente correcto – academia, principales mas media, políticos, y todas las demás “cabezas pensantes”-pero no aquellas que se ocuparon con seriedad y franqueza de la realidad histórica, ha establecido el “hecho” de que el Islam es “una de las mayores religiones del mundo”. En consecuencia, la religión en sí misma – no así algunos de sus practicantes – es inaccesible para la crítica.

El quid de toda la cuestión aquí es que identificar elementos negativos de una ideología y en consecuencia condenarlos no es tan difícil. De hecho, hicimos así con el Nazismo y otras ideologías y cultos. Conocemos a su vez la diferencia entre aquellos que siguen tales ideologías de supremacía (“gente mala”), y aquellos que encuentran a sí mismos como causales, no comprometidos miembros de la misma (gente “buena” o neutral).

En tiempos más sanos cuando el sentido común era más frecuente, esta analogía parecería superflua. En nuestros tiempos, sin embargo, cuando tantos sinsentidos están ampliamente esparcidos y promovidos en los medios – y trágicamente tratados como análisis “serios” – sentido común necesariamente debe estar expulsado de la escena. Pero la cruda realidad es esta: sí, una ideología/religión puede ser aceptada como violenta o incluso mala, y no por ello mismo muchos de sus adherentes tienen que  ser violentos o malos – ellos pueden ser incluso “buenos” – por las razones arriba indicadas.

Eso es el modo más objetivo de entender la relación entre el Islam como el corpus doctrinal y los musulmanes como personas individuales.

Hasta aquí he expuesto el certero análisis de uno de los mejores conocedores del Islam, investigador, activista pro derechos cristianos en países islámicos, periodista y escritor Raymon Ibrahim, hijo de un matrimonio copto residente en EE. UU. Autor de estudios muy documentados sobre la persecución de cristianos en el mundo es “Crucificados de nuevo”:

raymond 2raymond-ibrahim-crucified-again-sm

No obstante, este artículo debe ser continuado, y esto es a lo que voy a proceder.

 

La pregunta clave que hago a todo el mundo es esta: ¿cuál es la profunda causa de este cambio de paradigma, en concreto, de esta postura irracional, absurda frente al Islam?

No sé si Raymond Ibrahim quiere evitar esta pregunta, o sencillamente para en este punto esperando que los poderes fácticos cambien de su perspectiva, sin hacer denuncias tal vez “impertinentes”, sin llegar a las conclusiones no “respetuosas” con determinados sectores, incluyendo quizá la misma Iglesia Católica.

Pues bien, nosotros damos este paso que falta. Proseguiremos en este análisis que consideramos a todas luces inacabado.

La tesis que defendemos es esta: desde la Iglesia Católica esta postura irracional, cuando no absurda, procede del Concilio Vaticano II, en concreto de la declaración Dignitatis humanae, sobre la libertad religiosa. Por ende, tal postura no procede propiamente de la Iglesia, sino de la infiltración en la misma. En conclusión, no debe ser obedecida, ya que supone un alejamiento seguro y convincente de la fe de la Iglesia. Esta infiltración ha actuado en sintonía con elementos gnósticos ajenos a la Iglesia, los cuales se han querido servir de ella y de su influencia.

A continuación, defendemos dicha tesis.

En Syllabus, Pío IX autoritativamente condena la siguiente tesis:

 Pio_IX_04Pío ix discurso

[Pío IX con el rey de Las Dos Sicilias (a su derecha), Francisco II, en visita a Quirinnale, 1859. Dando un discurso en 1863.]

  “Todo hombre es libre para abrazar y profesar aquella religión que, guiado por la luz de la razón, juzgue verdadera.Syllabus, que contiene los principales errores de nuestra edad, denunciados en las alocuciones consistoriales, encíclicas y otras letras apostólicas de Pío IX. Se publicó el 8 de diciembre de 1864, conjuntamente con la encíclica Quanta cura.

La doctrina cristiana que el hombre no tiene derecho a la libertad religiosa para abrazar cualquier religión, procede de dos fuentes: de la ley natural y de la verdad revelada, las dos en perfecta coherencia. En efecto, el hombre está obligado a buscar y aceptar la única verdad, y rechazar el error. Solamente tiene derecho, propiamente hablando, de seguir la verdad. No tiene derecho a seguir el error. Por otra parte, el Señor manda a sus discípulos: “enseñad el evangelio a toda criatura… el que creyera y se bautice, será salvado, el que no creyera, se condenará… yo soy la verdad, el camino y la vida… la voluntad de Dios es esta: que creyerais en el que os ha sido enviado, etc.” Dios es el que tiene derecho, y el hombre propiamente la obligación de seguir al Creador. El hombre debe no ser forzado a aceptar la verdadera religión, pero no tiene derecho a aceptar el error. La declaración de Pío IX (por enésima vez en cuanto la doctrina de la Iglesia) es, por tanto, perfectamente coherente y con la doctrina, y con la razón. Defender otra cosa es apartarse de la enseñanza de la Iglesia,… y de los mandatos de la misma razón.

En cambio, Dignitatis humanae declara:

“Haec Vaticana Synodus declarat personam humanam ius habere ad libertatem religiosam” (del original en latín, cuando los textos doctrinales de la Iglesia todavía se editaban en ese idioma tan preciso).

“Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa”. Declaración Dignitatis humanae sobre la libertad religiosa, p. 2.

¿Qué vamos a decir a esto? Pues que, “¡Huston, tenemos un problema!” Sí, tenemos un problema muy grave. En vano se esgrimirá, por otra parte, que esta declaración se refiere a la libertad de no ser coaccionado. De hecho, en el punto 1 de la citada declaración, se dice (y la contradicción no está ausente del texto):

“Ahora bien, como quiera que la libertad religiosa que exigen los hombres para el cumplimiento de su obligación de rendir culto a Dios se refiere a la inmunidad de coacción en la sociedad civil, deja íntegra la doctrina tradicional católica acerca del deber moral de los hombres y de las sociedades para con la verdadera religión y la única Iglesia de Cristo. El Sagrado Concilio, además, al tratar de esta libertad religiosa, pretende desarrollar la doctrina de los últimos Pontífices sobre los derechos inviolables de la persona humana y sobre el ordenamiento jurídico de la sociedad.”

Los “últimos Pontífices” queda muy bien, pero se refiere a  Juan XXIII y Pablo VI, ya que su doctrina no aparece nunca  en ningún pontífice anterior, o sea, en la enseñanza perenne de la Iglesia. Llamemos las cosas por su nombre, aunque duela. Por lo demás, acto seguido, en el punto 2, la declaración afirma solemnemente –en el sentido de que se afirma categóricamente – que “la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa”. ¡Qué lenguaje! ¡Cómo no suena esto! ¡Una cosa y su contraria! ¿En qué quedamos, tiene o no derecho a la libertad religiosa, o se trata simplemente de derecho a no ser coaccionado? Pero no nos engañemos: lo afirmado en el punto 2 se entiende en el sentido positivo, tal y como se ha entendido posteriormente la declaración conciliar, de acuerdo a su espíritu. Es más, se ha entendido así no por entenderla mal, sino porque eso es lo que se dice: el hombre tiene derecho a la libertad religiosa.

