Humani Generis misinterpreting in the teaching of evolution in many Catholic seminaries

This article addresses the laudable contributions of the articles published by The Kolbe Center for the Study of Creation, “Creation and Time” and “If You Believed Moses, Would You Believe Me“, whose reading I highly recommend. At the same time, I bring my own reflection on the correct interpretation of the encyclical Humani Generis, and its influence on the theology of Creation.

portada creation and time

I think that the problem of the encyclical “Humani Generis” is precisely in these words: “-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately.“.

I do not know if the authors are aware of it, but they themselves  omitted these words in the article “Creation and Time“. They say exactly those words that precede and continue that sentence.

The authors say (p. 25): “It is in this context—and ONLY in this context—that Pope Pius XII’s permission to inquire “into the origin of the human body as coming from pre-existent and living matter” can and should be understood.”, and, after this sentence, the following quote:

“freedom of discussion, acting as if the origin of the human body from previously existing and living matter, were already certain and demonstrated from certain already discovered indications, and deduced by reasoning, and as if there were nothing in the sources of divine revelation which demands the greatest moderation and caution in this thinking (DZ, 2327)”.

The words they quote, do not present a problem (nevertheless, I think it might have been more critical of evolution). And, if explained well, they can do much good. It’s good that Catholics engage in experimental sciences and defend their faith, denouncing errors and false propaganda.

But, the problem, very big problem, is in these words: “”-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately.”.

So,

  1. When the Catholic Church has said that only the souls are created directly by God?

Answer: never. Whenever the Church talks about the creation of the soul, also it speaks about the creation of the body.

2. Is it true that the Church does not speak about the direct creation of the body?

Answer: The authors can check and ask how all the Popes and saints doctors and Fathers before the twentieth century understood the creation of man. (And even in the twentieth century. Honestly, I’m not sure regarding the personal views of Pius XII and later.)

3. This statement by Pius XII implies that perhaps the body can be “created” from the pre-existing living matter.

The authors say: “It is in this context—and ONLY in this context—that Pope Pius XII’s permission to inquire “into the origin of the human body as coming from pre-existent and living matter” can and should be understood.”

Sorry, but I interpret the words of Pius XII from themselves. They can be interpreted in that context, if they do not contradict the same idea. Therefore, the difficulty is whether a statement contrary to the faith can be deduced from the words of Pius XII.

Again, the words that H. Owen, D. Tassot and P. Wilders  quote do not create a bigger problem. The problem is precisely in these words (omitted ones by the authors!): “-for the Catholic faith Obliges us to hold that souls are created by God Immediately.”

If I am against evolution and if I defend special creation, according to Pius XII, I must perform disputes in the following matter:

“…this must be done in such a way that the reasons for both opinions, that is, those favorable and those unfavorable to evolution, be weighed and judged with the necessary seriousness, moderation and measure, and provided that all are prepared to submit to the judgment of the Church…”

But hasn’t the Church already ruled on this matter? This is another problematic passage. It seems that it can be understood in the following way: Basically, saying that “-for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately” is in direct relation with the latter consideration, namely: “and provided that all are prepared to submit to the judgment of the Church…”. That is, as in the pro and anti-evolution controversy the Church has not declared yet, you cannot be antievolutionist categorically, as if it were such a position of the Church. That is, you cannot state categorically that the fiat creation (also of the body) is the doctrine of the Church.

Does Pius XII this say? Strictly speaking, no. Not positively.

We can also ask the following question: Does Pius XII say that the Church has already ruled on this? Again, no. He does not say so positively. If he said it, he wuld contradict the Lateran IV, and he did not do it.

It is also true that the warning that “Some however, rashly transgress this liberty of discussion,” focuses (but we could also ask if the question if mainly toward them) to (theistic) evolutionists, “when they act as if the origin of the human body from pre-existing and living matter were already completely certain and proved by the facts which have been discovered up to now and by reasoning on those facts, and as if there were nothing in the sources of divine revelation which demands the greatest moderation and caution in this question”.

Does Pius XII say that the Catholic faith obliges us to believe that God created directly only the soul? Again, no. Does he claim anything in the sense that the human body even  could have been created in a way other than a fiat creation, from a pre-existing living matter? Again, no. It is why he says these words: “as if the origin of the human body from pre-existing and living matter were already completely certain and proved”?

In that sense, and being critical and impartial with respect to the mentioned text of Pius XII, analyzing the same from the same text, as it were a literary and semantic analysis and regardless of our Catholic belief; as if we were some aseptic literary critics, we can conclude that, formally, Pius XII does not contradict the Lateran IV (or the Vatican I, that is, the two dogmatic statements).

However, if it is said: “ for the Catholic faith obliges us to hold that souls are created by God Immediately …” but the same is not said about the body, although it does not mean that the Church does not command also hold that bodies are created by God immediately … that (wrong!) interpretation – it is to say: only souls are created by God immediately –  can easy be deduced. Because if is omitted to say that about something there are a clear indication, this indication – in the practice- will not be taken into account.

Whereupon, after analyzing even semantically Pius XII’s claims, we can say the following:

1) Pius XII does not contradict either Lateran IV or Vatican I.

2) However, (this is my thesis), he does not clearly show the truth about creation. In this sense we must remember that papal infallibility is a guarantee against any error, it is so-called negative protection; it protect from error. It does not cause inspiration or move the Pope to act in the most prudent manner at all times.

Imagine a danger sign at the beginning of a road several kilometers long. If this sign is not repeated, drivers will tend to think that the danger no longer exists, or just forget it. And it is the same with any other warning or information. If you do not remember, at a practical level, it will be just as if nothing had been said.

I think that the teaching about creation in seminars after Humani Generis confirms what I just said. Everything indicates that either those words are understood allowing the teaching of evolution (albeit theist), or at least until the Magisterium has made a definitive pronouncement on this issue, it may be taught in this way in the seminars. Look back at theology manuals from those years to see if what I say is true.

However, here we come to the next point. Based on the words (for me not the most appropriate) of Pius XII, some Catholics wrongly deduced that we do not know how God created man’s body. That is, ultimately we do not know if it was a special creation. Trying to see perfection in the text of Pius XII, they contradicted the traditional teaching on Creation.

Instead, in the Kolbe Center the perfect interpretation is given: we must understand the words of Pius XII ONLY in the context of the traditional teaching of the Church about it.

***

[Astronomy and much of the theoretical physics of the last century rests on the work of Albert Einstein. But these jobs have no empirical consistency, damage the common sense; it is irrationally dressed by mathematical equations that collides with the basic requirements of the scientific method.

Reputable scientists have denounced this inconsistency, but their criticism was censured and forgotten.

Nikola Tesla, a true physicist and inventor, said about Einstein’s theory:

tesla einstein

He announced that the theory of relativity is “a mass of error and deceptive ideas and opposed to common sense,” and that “not e single one of the relativity propositions has been proved.”

Herbert Dingle, an English physicist and natural philosopher, who served as president of the Royal Astronomic Society from 1951 to 1953, said (SCIENCE At the Crossroads, 19):

dingle

“…so the argument is circular: the observation proves the physical truth of the Lorentz transformation only if we first accept a theory which itself requires that transformation to be physically true.”

einstein lorenz

Einstein and Lorentz

“An experimental test of this requirement of the special relativity theory is therefore at present impracticable, and the claims often advanced that such a test has been made are spurious. But surely, one does not need an experiment to prove that one clock cannot at the same time work both faster and slower than another. And this brings me to the most serious aspect of this whole matter. How is it possible that such an obvious absurdity should not only have ever been believed but should have been maintained and made the basis of almost the whole of modern physics for more than half a century; and that, even when pointed out, its recognition should have been universally and strenuously resisted,…?”

“I am really more of a philosopher than a physicist.” (Einstein’s words to Leopold Infeld, Quest – An Autobiography, Chelsea, New York, 1980, p. 258)

Of course, you’re right. But more than a philosopher or physicist, Einstein was a myth:

In 1952, after the death of the first president of Israel, Chaim Weizmann, Prime Minister David Ben Gurion offered to Albert Einstein the Presidency. The legendary philosopher refused.]

***

And I would add: because such understanding is possible, the Pius XII’s words permit it!

Yes, and that’s my thesis: but not the best way!

The aforementioned Catholics make a very singular error. They say, “it is the Pope who explains the council, or dogma (in this case of the declarations of Lateran IV or Vatican I)”. (Or: “The Pope is ultimately the one to clarify what a council means.”) The error is because of: that council or dogma, is explained! You cannot understand or explain a dogma differently from how it was explained. The Vatican Council declares dogmatically:

If anyone says that it is possible that to the dogmas declared by the Church a meaning must sometimes be attributed according to the progress of science, different from that which the Church has understood and understands, let him be anathema(Faith and reason – canon 3).

(The authors of Creation and Time, are clarifying: By the phrase “progress of science,” the canon means the development of science, which may be good or bad from a Catholic perspective. The Church welcomes genuine growth in scientific understanding, which can never contradict Catholic doctrine.)

Therefore, the explanation of a council or dogmatic statement by any Pope, essentially  must be the same as that which was given by the council’s Fathers (of course, the Pope included). There cannot be contradictions in these interpretations! And, if something (in the future) has not been commented in the best way (which does not mean error, as we have already clarified), we cannot to start only from this precise point, but from that given by all the teaching of the Church on the matter (Creation and Time: Is it possible that the Patriarchs, Apostles, Church Fathers, Doctors and Popes, not having the benefit of the nineteenth century geological hypothesis of long ages, were allowed by God to teach error for centuries? Might it not be more likely that the Church representatives were right and the geologists wrong?), especially that contained in the dogmatic statements.

recent_explosion_human_chart

Or how it is believed that St. Bellarmine, for example, understood Lateran IV? And not only he, but the plethora of Doctors, Church Fathers and Popes?

