¿Kasper habla solo, o en comunión con Francisco?

Parto de la siguiente información aparecida en Infocatólica (y luego reproducida en Adelante la Fe):

EN UN LIBRO SOBRE EL SANTO PADRE

El cardenal Kasper dice que Lutero forma parte de la «gran tradición» de la Iglesia en la que se incluye el Papa Francisco

L’Osservatore Romano ha publicado varios extractos de un nuevo libro del cardenal Kasper, dedicado al papa Francisco. El Papa, según el purpurado alemán, es un radical en el sentido de poner énfasis en las raíces del mensaje del evangelio y el gozo que le acompaña. El Santo Padre, asegura «no defiennde una postura liberal sino radical» y no es «tradicionalista ni progresistas». Kasper situa al actual pontífice en una lista de santos y doctores de la Iglesia entre los que incluye al heresiarca alemán Martín Lutero.

20/02/15

lutero

Ver también

(Catholic Culture/InfoCatólica) Citando a Nietzsche, Sartre, Heidegger y otros escritos de los siglos 19 y 20, el cardenal Kasper asegura que el hombre moderno carece de alegría. El mensaje del Evangelio, que trae renovación y alegría, es la fuente de la que brota «toda doctrina cristiana y la disciplina moral».

Así como el Evangelio es la fuente de la doctrina, la caridad es la fuente de la vida moral, indica el purpurado. El énfasis del Papa sobre las raíces del Evangelio y de la caridad, sin embargo, no «elimina la así llamada verdad secundaria o incómoda,» ni muchas verdades «desechadas como menos vinculante.»

El cardenal Kasper añade que el énfasis del Papa en la centralidad de la proclamación del mensaje del evangelio y la vida de caridad, le sitúan dentro de una «gran tradición» que incuye, de diversas maneras, a San Agustín, San Francisco, Santo Domingo, Santo Tomás de AquinoMartín Lutero y el Concilio Vaticano II.

Opinión de Lutero sobre el Concilio de Trento

Martín Lutero dijo lo siguiente sobre Concilio de Trento, que ratificó la doctrina católica que negaban los protestntes:

“Habría que hacer prisionero al Papa, a los cardenales y a toda esa canalla que lo idolatra y santifica; arrastrarlos por blasfemos y luego arrancarles la lengua de cuajo y colgarlos a todos en fila en la horca… Entonces se les podría permitir que celebraran el concilio o lo que quisieran desde la horca, o en el infierno con los diablos”.

Tomado de “Lutero y la unidad de las Iglesias (Card. Joseph Ratzinger)”

———————————————————————————————————-

Pues bien, comento la citada noticia, lo cual “naturalmente” no sale publicado:

“Kasper tiene razón, desde su concepción de la Iglesia, claro.

Kasper está en perfecta comunión con Francisco, que actúa, y a veces habla, según pensamiento compartido con Kasper, al cual ha nombrado uno de sus más estrechos colaboradores.”

En la misma notica publicada en Adelante la Fe, la comentarista Maite C dice entre otras cosas:

“No hay que cerrarse en banda con Kasper, tan sólo es la punta del iceberg. Sí el Vicario de Cristo no estuviera conforme con lo que dice el cardenal alemán, claramente estaría ya suspendido.”

Poniendo el dedo en la llaga y señalando con claridad el problema. Pero le contesto:

“Maite C, estás equivocada. El Vicario de Cristo no puede estar de acuerdo con Kasper.”

Y luego añado, aclarando porque me parecía conveniente, contestando también a ricardo de Barcelona:

“ricardo y Maite C, he sido muy directo: si Francisco está de acuerdo con Kasper, podemos creer que está confundido; y en tal caso debe ÉL MISMO rectificar. Si no lo hiciera, quedaría planteada la pregunta SI EN TAL CASO (o sea el caso que estamos viviendo) realmente tenemos un Vicario de Cristo, o no. ”

Y este último comentario, el más doloroso y el más grave de los anteriores, todavía no ha sido publicado en la noticia. Sea publicado o no, es precisamente esto sobre lo que quería hablar.

Es obvio que en la esfera política un ministro no puede tener declaraciones ajenas a la política defendida por el presidente o primer ministro. Si ocurriese tal hecho, el ministro o rectifica, o dimite. Y si ni rectifica ni dimite, es porque en realidad es un alter ego de la máxima autoridad.

Eso lo entiende todo el mundo, así se funciona y esa es la forma habitual de funcionamiento en la política, y en general en la transmisión de cualquier opinión emitida desde una autoridad o institución. Así, y con razón, lo han entendido y Maite C y ricardo de Barcelona, porque es pura lógica tal proceder.

Y allí aparece el problema, muy grave, ante el cual e Infocatólica y Adelante la Fe, amén Religion en Libertad, etc., nombrando páginas que proclaman ser ortodoxos en la fe, y todos los sacerdotes y simples católicos que van detrás, enmudecen. O, mejor dicho, esconden la cabeza en la arena. Porque no se atreven a dar el siguiente paso, a realizar la siguiente reflexión necesaria.

