La corrección del Cardenal Burke… pero a sí mismo

Reconozco que bochornoso. Esperaba un jaque mate a Bergoglio, y lo estaba soñando

jm

pero Bergoglieu ha sido finalmente más listo

richelieu

Por lo visto el blog italiano Anonimi della Croce dirigido por sacerdotes conservadores con conexiones en el Vaticano, una especie de WikiLeaks vaticana, daba por hecho que los cuatro cardenales van a desistir de la anunciada corrección a Francisco. En efecto, tal corrección fue anunciada para cierto tiempo después de la Epifanía, y evidentemente ya bien entrados en cuaresma estamos comprobando que de esa corrección no hay nada de nada.

El blog cuya información han retransmitido muchos otros sitios web (Gloria.tv por ejemplo al día siguiente, es decir el 16/03/2017) añade la razón de este – perdonadme, pero al final lo calificaré: ridículo – comportamiento: los cardenales han visto que no cuentan con suficiente apoyo.

¿Pero por qué entonces se lanzan a algo así? ¿Qué es lo que importa, el número de manifestantes en la plaza, o la verdad? Si algo está mal, está mal, independientemente del número de personas que lo promueven.

En fin, ¿para qué hablar más? Bochornoso y patético. ¿Entonces si ellos consideraban que algo no estaba bien con Amoris Laetitia, y que puede dar lugar nada menos que a la profanación del Cuerpo de Cristo, cómo que esa razón desaparece? ¿Qué hay más importante que ello? ¿Qué no tenga lugar el “cisma”? Pero si no se defiende la verdad, si se permite desde la Silla de Pedro – algo que no puede ocurrir – que el Cuerpo del Señor sea profanado, es cuando se inflige herida gravísima al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

En resumen: ¿cuál es consecuencia de este acto, de esta, digamoslo claramente: claudicación? Que Bergoglio tiene las manos desatadas para hacer lo que le plazca. Y ahora toca ver si se va a producir el anunciado (por el mismo blog Anonimi della Croce) ataque a la Eucaristía, es decir a la promoción de una tal “misa ecuménica” que serviría al parecer para luteranos y católicos al mismo tiempo. O sea, que no sería misa.

¿Tan solamente un rumor de la “WikiLeaks vaticana” o una hipótesis? Lo veremos. Lo que es cierto es esto: si Francisco realmente no es Papa, actuará como tal. No va a estar allí como el que no sea Papa, y no hacer nada. No, si no es Papa, hará como el que no es. Llevará a cabo proyectos que no son de Dios, como el que no es su Vicario. Si no es el Vicario de Cristo, hablará en nombre de alguien otro que no será Cristo.

Ahora surge, sin embargo, una esperanza en ciertos sectores: Benedicto XVI. Romperá su silencio, piensan. Defenderá la Eucaristía y levantará su voz. ¿Por qué, si no, está vestido de blanco y sigue en el Vaticano, si no es para cumplir la misión de Dios, o con esta o la tal profecía?

31 de octubre de 1999. Se firma la Declaración Conjunta (entre católicos y luteranos) sobre la doctrina de la Justificación en Augsubro. ¿Por qué el 31 de octubre? Porque fue el 31 de octubre del 1517 cuando Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. ¿Y por qué en Augsburgo? Porque fue allí dónde en 1530 Lutero proclamó solemnemente que su nueva religión fue fundada. Es como implícitamente admitir que el protestantismo tiene que ver algo con la Iglesia.

catlutmet

[Conmemorando el décimo aniversario de la Declaración Conjunta. Ahora también con los metodistas.]

¿Quién fue el que hizo posible este acuerdo? Según el “obispo” protestante George Anderson, cabeza de la Iglesia Luterana Evangélica de América, la persona salvó el acuerdo fue el Cardenal Joseph Ratzinger. “Sin él, no tendríamos el acuerdo“, dijo Anderson.

En el punto 15 del citado documento se dice:

«Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras».

 

La posición clásica de la Iglesia Católica es que la fe es necesaria para la salvación (es decir, sin la fe no hay salvación), pero en orden de merecer la salvación, la fe tiene que ser acompañada de buenas obras que reflejan la colaboración de la voluntad del hombre. Los protestanters niegan la contribución de la voluntad libre para la salvación. Para ellos, solamente la fe es necesaria para la salvación. El documento de Augsburg introduce una nueva noción: gracia. Ahora, la fe junto con la gracia sería suficiente para la salvación. El valor de las buenas obras es decididamente negado. No está por ninguna parte. Observen: “se nos llama” a hacer buenas obras, pero eso no es necesario.

¿Se van a negar los protestantes a una declaración así? Para nada. Porque es coherente con su postura de sola fide. En cambio, ¿dan la espalda los católicos a la doctrina tradicional sobre la justificación con esto? Sí, señor: porque es necesario que tú respondas con las obras a la iniciativa de la gracia de Dios.

Atila Sinke Guimarães da más argumentos a este apartarse de la doctrina católica. Recuerda las proposiciones quietistas condenadas por el Papa Inocencio XI en la Constitución Coelestis Pastor (20/11/1687):

“Nº 2. Desear operar activamente es ofender a Dios, quien desea ser él mismo todo el agente; y entonces es necesario abandonarse completamente en Dios.

Nº 4. Actividad natural es la enemiga e impide las operaciones de Dios y la verdadera perfección porque Dios desea operar en nosotros sin nosotros…

Nº 40. Uno puede llegar  a la santidad sin el trabajo exterior.”

Queda patente que el protestantismo está de lleno imbuido de tesis similares y peores. De paso se puede decir que estas tendencias se pueden observar presentes en cierta medida entre los carismáticos.

Bien, ¿quién nos ha protegido contra la protestantización? ¿Solamente desconfías del joven perito conciliar Joseph, colaborador de Rahner, o también hay problemas con el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1999?

Con este panorama, realmente parece inminente el ataque definitivo a la Misa. En este caso veo pocos ir a las catacumbas a oír la Misa Católica.

Pero es lo que habrá que hacer.

 

 

 

Anuncios

Las diferencias esenciales entre católicos y protestantes se deben notar

Esta imagen es de una procesión del Corpus en Noruega:

Da mucho que hablar.

Más vale una genuflexión bien hecha, que miles de artículos y homilías que no van al grano. Si tú ves gente así, sabes que son católicos. También sabes que han recibido una instrucción debida.

Esta instrucción, para que sea eficaz, debe darse un día sí y otro, principalmente con el ejemplo de los sacerdotes y sus enseñanzas. Esto es el Norte, si se pierde, todo lo demás no tiene sentido.

La actuación y manifestaciones sociales están muy bien, y los católicos pueden participar en ellas según el criterio prudencial y el tema a tratar. Pero esto es nuestra manifestación propia, porque es incluso litúrgica. Si no tienes esto, luego no tienes nada. Si consigues que la gente se comporte así, a partir de aquí se puede construir algo, si no, no sirve. Como católicos, no. Como socialistas, liberales, activistas,… lo que quieras, pero como católicos no.

Esto es la Estrella Polar nuestra que nos guía. Si no brilla esta, si los católicos no saben expresar esta fe, es porque puede ser que no la tengan.

Este es el termómetro de la salud de la Iglesia. Donde hay una Iglesia así, hay Iglesia y se puede empezar a construir algo. Donde no, el trabajo es estéril.

El que quiere una revolución en la Iglesia hacia Cristo, sabe por dónde empezar y por dónde recomnzar.