Lo que subyace a esta afirmación es la creencia que las religiones no pueden ser malas, “que son expresiones de la búsqueda de Dios”. Cierto, pueden expresar en algún momento amago de la búsqueda de sentido de la vida y trascendencia, como testimonia el concepto de la religión natural, pero este amago está entero envuelto en el error. Lo que subyace a la citada afirmación es el concepto del relativismo religioso, común a la creencia gnóstica, en cuyas redes cayeron algunos padres conciliares que editaron este texto. Si no, no editarían este texto en esta forma, sino de acuerdo a la doctrina de la Iglesia de siempre. Pero lo han editado en el espíritu del condenado – por el uso del lenguaje ambiguo –  concilio de Pistoya, por la bula Auctorem fidei (1794) de Pío VI.

Seguimos: “Declara, además, que el derecho a la libertad religiosa está realmente fundado en la dignidad misma de la persona humana, tal como se la conoce por la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural” (p. 2)” ¡Falso! La persona humana como tal no tiene derecho a la libertad religiosa (de cualquier religión), sino de abrazar la verdadera religión. Más bien tiene la obligación de seguir la verdad revelada. Puede, en el mal uso de su libertad, rechazarla, pero será juzgada por Dios por ello. Y lo más importante: la Iglesia no le puede consentir en tal “derecho”. Y es falso, miserablemente falso, afirmar que tal derecho se funda en la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural, tal y como lo explicamos previamente.

¿Qué es lo que entonces puede hacer una sociedad con respecto a distintas religiones que tienen lugar en su seno, cuál es la doctrina de la Iglesia al respecto? Simplemente: a veces ciertas actitudes hay que tolerarlas, en su sentido exacto del término, es decir, tolerar algo que no está bien, pero en aras de la convivencia se toleran con el fin de no tener males mayores, en su caso. Tolerarlas, pero cuando no puedan ser  prohibidas. Porque esto es en el fondo lo que hay que hacer con ideologías malas: prohibirlas. Simplemente prohibirlas.

De qué libertad religiosa y para qué, la declaración DH aclara:

Se hace, pues, injuria a la persona humana y al orden que Dios ha establecido para los hombres si se les niega el libre ejercicio de la religión en la sociedad, con tal que se respete el justo orden público. (p. 3)”

La libertad religiosa que compete a las personas individualmente consideradas ha de serles reconocida también cuando actúan en común. (p. 4)”

A estas comunidades, con tal que no se violen las justas exigencias del orden público, se les debe, por derecho, la inmunidad para regirse por sus propias normas, para honrar a la Divinidad con culto público, para ayudar a sus miembros en el ejercicio de la vida religiosa y sostenerles mediante la doctrina, así como para promover instituciones en las que colaboren sus miembros con el fin de ordenar la propia vida según sus principios religiosos. (p. 4)”

Es decir, se trata de libertad religiosa para cualquier religión, con tal de que se respete el “orden público”. Algunos objetarán que esta declaración se hizo pensando en el derecho de la Iglesia en los países comunistas de entonces, ¿pero por qué entonces no se especificó tal petición, tal derecho verdadero? Pues, no se hizo eso; estas afirmaciones colocaron básicamente todas las religiones al mismo nivel en la sociedad, sencillamente.

Por consiguiente, la autoridad civil, cuyo fin propio es velar por el bien común temporal, debe reconocer la vida religiosa de los ciudadanos y favorecerla; pero hay que afirmar que excede sus límites si pretende dirigir o impedir los actos religiosos. (DH p.3)”

Y para que no quede sombra de duda sobre la interpretación de estos textos, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI hicieron actos significativos, de los que solamente mencionaremos gestos más significativos que sirvieron como verdaderos hitos en el camino:

 estandarte lepanto

[El estandarte que la Santa Liga Católica capturó a los turcos al vencerlos en Lepanto, en la decisiva batalla del 1571. El Papa San Pïo V convocó a toda la Iglesia a rezar el rosario por el buen éxito de la batalla. En recuerdo de su maternal intercesión se celebra desde entonces la fiesta de la Virgen del Rosario cada 7 de octubre. El estandarte fue entregado por Pablo VI a los turcos en un gesto de “amistad”. Abajo, de la hemeroteca de La Vanguardia de 30 de enero de1965.]

estandarte 2

CORAN

[Juan Pablo II besa el Corán, ¡en 1999!]

b16-en1b16 descalzo

[Benedicto XVI rezando en la Mezquita Azul, en la dirección a La Meca y descalzo,
durante su viaje a Turquía en 2007.]

Estas acciones, y la doctrina conciliar en estos puntos, muestran que la sociedad quedó privada en este tiempo nuestro – la Pasión de la Iglesia – de la Luz de las naciones, que es la doctrina de Cristo impartida desde la sede de Pedro. Las consecuencias de este descamino saltan a la vista.

Así sí que, Huston, tenemos un grandísimo problema. Recordaré la enseñanza de Pío IX respecto al asentimiento de los católicos al magisterio ordinario de los pontífices:

Y no podemos pasar en silencio la audacia de quienes, no sufriendo los principios de la sana doctrina, defienden “que los juicios y decretos de la Seda Apostólica que tienden al bien general de la Iglesia y sus derechos, y que se refieren a su disciplina, mientras no toquen los dogmas de la fe y de las costumbres, se puede negar el asentimiento y la obediencia sin pecado y sin ningún quebranto de la profesión de católico”. Lo cual en cuánto grado sea contrario al dogma católico de la plena potestad divinamente dada por el mismo Cristo Nuestro Señor al Romano Pontífice para apacentar, regir y gobernar la Iglesia, no hay quien no lo vea y entienda clara y abiertamente.” Quanta cura, el 8 de diciembre de 1864, Encíclica contra los modernos errores del naturalismo y liberalismo.

Bien, volviendo al tema tratado al principio, la conclusión es, sacada también de los argumentos escritos con sangre – hace cuatro años muy pocos eran “Je suis Syria”. Y antes, mucho antes de Siria, teníamos innumerables ejemplos para aprender, con tal de querer -, es la siguiente:

Los musulmanes no deben tener derecho a la profesión libre del Islam, ya que se trata de un sistema de convicciones y creencias gravemente contrario al bien común. Tampoco deben tener derecho a la expresión libre de su adhesión religiosa, como sería a modo del ejemplo el empleo del velo en el caso de las mujeres. Si no se actúa ya, va a ser cada vez más tarde y más difícil, como lo fue para estas más de 120 víctimas de París.

La participación del Card. Ravasi en el culto idolátrico, ¿un acto aislado? ¿Sin apoyo “doctrinal” y “magisterial”?

Anuncia su palabra a Jacób, sus decretos y mandatos a Israel; con ninguna otra nación obró así, ni les dio a conocer sus mandatos” Ps. 147

Pienso que es mi deber mientras viva en este mundo manteneros alerta con mis consejos,” 2ª Pd 1, 13

Los hombres de la Iglesia no son la Iglesia.” Santa Juana de Arco

Un acto chocante, peor aún, blasfemo, ha tenido lugar en Argentina en noviembre del año pasado, pero la noticia del evento acaba de saltar en los medios. Naturalmente, no todos. Cigoña se hizo eco del mismo, y no se ahorró epítetos de “tonto” e “imbécil” proliferados al Card. Ravasi. Gloria TV, de los pocos, omite los calificativos pero añade un dato llamativo – el de ser nombrado cardenal a pesar de haber mantenido posturas heterodoxas. Con lo cual, lo de Cigoña “de Ravasi no me lo esperaba, indica que tenía que haberse informado mejor; otros medios católicos, por el pasmo y miedo ante la reacción consternada del rebaño, ni siquiera se han atrevido no solamente comentar, sino siquiera transmitir la noticia.