In the Kolbe Center they provide a shining example of how such a dogma, applied to the doctrine of marriage and family was understood. Although the subject of the encyclical Arcanum is not creation, it is assumed in order to explain the nature of marriage. Something that, moreover, is used by Our Lord, as Leo XIII also recalls. That is, this is how Genesis 1-3 was understood:

We record what is to all known, and cannot be doubted by any, that God, on the sixth day of creation, having made man from the slime of the earth, and having breathed into his face the breath of life, gave him a companion, whom He miraculously took from the side of Adam when he was locked in sleep. God thus, in His most far-reaching foresight, decreed that this husband and wife should be the natural beginning of the human race, from whom it might be propagated and preserved by an unfailing fruitfulness throughout all futurity of time. And this union of man and woman, that it might answer more fittingly to the infinite wise counsels of God, even from the beginning manifested chiefly two most excellent properties–deeply sealed, as it were, and signed upon it–namely, unity and perpetuity (emphasis added) (Arcanum,5).”

***

genetic_entropy_fig2

mtdna

[Recently, however, a study by (evolutionary scientists) Parsons et al. (1997) using the mtDNA rate of change of modern humans found a rate more than 20 times faster than the rate calculated from the fossil record ! According to Parsons:

…our observation of the substitution rate is roughly 20-fold higher than would be predicted from phylogenetic analyses. Using our empirical rate to calibrate the mtDNA molecular clock would result in an age of only ~6,500 y.a., clearly incompatible with the known age of modern humans. …. it remains implausible to explain the known geographic distribution of mtDNA sequence variation by human migration that occurred only in the last ~6,500 years (emphasis added). (J. Parsons, D.S. Muniec, K. Sullivan, N. Woodyatt, R. Alliston-Greiner, M.R. Wilson, D.L. Berry, K.A. Holland, V. W. Weedn, P. Gill, & M.M. Holland. “A high observed substitution rate in the human mitochondrial DNA control region.” Nature genetics 15 (1997): 363-368.)

On the other hand, the [“sacred history of Genesis”] records a massive death-event about 4500 years ago (the Flood of Noah’s day) that reduced the human population to 8 people (Genesis 9:19). Starting with these 8 people for Po, .456% for the growth rate, r, and 4500 years for time [results in] a world population of 6.5 billion (6.5 X 109) in 2000. . .The only way 500,000 years can be made to ‘arrive’ at 6.5 billion people is to drastically reduce the growth rate to .00438% (.0000438 in the calculator). . . John Heffner, “A Tale of Two Scientists and World Population.”]

***

Actually, this reinforces the theological explanation of the Kolbe Center. Leo XIII is speaking from the Church’s understanding of Revelation. So: “only and only in this context can understand the Pius XII’s words in HG”.

But, I am adding: those other words, whose reference is omitted by Mr. Owen, are those who have contributed – albeit materially without proper interpretation – the wide sleeve in teaching theistic evolution in the faculties of Catholic theology.

In turn, Pius XII delivered a speech at PAS, the year after Humani Generis, on November 22, 1951, entitled “The proofs for the existing of God in the light of modern nature science”. In this speech, without explicitly stating it, he was speaking “at first sight” with quite respect regarding modern concepts of millions (even billions) of years, or Big Bang theory:

“36. The examination of various spiral nebulae, especially as carried out by Edwin W. Hubble at the Mount Wilson Observatory, has led to the significant conclusion, presented with all due reservations, that these distant systems of galaxies tend to move away from one another with such velocity that, in the space of 1,300 million years, the distance between such spiral nebulae is doubled. If we look back into the past at the time required for this process of the “expanding universe,” it follows that, from one to ten billion years ago, the matter of the spiral nebulae was compressed into a relatively restricted space, at the time the cosmic processes had their beginning.

*

edwin-hubble

[But Hubble also said in 1936: “if redshifts are not primarily due to
velocity shifts…there is no evidence of expansion,
no trace of curvature, no restriction of the time
scale.”, and: “…a central Earth…This hypothesis cannot
be disproved, but it is unwelcome and would
only be accepted as a last resort in order to
save the phenomena… such a favored position is intolerable” (Observational Approach to Cosmology, 1937; pp. 50, 51, 58. – cited by R. Sungenis, Galileo Was Wrong I)]

*

Or: “46. This notwithstanding, it is worthy of note that modern scholars in these fields regard the idea of the creation of the universe as entirely compatible with their scientific conceptions and that they are even led spontaneously to this conclusion by their scientific research. Just a few decades ago, any such “hypothesis” was rejected as entirely irreconcilable with the present state of science.”

Do not forget that Pius XII had as advisor a Jesuit priest and excellent mathematician Fr. Georges Lemaitre, known as the father of Big Bang.

lemaitre einstein

Moreover, it was apparently the same Lemaitre who advises Pius XII, after this speech, not to make “connections” between the Big Ban and faith. To Lemaitre, science and faith could not contradict – which is correct posture – but at the same time de facto de-linked Scripture (ie, faith and Revelation) from science (ie, annulling de facto the Thomist theology notion that theology is superior to the natural sciences). Whereupon, science was free for diverse conjectures that in a few decades will end in surreal concepts (but more than one takes them seriously) as the parallel universe, multiverse, etc.

lemaitre

If, as indicated in the foreword of Kolbe Center’s pamphlet “If You Believed Moses You Would Believe Me”, by  Ph. D. Physics Jean de Pontcharra: “Theistic evolutionism entered Catholic seminaries and universities as early as the beginning of the XXth century with the book of Canon Henri de Dorlodot (1855-1929), geologist and theologian at Louvain University, Belgium, Le Darwinisme au point de vue de l’orthodoxie catholique (Bruxelles 1921), translated by Fr. Ernest C. Messenger with the title Evolution and Theology. The Problem of Man’s Origin (Macmillan, 1932). Since that time, in spite of several initiatives in defense of the traditional teaching of the Church, theistic evolution has gained the status of an unquestionable fact in the Pontifical Academy of Sciences and in most major Catholic universities.”, these interventions of Pius XII have failed but to a significant boost to the teaching of theistic evolution in the institutions of the Church. I apply here, sadly, argument and warning of St. Thomas: “A small error in the beginning becomes a huge error in the end”.

Geology_of_Cyprus-Chalk-700x350

*[Hundreds of millions of years, or just a few weeks after the Flood?]*

That’s it. Do we wonder then, that John Paul II, forty-five years later from this speech of Pios XIII, give another speech to the PAS, on October 22, 1996, which will be taken as a consecration and definitive boost to theistic evolution teaching in the faculties of theology?

This is another very important document that marks the guideline in teaching about Creation in the faculties of theology, so it is very important to look the same critically. Especially since this document as there is even a guess, apparently including testimonies that John Paul II really did not even read it; but although previously I had considered such a thesis, not now, because the speech has the signature of John Paul II. Whereupon said, is said by him. And if not, it must been changed.

There are several reasons for this, and very strong reasons. Actually, as the same text in question, there is a scandal. And if you take into account several translations, as we will show immediately, the scandal is huge.

In the English translation of the French original (Acta Apostolicae Sedis, AAS 89 (1997), pp. 186-190:  “Pie XII avait souligné ce point essentiel: si le corps humain tient son origine de la matière vivante qui lui préexiste, l’âme spirituelle est immédiatement créée par Dieu (“animas enim a Deo immediate creari catholica fides nos retinere iubet”.”), the John Paul II’s speech refers to Humani Generis’ quote in the following terms:

Pius XII underlined the essential point: if the origin of the human body comes through living matter which existed previously, the spiritual soul is created directly by God (“animas enim a Deo immediate creari catholica fides non retimere iubet”). (Humani Generis) (p. 5)”

That is, the conditional is used, otherwise falsely attributed to Pius XII. Simply I am emphasizing, despite the criticism of HG I am doing here – as it is not optimal, or just better terminology must be used to defend the doctrine of Creation -, that it is unacceptable to attribute to Pius XII some words which the Pontiff never had said – even in an encyclical! Under no circumstances could such an expression be used in the speech of John Paul II. It can not be assumed the “gradual creation” of the body – something what against precisely Pius XII warns not to take as proved – from the text of HG! Simple: this is something scandalous, shameful and insulting.

However, it seems very clear that this text was edited by people interested in giving this nuance, apart the fact that, as we said, some testify that this text even was not read by John Paul II …  This thesis is confirmed by the wild translation in the Spanish version (which is still available on the vatican.va page!):

Pío XII había destacado este punto esencial: el cuerpo humano tiene su origen en la materia viva que existe antes que él, pero el alma espiritual es creada inmediatamente por Dios.”

Obviously, the translators (which are also “theologians”!) have been so wins that they say what they thought, so could not hold on and put the same falsity in the text of the speech, provided that “record” as “an official statement” what really is their conviction and belief.

Something similar could be said, without looking for an even worse translation on the following passage:

In his encyclical Humani Generis (1950), my predecessor Pius XII has already affirmed that there is no conflict between evolution and the doctrine of the faith regarding man and his vocation, provided that we do not lose sight of certain fixed points. (p. 3)”

So, the following passage is a logical consequence of the above:

Today, more than a half-century after the appearance of that encyclical, some new findings lead us toward the recognition of evolution as more than an hypothesis.  In fact it is remarkable that this theory has had progressively greater influence on the spirit of researchers, following a series of discoveries in different scholarly disciplines. The convergence in the results of these independent studies—which was neither planned nor sought—constitutes in itself a significant argument in favor of the theory. (p. 4)”

But … the vagueness and lack of clarity in this text from HG about the issue, followed by a conciliatory tone towards “millions of years” of Pius XII’s speech to PAS in 1951, have predisposed the ground to the teaching of theistic evolution in chairs of Catholic universities. Those who defended the special creation at the beginning of time according to the traditional doctrine, if they dared to do, would be seen and presented little less than fundamentalist, influenced by the teachings of the most radical Protestant denominations.