Esta reflexión es: ¿Francisco está en comunión con Kasper, o no? Hace poco puse por escrito una reflexión respecto a la rectificación de Juan XXII respecto a su temeraria exposición, en tres homilías, de una doctrina extraña a la contenida en la Revelación, sobre la visión beatífica de los justos después de la muerte. Pues bien, Juan XXII que a pesar de que, como señalé, en ese momento no pronunció herejía alguna, aunque sí una opinión equivocada (contradecía y la Escritura y la Tradición, aunque todavía no fue definido como dogma el tema que él abordaba), tuvo que rectificar. ¿Y por qué tuvo que rectificar? Porque, de alguna manera, le obligaron. Porque el Vicario de Cristo no puede, con pertinacia, defender algo equivocado.

Francisco ha nombrado a Kasper, de cuya “teología” señalé errores capitales en este largo ensayo (Una mirada a la teología de Walter Kasper), uno de sus más estrechos colaboradores. Es notoria su calificación de la “teología” de Kasper como “teología de rodillas”. Ciertamente, también debemos preguntarnos cómo es posible que Juan Pablo II lo nombre obispo en 1989; cardenal en 2001, conteniendo su “Jesús, el Cristo” (entre otros), escrito antes de ser obispo siquiera afirmaciones miserables; en 1994 fue nombrado co-presidente de la Comisión Internacional para el diálogo luterano-católico; en 1999 fue nombrado Secretario del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. ¿Cómo es posible que este hombre sea miembro de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, para las Iglesias Orientales? ¿Consejos Pontificios para la Cultura, para el Diálogo Interreligioso? Etc. Colaborando y no siendo extraño durante todo este tiempo ni al cardenal Ratzigner ni a Benedicto XVI. Algún día todas esas preguntas serán respondidas.

Por lo tanto, no se puede decir que Francisco desdice, en este punto al menos, a Juan Pablo II o a Benedicto XVI. Pero ahora estamos con esta situación apremiante, y la misma debe ser abordada con toda seriedad y gravedad. Porque nadie puede criticar, desde la postura “oficial” al menos, a un “católico” que comparte las ideas de Kasper. Por eso mismo Francisco debe pronunciarse. Porque un Vicario de Cristo no puede defender esta “línea”.

Se puede objetar que el silencio de Francisco, o la falta de declaración explícita en apoyo de la “teología” (lo de “teología de rodillas” es tan solamente un acto de “buena educación” y exigencia de una “oratoria protocolaria”) y afirmaciones de Kasper, se interpreta como que él no piensa necesariamente como Kasper, y en tal caso realmente no se pronuncia. Sin duda, es el juego de siempre. Dejo caer las cosas y posturas, pero no me pillo los dedos. Se me entiende a perfección, pero yo no me pillo los dedos. Y entonces aparece una tal “línea de Francisco”, la vimos reflejada en el Diario de Sevilla con ocasión del ataque preparatorio a Padre Santiago:

diariosevilla

¿Ha entendido esta “línea” el sacerdote, de la diócesis de Sevilla, que en la misa por la Duquesa de Alba daba comunión a una pareja conocida de hábitos notorios?

Comunión sinodal

Victorio y Lucchino 2

victorio_lucchino

Etc., etc. ¿Qué está pasando aquí? El problema de esta “línea” lo abordaré más adelante, ahora voy a terminar con la cuestión propuesta. Debemos recordar que un hereje puede administrar válidamente los sacramentos, consagrar, ordenar, etc. Por ejemplo, un obispo hereje puede ordenar válidamente a otros obispos. Que eso da lugar a un cisma, por ejemplo, es otro asunto, pero el sacramento puede ser válido. Sin embargo, el papado no es un sacramento. Aquí ocurre que Jesucristo mismo entrega las llaves de la Iglesia a tal persona, concediéndole la gracia para ser su Vicario. Con lo cual, la enseñanza (esta debe ser constante y reafirmada, no cualquier dicho ocasional) del Vicario de Cristo, es la enseñanza de Cristo. Pues bien, ¿me quieren decir que Cristo enseña, o da a entender estas cosas sobre la comunión de los divorciados vueltos a casar, etc., etc.? Afirmar esto sería blasfemar.

Alguno puede recordar: prima sedes a nemine iudicatur”, pero de alguna manera a Juan XXII sí le juzgaron sus cardenales exigiéndole rectificar. Pablo sí juzgó a Pedro en Antioquía porque no actuaba según la verdad del Evangelio. En ese sentido sí se puede juzgar.

Con lo cual, habiendo pasado ya dos años  largos en los que Francisco ocupa la silla de Pedro, es de exigir que Francisco claramente señale su postura. Porque si esta no es católica, Francisco no es papa, ya que Cristo no puede enseñar otra fe.

Anuncios