Y la noticia es esta: un cardenal de la Iglesia Católica va dando vueltas (también lo hace una monja) durante (o sea, toman parte del acto) un culto pagano de Pachamama. Este es el vídeo:

Antes de seguir, tenemos que dejar alguna constancia de lo que supone este culto pagano de Pachamama, como hubo cuarenta mil en la época de San Pablo y lo que él llamo, inspirado por el Erspíritu Santo y entendible por la razón, culto a los demonios:

pachamama

pachamama2

pachamama3

pachamama4

 pachamama6

pachamama7

pachamama5

[También Cristina se apuntó. Por lo demás, es todo un símbolo de hippilandia]

¡Por Dios santo, van dando vueltas alrededor de un agujero en la tierra, le echan comida, es la Madre Tierra, gimotean, lloran cual adoradores de Baal del tiempo veterotestamentario de Elías! ¡El hombre número uno de la cultura de la Santa Sede!

¿Pero cómo es posible esto, cómo hemos podido llegar a esta situación? Para ello, primero tenemos que echar un rápido vistazo a la biografía y pensamiento de Ravasi.

PUNTO PRIMERO: ¿Quién es Card. Ravasi? Breve biografía y extracto esencial de su pensamiento

ravasi martini

[Mons. Gianfranco Ravasi, recibiendo el “Premio Lazzati” de mano del Card. Martini. Milano, el 2 de octubre de 1995, en la sede del Ambrosianum.]

Gianfranco Ravasi (Merate, Milano, 1942) es biblista y teólogo, hebraísta y arqueólogo. El 22 de junio de 1993 ha sido nombrado por Juan Pablo II Protonotario Apostólico Supernumerario. El 3 de septiembre de 2007, Benedicto XVI lo ha nombrado Presidente del Pontificio Concilio de la “Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia” y Presidente de la “Pontificia Comisión de Arqueología Sacra”. Desde hace años colabora con los diarios Il Solo 24 ore y con L’Avvenire, semanarios Famiglia Cristiana y mensual Jesus; a su vez, es autor de varios libros, de los que (en concreto, hago referencia a Ges, una buona noticia –Torino, 1982;  Guía de la Tierra Santa; Ravasi – Santucci, Pellegrini in Terra Santa; Il racconto del cielo – Mondadori, 1995; artículo Processo a Gesù: assurda la tesi antisemita, en Famiglia Cristiana, 1 de noviembre de 1989; ) haremos breve reseña de sus tesis cruciales, respecto a:

  • La Resurrección de Cristo:

De Gesù, una buona noticia: “”El término” apariencia “en el sentido ordinario de hoy introduce la idea de algo parapsicológico y espectral. De hecho, las historias que leemos, son sustancialmente experiencias vividas de Cristo en el nivel de la fe o de discípulos individuales (tres apariciones privadas) o comunidades enteras (cinco “apariciones oficiales”). Los críticos radicales del siglo XX, en la práctica, identifican estos eventos con la misma Pascua de Jesús. Así que el famoso R. Bultmann, uno de los más grandes (y más polémicos) estudiosos del Nuevo Testamento, afirmaban que Cristo se levanta simplemente siempre que, en la fe, un hombre acepta el rescate de muerte de Jesús en la cruz. W. Marxen, uno de sus discípulos, pensó que la resurrección no era más que la llegada a la fe de Pedro. Cuando creo en Él, se eleva a Cristo; aquí es un resumen de la tesis de estos eruditos.” (p. 151)

Ravasi cita a Bultmann… ¿todavía estamos con eso? Luego añade: “la monición de los ángeles es la invitación de liberarse de una visión demasiado materialista de la resucurrección, como si fuera una reanimación de un cadáver y no el pleno misterio de la encarnación de Dios y la salvación del hombre”.

Pero Ravasi, ¡Cristo realmente resucitó! Comió alimentos, sus pisadas dejaban huella en la gravilla camino de Emaús, hizo fuego y asó pescado para su discípulos en el lago… pero entra en el Cenáculo por la puerta cerrada, porque su cuerpo glorioso ya no está sometido a las leyes de naturaleza, pero es un cuerpo real, y comprobado, y testimoniado, y dado como verdad de fe para creer con mucha más seguridad de que yo podría narrar de haberme visto y comido con tal o cual persona.

Pero estas basaras enseñadas por Ravasi o impedían que fuese nombrado cardenal por Benedicto XVI.

  • La Ascensión de Jesús al Cielo;

Para Ravasi, “la Ascensión no es más que la meditación sobre el significado de la Pascua y la Resurrección” (p. 150). “De hecho, el Evangelio de Lucas termina con la ascensión al cielo, que como veremos, es una manera simbólica de expresar el profundo significado de la Pascua: de la ciudad terrena, Jerusalén, Cristo entra en la ciudad celestial, la esfera de Dios, y por detrás Él, guía y pastor (Hch. 5, 31), toda la humanidad ve la posibilidad de superar los límites del tiempo y el espacio para lograr la plena comunión con Dios en la Tierra Santa “(p. 118).

O sea, otro “símbolo”. Que Jesús haya subido al cielo “delante de sus ojos”, es otro símbolo. ¡Hay algo real para Ravasi! Señor Ravasi, ¿de qué religión es usted?

  • Los milagros de Jesús;

“Es natural, pues, que la investigación científica reciente sobre los Evangelios ha planteado la cuestión y se ha sometido a su escrutinio los milagros del Evangelio.” (p. 93 s.).

  • Los Ángeles.

“Signo clásico en el Antiguo Testamento, que llevan una túnica blanca, un color que es apocalíptico, que representa el misterioso encuentro entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre. El ángel, por lo tanto, más que referirse a un conjunto de datos externos debe ser reportado a una experiencia real, pero interior, que las mujeres hacen a Dios. Por lo tanto, decir “¡Ha resucitado!” No es más que el “yo” que profesa la Iglesia y profesará siempre. La escena, o “Teofanía” (aparición de Dios) es una escena eminentemente teológica de la proclamación de la Pascua. El estudioso francés Leon-Dufour, explica el comunicado Evangelio: “La Iglesia ha entendido que, confesando su fe en Jesús resucitado, era Dios mismo quien se lo reveló.”” (P. 140).

En otro paso, Ravasi, dice: “El ángel es un símbolo de Dios.”

Aquí todo son símbolos e racionalizaciones. Pero de la fe de la Iglesia en las criaturas espirituales y personales y reales, llamadas ángeles, que tienen su papel y aparición concreta en el misterio de la salvación, me río yo.

  • Los Evangelios: históricamente no atendibles (vamos, fiables):

Famiglia Cristiana, 1989, “Proceso a Jesús, absurda la tesis antisemita: “Hay que tener en dos áreas distintas: la de los hechos históricos y la de su significado teológico”

En este artículo dice disparates. Que la sentencia a Jesús fue según la ley judía, y por lo tanto no atribuible a Caifás, sino a Él (Cristo).

  • Lázaro muerto, no resucitado.

“Las palabras y los hechos de Jesús se iluminan, transfigurados, procesados con fines que no sean la historiografía, sino de la fe.”

Por lo tanto, Ravasi dice: “Yo soy de evitar dos extremos:

1) creer que Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos, y como se describe en detalle por Juan;

2) que toda la historia es una pura invención del evangelista “.