Finally, the day of the “consecration” of theistic evolution came with the speech of John Paul II. After the same, with the same logic as employed by some Catholics mentioned before, “the Pope is ultimately the one to clarify a council means” – when in fact a council or a dogma can not be explained in contradiction with the understanding that the Church had about the same – I think it would be the news that a professor of theology at a Catholic faculty teach the traditional doctrine of creation (the theology widely taught al least until well into the nineteenth century). So, the traditional theology comes knocking today even as the “pre-Galileo theology” without realizing that in this way it is assumed that in the Church there were two theologies.

On that we agree. Only, the latter itself is not the theology.

Epilogue

1) On August 12, 1953, by the back door, in the best case, of the British Museum it has been way warehouse, one of the biggest “scientists” fraud of all time: the manipulated skull of the “Piltdown man”. According to Nature and others magazines, in the fraud there been involved …

***

pilt down pintado

[Bodies of evidence: John Cooke’s 1915 painting of the Piltdown men]

*[Arthur Conan Doyle, the Jesuit philosopher, palaeontologist and alleged practical joker Pierre Teilhard de Chardin, Arthur Smith Woodward, the Natural History Museum scientist, who accepted Dawson’s finds as genuine and argued they belonged to a new species of early human; the anatomist Arthur Keith, who also passionately endorsed the discovery; and Martin Hinton, another museum scientist, whose initials were found, in the mid-70s, 10 years after his death, on an old canvas travelling trunk, hidden in a museum loft, that contained mammal teeth and bones stained and carved in the manner of the Piltdown fossils.]

***

pilt down cara

[Rebuilt Piltdown man’s face. The only “science” that rest here is the science fiction.]

We dare to put the question: if the fraud had been discovered three years earlier, would it affect Humani Generis in the points referring to evolutionism? Would it affect the drafting of the speech to the PAS in 1951? I think this deception itself would be taken into account. Moreover, I think that if a theologians were embedded  in the traditional doctrine of creation, these deceptions will not be caught by surprise, and on the other hand, you would have a very critical view of certain type of “scientific contributions.” At the end of the day, do not you also ask it for the scientific method itself?

2) The progressive abandonment of traditional doctrine of creation in many Catholic schools has contributed to the conviction of many Catholics today, as pointed out by H. Owen (If You believed Moses, you will believe me), that if previously it is taught in one way, and now another, that the biblical accounts of Genesis 1-3 are a simple metaphor and that the Bible can be interpreted according to the context of the times:

“Young people are not fools. If they are told by their own Catholic teachers that the Fathers and Doctors were all wrong in their interpretation of Genesis; that what Pope after Pope called “the sacred history of Genesis” is not true history after all; and that natural scientists and modern Scripture scholars are the most reliable guides to understanding the Bible, the logical conclusion for them to draw is that the Bible is not the inerrant Word of God; that the Catholic Church is not an infallible teacher; and that, therefore, one might as well go elsewhere to seek ultimate truth and salvation. This is certainly the conclusion that most of our young people draw from their education and experience in the Church today, as Focus (09/01/15) tells us that only 15% of Catholic college students practice their faith when they leave home.”

Hence, today’s Catholics in general tend to take all indications of the Church with a unprecedented relativistic component. From there to widespread apostasy is a step.

3) The pressure of the novelties in the time of Pius XII was tremendous. In the Church, in their chairs of theology, there was a germ of a claim which put in question all the doctrine and life of the Church. In parallel to the doctrinal innovations (with taste of the old heresies), the liturgical reform that will lead to the incredible change in the sixties was brewing. Beneath the apparent strength of the earth’s crust, seething magma of change, ready to burst. The work of the liturgists Jungman and Bouyer circulated profusely. Annibale Bugnini already operating in those years (according to some testimonies, on more than one occasion without communicating its activities to the Holy See). The reform of the rubrics of Holy Week took place in the fifties … And the same Bugnini said that then tore his work on the liturgical reform, yet imperceptible.

In short, the phalanges advancing on all sides. Contained with difficulty, they are preparing the final assault.

In which they will do much harm, very much. The Church is indefectible, but more or less ruin of souls is not the same. And ultimately, as this is a demon’s assault, only with a weapon of integrity of the true faith, firmly hope and charity we will be able to resist: unconditionally loving the Church, staying in the same and unchanging faith of all times.

 

Anuncios

No todo son malas noticias en EE. UU.: 42 % son creacionistas

Y no siempre hay que sacar un post kilométrico. Sobre todo porque esta noticia no pude dejar de comentar:

La mayoría de los estadounidenses cree que la humanidad fue creada por el Todopoderoso o guiada por Dios durante su evolución, revela ‘The Gallup poll’. Sólo un 19 por ciento de la población de EE.UU. cree que los humanos evolucionaron desde sus formas más primitivas sin intervención de fuerzas celestiales.

Un total de 1.028 estadounidenses fueron entrevistados en el marco de la encuesta. Los resultados muestran que, en términos generales, el 73 por ciento de los encuestados cree que Dios creó la humanidad en su aspecto actual, a lo largo de los últimos 10.000 años, o que él guió la evolución del ser humano. Sólo un pequeño porcentaje de estadounidenses apoya la teoría del científico Charles Darwin. Gallup también señala que aquellos que asumen el estado religioso de creación del mundo “suelen obtener el nivel más alto en la educación superior”.

Aquí va la gráfica que es muy ilustrativa:

Observemos un detalle: los creacionistas se mantienen estables en su porcentaje en las últimas décadas; sin embargo, se observa un traspaso (como un hecho más probable) desde las opiniones favorables a la evolución “teísta” hacia las opiniones ateas o deístas, es decir, según la cual los humanos evolucionaron sin que Dios tenga nada que ver con ello. O sea, se puede decir que la evolución “teísta” no sienta nada bien a la fe.

Bien, me despido con una pregunta a los modernistas,

¿siguen siendo tan “guays” las opiniones que condenó Pío X en Lamentabili sine exitu, 64 65?

El progreso de las ciencias exige que se reformen los conceptos de la doctrina cristiana sobre Dios, sobre la creación, sobre la revelación, sobre la persona del Verbo Encarnado y sobre la Redención.”

El catolicismo actual no puede conciliarse con la verdadera ciencia, si no se transforma en un cristianismo no dogmático, es decir, en protestantismo amplio y liberal.

Jesús curó al ciego con el barro… para decir que al principio creó al hombre del polvo de la tierra

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz un hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.” Gn 2, 7

“Dicho esto, escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con la saliva y lo extendió sobre los ojos de aquel hombre.” Jn 9, 6

“No es por ninguna obra buena por lo que queremos apedrearte, sino por haber blasfemado. Pues tú, siendo hombre, te haces Dios”. Jn 10, 33

Los judíos entendieron a Jesús perfectamente – sabían que lo que Jesús les quería decir es que es igual a su Padre, es decir, que es Dios.

Lo mismo se enseñaba a los catecúmenos en la Iglesia primitiva, a saber: Jesús con este gesto real y palpable, quería decir que él es el mismo que al principio creó al hombre del polvo de la tierra. Un acto real apunta a otro acto real, para mostrar que el sujeto que realiza esos actos es el mismo, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La saliva que sale de la boca simboliza que él es la Palabra de Dios hecha carne. El órgano de la vista, inservible pero restaurado, creado en los tejidos y partes que le faltaban, simboliza el acto creador de Dios que el mismo, el Hijo de Dios, hizo al principio.

Los judíos le entendían perfectamente, y lo rechazaron. Los apóstoles, iluminados por el Espíritu Santo, entendían en totalidad lo que Jesús quería decir y eso enseñaban a los primeros discípulos. La unidad indestructible e inamovible entre la Escritura, la Tradición y el Magisterio. La importancia de la Creación enseñada y recalcada por los Padres y el Magisterio.

El IV Concilio de Letrán de 1215 declara dogmáticamente:

Dios… creador de todas las cosas visibles e invisibles, de lo espiritual y lo corporal; quien por Su poder omnipotente de una vez creó en el principio cada creatura de la nada; las espirituales y las corporales, las angélicas y las mundanas, y finalmente el hombre, constituido de espíritu y cuerpo.

Y otra vez: Es de fe divina y católica definida que el mundo y todas las cosas que en él se contienen, espirituales y materiales, han sido producidas por Dios de la nada según toda su sustancia. Afirmar lo contrario es herejía. Esta verdad se contiene en la Escritura (Gn 1,1; 2 Mac 7,28) y en el Magisterio (Concilio IV de Letrán, Concilio Vaticano I).

El agua simboliza el bautismo, mediante el cual el Señor realiza un acto de la nueva creación en la gracia.

La gracia no tiene sentido sin la naturaleza, a la que presupone. La redención no tiene sentido sin el pecado original, mediante el cual Adán y Eva, históricos y reales, perdieron la gracia y la justicia originales. Creados para no tener dolor ni muerte, los que entran al mundo por la envidia del demonio.

Imposible mantener la fe sin los pilares en los que se sostiene. Lo advertía el Cardenal Ruffini en el siglo pasado:

Si en la cuestión de la creación del hombre se abandona el sentido obvio de la Biblia, una interpretación que ha sido recibida y confirmada por la constante Tradición Católica, ¿qué defensa se podrá hacer de la historia del Paraíso terrenal, de la Caída de Adán y sus consecuencias? Si se admite que el cuerpo de un animal por el paso de los siglos se hizo digno de recibir un alma humana, ¿cómo se mantendrá la unidad de la raza humana frente al poligenismo? Y si esta unidad se viene abajo, ¿cuál será la suerte de la doctrina de la Justicia Original y del Pecado Original, que constituyen el fundamento de nuestra sagrada religión?