Y concluye: “Parece aquí que la diferente concepción: para nosotros, el milagro es predominantemente un prodigio; para el hombre de la Biblia es una “señal”. Y eso es exactamente lo que Juan hace al narrar los siete milagros de Jesús que ha seleccionado en su Evangelio. Los “signos”, es natural que se refieren a otras cosas, y eso es lo que importa más al evangelista; no tanto el hecho en sí”.

Como vemos de todo ello, no es para “esperar de Ravasi otra cosa”. En efecto, para un escritor no católico como él, es de esperar que esté dando vueltas en el culto a Pachamama. Lo que no es de esperar, es que en 2010 reciba capelo cardenalicio. ¿Encima premiado?

ravasi ben

Observemos por otra parte que la obra del modernista Ravasi parece calcada a la Walter Kasper, otro “teólogo” insigne y de ascenso estelar. En el ensayo Una mirada a la teología de Walter Kasper, he señalado herejías principales de este autor de la “teología de rodillas”, referentes a:

  • la divinidad de Jesús
  • los milagros de Jesús
  • resurrección de Jesús
  • la Ascensión y las apariciones de Jesús
  • la virginidad de María

entre los principales puntos. No hay que descartar los temas tan claves como lo es la infalibilidad de la Iglesia, en definitiva y resumiendo: los dogmas son expresiones de la fe de la Iglesia que camina. A todo esto habría que añadir otro asunto de extrema importancia: el de ecumenismo y el de la Declaración conjunta católico luterana cuyo responsable católico era el mismo Kasper. En todo caso, en otro ensayo. Pero por ahora, ocupémonos de los soportes “doctrinales” de Ravasi.

PUNTO SEGUNDO: Conexiones “doctrinales” y “magisteriales” del Card. Ravasi

He analizado en el ensayo En torno a Nostra Aetate errores, sí, errores, de esta declaración conciliar. Nostra Aetate no se basa en la Tradición, en la Escritura, en el Magisterio anterior. Sus aportes son teológicamente incorrectos, de allí que no pudo hacer referencia a nada anterior… ya que nada parecido existió antes… por no haber podido existir. Orientaciones equívocas existen también en los decretos sobre el ecumenismo o libertad religiosa. Más bien aquellos decretos parecían amagos de reconciliación con el mundo y la forma de pensar de entonces, pero lo cristiano no se reconcilia con el mundo, sino lo ama con el amor de Cristo, llevándole la luz de su Palabra y la fuerza de sus Sacramentos.

Pero existe un documento, nada menos que la encíclica Redemptor hominis de Juan Pablo II (1979), que va aún más allá. En el número seis, afirma, el resaltado es mío:

Aunque de modo distinto y con las debidas diferencias, hay que aplicar lo que se ha dicho a la actividad que tiende al acercamiento con los representantes de las religiones no cristianas, y que se expresa a través del diálogo, los contactos, la oración comunitaria, la búsqueda de los tesoros de la espiritualidad humana que —como bien sabemos— no faltan tampoco a los miembros de estas religiones. ¿No sucede quizá a veces que la creencia firme de los seguidores de las religiones no cristianas, —creencia que es efecto también del Espíritu de verdad, que actúa más allá de los confines visibles del Cuerpo Místico— haga quedar confundidos a los cristianos, muchas veces tan dispuestos a dudar en las verdades reveladas por Dios y proclamadas por la Iglesia, tan propensos al relajamiento de los principios de la moral y a abrir el camino al permisivismo ético? Es cosa noble estar predispuestos a comprender a todo hombre, a analizar todo sistema, a dar razón a todo lo que es justo; esto no significa absolutamente perder la certeza de la propia fe, o debilitar los principios de la moral, cuya falta se hará sentir bien pronto en la vida de sociedades enteras, determinando entre otras cosas consecuencias deplorables.”

O sea, Juan Pablo II contemplaba, ya durante el primer año de su pontificado, la oración comunitaria con los miembros de otras religiones. ¿Por qué entonces enfadarse con Ravasi? Pero claro que hay que reprobar el acto de Ravasi (como antes se tuvo que reprobar sus escritos)… ¡y la enseñanza de Juan Pablo II! ¡Porque esta, junto con el soporte conciliar, da lugar a barbaridades de este tipo!

Aunque, en el mismo párrafo, Juan Pablo II añade que “esto no significa absolutamente perder la certeza de la propia fe”, hay que oponerse frontalmente, o sea, ser intransigente con lo que no se puede transigir con las prácticas e intenciones siquiera de este tipo. ¡Porque una cosa contradice la otra, y las dos no pueden valer al mismo tiempo! ¡Porque no se puede estar en comunión con Cristo y con Baal, lo dijo ya bien claro San Pablo! Además, arremete contra la lógica más elemental. No hay salvación fuera de la Iglesia; recuerdo: es un dogma, nada menos. No hay pues, bondades de las que aprender de los de fuera. La Iglesia, cumpliendo la misión encomendada por Cristo, es la que tiene que docere, enseñar a los de fuera. Puede existir una bondad natural en alguna criatura, y esta suscitada por Dios sin duda alguna, pero a pesar de las otras religiones. ¡No hay nada que analizar, todo ya está dicho! Esa era la práctica de la Iglesia desde los primeros siglos: enseñar a los demás. Nunca se aprendía de ellos. Estos, a su vez, una vez bautizados, podían llegar a ser héroes de santidad, con la ayuda de la gracia, por supuesto.

Eso, y no otra cosa, es lo que se ha vivido en la Iglesia desde siempre… hasta nuestros días. Por eso, es evidente que esta doctrina no es cristiana, la diga quien la diga.

Bueno, todo lo contrario. La Iglesia ha dicho, mediante documentos solemnes pontificios entre otras cosas, cosas totalmente acordes con la Tradición y totalmente contrarias a esta práctica actual, a esta y la que vamos a ilustrar más todavía. Basta recordar Qui pluribus de Pío IX de 1846, Sobre la Fe y la Religión, o Mortalium animos de Pío XI, mucho más reciente (en el día de la Epifanía de 1928). Esta encíclica es realmente la clave para mostrar:

1) La incompatibilidad de la práctica y “doctrina” actual con la Tradición, y

2) Los patronos de pensamiento realmente católico. Así es como un católico debe pensar en estas cuestiones. Punto. No existe “evolución” del pensamiento católico, de forma que llegue a lo contradictorio, y se siga llamando “católico”. Eso parece más bien el método de la interpretación de aleyas coránicas, de forma que la posterior y la que contradice alguna anterior, sencillamente la anule. ¡La que vale es la última! Naturalmente, a otro perro con ese collar.

Porque merece la pena, aunque dejé el enlace a Mortalium animos, reproduciré solamente los títulos de los apartados de la misma, junto con un par de frases, para ilustrar lo que acabo de afirmar:

Contexto:

1. Ansia universal de paz y fraternidad

2. La fraternidad en religión. Congresos ecuménicos

Enseguida se aclara la postura:

3. Los católicos no pueden aprobarlo

4. Otro error – La unión de todos los cristianos. – Argumentos falaces

5. Debajo de esos argumentos se oculta un error gravísimo

6. La verdadera norma de esta materia

7. Sólo una Religión puede ser verdadera: la revelada por Dios.

8. La única Religión revelada es la de la Iglesia Católica

9. Un error capital del movimiento ecuménico en la pretendida unión de iglesias cristianas

En este mismo punto, el Pontífice advierte:

Otros en cambio aun avanzan a desear que el mismo Pontífice presida sus asambleas, las que pueden llamarse “multicolores”.