Pues, Cristo no miente. No hace un solo gesto en balde. Ni el Espíritu Santo inspira al sagrado autor escribir una sola jota en balde.

Todo eso quiere recordar uno de los evangelios claves de cuaresma, el de la curación del ciego de nacimiento.

La fe en la Creación suscita evangelizadores entusiastas por lo atractivo de la verdad que contiene, por lo siempre necesario e indispensable que es.

Los miembros de Kolbe Center, en grupos de siete ocho voluntarios, católicos que defienden la doctrina tradicional sobre la creación, evangelizan en varias ciudades de Gran Bretaña en las calles y parques principales. Con los carteles muy bien hechos (impimatur del Arzobispo Cyril Bustros), señalando la insostenibilidad de la evolución, recordando la enseñanza tradicional sobre la creación y llamando la atención sobre las cuestiones claves de nuestra existencia.








¿Cómo no va a interesar a un musulmán saber lo que dice de Jesús Corán y la Biblia?Están invitados a un reflexionar abiertamente sobre las figuras de Jesús y Mahoma. ¿No le interesa a la gente de hoy en día saber lo que piensa la Iglesia Católica sobre el matrimonio, sobre la liturgia, etc.?

No hay primavera en la Iglesia.

Hay solamente un eterno retorno a las fuentes.

Sin ello, solamente queda un estéril desierto.

Creación y evolución. Sobre el pecado original

Se ha hablado sobre la evolución y el diseño inteligente. Se ha hablado sobre la evolución desde una perspectiva de compatibilidad con el cristianismo. Pero existen también aquellos que creen que Dios creó el mundo, las especies, y especialmente al hombre, directamente. Se les suele denominar “creacionistas” y los hay protestantes de distintas denominaciones, por ejemplo aquí (Creation), pero también católicos, por ejemplo aquí (The Kolbe Center for The Study of Creation).

Yo me incluyo entre aquellos católicos que creen que Dios en su omnipotencia creó el mundo ex nihilo directamente. Considero tal creencia coherente con la Escritura, enseñanza por unanimidad de los Padres de la Iglesia, Tradición y el Magisterio de la Iglesia desde el principio hasta hoy y hasta el día del Juicio Final. Si quieren llamarme creacionista, hacedlo, pero más bien piensen en lo que acabo de decir, detesto los “ismos”.
Con lo cual considero contraria a la fe la afirmación de Ayala respecto al creacionismo, que recogió Daniel Iglesias en un comentario:

1) Consideremos primero el darwinismo de Francisco José Ayala.

Según la Wikipedia: “En Darwin y el diseño inteligente (2007) Ayala afirma que el evolucionismo y el catolicismo son compatibles, pero no el creacionismo, que haría de Dios el primero y mayor abortista, ya que el evolucionismo explica el problema del mal en el mundo como imperfección en busca de perfección, mientras que el creacionismo parte del principio opuesto, de la idea de que el ser humano ya es perfecto de por sí y diseñado por el Creador, aun cuando más de 20 millones de abortos espontáneos ocurren cada año, debido al diseño deficiente del sistema reproductivo humano.”

Porque, evidentemente, él no puede decir que el creacionismo es incompatible con el catolicismo, mejor dicho con la fe católica. “ismos” dejemos para el cientifismo, socialismo, ecologismo, pacifismo, y los demás sistemas que pretenden meter a los hombres en sistemas colectivos con creencia impuesta y manipulada. Soy libre. Yo creo. Dios me hizo libre. Me da la fe y la razón para conocerlo y amarlo. Solamente Él merece la fe.

Partiremos de la fe dada por Dios, su Palabra, la ciencia de los hombres usada con la razón dada por Dios a todo hombre. Los que creemos en Dios tenemos que “cuidar de jardín”, conocer este mundo en sus leyes, servirse de ellas para su gloria y nuestro bien. El ser creyente y creacionista no le impedía Luis Pasteur ser un meritorio biólogo. Pero primero la fe, porque la verdad de Dios no falla. Algo así:

Recordemos, conviene hacerlo, algunas afirmaciones magisteriales:

Dios creó todas las cosas “en su sustancia,” de la nada ( ex nihilo ) en el principio (de Letrán IV, el Concilio Vaticano I).
Génesis contiene la historia real – narra las cosas que realmente sucedieron.(Pío XII)
Génesis no contiene mitos purificados. (Pontificia Comisión Bíblica 1909)
Adán y Eva fueron los verdaderos seres humanos-los primeros padres de toda la humanidad. (Pío XII)
Poligenismo (muchos “primeros padres”) contradice la Escritura y la Tradición y es condenado. (Pío XII, 1994 Catecismo, 360, nota 226: Tobías . 08:06-la “de un antepasado” mencionado en el Catecismo sólo podría ser Adán)
El “principio” del mundo sobreentiende la creación de todas las cosas, la creación de Adán y Eva y la Caída (Jesucristo [ Marcos 10:06], el Papa Inocencio III, el Beato Papa Pío IX, Ineffabilis Deus ).
Varios sentidos se emplean en la Biblia, pero el sentido literal obvio debe ser creído a menos que dicta la razón o la necesidad lo requiera (León XIII,Providentissimus Deus ).
Adán y Eva fueron creados en un paraíso terrenal y no hubiera conocido la muerte si hubieran permanecido obediente (Pío XII).
El pecado original es una condición defectuosa heredada de Adán y Eva (Concilio de Trento).
El Universo sufre dolores de parto desde el pecado de desobediencia de Adán y Eva. (Romanos 8, el Concilio Vaticano I).
Debemos creer cualquier interpretación de la Escritura que los padres enseñan por unanimidad sobre un asunto de fe o moral (Concilio de Trento, Concilio Vaticano I y Concilio Vaticano II).
La existencia histórica del Arca de Noé es considerada como de lo más importante en la tipología, como elemento central de la Redención. (1566 Catecismo del Concilio de Trento )
La evolución no debe ser enseñada como un hecho, pero en cambio los pros y los contras de la evolución deben ser enseñados.
La investigación de la “evolución” en humanos se permitió en 1950, pero el Papa Pío XII temía que la aceptación del evolucionismo podría afectar negativamente a las creencias doctrinales.
(Pío XII, Humani Generis )

Ahora hablaremos en términos científicos. Las páginas creacionistas abundan en argumentos en contra de la evolución. Algunas están resumidas en un vídeo que hemos comentado en uno de los post de Daniel Iglesias, aportado por el comentarista Koko (ha aportado otros dos buenos enlaces: “Acerca de la evolución” y“Evolucionismo: ¿dogma científico o tesis teosófica?”). El vídeo dura una hora, pero recomiendo que se vea entero y que lo guardéis como material útil, sobre todo desde los minutos veinte en adelante. No obstante comentaré mediante imágenes sacadas del mismo algunas cuestiones, otras añadiré, son argumentos habituales de los críticos, mejor dicho de los que no aceptan la evolución como explicación del origen de las especies.

Se acusa a los creacionistas que manipulan la información respecto a la edad de la tierra. Veamos si eso es cierto. Empezamos por la columna geológica. En resumen, la teoría de los estratos geológicos afirma que los estratos geológicos de la superficie terrestre se han formado durante millones, miles de millones de años. Dicen que en el fondo del mar se van acumulando estratos firmes con un espesor de algunos milímetros al año, de allí que todo procede por una acumulación realizada durante millones de años. No tengo nada en contra que en el fondo del mar se depositen “estratos” de unos milímetros al año, o menos de uno. Pero los estratos dan otras evidencias.

Pueden ser, y de hecho está comprobado actualmente en la naturaleza y en el laboratorio, depositados como restos de material firme arrastrados por el agua. En tal caso, los estratos son formados según la configuración común de cada clase de mineral arrastrado. Y lo más importante, pueden ser depositados distintos estratos en muy poco tiempo. Especificaré lo anterior con más detalle:

En 1687 el médico y naturalista danés Nicolai Steno (también llamado Niels Stensen) tras realizar un intenso estudio de campo a través de cuevas, minas, fallas, etc. escribió un libro, de titulo De Solido Intra Solidium Naturaliter Contento Dissertationis Prodromus. Llamado “el Prodromus”, en el que proponía las leyes básicas de la estratigrafía: 1) Cada estrato ha sido formado al depositarse un fluido sobre una superficie subyacente. 2) Cada estrato es continuo y aproximadamente horizontal. 3) La superposición de los estratos se realiza a través de las edades. 4) Cualquier desviación es debida a alteraciones posteriores, terremotos, erupciones volcánicas etc. En 1785 James Hutton, considerado el fundador de la geología moderna, hizo modificaciones a esta hipótesis, indicando que el interior de la Tierra está caliente y que ese calor es el motor que impulsa la formación de nuevas rocas, pero mantenido la idea básica de Steno de la superposición y continuidad de los estratos por todo el mundo. Esta teoría se denominó Plutonista en contraste con la Neptunista, que hasta entonces consideraba que todas la rocas se depositaron a la vez en el transcurso de una inmensa inundación, el Diluvio Universal. En 1830, el escocés Charles Lyell observó los restos que se iban depositando en el agua, en Auvergne (Francia), y estimó que anualmente se depositaba un microestrato de espesor inferior a un milímetro. Esto llevaba a concluir que las formaciones de estratos habían necesitado millones de años. La identificación de estratos por los fósiles que contienen, realizada por geólogos como William Smith, Georges Cuvier, Jean d’Omalius d’Halloy . a principios del siglo XIX, posibilitó dividir la historia de la Tierra, según ellos, con gran precisión. También les permitió correlacionar los estratos a lo largo y ancho del mundo. Estos geólogos pensaban que si dos estratos distantes en el espacio o diferentes en su apariencia contienen los mismos fósiles, tenían la práctica seguridad de haber sido depositados al mismo tiempo. Los estudios comparativos de los estratos y fósiles de Europa que se realizaron entre 1820 y 1850 dieron lugar a la secuencia de períodos geológicos que se ha estado utilizando hasta el día de hoy.