Para luego continuar:

10. La Iglesia Católica no puede participar en semejantes uniones

11. La verdad revelada no admite transacciones

12. La Iglesia Católica depositaria infalible de la verdad

13. Sin fe, no hay verdadera caridad

14. Unión irrazonable

15. Resbaladero hacia el indiferentismo y el modernismo

16. La única manera de unir a todos los cristianos

17. La obediencia al Romano Pontífice

18. Llamamiento a las sectas disidentes

19. Conclusión y Bendición Apostólica

Bien comprendéis, Venerables Hermanos, cuánto deseamos Nos este retorno, y cuánto anhelamos que así lo sepan todos Nuestros hijos, no solamente los católicos, sino también los disidentes de Nos; los cuales, si imploran humildemente las luces del cielo, reconocerán, sin duda, a la verdadera Iglesia de Cristo, y entrarán, por fin, en su seno, unidos con Nos en perfecta caridad.”

En definitiva, antes se practicaba el ecumenismo del retorno. Así de sencillo. ¿Pensáis que ha ido mal? Ahora sí que va mal, antes iba así (D. Rops, “Un combat pour Dieu”, de la “Histoire de L’Eglise du Christ“, Paris, 1967): en la Inglaterra, por ejemplo, entre 1920 y 1930, hubo 121.793 de conversiones de anglicanos al catolicismo; en Alemania, cerca de 10.000 conversiones al años. El ritmo parecido se observa en Dinamarca, Noruega, etc. Antes Uniátas, la unión con los cismáticos bizantinos se realizó, aunque sea por pocas semanas y meses después del Concilo de Letrán, de Florencia. Y asintieron en todo lo que era menester, mientras pudieron aguantar la intransigencias de sus popes y monjes.

Pero volvamos otra vez a la actualidad nuestras, vayamos ahora otro paso más, hagamos referencia a la Convocatoria de la oración por la paz en Asís (Juan Pablo II, Audiencia General, 22 de octubre de 1986), en la que leemos nada más empezar:

Como es sabido, el próximo lunes 27 de octubre, estaré en Asís con numerosos representantes de otras Iglesias y Comunidades cristianas y de las otras religiones del mundo, con el fin de rezar por la paz….

 

En Asís todos los representantes de las Iglesias y Comunidades cristianas y de las religiones del mundo estarán comprometidos únicamente en invocar de Dios el gran don de la paz.” (n. 1)

Y ahora, fijémonos en esto (n. 2):

Quisiera que este hecho, tan importante para el proceso de reconciliación de los hombres con Dios y entre sí, fuera visto e interpretado por todos los hijos de la Iglesia a la luz del Concilio Vaticano II y de sus enseñanzas.”

¿Qué observamos? Que la convocatoria de Asís no contiene ninguna, pero ninguna referencia al magisterio anterior de la Iglesia, ni la Escritura, ni la Tradición. Nada. Las citas son de Nostra Aetate, Ad gentes, Lumen gentium, Gaudium et spes, y las encíclicas Ecclesiam suma de Pablo VI y Redemptor hominis de Juan Pablo II. Ninguna cita bíblica, excepto “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá” (Lc 11, 9), con la que termina el documento, pero aplicada en un contexto equívoco. El Señor no se refería a la oración de sus discípulos con los paganos. El contexto de estas palabras es la enseñanza del Señor respecto a la oración de sus discípulos a su Padre, que dará el Espíritu Santo a los que se lo piden. ¿Han venido a rezar al Padre de Jesús, los representantes de otras religiones? ¿Pertenecen al Cuerpo Místico de Cristo los no católicos? No, porque una solamente es la Iglesia de Cristo. Y esa es la Católica. Jesucristo no fundó “Iglesias”, sino la Iglesia. Esa misma, y no otra, es la Iglesia Católica. Y la misión de su Iglesia no es oración comunitaria con otra gente, sino enseñarles: “-pues la vida se manifestó y nosotros la hemos visto y damos testimonio, y os anunciamos la vida eterna que estaba junto al Padre y se nos manifestó-, lo que hemos visto y oído os lo anunciamos para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo” (1ª Jn 1, 2-3).

Con quién está en comunión esa otra gente, ahora mismo no se lo voy a decir; pero con Dios no. Y nosotros no podemos tener oración comunitaria con ellos. Muy simple.

En resumen, la Convocatoria de la oración en Asís no podía tener ninguna referencia al Magisterio anterior al Concilio Vaticano II, porque estas no existen.

Sin embargo, la actividad de Juan Pablo II durante todo su reinado fue marcada por este párrafo nº 6 de Redemptor hominis. Hasta tal punto que en todas partes del orbe los altos mandatarios de la Iglesia seguían el ejemplo de Juan Pablo II.

Recordemos primero algunos momentos tan reales como increíbles, ocurridos en Asís:

buda taber

[La imagen de Buda encima del tabernáculo en la iglesia de San Pedro en Asís, 1986]

buda taber 2

buda taber 3

buda taber 4

[Hasta le echaron el incienso en la misma iglesia]

¿Cómo entonces extrañarse de tantas escenas ocurridas con los altos prelados, en las iglesias y catedrales católicas desde aquel entonces?

sintoistas sant

[Ceremonia sintoísta en la Catedral de Santiago]

barc 2010

[Encuentro interreligioso en Barcelona, 2010. Las imágenes de abajo son del mismo evento. Las fotos de la comunidad de San Egidio]

barc 2010 b

barc 2010 c

vudu 2011 ben 2

[A los 25 años de Asís. Segundo a la derecha de Benedicto XVI, un ¿qué? de vudú]

Además, situaciones de las más extravagantes han tenido lugar en relación directa con Juan Pablo II, y, si cabe, más escandalosas que de las que hemos podido presenciar en Francisco. Durante su viaje a Benín, el 4 de febrero de 1993, dirige el siguiente mensaje a los representantes vudú allí presentes:

Ustedes tienen un gran lazo hacia las tradiciones entregadas por sus antepasados. Es legítimo estar agradecido a los que os pasaron este sentido de lo sacro, creencia en un único Dios que es bueno, el sentido de la celebración, estima por la vida moral y la armonía en la sociedad”.

jpii vudu

¿Pero esto es posible? ¿Que un papa hable así? Por empezar, creo que Juan Pablo II realmente era sincero mientras decía estas cosas; por lo demás, era un hombre de oración, ayunaba, se mortificaba… pero esta doctrina suya no es católica. No hay más. Pero esto, “el Papa lo ha hecho, luego está bien”, lleva a lo siguiente (la respuesta debía haber sido: o rectifique inmediatamente, o no le podemos obedecer como a un papa):

vudu 2011

[Un brujo vudú actuando en Asís, 27 de octubre de 2011]

vudu 2011 ben

[Saludado por Benedicto XVI]

San Pablo, guiado por el Espíritu Santo, escribía a los ex paganos de Corintio, Efesio, Capadocia, Coloso, etc., que fueron los demonios los que les impulsaban al culto idolátrico. Lo que decía San Pablo formaba parte de la Revelación… perfectamente entendible por la razón. Basta ver las imágenes de Pachamama y darse cuenta que tenía toda la razón; y, relacionado con el desgraciado tema vudú, basta recordar algunas de sus prácticas inherentes: “expulsiones” de los “espíritus”, hechicería, rituales de sacrificios humanos que mantenían hasta los descendientes de los esclavos en América del Norte:

vudu expulsion

vudu magija

vudu sacr 2

CONCLUSIÓN

 

Hay que parar esta bola que aumenta día a día. Ya es tan grande que de le primera bola de nieve, tirada risueñamente por la ladera en un ambiente soleado que invitaba engañosamente a la tranquilidad y confianza, se ha hecho en estas ya más de cinco décadas una avalancha gigantesca que amenaza a poblados enteros. Arrasa por donde pasa, y día a día es más grande e insoportable. Los teólogos e historiadores de la Iglesia, sin pelo en la lengua y con amor a la verdad, deben abrir las heridas en el Cuerpo Místico, localizarlas, señalarlas, desinfectarlas para que puedan ser curadas. Escocerá, pero no hay otro camino.