Los organismos de una célula “primitivos” se suponía que habrían evolucionado de el Precambriano y que toda la familia (Phyla) de animales evolucionó en el período Cámbrico, incluso los vertebrados. La era Mesozoica habría sido la era de los grandes reptiles, con aves y mamíferos proliferándose en el Período Terciario. Esta escala especula que el hombre evolucionó en la época del Pleistoceno del Período Cuaternario, o en la época Pleistocena del próximo Terciario. Estas eras están tabuladas en coloristas tablas que relacionan capas con épocas millonarias de años. Pero faltaba un detalle, esta especulación no había sido probada nunca en un laboratorio, algo comprensible pues en los siglos XVIII y XIX no tenían la tecnología necesaria para realizarlo. Mientras tanto los paleontólogos, al encontrar un fósil en un determinado estrato, consultaban en la columna geológica (Berthault G., Analysis of the main principles of stratigraphy on the base of experimental data. “Journal of Lithology and Mineral Resources”, Institute of Geology, Russian Academy of Sciences. (Vol. 37. September/October 2002, pp 442-446) y extraían de ella la millonada de años de antigüedad para dicho fósil.

En 1980, en el estado de Washington (USA), tuvo lugar una gran erupción volcánica. El volcán Mount St Helens explotó. Esta catástrofe local proporcionó un laboratorio sedimentológico natural. La primera explosión fue lateral, lo cual unido a un corrimiento de tierras ocasionó que el agua del Lago Spirit se proyectase hacia la cima de una montaña próxima. Al volver a bajar, el agua arrastró la ladera entera. La aglomeración del material trasladado era de un espesor de hasta 100 metros. Detrás de este material se acumuló el agua mezclada con ceniza volcánica, formando un nuevo lago. Al cabo de unas semanas, la presión ejercida por esta agua “lechosa” sobre el nuevo terreno ocasionó la ruptura de éste y el vaciamiento del lago. El derramamiento de esta agua lechosa por el valle causó más daños que la propia erupción inicial. Apareció un cañón de 40 metros de profundidad en el nuevo terreno. Cuando todo se estabilizó, resultó que la masa terrestre recién acumulada había formado capas. Y he aquí que se produjeron estratos horizontales.

Si no fuera por el hecho de que sabemos que la acumulación ocurrió aproximadamente en 36 horas, mediante la columna geológica dataríamos estos estratos en millones de años. Esta catástrofe movió a los científicos a estudiar el mecanismo de formación de estratos en laboratorios hidráulicos.

Cuando el agua arrastra una mezcla de varios materiales, va segregándolos durante el proceso. Esto puede observarse cómodamente tras una ventana en el laboratorio. El mayor de estos laboratorios pertenece a la Universidad del Estado de Colorado, y es allí donde se han hecho los descubrimientos más importantes en este campo. Esto ha llevado al desarrollo de una nueva disciplina, la Paleohidráulica. Se puede intentar reproducir en laboratorio las condiciones hidráulicas que actuaron sobre las mezclas de material recogidas en el campo para obtener secuencias estratigráficas similares a las de la naturaleza. Por las simulaciones realizadas en laboratorio queda de manifiesto que los estratos no están asociados a ninguna cronología. Lo que realmente resulta es que cuando el agua arrastra algo, primero suelta los elementos más pesados, después los medianos y finalmente las partículas más pequeñas, que circulan por encima de las mayores alcanzando un desplazamiento más largo. Este derrame de materiales ocurre simultáneamente, no son necesarios millones de años. El resultado de una inundación es que lo que se transporta más lejos se deposita más lejos y en consecuencia más profundamente. La reducción posterior de la velocidad de la corriente provoca que las partículas pequeñas se depositen finalmente. En realidad, un cambio en la velocidad de la corriente hace que se forme una capa encima de otra ya depositada, en oposición manifiesta a las leyes de Steno.

En los experimentos llevados a cabo en el laboratorio, se observa que las partículas se ordenan según su tamaño. Al mezclar granitos finos de cuarzo (de tamaño ‘arena’), con trozos de calcita y piedras de carbón, se observa que las partículas finas se interponen entre las partículas bastas, que circulan rodando. De esta manera se obtiene el orden a nivel de microescala. En aguas serenas, el depósito continuo de sedimentos heterogranulares hace surgir láminas, que desaparecen progresivamente a medida que se incrementa la altura de la caída de partículas en el agua. En aguas con fuerte corriente, aparecen muchos tipos relacionados de laminación. Modulando en el laboratorio la velocidad de la corriente, se puede llegar a conseguir la superposición de partículas segregadas deseada. O viceversa, de acuerdo a la configuración de los estratos se puede estimar las corrientes de agua que los han producido.

Con la experiencia del estudio de los depósitos de los deltas de los ríos, así como de los experimentos realizados por Guy Berthault (Guy Berthault viene experimentando la deposición de sedimentos producidos por el flujo de corrientes de agua, en el laboratorio hidráulico (Fort Collinns) de la Universidad del Estado de Colorado) en el laboratorio hidráulico, el geólogo Steve Austin se dispuso a estudiar el “Gran Cañón” del río Colorado,

una estructura geológica que se extiende por varios cientos de kilómetros, con una profundidad que llega hasta los 600 metros. Concentró su investigación en la formación llamada Tonto Group. Las conclusiones del análisis paleohidráulico de esta estructura mostraron que su formación, no llevó los 13 millones de años que indica la columna geológica, sino que surgió en menos de cincuenta días. En su trabajo, Austin explica detalladamente la formación de cada estrato, indicando la procedencia de los estratos, la velocidad de las corrientes, etc.

Ahora quiero que nos fijemos en una imagen del vídeo, que señala la existencia de varios árboles incrustados en los estratos que atraviesan varios estratos, tal y como se señala en el vídeo en el minuto veinte:

Pregunté a los evolucionistas en la entrada correspondiente de Daniel Iglesias, ¿qué significan esos árboles? ¿Puede un árbol permanecer durante millones de años acaso? No respondieron. Pues mira, ¿no puede ser eso sencillamente un árbol arrastrado por la corriente y que quedó finalmente depositado en forma más o menos vertical, sepultado por distintos estratos que se formaron en poco tiempo? Yo, que creo en el Diluvio universal, La existencia histórica del Arca de Noé es considerada como de lo más importante en la tipología, como elemento central de la Redención. (1566 Catecismo del Concilio de Trento), caigo en la cuenta que puede ser causado perfectamente por esa razón. Los que no creen en el Diluvio recurrirán a los extraterrestres tal vez o a lo que sea. Pero mejor se callan, que es lo que hacen, porque esta situación realmente da risa. ¡Derrotados por un árbol! ¿Algo nuevo? “Él humilla a los soberbios…”

Seguimos. ¿Cómo entonces determinar la edad de la tierra, de los fósiles, de las rocas? En el vídeo, Edward Boudreaux, profesor de fisicoquímica en la Universidad de New Orleans. Investigador en química cuántica, estructuras electrónicas y uniones químicas; con varios libros publicados, como Theory and Application of Molecular Paramagnetism y Pseudo-Relativistic Calculations on the Electronic Structure and Spectrum of PtCl, entre otros, resume los argumentos básicos de las objeciones de los creacionistas a la determinación de la edad de los fósiles, Tierra, etc.

Intentaré resumirlo en pocas líneas. En primer lugar el uso de C14 para la determinación de la edad de fósiles es inadecuada, ya que la parte orgánica se ha convertido en roca, al menos en su mayor parte. ¿Y qué pasa con la edad de las rocas? En el caso de que contengan el material radioactivo, como por ejemplo uranio,

se pueden utilizar las pruebas radiométricas para la determinación del índice, de la proporción del uranio desintegrado en plomo.

El problema radica en el hecho de que no sabemos cuánto plomo había en la roca en el momento para el cual se investiga la antigüedad. Otra situación se puede dar por la absorción de las sales de uranio en el agua, con lo cual la proporción de uranio-plomo puede variar significativamente y dar una interpretación totalmente errónea de la edad de la roca en cuestión:

Lo mejor es contrastar estas hipótesis experimentalmente. Y se ha hecho con la determinación de la edad de partes de lava sumergidas en el agua. El lava procedía de erupciones de menos de 200 años y la edad estimada apuntaba a millones, incluso a miles de millones de años.

Y otro apunte del profesor Boudreaux. Al ser preguntado sobre el Big Bang contestó: “es la teoría creada para apoyar evolucionismo”.