Las doctrinas nocivas han llegado a la misma cúspide de la Iglesia. Esta es la tercera, y la mayor de las tres, gran crisis de la Iglesia, posiblemente la que encaja con el tiempo predicho de la gran apostasía (cf. San Pablo a los tesalonicenses). Los Padres y el Papado nos sacaron de la gran crisis arriana; en el periodo previo a herejía protestante, la mundanización de los papas y de la curia algunas veces dejó ejemplos de la vida moral desordenada, más la fe no se tocaba. Hoy tenemos cardenales no católicos, papas de cuya validez se duda. Con tan solamente no suspender en sus funciones a un cardenal heterodoxo, tenemos suficiente. Porque si los desatinos públicos de estos son tolerados y no sancionados por la máxima autoridad, es porque esta piensa lo mismo. Al margen de todas las demás cosas. Y, como todos somos como ovejas sin pastor, porque esos ejemplos no son buenos, no son imitables; son condenables, deben ser rechazados. Repito, como todos somos como ovejas sin pastor en esta tierra, desatinamos, luchamos desperdigados, como mejor sepamos y a solas.

Los que no cuestionan los papados conciliares, y son católicos con buenas intenciones, omiten tantas cosas de estos papas. No prestan oído a tantas cosas de las que saben que no están bien. ¿Pero eso es posible? El papa es para guiarnos, no para que lo punteemos. Esto lo cojo de su enseñanza, y esto no. En definitiva, soy yo el que juzga con lo que me quedo y con lo que no. Perdonad, pero con un papa no se puede aplicar tal proceder. Si hay algo que no está bien en algún caso puntual, eso se dice. Pablo se lo dijo a Pedro, y este rectificó. Un papa no puede perdurar en el error. Juan XXII también rectificó. San Bellarmino examinó todos los pontificados hasta el siglo XVII, y no encontró ni uno solo (al margen de los antipapas) siquiera dudoso. O sea, todos los papados anteriores eran válidos. Ni uno solo enseñaba algún error, tal y como lo apuntamos. ¿Y ahora? ¿Seguimos estos ejemplos?

[Todo un símbolo, la hermosísima Basílica de Asís, antes y durante el terremoto del 97. No os burléis de Dios. Como si viéramos su desaprobación y advertencia:]

destruido 1

destruido

Cardenal Ravasi, al ser un hombre del sistema, pero no de la Iglesia, sigue los ejemplos marcados. Él sí reconoce que el Concilio era todo correcto, y que la doctrina de los papas conciliares es para imitarla. Él es coherente en su creencia. Debido a los ejemplos y enseñanzas citadas, que trazaron el camino.

Hemos llegado a un punto de bifurcación, y hay trayectorias que nos es prohibido tomar.

No habrá paz, ni progreso*, ni restauración de la Iglesia hasta que sea corregido el CVII

PIO-X

Instaurare omnia in Christo

*Naturalmente hablo del progreso en la gracia de los fieles.

En su discurso de despedida del clero romano, el 14 de febrero de 2013, Benedicto XVI comentaba el ambiente entre los padres conciliares durante el desarrollo de las sesiones del mismo:

Así pues, fuimos al Concilio no sólo con alegría, sino con entusiasmo. Había una expectativa increíble. Esperábamos que todo se renovase, que llegara verdaderamente un nuevo Pentecostés, una nueva era de la Iglesia, porque la Iglesia era aún bastante robusta en aquel tiempo, la práctica dominical todavía buena, las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa ya se habían reducido algo, pero aún eran suficientes. No obstante, se sentía que la Iglesia no avanzaba, se reducía; que parecía una realidad del pasado y no la portadora del futuro. Y, en aquel momento, esperábamos que esta relación se renovara, cambiara; que la Iglesia fuera de nuevo una fuerza del mañana y una fuerza del hoy. Y sabíamos que la relación entre la Iglesia y el periodo moderno, desde el principio, era un poco contrastante, comenzando con el error de la Iglesia en el caso de Galileo Galilei; se pensaba corregir este comienzo equivocado y encontrar de nuevo la unión entre la Iglesia y las mejores fuerzas del mundo, para abrir el futuro de la humanidad, para abrir el verdadero progreso. Estábamos, pues, llenos de esperanza, de entusiasmo, y también de ganas de hacer nuestra parte para ello.

O sea, la convicción de que la Iglesia se equivocó en el caso Galileo, fue uno de los motores de cambio para llegar a un nuevo Pentecostés… Santidad, la Iglesia llegó a la ruina por emprender sus pastores pasos equivocados, eso es lo que ha pasado.

Antes que nada, Santidad, debo subrayar que la Iglesia no se equivocó en el caso Galileo. Aquellos teólogos, recién salidos de la escuela del concilio de los más precisos en sus definiciones de toda la historia de la Iglesia, defendieron la fe de la Iglesia en el caso Galileo como lo defendieron con vigor frente a Lutero y los demás herejes. Como hablaron con tanta claridad y profundidad sobre la fe, la gracia, los sacramentos, la Escritura, el papado,… Santo Doctor de la Iglesia, Bellarmino, en el nombre de todos ellos recordaba a Galileo que los datos históricos de la Biblia son ciertos, al menos que existan fuertes razones para interpretarlos de otra forma… razones que no le fueron presentadas. La Iglesia de entonces, paradójicamente para la actual mentalidad, no separó la ciencia de la teología, como tres siglos atrás no separó la filosofía de la teología por las embestidas de Ockham. Y por eso, con el parecer unánime de los Padres de la Iglesia y en sintonía con la interpretación de la Sagrada Escritura desde siempre se encomendaba a Galileo a no esparcir sus interpretaciones al margen de lo enseñado por la Iglesia. Y, como nos propusimos a mostrar en el libro “Y Sin Embargo No Se Mueve”, la Iglesia hoy en día tiene muchas más razones para rechazar las elucubraciones y de Galileo y de infeliz Hawking.

Y lo que mal empieza, mal acaba. Cómo acabó el Concilio, lo podemos ver todos los días. No la renovación, sino la ciénaga.

 

¿Y por qué?, me dirán, ¿qué tiene que ver el Concilio con sus interpretaciones indebidas? Primero, en un trabajo extenso “En torno a Nostra Aetate, he analizado casi frase por frase toda esta declaración conciliar, señalando sus desviaciones respecto a genuino pensamiento cristiano. Veinte siglos de la fe de la Iglesia son distintos de lo que promueve Nostra Aetate. Pero no son distintos de lo que Pablo VI llevó a cabo en su pontificado, por ejemplo. No vamos a hablar solamente de Francisco y de sus gestos. Los gestos de Pablo VI eran más fuertes e impactantes si cabe que los de Francisco. Recordemos algunos:

En una reunión ecuménica celebrada el 16 de diciembre de 1975 con el enviado del Patriarca de Constantinopla Demetrios I, Metropolita Meliton de Calcedonia, en un acto sin precedentes, Pablo VI se agacha y le besa los píes al metropolita, lo cual tuvo una resonancia especial en la prensa griega:

pablo vi m1

pablo vi m2

Existe incluso un libro publicado en la Iglesia Ortodoxa con la portada en la que figura la estatua que recuerda este inaudito gesto:

pablo vi m3

¿Estas cosas son las que van a producir, o incluso predisponer la unión entre los cristianos? Sin embargo, ¿no es esto Nostra Aetate? ¿Vas a decir tú lo que es, y no el papa que guío el Concilio, autorizado a enseñar la fe? Un papa que es proclamado beato, y por lo tanto propuesto como ejemplo de imitación de sus virtudes. Esto es lo que debes hacer, querido amigo, ¿o no? Francisco no hace más que esto, por lo tanto, no lo critiquéis. ¿O vais a seguir sus pasos? Hay que seguir a Jesucristo, querido amigo.

El 29 de enero de 1975 Pablo VI entrega el estandarte de Lepanto a los turcos. ¿Era culpable la Santa Liga por no querer a los turcos en Europa, por no permitir que les pase lo que les pasó en Bizancio?

estandarte lepanto

En 1966, durante la reunión con el Arzobispo de Canterbury, Michael Ramsey, Pablo VI se quita su anillo y lo pone en el dedo de Ramsey.

El 13 de noviembre de 1964 tiene el lugar uno de los más dramáticos gestos de toda la historia de la Iglesia. Pablo VI baja por la escalera del trono papal y sobre el altar movible deposita su tiara, ofreciéndola para los pobres del mundo. ¿De qué otro espíritu del concilio vamos a hablar, de un tal espíritu impuesto por no se sabe quién, si el papa que lo dirige realiza gestos como estos? Por cierto, su anillo de pescador estos días estaba de venta en ebay.

¿Y por qué?, me dirán, ¿qué tiene que ver el Concilio con sus interpretaciones indebidas? Segundo: la ambigüedad. Aclarémoslo un poco. En matemáticas una relación binaria está caracterizada por un par de elementos ordenados de forma que al primer elemento se hace corresponder el segundo, y viceversa. Normalmente mediante alguna propiedad previamente establecida. Ya una función numérica, o una aplicación, tiene exigencias mayores: es una relación que hace que a cada elemento de un conjunto le asignemos uno y solamente un elemento de ese mismo conjunto, u otro. Esta exigencia es necesaria si queremos representar gráficamente estas funciones y poder manipularlas unívocamente. Por eso, la siguiente gráfica representa una relación que no es una función:

funcion

En efecto, ¿a dónde va, o qué elemento le asignamos al elemento b, o al d? No lo sabemos de forma unívoca, por eso no nos sirve esta relación como una función. Pues lo mismo sirve para una afirmación ambigua: ¿qué quier decir? Y al no saber qué quiere decir, no nos sirve. O, peor, sirve para engañar, para algo malo. Porque deja espacio, -y si el que las usa no se da cuenta de ello: debe, si no es que las usa intencionadamente-, para interpretaciones distintas. O sea, también erróneas. El que guía a otros, no tiene excusas si utiliza afirmaciones de este tipo. Y, si estas existen, no deben ser obedecidas ni tomadas en cuenta si uno quiere proceder como católico. Sencillamente, no existen.

Tercero: La ley de gradualidad. El sociólogo izquierdista Chomsky enumera diez estrategias de manipulación de la sociedad desde una perspectiva política, pero basada en psicología social. Más de una es perfectamente válida para los conceptos religiosos. Vamos a recordar la que nos interesa:

  1. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

Veamos qué ha pasado con la liturgia, recuerdo el párrafo en cuestión de la Sacrosantum Concilium:

“36. § 1. Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho particular.
§ 2. Sin embargo, como el uso de la lengua vulgar es muy útil para el pueblo en no pocas ocasiones, tanto en la Misa como en la administración de los Sacramentos y en otras partes de la Liturgia, se le podrá dar mayor cabida, ante todo, en las lecturas y moniciones, en algunas oraciones y cantos, conforme a las normas que acerca de esta materia se establecen para cada caso en los capítulos siguientes.
§ 3. Supuesto el cumplimiento de estas normas, será de incumbencia de la competente autoridad eclesiástica territorial, de la que se habla en el artículo 22, 2, determinar si ha de usarse la lengua vernácula y en qué extensión; si hiciera falta se consultará a los Obispos de las regiones limítrofes de la misma lengua. Estas decisiones tienen que ser aceptadas, es decir, confirmadas por la Sede Apostólica.
§ 4. La traducción del texto latino a la lengua vernácula, que ha de usarse en la Liturgia, debe ser aprobada por la competente autoridad eclesiástica territorial antes mencionada.”

Se empieza con: “Se conservará el uso de la lengua latina”… pero luego sigue: “salvo derecho particular”,… “Sin embargo”, … “la lengua vulgar… se le podrá dar mayor cabida”,… “determinar si ha de usarse la lengua vernácula y en qué extensión”,… lo cual termina por ser determinante.

Benedicto XVI en el citado discurso habla del Concilio virtual que se impuso durante mucho tiempo al Concilio real, y es precisamente este último al que hay que recuperar. ¿Pero cuál es ese Concilio real si precisamente siguiendo textos de ese concilio llegamos a ser como guíados ciegos por guías ciegos que no saben, ni guías ni guíados, por dónde van? Porque si el consejo va a ser “determinar si ha de usarse”, es que no se dice nada, se abren las puertas a no se sabe qué, no se define, no se propone con precisión, de donde, necesariamente por la ley de vida, se sigue la arbitriedad.

Cuarto: ¿”almas” del Concilio, Padres del Concilio?

 

Mencionemos algunos: Rahner, Ratzinger, von Balthasar, De Lubac, Chardin…

chardin

El jesuita Teilhard de Chardin, fue condenado por el Santo Oficio el 30 de junio de 1962 por sus obras: «… dichas obras presentan tales ambigüedades, e incluso errores graves en materia filosófica y teológica, que ofenden la doctrina católica». Sin embargo, durante el Vaticano II, Teilhard de Chardin fue reverenciado, citado y considerado como una fuente fiable en materia de fe tanto como para ser llamado “El alma del Concilio Vaticano II”. ¿Olvidado, superado?: En noviembre de 2012, Benedicto XVI lo ha presentado como Patrono de la “Nueva Evangelización”.

 

El nombre de Teilhard de Chardin, como científico, está ligado a los fraudes científicos del hombre de Piltdown y del hombre de Pekín. El primero se hizo manifiesto cuando se descubrió que el cráneo y la mandíbula habían sido tratados para simular la edad antigua; el segundo resultó evidente cuando, junto a los cráneos del llamado hombre- simio, se descubrieron numerosos cráneos de hombres modernos, con lo cual, tal investigación fue una grandísima… chorrada, aunque, como siempre, de ese fiasco se salió por la puerta de atrás.

Para Teilhard de Chardin la evolución es una “experiencia espiritual” que tiene “una evidencia por encima de toda verificación”, “es una certeza que elimina toda duda razonable”, “es una condición general a la cual deben plegarse y satisfacer, de ahora en adelante, para ser pensables y verdaderas, todas las teorías, todas las hipótesis, todos los sistemas”…

¿Cómo no, pues, el paleontólogo P. O’Connel dirá sobre Teilhard de Chardin?: “¡Él no ha sido más que un muchacho nunca llegado a la madurez”!