La interpretación de los datos científicos es un mundo y se pueden dar manipulaciones de las que no te pueden ni imaginar. Si tú oyes “millones de años, millones de años,…” en la TV, prensa, manuales un día y otro, año tras año,… terminas creyendo en lo que te dicen. En realidad muchos “científicos” terminan creyendo unos en otros, realizando muchos actos de fe. Y el que se sale de lo “científicamente correcto” son rechazados. Demasiados olvidan que los científicos son también personas humanas, y estas pueden mentir, engañar, ocultar datos. Otros que levantan la voz en contra de lo establecido pueden ser sometidos al rechazo más férreo. Eso le ha pasado al genetista polaco Maciej Giertych , doctor en Fisiología de las Plantas. Profesor y director del departamento de Genética, Instituto de Dentrología de la Academia de Ciencias de Polonia. Presidente del Consejo IUFRO por Polonia. Jefe del grupo S2.01.00 de Fisiología. Ha publicado 90 artículos en revistas científicas. Miembro de la Sociedad Polaca de Genética, de la de Biometría, de la Sociedad Científica de la Foresta Polaca, miembro del Grupo de la Editorial alemana «Silva Genética» y de «Arboretum Kornickie», Polonia. Es el que habla al final del vídeo sobre la imposibilidad de generación de aportación de nuevos datos genéticos en las especies más complejas a partir de las más simples. Subraya lo que sabemos, que las mutaciones no hacen progresos en la especie, todo lo contrario.
Cualquiera que publica en revistas científicas sabe lo que cuesta hacer 90 publicaciones de alto nivel en tu especialidad. Pero cometió el pecado capital que vamos a ilustrar a continuación.

Un buen día, Maciej Giertych observó que en los libros de texto de sus hijos se afirmaba que las principales pruebas de la evolución venían de la Genética Poblacional, casualmente él enseñaba Genética Poblacional en la Universidad Nicolás Copérnico de Turín y no se había enterado que su reducida especialidad proporcionara“pruebas cruciales” de la Evolución de las Especies. Profundizando en estos libros de enseñanza, llegó a la conclusión que los libros de Biología estaban engañando a los alumnos. El doctor Giertych era también miembro del Parlamento Europeo, y después de hacer un estudio de los textos de biología de todos los países de Europa, comprobó con asombro que en todos ellos se divulgaban engaños similares. En octubre de 2006 organizó una mesa redonda en el Parlamento Europeo sobre la enseñanza de la evolución en las escuelas europeas, e invitó a tres científicos como conferenciantes, y él mismo hizo de moderador.

Se atrevió a decir el ingenuo de Maciej: Ahora sabemos que ni el aislamiento, ni la selección, ni la deriva genética incrementan el acervo genético. Al contrario: lo reducen. La formación de razas es un proceso en sentido inverso al de la evolución. Se trata de un proceso que conduce a la reducción de los recursos genéticos. Enseñar a los niños que este es un ejemplo de un pequeño paso en la evolución está mal, sencillamente, les están engañando.

Desde aquél momento el doctor Giertych fue vehementemente atacado en los medios de toda Europa, y apenas se le permitió replicar a las críticas injustas. Y es que cuando se destapan los engaños de la evolución nadie debería esperar aplausos y felicitaciones sino agrias críticas y ataques despiadados. Es como si los defensores del paradigma del evolucionismo tuvieran poderosos organismos de propaganda y de autodefensa, con lo cual intentan mantener activa su teoría.

Realmente, ¿cómo decir esto “Enteramente en la línea con la naturaleza accidental de las mutaciones las pruebas más exhaustivas han coincidido en mostrarnos que la inmensa mayoría de estas mutaciones van en detrimento del organismo en su tarea de sobrevivir y de su reproducción –las buenas son tan escasas que podemos considerar a todas ellas como malas”, y no exponerse a los más brutales ataques?

Porque el lobby está allí, algunos lo han reconocido, como por ejemplo el finés Dr. Matti Leisola, doctor en bioquímica de la Universidad de Helsinki, reconoce haber utilizado estos ataques a los que se oponían a la teoría de evolución antes de su conversión al cristianismo. Se puede leer en un artículo muy recomendable en: Creation N. 32(4). October-December 2010.
Hemos comentado algunos de los argumentos científicos al respecto, hay lectura para rato y cada vez la habrá más.

Pero debemos volver a las cuestiones de fe, que para los católicos no se pueden dejar de lado. También la fe habla de las realidades. Antes que nada, hay que aclarar que el discurso de Beato Juan Pablo II ante la Pontificia Academia de Ciencias en el 1996 no es un carpetazo al Magisterio anterior. Simplemente, en un discurso, se le da el “título” de teoría a la evolución. Nada más. Recordeos que una teoría puede ser verdadera o falsa. Ergo, esa afirmación no es de fe como parece que algunos la quieren presentar. Sigue válida, de mayor rango, la enseñanza magisterial de Humani Generis en la que la evolución es considerada una simple hipótesis y se deja buscar razones en pro y contra de la misma.
Jamás ningún Papa dirá oficialmente que la doctrina de los Padres sobre la Creación, siguiendo las directrices de los Concilio de Trento, Vaticano I y Vaticano II, lo que enseña la Escritura, ha de ser interpretado según la teoría como se llame.
Es cierto que Benedicto XVI afirmó que la teoría de evolución es compatible con la fe católica (y no dijo que el creacionismo no lo es), pero también es cierto que proclamó aSanta Hildegarda de Bingen, cuyos escritos místicos son creacionismo puro y duro, como Doctora de la Iglesia. Así que los evolucionistas pisen el freno un poco.
Los evolucionistas cristianos se toman mucha libertad. A veces me asusta. Luis Fernando puso un comentario apropiado en el post de Fco Soler:

Luis Fernando: 30. Mas, cuando ya se trata de la otra hipótesis, es a saber, la del poligenismo, los hijos de la Iglesia no gozan de la misma libertad, porque los fieles cristianos no pueden abrazar la teoría de que después de Adán hubo en la tierra verdaderos hombres no procedentes del mismo protoparente por natural generación, o bien de que Adán significa el conjunto de muchos primeros padres, pues no se ve claro cómo tal sentencia pueda compaginarse con cuanto las fuentes de la verdad revelada y los documentos del Magisterio de la Iglesia enseñan sobre el pecado original, que procede de un pecado en verdad cometido por un solo Adán individual y moralmente, y que, transmitido a todos los hombres por la generación, es inherente a cada uno de ellos como suyo propio.

Y por allí encuentro a realmente algún, buen teólogo, sin embargo llega a afirmar que habría que ver cómo entender esa frase de HG con el fin de que poligénesis pueda ser compatible con la fe. ¡Mucha libertad! Así que, ¡no me acorten la mía!

Así, volveré yo ahora al Evangelio. Sí, al Evangelio, y a las obras de mi Jesús. Las cuales no interpretaré todavía. Solamente, contestadme: ¿qué hizo Jesús en la multiplicación de los panes y peces, dos veces? Os lo diré yo si os cortáis en decirlo:creó panes nuevos y peces nuevos. La multiplicación de panes y peces quiere decir precisamente eso: la creación de una materia nueva. Y no era algo virtual ni ilusión alguna, porque recogieron bastantes cestos de sobras. Porque es Dios. Y, haciendo lo que hace Dios, en lo material (creación de la materia) y en lo espiritual (¿quién puede perdonar los pecados sino Dios?), demuestra que es Dios. Y con su Palabra, y con sus milagros, y con su Resurrección.

Dijo: “Yo y el Padre somos Uno”, dijo: “Antes de que Abraham existiese, ¡Yo Soy!”. Esa es su Palabra. Y ahora vamos a la resurrección de Lázaro, cuatro días muerto. ¿Cómo estaba su carne? En el estado de putrefacción ya. ¿Qué hizo Dios? Hizo de una carne muerta, una carne viva. Cualquiera que haya visto un muerto de varios días sabe que esa carne no vale, que el tejido se debería renovar, con una carne cambiada o no sé cómo, pero Dios lo sabe. Aquí yo interpreto que de esa manera el Hijo de Dios, Jesús, hizo como en el primer día de la Creación, como entonces del fango de la Tierra sacó a Adán, ahora saca del fango de la carne muerta, la carne viva de Lázaro.

¿Por qué habló de la resurrección de Lázaro el teólogo águila? Es de fe, y tantos católicos lo aceptan sin ningún problema, que el alma de cada hombre es creada por Dios directamente. Claro, como el alma es como al aire que no lo ve nadie, no hay ningún problema, es fácil aceptarlo. ¿Pero realmente te parece poca cosa crear directamente el espíritu de hombre? Pregunta a los ateos y ya verás lo que te dicen. Nustro “espíritu”, nuestra “alma” para ellos es simplemente la sensibilidad refinada de un animal más desarrollado. O que ese “espíritu” ha “emergido” de la materia viva. Es sencillamente la “vida”. Crear alma es también crear, y más fuerte todavía que la materia. Y Dios lo hace y tú como católico lo tienes que confesar si quieres seguir siendo un católico fiel.

Piensa lo siguiente: Dios inspira a los autores sagrados que digan exactamente lo que Él quiere que digan (Dei Verbum). Enseña a los apóstoles sobre la Creación. Estos se lo transmiten a los Padres. El Magisterio dice “no hay que separarse de la enseñanza unánime de los Padres”. Y ahora tantos evolución y evolución. No pudo inspirar Dios la Escritura en estos términos, si tales fueron ciertos: “Al principio creó Dios los astros y la tierra. Al otro día, o en otro tiempo, hizo Dios que haya agua sobre la tierra, y luego pobló Dios la tierra con las plantas, con los animales de los más simples y por medio de estos hizo Dios las más compuestas. Finalmente, hizo Dios al hombre por medio de un animal más desarrollado y le insufló el alma.” Se entiende perfectamente, todo el mundo puede entender esto. Pero Dios no dijo esto, dijo otras cosas.

¿Puede Dios hablar lo mismo como en la Escritura por medio de otras almas a lo largo de siglos para confirmar en la fe? Claro que sí. “Se le apareció a Pablo por la noche en Corinto y le dijo: ‘Sigue hablando sin miedo, tengo mucha gente en esta ciudad’” Yo recurriré a María Valtorta, a alguien le servirá esto, a alguien le afirmará en la fe esto, cuando narra cuando Lázaro había muerto de una enfermedad gangrenosa, que hedía ya de vida. Que los miembros de sanedrín estaban allí para espiar si Jesús va a pasar por la casa de su amigo, a ver si podrá hacer algo con un muerto de estas características. Para acusarlo, para reírse de él, para demostrar que es un charlatán y que su poder ahora no funciona. Al resucitar a Lázaro le dice Jesús a un miembro de Sanedrín:

“¿Te basta, Sadoq, lo que has visto? Me dijiste un día que para creer necesitabais, tú y los que son como tú, ver que un muerto descompuesto se recompusiera y recuperara la salud. ¿Te ha saciado la podredumbre que has visto? ¿Eres capaz de confesar que Lázaro estaba muerto y que ahora está vivo y tan sano como no lo estaba desde hacía años? Lo sé: vosotros habéis venido aquí a tentar a éstos, a crear en ellos duda y mayor dolor. Habéis venido aquí a buscarme, esperando encontrarme escondido en la habitación del moribundo. Habéis venido aquí no por un sentimiento de amor y por el deseo de honrar al difunto, sino para aseguraros de que Lázaro estaba realmente muerto, y habéis seguido viniendo, cada vez más contentos a medida que el tiempo pasaba. Si las cosas hubieran ido según vuestras esperanzas -como ya creíais que iban- habríais tenido motivo para estar jubilosos. El Amigo que cura a todos pero no cura al amigo; el Maestro que premia todas las fes, pero no las de sus amigos de Betania; el Mesías impotente ante la realidad de una muerte. Esto era lo que os daba motivo para estar jubilosos. Pero Dios os ha respondido. Ningún profeta pudo nunca reunir lo que estaba deshecho, además de muerto. Dios lo ha hecho. Ahí tenéis el testimonio vivo de lo que Yo soy. Hubo un día en que Dios tomó barro e hizo con él una forma y exhaló en él el espíritu vital y el hombre comenzó a ser. Dije Yo: “Hágase al hombre a nuestra imagen y semejanza”. Porque Yo soy el Verbo del Padre. Hoy, Yo, Verbo, he dicho a lo que es aún menos que fango, a la materia descompuesta: “Vive”, y la materia descompuesta se ha vuelto a componer formando carne, carne íntegra, viva, palpitante. Ahí la tenéis, os está mirando. Y con la carne he reunido el espíritu que yacía desde hacía días en el seno de Abraham. Lo he llamado con mi voluntad, porque todo lo puedo, Yo, el Viviente, Yo, el Rey de reyes al que están sujetas todas las criaturas y las cosas. ¿Ahora qué me respondéis?
Está frente a ellos, alto, radiante de majestad, verdaderamente Juez y Dios. Ellos no responden.”

Ante esta prueba, “decidieron matarlo”.
Y ahora unas palabras sobre el pecado original. Ya que se habla tan poco de uno de los pilares de nuestra fe, pues hablaremos sobre el pecado original. Porque es justamente eso lo que desvalida la tesis de Ayala sobre la incompatibilidad de la fe católica (catolicismo según él) con el creacionismo. Es que no siempre éramos así como ahora. El hombre, es de fe, tenía dones preternaturales. Lo siento por tener que recordar el CIC, pero lo haré:

374 El primer hombre fue no solamente creado bueno, sino también constituido en la amistad con su creador y en armonía consigo mismo y con la creación en torno a él; amistad y armonía tales que no serán superadas más que por la gloria de la nueva creación en Cristo.

375 La Iglesia, interpretando de manera auténtica el simbolismo del lenguaje bíblico a la luz del Nuevo Testamento y de la Tradición, enseña que nuestros primeros padres Adán y Eva fueron constituidos en un estado “de santidad y de justicia original” (Concilio de Trento: DS 1511). Esta gracia de la santidad original era una “participación de la vida divina” (LG 2).

376 Por la irradiación de esta gracia, todas las dimensiones de la vida del hombre estaban fortalecidas. Mientras permaneciese en la intimidad divina, el hombre no debía ni morir (cf. Gn 2,17; 3,19) ni sufrir (cf. Gn 3,16). La armonía interior de la persona humana, la armonía entre el hombre y la mujer (cf. Gn 2,25), y, por último, la armonía entre la primera pareja y toda la creación constituía el estado llamado “justicia original”.

377 El “dominio” del mundo que Dios había concedido al hombre desde el comienzo, se realizaba ante todo dentro del hombre mismo como dominio de sí. El hombre estaba íntegro y ordenado en todo su ser por estar libre de la triple concupiscencia (cf. 1 Jn 2,16), que lo somete a los placeres de los sentidos, a la apetencia de los bienes terrenos y a la afirmación de sí contra los imperativos de la razón.

378 Signo de la familiaridad con Dios es el hecho de que Dios lo coloca en el jardín (cf. Gn 2,8). Vive allí “para cultivar la tierra y guardarla” (Gn 2,15): el trabajo no le es penoso (cf. Gn 3,17-19), sino que es la colaboración del hombre y de la mujer con Dios en el perfeccionamiento de la creación visible.

379 Toda esta armonía de la justicia original, prevista para el hombre por designio de Dios, se perderá por el pecado de nuestros primeros padres.

O sea, no muerte ni enfermedad. ¿Cómo se come eso? ¿No será que empezamos a parecernos a los animales en nuestras pasiones y debilidad después del pecado en vez de antes? Otra vez acudiré a un dictado a Valtorta, del 20 de diciembre de 1943 (si una mística creacionista puede ser Doctora de la Iglesia, se me permitirá citar a Valtorta, por lo menos, como dice Kempis, no te fijes quién dice algo, sino qué es lo que dice):

Dice Jesús:
«Uno de los puntos en los que vuestra soberbia naufraga en el error, que además de todo degrada vuestra propia soberbia dándoos un origen que si estuvierais menos pervertidos por el orgullo repudiaríais como humillante, es el de la teoría darviniana.
Por no admitir a Dios, quien con su potencia puede haber creado el universo de la nada y al hombre del barro ya creado, tomáis para vuestra paternidad la de una bestia.
¿No os dais cuenta de disminuiros porque, pensadlo, una bestia por muy perfecta que sea, seleccionada, mejorada, perfeccionada en la forma y en el instinto, y si queréis también en la formación mental, será siempre una bestia? ¿No os dais cuenta de esto? Esto atestigua desfavorablemente respecto de vuestro orgullo de seudo superhombres.
Pero si no os dais cuenta, no seré Yo quien malgaste palabras para convenceros y convertiros del error. Sólo os pregunto una cosa que, tantos como sois, nunca os habéis preguntado. Y si me podéis responder con los hechos no combatiré más esta degradante teoría vuestra.

Si el hombre es el derivado del mono, que por evolución progresiva se ha hecho hombre, ¿cómo es que en tantos años que sostenéis esta teoría nunca habéis logrado, ni siquiera con instrumentos perfeccionados y métodos actuales, hacer de un mono un hombre? Podíais coger de una pareja de monos inteligentes los hijos más inteligentes y después los hijos inteligentes de éstos y así sucesivamente. Tendríais ya muchas generaciones de monos seleccionados, instruidos, cuidados con el más paciente, tenaz y sagaz método científico. Pero tendríais siempre monos. Si acaso hubiera un cambio, sería éste: que las bestias serían menos fuertes físicamente que las primeras y más viciosas moralmente, ya que con todos vuestros métodos e instrumentos habríais destruido aquella perfección con la que mi Padre creó a estos cuadrúmanos.
Otra pregunta. Si el hombre ha venido del mono, ¿cómo es que ahora el hombre, incluso con injertos y cruces repugnantes, no se vuelve mono? Incluso seríais capaces de intentar estos horrores si supierais que ello podría confirmar vuestra teoría. Pero no lo hacéis porque sabéis que no sois capaces de hacer de un hombre un mono. Haríais un feo hijo de hombre, un degenerado, un delincuente quizás. Pero nunca un verdadero mono. No lo intentáis porque sabéis de antemano que tendríais un pésimo resultado y vuestra reputación saldría arruinada.

Por esto no lo hacéis. No por otra cosa. Porque no sentís ningún remordimiento ni horror por degradar un hombre a nivel de un animal, para sostener vuestra tesis. Sois capaces de esto y de mucho más. Vosotros sois ya animales porque negáis a Dios y matáis el espíritu que os diferencia de los animales.

Vuestra ciencia me produce horror. Degradáis la inteligencia y, como locos, ni siquiera os dais cuenta de hacerlo. En verdad os digo que muchos primitivos son más hombres que vosotros».

Estamos llegando al final, otro texto (Valtorta, de los Comentarios a las Cartas de San Pablo, dictado año 1950) más y está bien.

Cuando se dice: “el hombre, rey de la creación sensible, fue creado con poder de dominio sobre todas las criaturas”, hay que tener en cuenta que él, por la Gracia y por los demás dones recibidos desde el primer instante de su ser, había sido formado para ser rey, incluso, de sí mismo y de su parte inferior por el conocimiento de su fin último, por el amor que hacíale tender sobrenaturalmente a El y por el dominio sobre la materia y los sentidos latentes en ella. En unión con el Orden y amante del Amor, había sido formado para saber dar a Dios lo que le es debido y al yo lo que resulta lícito darle sin desórdenes en las pasiones o desenfreno de los instintos. Espíritu, entendimiento y materia constituían en él un todo armónico y esta armonía la alcanzó desde el primer momento de su ser y no por fases sucesivas como quieren algunos.