 

Pero… del 9-10 noviembre de 2012, con el patrocinio de la Pontificia Universidad Gregoriana y la presencia honoraria del card. Paul Poupard, se realizó la Conferencia europea sobre Teilhard de Chardin: “Desafíos antropológicos de hoy – una lectura de Pierre Teilhard de Chardin para una Evangelización Renovada – a 50 años del Concilio Vaticano II”.

 

¿Y qué dijo el Card. Paul Poupard (Presidente emérito del Pontificio Consejo para la

Cultura)?: “Un mundo nuevo que emerge a través de la ciencia, la técnica, y la dificultad de la Iglesia de participar en su mensaje. Toda la obra de Teilhard de Chardin está animada de esta ansia apostólica: llevar de nuevo todo a Cristo, un Cristo que sea capaz de captar todas las energías nuevas del Mundo”.

Y también, el Card. Gianfranco Ravasi (Presidente del Pontificio Consejo para la Cultura): «Teilhard nos invita a considerar la tierra sin apartar la mirada del cielo».

Las lecturas que inspiraban la época: De Lubac: “Meditación sobre la Iglesia”, el de Hamer: “La Iglesia es comunión”; el de Congar: “Verdadera y falsa reforma de la Iglesia”: el de Maritain: “La Iglesia de Cristo”; etc.

 rahner lubac arrupe[Rahner, Lubac, Arrupe]

Un discípulo de Chardin fue Henri De Lubac. ¿Qué dice sobre él von Balthasar?

Paulo VI, luego, al cierre del Congreso Tomista, “en la sala de la Cancillería, insistió en que De Lubac hablara sobre Teilhard de Chardin”. (H. Urs von Balthasar: “Il padre Henri de Lubac”, Jaca Book, ed. 1978, pp. 20-21.)

Y no es que no se encendían alarmas. Naturalmente, todo circulaba bastante antes del Concilio. En 1946, el gran P. Garrigou Lagrange, O.P., en su artículo “¿A dónde va la Nueva Teología?”, denunció la obra de corrupción doctrinal entre el clero, los seminaristas y los intelectuales católicos. Habla de “hojas mecanografiadas… distribuidas… en las cuales se encuentran las más singulares aserciones y negaciones sobre el “Pecado Original”, la “Presencia Real”, y sobre todas las otras verdades de la Fe (negación de la eternidad de infierno, el Poligenismo; “una convergencia general de religiones hacia un Cristo universal que, en el fondo, satisface a todos; la única religión concebible como religión del futuro”. Es la esencia del ecumenismo de hoy; un hacer converger todas las religiones en Cristo, separadas, sin embargo de Su Cuerpo Místico, la Iglesia Católica (en la “Lumen Gentium”, la luz de los gentiles, de los paganos, es Cristo, no Su Iglesia. Pero vosotros sois la luz del mundo. La Iglesia es Cristo). De Lubac, autor de “Surnaturel”¸ el más prohibido de los “libros prohibidos”¸ y también autor de “Corpus Mistici”, con su relativismo dogmático, explicó eso repetidamente.

El Vaticano II, debido tales influjos, “ha evitado, en sus principales documentos, el uso del término “sobrenatural”.

 

Es triste constatar que Chardin fue uno de los “maestros” del Vaticano II, a través, sobre todo, de su discípulo De Lubac, quien, aunque desterrado por Pío XII, fue reintegrado por Juan XXIII, quien lo llamó, incluso, como “consultor” al Concilio.

El 12 de febrero de 1983, Juan Pablo II hizo Cardenal a Henri de Lubac

Ratzinger En 1972 junto con Hans Urs von Balthasar, Henri de Lubac y otros, funda la revista católica internacional “Communio”. Aquí la portada de su reeditado libro de aquella época: “Introducción al Cristianismo”:

introd

Karl Rahner,

rahner

profesor de la Nueva Teología, tan “libre” respecto a los dogmas del Catolicismo, del autoridad papal y contestatario del celibato sacerdotal, era llamado “constructor de la Iglesia del futuro”, “primero entre los teólogos”, “la mente del Concilio Vaticano II”. Joseph Ratzinger era llamado “el brazo de Karl Rahner”.

 rahner ratz 

Urs von Balthasar,

 balthasar

uno de los padres del neo-modernismo creó su teología en la cual, se proponía bautizar el idealismo, el darwinismo y el existencialismo. Mantenía una relación especial con una mujer, Adrienne von Speyr, doctora en medicina, ¡con la cual vivió, en “asociación espiritual”, durante 27 años!.. una mujer protestante que intentó matarse arrojándose en la bañera y que luego, convertida, iba a Misa sólo dos veces al año. Balthasar no dudó nunca de exaltar ¡el “genio” de Lutero y su “Reforma”!..  Joseph Ratzinger era su estrecho colaborador. El 23 de junio de 1984, von Balthasar en una solemne ceremonia, recibió de Juan Pablo II el “Premio Internacional” de 10 millones, asignado por el “Instituto Pablo VI” de Brescia.

¿Quién ha puesto la palabra aggiornamiento en los textos conciliares? ¿Yo? Y no debo decir ni palabra. De todo se puede hablar, menos de eso. Cadáveres flotan en el lago, y debemos mirar a otro lado. ¿De dónde son estos cadáveres? ¿No debo pensar sobre esto, sobre las causas de lo que veo? ¿O debo confiar en Dios y su intervención? Seguro que Dios intervendrá, es totalmente cierto. ¿Pero qué debo creer hoy? ¿Sigo con el aggiornamiento? ¿Qué debo tomar, qué dejar? ¿No es el mundo el que necesita la sabia de la palabra y sabiduría divinas? ¿No es ese el sentido del los Derechos del hombre que existen para que el hombre pueda cumplir sus obligaciones para con Dios?

 moises

Moisés recibe las Tablas de los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí. ¡Los “Derechos del Hombre”, por lo tanto, tienen sus raíces en el cumplimiento de sus “deberes” hacia los “Derechos de Dios”!

¿Qué es el hombre sin Dios? ¿Puede venir algo bueno del hombre sin Dios?

mason nuevo hombre

Nuevo Hombre nacido de la Revolución Francesa. El hombre con la cuchara de albañil y el mandil es, por supuesto un “libre masón” o “francmasón”. El está inclinado contra un pilar con dos tablas de la “Declaración de los Derechos del hombre y del Ciudadano” grabadas en él, reemplazando las dos Tablas de los Diez Mandamientos dadas por Dios a Moisés. Descansando en esta “Declaración”, que es el fundamento del Estado Ateo, el Nuevo Hombre, aplasta y mata al sacerdote, arrojando a tierra la Tiara y la Corona. En alto, en grandes letras está el triple lema de la Masonería, “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

El mundo puede pertenecer, tiene finalidad solamente de pertenecer a Cristo. Y en su paso, será cribado por el demonio. No hay, pues, diálogo posible con el mundo. Es el mundo (el conjunto de todos los hombres) que debe ser amado, porque Cristo ha dado su vida por él, porque esa es la voluntad de Dios.

No existe otra forma de hacer las cosas. Mientras, los cristianos tenemos que santificarnos con las armas de siempre. Hacer (o sea, para que Dios lo haga por medio de nuestra oración y petición en definitiva; si nuestros apeles no son eso; no sirven) que nuestros hermanos, que se me permita decir a quienes corresponda: también pastores despierten de su estéril letargo de ciénaga que no conduce a aguas vivas.

Si no, seguirá fiesta absurda, y hay que despertar.

 rey-desnudo