No hubo autogénesis ni evolución sino Creación querida por el Creador. Esa razón, de la que tan orgullosos estáis, os debería hacer ver que de la nada no se forma una cosa inicial y que de una cosa única e inicial no puede derivarse el todo.
Sólo Dios puede ordenar el caos y poblarlo con las innumerables criaturas que integran el Universo. Y este Creador potentísimo no tuvo límites en su crear, que fue múltiple, como tampoco lo tuvo en producir criaturas perfectas, cada una con la perfección adecuada al fin para el que fue creada. Es de necios pensar que Dios, al querer para Sí un Universo, hubiera creado cosas informes, habiendo de esperar a ser por ellas glorificado a cuando cada una de las criaturas y todas ellas alcanzasen, a través de sucesivas evoluciones, la perfección de su naturaleza, de modo que fuesen aptas para el fin natural o sobrenatural para el que fueron creadas.

Y si esta verdad es segura en las criaturas inferiores con un fin natural y limitado en el tiempo, es todavía más cierta con el hombre, creado para un fin sobrenatural y con un destino inmortal de gloria en el Cielo. ¿Cabe imaginar un Paraíso en el que las legiones de Santos, que entonan aleluyas en torno al trono de Dios, sean el resultado último de una larga evolución de fieras?

El hombre actual no es el resultado de una evolución en sentido ascendente sino el doloroso resultado de una evolución descendente en cuanto que la culpa de Adán lesionó para siempre la perfección fisico-moral-espiritual del hombre originario. Tanto la lesionó que ni la Pasión de Jesucristo, con restituir la vida de la Gracia a todos los bautizados, puede anular los residuos de la culpa, las cicatrices de la gran herida, es decir, esos estímulos que son la ruina de quienes no aman o aman poco a Dios y el tormento de los justos que querrían no tener ni el más fugaz pensamiento atraído por las llamadas de los estímulos y que libran, a lo largo de la vida, la batalla heroica de permanecer fieles al Señor.

El hombre no es el resultado de una evolución, como tampoco el Universo es el producto de una autogénesis. Para que haya una evolución es siempre necesaria la existencia de una primera fuente creativa. Y pensar que de la autogénesis de una única célula se hayan derivado las infinitas especies, es un absurdo imposible.
La célula, para vivir, necesita de un campo vital en el que se den los elementos que permitan la vida y la mantengan. Si la célula se autoformó de la nada, ¿dónde encontró los elementos para formarse, vivir y reproducirse? Si ella no era todavía cuando comenzó a ser, ¿cómo encontró los elementos vitales: el aire, la luz, el calor y el agua? Lo que aún no es no puede crear. Y ¿cómo entonces ella, la célula, encontró, al formarse, los cuatro elementos? Y ¿quién le sugirió, a modo de manantial, el germen “vida”? Y aún cuando, por un suponer, este ser inexistente hubiese podido formarse de la nada, ¿cómo de su sola unidad y especie habrían podido derivarse tantas especies diversas cuantas son las que se encuentran en el Universo sensible?

Astros, planetas, tierras, rocas y minerales; las varias numerosísimas calidades del reino vegetal; las aún más variadas y numerosas especies y familias del reino animal: de los vertebrados a los invertebrados, de los mamíferos a los ovíparos, de los cuadrúpedos a los cuadrumanos, de los anfibios y reptiles a los peces, de los carnívoros feroces a los mansos ovinos, de los armados y revestidos de duras armas ofensivas y defensivas a los insectos a los que una nadería es bastante a destruir, de los gigantescos moradores de las selvas vírgenes, cuyo asalto no resisten sino otros colosos iguales a ellos, a toda la variedad de artrópodos llegando hasta los protozoos y bacilos; ¿todos vienen de una única célula? ¿Todo de una espontánea generación?

Si así fuese, la célula sería más grande que el Infinito. ¿Por qué el Infinito, el Sin Medida en todos sus atributos realizó sus obras por espacio de seis días, seis épocas, haciendo el Universo sensible, subdividiendo su labor creadora en seis órdenes de creaciones ascendentes, evolucionadas, eso sí, hacia una perfección siempre mayor?2 No porque El fuese aprendiendo a crear sino por el orden que regula todas sus divinas operaciones. Orden que hubiera sido violado —y así habría resultado imposible la supervivencia del último ser creado: el hombre— si éste hubiese sido hecho en primer lugar y antes de ser creada la Tierra en todas sus partes y hecha habitable por el orden puesto en sus aguas y continentes y confortable por la creación del firmamento; hecha luminosa, bella, fecunda por el son benéfico, por la luciente luna, por las innumerables estrellas; hecha morada, despensa y jardín para el hombre por todas las criaturas vegetales y animales de que está cubierta y poblada.

El hombre: triángulo creado que apoya su base —la materia— sobre la Tierra de la que fue extraído; que con sus facultades intelectuales tiende a subir al conocimiento de Aquél a quien se asemeja; y con su vértice —el espíritu del espíritu, la parte escogida del alma— toca el Cielo, perdiéndose en la contemplación de Dios-Caridad, mientras la Gracia, recibida gratuitamente, únele a Dios, y la caridad, inflamada por su unión con Dios, le deifica. Porque: “el que ama nació de Dios”4 y es privilegio de los hijos participar de la similitud de naturaleza. Por su alma deificada por la Gracia es, pues, el hombre imagen de Dios y por la caridad, que es posible por la Gracia, semejante a Dios.
En el sexto día, pues, fue creado el hombre, completo, perfecto en su parte material y espiritual, hecho conforme al Pensamiento de Dios según el orden (el fin) para el que había sido creado: amar y servir a su Señor durante la vida humana, conocerlo en su Verdad y, de aquí, gozar de El para siempre en la otra.

Fue creado el tínico Hombre, aquél de quien debía proceder toda la Humanidad y, antes de nada, la Mujer compañera del Hombre y para el Hombre, con el cual habría de poblar la Tierra reinando sobre todas las demás criaturas inferiores. Fue creado el único Hombre, aquél que, como padre, habría de transmitir a sus descendientes todo cuanto había recibido: vida, sentidos, facultades, así como inmunidad de todo sufrimiento, razón, entendimiento, ciencia, integridad, inmortalidad y, por último, el don por excelencia: la Gracia.

La tesis del origen del hombre conforme a la teoría evolucionista que, para sostener su equivocado aserto, se apoya en la conformación del esqueleto y en la diversidad de colores de la piel y del semblante, no es tesis que contradice la verdad del origen del hombre — ser creado por Dios — , antes la favorece. Porque lo que revela la existencia de un Creador es precisamente la diversidad de colores, de estructuras y de especies en las criaturas queridas por El, el Potentísimo.

Y si esto es válido con las criaturas inferiores, mucho más lo es con la criatura-hombre que es hombre criado por Dios por más que, debido a circunstancias de clima, de vida y también de corrupciones —por las que vino el diluvio5 y después, mucho después, se dictaron tan severos mandatos y castigos en las prescripciones del Sinaí y en los anate mas mosaicos (Levítico, cap. XVIII, v. 23 y Deuteronomio, cap XXVII, v. 21)- muestre diverso semblante y color de una raza a otra.
Es cosa probada, ratificada y confirmada por continuas pruebas, que una fuerte impresión puede influir sobre una madre gestante de modo que la haga dar a luz un pequeño monstruo que reproduzca en sus formas el objeto que turbó a la madre. Es cosa también probada que una larga convivencia con gentes de raza distinta a la aria produce, por mimetismo natural, una transformación más o menos acentuada de los rasgos de un rostro ario en los de los pueblos que no son arios. Y resulta probado asimismo que especiales condiciones de ambiente y de clima influyen en el desarrollo de los miembros y en el color de la piel.

Por eso, las elucubraciones sobre las que los evolucionistas querrían cimentar el edificio de su presunción, no lo afianzan, antes favorecen su derrumbamiento.
En el diluvio perecieron las ramas dañadas de la humanidad que andaba a tientas por entre las tinieblas subsiguientes a la caída, en las que, y sólo mediante los pocos justos como a través de cerradas nubes, llegaba aún algún rayo de la perdida estrella: el recuerdo de Dios y de su promesa.

Y así, destruidos los monstruos, fue conservada la Humanidad y multiplicada de nuevo partiendo de la estirpe de Noé, que fue juzgada justa por Dios. Se volvió, por tanto, a la naturaleza primera del primer hombre, hecha siempre de materia y de espíritu y continuando tal aún después de que la culpa despojara al espíritu de la Gracia divina y de su inocencia.

¿Cuándo y cómo habría el hombre de recibir el alma si fuese el producto último de una evolución de seres brutos? ¿Es imaginable siguiera que los brutos hayan recibido, junto con su vida animal, el alma espiritual, el alma inmortal, el alma inteligente, el alma libre? ¿Cómo entonces podían transmitir lo que no tenían? Y ¿podía Dios ofenderse a Sí mismo infundiendo el alma espiritual, su soplo divino en un animal, todo lo evolucionado que se quiera pensar pero siempre procedente de una dilatada procreación de brutos?

Dios, queriendo crearse un pueblo de hijos con los que expandir el amor del que sobreabundaba y recibir el del que se hallaba sediento, creó al hombre directamente con un querer suyo perfecto, con una única operación realizada el sexto día de la Creación mediante la cual hizo del polvo una carne viva y perfecta a la que después animó, dada su especial condición de hombre, hijo adoptivo de Dios y heredero del Cielo, no ya sólo con esa alma “que también los animales tienen en las narices”6 y que termina con la muerte del animal, sino con el alma espiritual que es inmortal, que sobrevive a la muerte de cuerpo al que reanimará, tras la muerte, al sonar las trompetas del Juicio final y ú del Verbo Encarnado, Jesucristo, y así vivan juntas también gozando o sufriendo, según como juntas lo mereciere toda la eternidad.

Esta es la verdad, ya la aceptéis o rechacéis. Y por más que muchos os empeñéis rechazarla obstinadamente, día vendrá en que la conoceréis perfectamente y se os e pira en vuestro espíritu convenciéndoos de haber perdido el Bien para siempre po: i de la soberbia y la mentira.